viernes, 30 de octubre de 2009

Música: trata de blancas (muerte en vida)

Un reciente comentario a la anterior entrada me ha dejado preocupado. No quiero que mis palabras se interpreten como reproche alguno, pero he de señalar que quienes abogamos por la normalización social de la prostitución no podemos desentendernos de ciertas problemáticas asociadas a nuestro mundillo aunque personalmente no nos afecten. En primer lugar por una razón de principios, no resulta ético abandonar a su suerte a otras personas con menos fortuna u oportunidades que nosotros. Y en segundo porque nos afecta directamente, ya que esta serie de abusos (trata de personas, prostitución infantil, proxenetismo, etc) son empleados como justificación por nuestros detractores para denostar la prostitución en su conjunto.

En concreto Natalia hizo mención a la trata de blancas, un problema que ha captado la atención de nuestro gobierno. En otros posts (como en el del día 3 de Octubre) reproduzco las cifras oficiales que ofrece la Guardia Civil sobre este delito, según las cuales éste sería un fenómeno claramente marginal en España. Muchos clientes afirman no haber estado nunca con mujeres traficadas, y también muchas chicas aseguran no haber trabajado nunca con una de ellas.

¿Qué experiencia tengo en este tema? ¿Conozco casos de trata? ¿Se puede cifrar una la incidencia de este fenómeno? Bueno, durante mucho tiempo no tuve la menor noticia sobre mujeres que pudiesen haber sido víctimas de trata, y es verdad que no es fácil saberlo aunque existen indicios que permiten suponerlo. Lo que he visto es que existen ciertos "circuitos" de prostitución diferenciados, es decir, que las personas que van por libre generalmente sólo se relacionarán con otras como ellas y quienes trabajan para un tercero harán lo propio. Se forman una especie de "compartimentos estancos", donde únicamente acceden a cada tipología de prostitución cierta clase de mujeres. Un ejemplo claro son las peluquerías chinas en Barcelona. La excepción sería la calle, donde se mezcla todo.

En la Montera uno puede encontrar a chicas con "chula", que han sido traidas sin conocer el idioma y son explotadas laboralmente (tienen que entregar parte o incluso la totalidad de los beneficios, no pueden descansar o rechazar clientes; al menos así me lo han contado varias amigas) y apenas unos metros más adelante a otras que van completamente por libre. ¿Cómo diferenciarlas? No existe una ciencia exacta, pero si ves que la chica no habla casi español (es decir, que sóla no podría defenderse en España), que trabaja a destajo "placando" a los clientes (se pone en medio, insistentemente les invita a atenderse con ella), que está en la calle absolutamente todos los días y durante muchas horas, que rebaja fácilmente el precio (a 20 e incluso a 15 €... desafortunadamente esto las hace preferibles ante muchos clientes) y, sobre todo, que cerca de ella se encuentra una o varias señoras mayores muy mal vestidas pero con más oro que una joyería, es POSIBLE que esta chica tenga a alguien detrás. Si además no se desprende del móvil (las escuchan a través del mismo) va a ser más que probable que haya sido traficada y esté ejerciendo la prostitución a la fuerza. Otras chicas dicen que éstas roban, pero lo cierto es que si se las presenta la oportunidad todas lo hacen (y me alegro por ellas). El Colectivo Hetaira estimó en su día que en torno a un 15% de las chicas que trabajaban en la zona se hallaba en esta situación, mi impresión es similar, "a ojo" podría decir que son aproximadamente 1 de cada 5. Se localizan básicamente en tres puntos: cerca de los cines Acteon (ojo, no todas), frente al 24 horas (aquí se hallan los casos más evidentes) y en la calle Miguel Moya (frente al metro Callao). Los fines de semana suben más chicas, entre ellas algunas que trabajan por la tarde en Villaverde. No puedo afirmar con seguridad que su situación sea la misma, pero difícilmente una chica se mete voluntariamente 12 horas seguidas de curro en el cuerpo. De hecho las chicas que conozco suelen ir disminuyendo su jornada según van teniendo clientes fijos (muchas no se pasan más de 6 horas, y tampoco van todos los días).

Caracterización de una mujer traficada, según la perspectiva de los abolicionistas.


La canción que hoy les ofrezco versa sobre este tema, se critica a quienes hacen negocio con otras personas tratándolas como meros objetos. Es una auténtica pena, pero es así como las chulas se refieren a sus chicas. Las tratan como coños con patas, con un desprecio inaudito. No obstante hay alguna buena, que cuida a la chica y trata de ayudarla (esta debería ser la posición normal, ya que todas ellas han pasado por lo mismo). No me ha resultado agradable hablar sobre este tema pero no lo había hecho desde que comencé el blog y ya era hora. Como les digo siempre, disfruten de la buena música (pongan los altavoces a toda caña):


TRATA DE BLANCAS/MUERTE EN VIDA - NON SERVIUM

Son traidas de otro lugar,
¡exportadas!
Bajo falsas promesas de una vida feliz.
Una vida que pasarán,
¡condenadas!
Porque serán esclavas de seres miserables.

