martes, 18 de abril de 2017

El periodismo vivencial de Adela Úcar (con su reportaje sobre prostitución)

"Si quieres tratar de ser lo más objetivo posible tienes que estar dispuesto a desterrar algunas de las creencias más arraigadas e interiorizadas en ti mismo. Y esto no solamente es difícil, sino que es incómodo porque en algunos aspectos es como comenzar de cero. Puedes darte cuenta de que quizá no has vivido tan libre como tú pensabas. ¿Podemos hacer eso a todos los niveles? ¿Queremos hacer eso a todos los niveles? Yo creo que no. La objetividad no existe. Pero sí podemos aspirar a ella. Para mí darme cuenta de todo esto fue una enorme lección de humildad. La percepción de la realidad siempre depende de nosotros, de los ojos con los que la miremos y a veces nuestros prejuicios nos imposibilitan ver más allá de nuestras propias narices".
Adela Úcar, periodista "vivencial"


Creo que el principal problema que tengo a la hora de llegar a la gente es la dificultad para explicar cómo es una realidad que desconocen aquellas personas que no la ha vivido. Trato de esforzarme todo lo posible: suelo enlazar entrevistas, artículos o charlas en las que hablan personas que sí están en contacto con este fenómeno; inserto vídeos para que veáis y escuchéis directamente a esta gente; e incluso selecciono y subrayo frases textuales que reflejan lo mejor posible las vivencias, opiniones y reflexiones existentes al respecto.

Pero reconozcámoslo: es muy complicado conocer una materia, sea la que sea, sólo leyendo sobre ella. Para saber conducir tienes que ponerte al volante, o para cocinar encender los fuegos, o tratar con clientes para vender. Pues para saber de prostitución hay que estar con las prostitutas y la gente que compone su entorno, no hay otra. Ni este blog ni ninguna página web son sustitutivos de la realidad, como decían los de Expediente X: "La verdad está ahí fuera". Parece como que esté tirando piedras sobre mi propio tejado, debo ser el primer blogger que dice que no le crean. Miren, yo lo que quiero es que se conozca la prostitución tal como es, con sus luces y sus sombras, en sus diversas modalidades y en toda su amplitud (yo el primero: aquí estoy compartiendo lo que he llegado a conocer, no trato de sentar cátedra). Y ya que eso es un trabajo ímprobo, con este humilde blog pretendo facilitarles semejante tarea acercándoles una realidad en la que sí que me he adentrado. Y lo que les digo es que den un paso al frente, que se mojen, que superen sus miedos y verifiquen en la realidad aquellas asunciones que tienen sobre la prostitución. Si lo hacen y encuentran que lo que yo les digo no es cierto, ¡perfecto! Discutámoslo aquí, muéstrenme que estoy equivocado. Pero no critiquen sin saber. Tan sólo les digo que en los casi 8 años que lleva abierto el blog me han llamado muchas cosas: feo, pederasta, asqueroso, sidoso... pero jamás, ni una sola vez, mentiroso. Nada de lo que he contado aquí ha faltado jamás a la verdad, que yo sepa. Y eso es para mí motivo de orgullo.

¿Qué es lo que vemos en la prostitución? Según Adela, un reflejo de nuestros prejuicios. Efectivamente, estamos muy condicionados por la educación que hemos recibido, el ambiente en el que hemos crecido, la gente con la que nos relacionamos, los medios a través de los que informamos, etc. No obstante, nos dice que podemos ir comprendiendo de manera más objetiva una realidad si hacemos el esfuerzo de entender a sus protagonistas. A eso les invito en este blog.



A lo largo de estos años he cambiado, porque he APRENDIDO. Cuando desconocía o no veía algo (como por ejemplo lo de la trata, ya que he hablado de ese tema en la última entrada) lo que hacía era BUSCAR a quienes sí decían saber del asunto y conocer casos. No me importó reconocer que había gente que sabía más que yo, ya he contado que en mis inicios ignoraba prácticamente todo y asumía muchísimas creencias que hoy combato. Es más, si pudiese hablar en estos momentos con mi "yo" pasado probablemente hallaría tantos problemas para hacerme entender como con cualquiera de ustedes. Así que les comprendo. Entiendo que existen unos ENORMES mitos, prejuicios, estereotipos e ideas preconcebidas sobre la prostitución y que no van a cambiar de un día para otro.