Sólo se van a encontrar
con un castigo que dure eternamente.
Perderán su libertad
cuando en sus cuellos coloquen grandes yugos.

Poco a poco convertirán
su existencia
en un sucio negocio del que puedan chupar
los gusanos sin corazón

¡sucia escoria!
dispuesto(s) a enriquecerse a costa de personas
que jamás podrán sentir
como cualquiera que nace y muere libre,
que sólo podrán sufrir
cómo se apaga la llama de sus vidas.

¡Alguien tiene que reaccionar, trata de blancas trata de muerte!

Son traidas desde un lugar lejano,
listas para entregar a seres miserables.

Por la ruina cambiarán su libertad,
no se escaparán.

Están vendidas, están vendidas, están vendidas;
¡a una muerte en vida!

Están vendidas, están vendidas, están vendidas;
¡a una muerte en vida!

Debe ser triste que te roben la inquietud,
por descubirir las cosas de esta perra vida.
Debe ser triste pero como no eres tú,
(es) un problema menos sobre tu cabeza.


Están vendidas, están vendidas, están vendidas;
¡a una muerte en vida!
Están vendidas, están vendidas, están vendidas;
¡a una muerte en vida!

Hay que joderse que existan unas leyes
hechas a la medida del mundo de los ricos,
donde tengamos el resto que aguantar
a estos traficantes de vidas humanas.

¿Por qué... la vida se desliza ante sus ojos?
¿Por qué... han de ampararse en la ley del burgués?
¿Por qué... no reventar a estos hijos de puta...
¿Por qué... que han hecho de sus vidas un infierno constante?

¿Por qué? ¿Por qué?
¿Por qué? ¿Por qué?
¿Por qué? ¿Por qué?
¿Por qué? ¿Por qué?
¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Están vendidas, están vendidas, están vendidas;
¡a una muerte en vida!
Están vendidas, están vendidas, están vendidas;
¡a una muerte en vida!

8 comentarios:

Marta dijo...

Pues aquí hay situaciones muy ambiguas, porque hay mujeres con "chula" (como tú dices: es significativo que a menudo se olvide el papel de algunas mujeres explotando sexualmente a otras), explotadas laboralmente hasta que saldan una deuda abusiva, que aunque supieran en qué iban a trabajar cuando decidieron viajar, no pueden dejar de hacerlo (por estar coaccionadas) en el momento que consideren oportuno y cambiar de opción si así lo deciden. La imposibilidad de dejar de hacer lo que se hace, independientemente de que no fueran engañadas respecto a la actividad que venían a desempeñar, supongo que incluye estos casos en lo que se conoce como trata.

Por otra parte, hay algo que me chirría cuando en algunos textos se equipara la trata (no el tráfico ilegal de inmigrantes, que entonces sí) para otras actividades (sector textil,servicio doméstico, etc) con la trata para la explotación sexual. Y me chirría porque pienso que cuando alguien es esclavizado en el sector textil, podríamos decir que hay un claro caso de sobre-explotación laboral. Pero cuando alguien es tratado y esclavizado sexualmente (obligado a), no sólo se explota su fuerza de trabajo y no sólo se produce un delito en esos términos, sino que está siendo sometida/o a violaciones reiteradas. No sé si me explico, pero me parece que hay un elemento sustancialmente diferente, porque la falta de consentimiento a la hora de ejercer la prostitución implica un plus a la hora de vulnerar la voluntad de alguien.
¿Qué pensáis?. Hablo estrictamente de los casos de trata, conste.

Anónimo dijo...

De asturiano:

Para Marta:

No sé, a mí me parece que aunque en el caso de alguien que esté siendo obligado por terceras personas a mantener relaciones sexuales con individuos que no desea, podamos hablar de violaciones y esto sea una clara forma de dominación sobre esa persona y de control de su voluntad y su libertad, en el caso de las situaciones de esclavitud que se dan en una actividad como los talleres textiles, reconocida y aceptada socialmente como perteneciente al ámbito laboral, también podría darse el caso de que las personas que estén siendo esclavizadas laboralmente vivan esa situación como un claro ejercicio de dominación y de poder sobre ellos por parte de sus amos. Hablo aquí de "amos" porque esas personas trabajadoras pueden sentir que sus vidas están siendo controladas y dirigidas por esas terceras personas y que su libertad para hacer algo es nula. Esas personas pueden encontrarse en un estado de indefensión y de desesperación total, con su voluntad totalmente anulada, etc. Esos amos pueden recurrir a mecanismos como el chantaje, la violencia ejercida, las coacciones y amenazas para mantener a esas personas trabajadoras de talleres textiles en un estado de esclavitud.
Por último, decir que me parece que lo crucial para hablar de ese "plus de vulneración de la voluntad" al que tú te refieres en el caso de las mujeres en situaciones de 'prostitución forzada', creo que también influirá las particulares y personales vivencias que de esa/s violación/es pueda tener cada mujer.
Habrá mujeres que con respecto a una/s violación que se haya cometido sobre ella/s tendrán más fortaleza psíquica o capacidad que otras para afrontarla y superarla. Esto sabemos todxs que es así. Espero que nadie se extrañe o escandalice de un planteamiento como este.
Un ejemplo reciente y hecho público sobre esto es el de la escritora francesa Virginie Despentes, quien en su ensayo "Teoría King-kong" nos cuenta su episodio de violación y cómo fue a partir de ese momento su historia personal con la violación, de qué manera ese acontecimiento le marcó a ella y cómo más o menos ha podido superarlo.