Y me dirán ustedes, "ya está aquí el iluminado". Claro, nos puede contar lo que sea porque es una persona anónima tras un teclado. Quizá es un pavo con mucho tiempo libre y una imaginación desbordante. Bien, valoren todas las posibilidades. Pero no se queden en lo que piensan en un principio, porque como viene siendo mi sello habitual en el blog dejo que hablen otras personas con las cuales no tengo la menor relación. Veamos qué sucede si esto se lo cuenta otra persona:




Lo cierto es que no soy muy fan de estos programas de "periodismo vivencial". Me parecen más bien JUEGOS DE NIÑAT@S RIC@S y casi se podría decir que los considero un insulto para la inteligencia. De hecho, participé en un reportaje que protagonizó esta señorita y no puedo decir que salí defraudado porque me esperaba exactamente el producto final: un churro. Trajeron a Adela en una furgoneta, apenas nos presentamos y ya se pusieron a grabar, la mujer se veía que no creía en nada de lo que decía sino que todo era postureo, cuando la descoloqué con mis respuestas -ya que en lugar del enfrentamiento busqué el consenso y la hice llegar a conclusiones que ella no esperaba usando la lógica y el sentido común- se quedó sin palabras (obviamente no sale en el vídeo, pero espero que algún día ella misma cuente la anécdota), y volvía a repetir frases que se veía que tenía memorizadas con el evidente objetivo de provocar una respuesta fuera de lugar del entrevistado. En media hora concluyó todo, otra vez a la furgoneta y a su mundo. ¿Qué coño se va a averiguar así? Yo me chupé noches enteras en Montera y aledaños, prácticamente formaba parte del paisaje. Y después vi la trastienda que jamás ningún periodista ha mostrado: dónde viven las chicas, los lugares por los que salen, supe aquello que te cuentan no cuando les preguntas sino cuando se encuentran a gusto contigo y te quieren contar las cosas. De eso le hablé a Adela, pero ni parecía entenderme ni tampoco era una historia que encajase en el guión del programa.

Sin embargo, en ese fugaz encuentro me dí cuenta de que tonta no era. Que a pesar de hacer y decir lo que los jefes la habían dicho que hiciese y dijese, ella no comulgaba con ruedas de molino. Y aquí está la prueba. ¡Menuda crítica más devastadora hace! Tanto a sus prejuicios como a la manipulación de los medios. Escuchad cómo habla de las barreras a la libre información: los límites de tiempo, de espacio, de opinión, la "chicharra" o preferencia del morbo sobre un conocimiento objetivo y desapasionado... Vaya, era algo que ya suponía pero agradezco semejante confesión de parte.

Es habitual que se considere que los clientes de prostitución poco o nada podemos conocer de este fenómeno pues la relación que mantendríamos con las chicas serían muy limitada, puramente mercantil, y tan mediatizada por el dinero que en ningún caso las prostitutas confiarían en nosotros sino que nos dirían solamente lo que queremos oír. Lo que sucede es que ese primer contacto abre las puertas a una relación que puede ir mucho más allá de lo económico. Hay chicas que conozco desde hace años y que, sin exagerar un pelo, puedo llamar mis amigas.



Estoy con ella, creo que la Adela de hoy es "diferente y mejor que la de antes"... como Cliente X es también una versión cada vez más avanzada y perfeccionada de la anterior (bueno, de joven tenía mejor tipo a decir verdad). Y como ella, sus compañeras Samantha Villar y Meritxell Martorell se acercaron a la prostitución y se sorprendieron: Samantha hasta el punto de escribir un libro y asegurar que, de no ser por el "qué dirán", se habría prostituido. Eso es lo que me da fuerzas y me alienta a seguir. Ver que es difícil, pero POSIBLE. La propia Adela se percató del fondo del problema: "quién eres influye en la forma que tienes de entender el mundo". Exacto. Por eso en general los periolistos no se comen un colín y las chicas les dan malas contestaciones, NO VIVEN EN EL MISMO MUNDO. Porque en este planeta existen muchos mundos, como afortunadamente ha conseguido entender Adela. Es fácil decir que una se solidariza con otras personas, pero no tiene nada que ver con convivir con esa gente y afrontar su día a día. Hay que enfrentarse al mundo real y, sobre todo, a esa comodidad que proporcionan los prejuicios. Porque es cierto, hace falta mucha humildad para pararse y reconocer que quizá uno estaba equivocado. Y es que las ideas que tenía esta mujer sobre la gente del vertedero, de los sadomasoquistas o de las putas pues eran las propias de una pija que vivía en su burbuja. Que conste que lo digo sin acritud, pero a las claras y estoy convencido de que si Adela me leyese me daría la razón. De hecho, me gustaría poder felicitarla porque semejante crecimiento y superación personal habla muy bien de ella.