Eva dijo...

Sí, sí, Asturiano. Pero no sé, asumiendo que, obviamente, los actos de dominación están presentes, y de una forma terrible, en el caso de las personas tratadas y explotadas en distintos ámbitos laborales,sigo considerando que hay una doble vulneración de la dignidad personal cuando alguien es obligado a prostituirse. A todas las otras formas de coacciones, chantajes y violaciones de la integridad personal presentes en cualquier ámbito laboral, como bien dices, se suma la sexual. Es como si hubiera dos niveles de dominación diferenciables. Claro que las vivencias de la situación serán subjetivas, pero no sé si el elemento distintivo al que me refiero es objetivable, al margen de que sus protagonistas puedan superar estos episodios, etc. Sería ese mismo elemento distintivo el que provoca que las mismas asociaciones pro-derechos reclamen condiciones especiales y particularidades legislativas a la hora de una posible regulación del trabajo sexual (y se me ocurren varios ejemplos), porque, según leí textualmente en algún texto de Hetaira y lo repiten con frecuencia: "vender actos sexuales no es lo mismo que vender pipas".

Marta dijo...

La que ha escrito como Eva es Marta

Anónimo dijo...

De asturiano:

Marta, ahora te he entendido mejor con eso que explicas de los dos niveles de dominación diferenciables.

Creo que estoy muy de acuerdo con este planteamiento. Antes de leer los manifiestos de Hetaira al respecto, yo personalmente ya me planteaba y defendía que vender 'actos sexuales' no es algo totalmente asimilable a otras actividades que realizan lxs trabajadorxs. Y esto lo he defendido públicamente en contra de algunxs que en ocasiones se han deslizado hacia el discurso liberal-contractualista a la hora de referirse al contrato de prostitución (voluntaria), o que incluso se han mantenido férreamente en esta posición (creo que sobre todo hombres)*.

Algunos portavoces de ANELA serían alguno de los claros exponentes de este discurso liberal que he criticado -lo mismo que Fonseca, el participante en blogs.

Cliente X dijo...

Considero que la coacción es inadmisible en todo caso, ¿que pudiera resultar especialmente perjudicial en el caso del trabajo sexual? Es posible, no lo tengo del todo claro (¿y un niño soldado obligado? todavía me parece peor), pero podría ser.

De todas maneras hay personas, que ejercen libremente la prostitución (la mayoría), que no tienen mayor problema en realizar actos sexuales en vez de otro tipo de trabajo. Es más, lo encuentran muy preferible. Y no es una valoración personal, es lo que me cuentan.



Cliente X y su visión del Mundo

Marta dijo...

Hola Cliente X,

No he comentado que fuera peor o mejor, no he entrado a hacer valoraciones aquí (aunque si me pongo en situación, me hago una idea, claro está). Comentaba que la trata con fines de explotación sexual puede ser distinta a la trata para el trabajo textil, por ejemplo, porque a otros delitos se uniría el de violación (o violaciones sexuales reiteradas) que está tipificada como tal en el ordenamiento jurídico. Es decir, que si no hay consentimiento no es que haya explotación laboral, es que además hay esclavitud sexual, que tiene su especificidad, digo yo.

Respecto a tu segundo comentario, ya lo sé, tienes razón. Yo también conozco casos, pero es que no tienen nada que ver con la trata o prostitución forzada en ausencia total de consentimiento y con coacciones y malos tratos físicos y/o psicológicos de por medio, hablemos del porcentaje que hablemos, que a estas alturas ya sabemos que no es el de la mayoría.

Lo de los niños soldado es otro cantar, también terrible, claro. Tan terrible que algunos padres en algunos conflictos bélicos lo consideran casi una "oportunidad" de aumentar sus posibilidades de supervivencia, porque la que peor parte se lleva casi siempre es la población civil (niños y adultos)...

Cliente X dijo...

Estoy recibiendo mucho SPAM en esta entrada. Únicamente en ella, ¿quizá porque resulta molesta? Bueno, voy a proceder a cerrar los comentarios, que se sepa que éste es el motivo. Si alguien quiere comentar algo puedo volver a abrirla, simplemente que me lo comunique al correo (se puede ver en mi perfil).