Como nos cuenta, DESPUÉS de conocer sobre el terreno una realidad se puso a pensar y a preguntarse sobre la concordancia de sus ideas con lo que estaba viendo. ¡Qué maravilla! Es la combinación perfecta. Hay que experimentar, pero también reflexionar. Y Adela, que es ya toda una mujer hecha y derecha, a estas alturas de la película va y dice lo mismo que yo me dije: "has estado perdiendo el tiempo". ¡Coño, pero si la crítica más dura se la hace ella misma! Así es, de eso debería haber tratado el programa "En la caja": no de reforzar los prejuicios existentes sino de cuestionarlos con objetividad, "tal y como son con independencia de la propia manera de sentir y de pensar". ¿Se puede conseguir tal grado de independencia? Pues por lo visto no entre la clase periodística actual, pero Adela ha comenzado a intentarlo y se ha abierto un nuevo mundo ante ella. ¿A qué prejuicios me refiero? Pues vean el programa. Lo he dejado para el final porque pensé que era mejor que supiesen PRIMERO qué es lo que ella opina AHORA.




No voy a comentar a fondo el programa porque lo cierto es que no merece la pena, es el pestiño habitual de "qué degradante es la prostitución, qué submundo más horrible y qué pobrecitas son las putas"; pero cuando le dicen algo que NO ENTIENDE -como le sucede con la del polígono (que a mi juicio es la que más sabía y más claras tenía las cosas)- la tacha casi de tontita, de una persona manejable que no sabe por qué dice lo que dice. Pues sí, ella sabe que pagando impuestos LEGALMENTE ganaría más dinero. ¿Sorprendida? No, Adela, me consta que sabes lo que se cuece. Querías conocer las cosas, ¿no es cierto? Pues por suerte o desgracia, topaste conmigo y te dí una lección de realidad. Y no se trata de que me creas o dejes de creerme, sino de que (porque ahí me cortaron la frase, hay que ver estos periolistos...) tú misma investigues. Y es curioso que quienes respalden ese regulación sean las propias chicas, pero no pijas de alto standing sino las callejeras. Mujeres curtidas al Sol y al viento. Seguramente ella te hablase de lo mismo que yo te hablé y que, ¡oh, sorpresa!, salió en los medios al día siguiente de nuestro encuentro. Ya sabemos que trabajabas atada de pies y manos, sujeta a grandes limitaciones, pero lo mismo que hablaste en la charla de cómo se cayeron tus prejuicios frente a otros temas hubiese agradecido algunas palabras sobre lo de la prostitución. Porque estoy convencidísimo de que esa mujer dio razones de peso, pero tan incómodas que decidisteis no sacarlas. Que no pasa nada, desde el primer momento dijisteis cómo iban a ser las cosas, que ibas a hacer lo que os saliese de las narices básicamente. Pero vaya, no habría estado de más advertirle a los espectadores ¿no? Algo así como "Advertencia: sólo sacamos aquella parte de la historia que queremos, la información que proporcionamos está severamente sesgada. Aconsejamos un consumo responsable". A ver, si se hace con el tabaco y el alcohol... y la desinformación me parece muchísimo más peligrosa.

No sé si soy yo o también os da a vosotros la impresión de que detrás de sus juicios de valor y esa indignación impostada Adela en realidad no hacía más que interpretar un papel. Ya lo pensaba yo entonces y tras ver su charla en TEDx, lo creo aún más. Aunque también puede ser que sencillamente fuese presa de esos prejuicios que la cegaban y que se evidencian a lo largo de todo el programa, pero particularmente -a mi entender- cuando habla con la "chica obligada" y conmigo.

Representación típica de la prostitución. Una mujer (o bueno, parte de ella) mostrando cachas que se dirige a un vehículo. Si nos quedamos en esto, probablemente tengamos una imagen negativa del fenómeno, más si venimos de un entorno donde la sexualidad explícita es mal vista. Lo que pretendo es que ahondemos y sepamos las historias que hay detrás de esas imágenes que pueden impactar mucho pero que no explican nada.



Trato de explicarle que sí que es posible conocer la vida de las chicas si uno lo intenta, pues son personas como cualquiera de nosotros. Hay chicas con las que nunca me he atendido pero sin embargo he pasado mucho tiempo, muchas veces la prostitución consiste en pasar largos tiempos muertos entre clientes y las chicas pueden agradecer tener con quién pasar el rato. Como os he dicho, mi experiencia proviene mayoritariamente de prostitución de calle pero lo mismo que he hecho yo lo han experimentado otras personas por si queréis contrastar experiencias y ampliar información: por ejemplo la antropóloga Regina de Paula Medeiros también en medio abierto, el antropólogo José Luis Solana en clubes o el sociólogo José López Riopedre en pisos. Que las chicas no muerden y son mucho más accesibles de lo que parece en principio. Bueno, salvo para las abolicionistas que parece que las tengan miedo. Y yo además puedo incluir la experiencia de estar con chicas en entornos distintos del de trabajo, que si eres majo te llevan a sus casas y puedes conocer a su familia. De hecho creo que me acaba de venir la idea para la próxima entrada...

Por último hablemos de la chica obligada. He conocido casos como el suyo pero hace falta explicarlos, es cierto que hay mujeres que muy frecuentemente son captadas por otras que ya están trabajando en prostitución (y que según la definición de trata son "captadoras", es decir, TRATANTES. Buena parte de las personas detenidas en operativos policiales son prostitutas que han traído a otras... pero bueno, esa ya es otra historia de la que seguiré hablando otro día). Entonces se le ofrece a esa mujer la oportunidad de venir a prostituirse y, como no tiene los medios para hacerlo, se le paga el pasaje dejando claro desde el minuto uno que ha de reintegrar ese dinero (conducta que no tiene nada de malo, pero que en nuestro país es delito). Llega aquí y el dueño del club, al que ya se le habrá volado alguna chica sin pagar (porque también he conocido algún caso de tías listas que se vienen y luego se van a trabajar a otro sitio para no pagar el viaje), la retiene el pasaporte y se queda con lo que gana HASTA QUE PAGUE ESA DEUDA. Que en ese caso es de 1.800 bolos, que se saca perfectamente en DOS SEMANAS. No es que se quede con todo lo que gane en tres meses como entiende Adela. No, es que se queda con lo del viaje y luego lo que se saque la chica es para ella hasta los tres meses que es cuando tiene que volver a Paraguay porque viajó como turista y supuestamente en España no está trabajando. El trato viene a ser: pagas el viaje (obvio, tú eres la que viajas y la que quieres trabajar aquí) y el resto son ganancias tuyas. El beneficio del dueño del club es tener ocupada la habitación de la chica durante esos tres meses, que ella tiene que pagar a mayores del viaje (de ahí se sacan los abolicionistas lo de que la deuda "siempre aumenta"). Normalmente con el primer servicio del día se paga "la casa" (habitación y manutención) y el resto ya le queda para la chica. A la chica ni la raptaron, ni la pegaron, ni la engañaron... la dijeron nada más que hiciese su trabajo, que tuvo que realizar tan obligada como el que carga sacos, friega escaleras o pone copas todo el día. Quizá suene duro como lo estoy diciendo, pero la vida es así y no se regala el dinero. Que Adela entreviste a millones de trabajadores precarios a ver si nos gustan nuestros trabajos.

Si tan malo es el lucro, el aprovecharse de la necesidad ajena y tener que trabajar para pagar una deuda no sé qué hacemos que no prohibimos la banca. Y las hipotecas no son a dos semanas, son a veinte años. Vete tú a llorarle al banco con que no te gusta tu trabajo y menos que te quiten la mitad del sueldo todos los meses, eso me parece mucho más delictivo que lo que le hicieron a esta mujer aunque no voy a quitarle dramatismo al asunto, está claro que esa chica jamás se había prostituido y probablemente no conociese a más varón que su marido, por ello le haya sido tan complicado comenzar. Para mí el principal error es de quien decidió traer a una chica con su perfil, cuando hay miles que están deseando venir para hacer exactamente lo mismo que ya están haciendo en sus países. No es la primera que conozco en semejante situación, sólo que hacen dos cosas: o pasar el mal trago, pagar la deuda y buscarse otro trabajo; o escaparse. Si es que lo dije, la que no vale pues no se queda en esto, es como cualquier trabajo que requiere de unas aptitudes. Pero vamos, que desde ya recomiendo que aquella persona que no soporte la promiscuidad, que tenga una visión conservadora de la sexualidad (por moral religiosa o feminista) o que sencillamente no disfrute del sexo, que se mantenga alejada de la prostitución. Se va a ahorrar malos tragos ella misma y también se los evitará a los demás.

martes, 4 de abril de 2017

El problema de la trata

"Las prostitutas son “prostituidas” porque en general son víctimas de la trata: en España al menos el 95% lo son, según la Guardia Civil".
María Pazos Morán, empleada del Instituto de Estudios Fiscales (Gobierno de España)

"En mis años, jamás he visto trata donde yo he trabajado. No entiendo de donde sacan esas cifras".
Martina De Laterra, escort catalana

"Si queremos evitar que existan víctimas de trata, debemos cortar de raíz la prostitución"
Malin Björk, diputada sueca

"La mezcla del trabajo sexual con la trata de personas impulsa políticas prohibicionistas que nos expulsan a una mayor clandestinidad (...) Si nosotras somos víctimas de trata, la mayoría de los trabajadores (también) son víctimas de trata"
Eugenia Aravena, secretaria general de AMMAR Córdoba (Argentina)

"El trabajo sexual es diferente que la trata de personas, la trata de personas va por otros lados. Nosotras somos todas mayores de edad y por voluntad propia elegimos ejercer el trabajo sexual porque es remunerativo para nuestras familias, porque la mayoría tenemos hijos y somos jefas de hogar"
Teresa Godoy, Secretaria General de AMMAR Neuquén (Argentina)

"Las propias prostitutas no se consideran víctimas, no se creen que es un engaño lo que tienen. Pero si nosotros ya las hemos considerado víctimas, a todos los efectos son víctimas, aunque ellas no lo consideren"
José Nieto Barroso, jefe del Centro de Inteligencia y Análisis de Riesgos U.C.R.I.F Central

"Hablamos de trata cuando nos referimos a personas obligadas a ofrecer servicios sexuales"
Arola Poch, Psicóloga experta en sexualidad

"En realidad, la trata es extraer a una persona del lugar donde tiene su arraigo social, personal y cultural para que, en esa situación de máxima vulnerabilidad, poder ser explotada. Eso es la trata de seres humanos"
Beatriz Sánchez, Fiscal Delegada extranjería de Madrid



Esta es la PRIMERA de tres entradas que tengo planeadas para abordar el polémico debate en torno a la tan cacareada "trata" (en la segunda, titulada "Tratemos el tema de la trata", ampliaré la información y enlazaré varios papers científicos mientras que en la tercera llamada "¿De qué trata la trata?" desmenuzaré la definición legal de la misma para hacerla comprensible a aquellos lectores profanos en el campo jurídico). Por ello, aclaro que únicamente tiene carácter INTRODUCTORIO. Deseo plantear una problemática, que discutamos un poco en torno en ella y en base al feedback (comentarios) que reciba resolver vuestras dudas e inquietudes.

Hace mucho tenía previsto una entrada sobre el concepto de trata dado que he venido detectando un ABSOLUTO DESCONOCIMIENTO del significado de este término. Sin embargo, cuando trataba de explicarlo, veía que no conseguía hacerme entender. Y es normal, pues yo mismo durante muchos años CREÍ que sabía que era la trata y mantuve un discurso idéntico al que tantas veces escucho. Pero empecemos por el principio...

La trata de personas, a veces denominada incorrectamente "trata de blancas", es un delito sobre el que se habla mucho pero que en realidad muy pocas personas tenemos claro. La imagen social que se tiene del mismo dista mucho de su definición jurídica, pero para llegar a ese punto tenemos que  explicar el proceso de criminalización de la migración, de la prostitución y de la pobreza.



Vamos a hacer como que nunca hayamos escuchado lo de la "trata". Quiero plantear el problema desde un punto de vista estrictamente neutral, comenzando por lo que escuchamos en los medios de comunicación y siguiendo por la respuesta que dan las prostitutas en activo y las asociaciones pro derechos. De todo este debate al respecto es de donde he sacado las frases que encabezan la entrada, que considero muy representativas. Para acabar, terminaré mostrando lo que vemos aquellas personas que nos adentramos con mayor profundidad en la prostitución. Esa parte que, extrañamente, los medios omiten.

Pongamos que llegamos a casa y nos ponemos a comer. Encendemos la tele. Vemos una noticia en la que se nos habla de la desarticulación de una banda de peligrosos delincuentes que "explotan sexualmente" a una serie de mujeres, en muchos casos inmigrantes pero no siempre. Recientemente han ido apareciendo cada vez más casos protagonizados por mujeres españolas. Os pongo unos ejemplos de a qué me refiero, sacados del canal oficial de la Guardia Civil.




Ostras, vaya movida. Explotación sexual. Trata de blancas. Proxenetismo. Captación. Lover boys. Vudú. Las venden las propias familias. Redes. Clanes. Todo esto suena muy chungo, ¿que no? Además, tendrá que ser cierto porque lo dicen en la tele de continuo. Lo vemos en los telediarios, en los debates, en reportajes... ¡y es que además viene avalado por las autoridades! ¡Cómo no vamos a creer a los expertos: políticos, ONGs, miembros de los CYFSE! Esto... tiene que ser así. Y es que de acuerdo a nuestro propio sentido común pensamos que estas chicas no pueden estar ahí porque quieren sino que tienen que existir mafias tras ellas. ¿Quién, en su sano juicio, podría prostituirse? ¡Acostarse con cualquier baboso por dinero! La información que nos dan en los medios refuerza los prejuicios que tenemos, creando una imagen turbia de la prostitución. Es mejor no acercarse a ese mundo de delincuentes, explotación y horrores.

Entiendo que se piense así. De jovencito, yo también me creía estos cuentos. Y no creáis que cambié de idea de un día para otro, no... Tuve que darme de cara con la realidad muchas veces para acabar abriendo los ojos. Cuando comencé a andar con prostitutas la verdad es que no las creía. Mi primer impulso era, tal y como hacen los periodistas, pensar que no me la iban a jugar. Que yo era mucho más listo, que estaba informado y que sabía que me mentían porque los chulos las tenían aleccionadas. Además, a mí como cliente... ¡qué me iban a contar! ¡Milongas! Así pues los únicos canales válidos para informarse eran los expertos y campañas institucionales que nos hablaban de esta materia. Indudablemente quienes más iban a saber eran aquellos profesionales que trataban con las prostitutas sin tener ningún interés personal en ello (ejem... recuerdo que reproduzco la versión oficial, ya veremos si esto es realmente así). Por otra parte, los gobiernos realizaban campañas como Corazón Azul o establecían efemérides como el día europeo contra la trata para concienciarnos de un delito muy grave. Estaba claro que las autoridades estaban velando por el bienestar, la seguridad y los derechos de la gente... ¿o no?




Si tu conocimiento de la prostitución llega hasta aquí, estás todavía en el nivel 1. No has comenzado ni siquiera a indagar. No digo que estés equivocado, sino que no has tenido acceso a otras fuentes de información. Y repito por enésima vez en el blog, que la opinión que tengas sobre la prostitución va a ser el resultado directo de tus fuentes de información sobre la misma. Por eso desde este humilde blog animo a que se escuchen a las distintas partes y que se proceda a analizar lo que cuentan desde el método científico (cuestionar y poner en duda todo, seguir las evidencias hasta el final y comprobar las ideas por medio de la experimentación).

El nivel 2 encontramos a quienes han conocido la RESPUESTA que dan las prostitutas y quienes las apoyan al anterior discurso de la trata. Y es lo que le da título a esta entrada. Houston, tenemos un PROBLEMA. Porque llegan las prostitutas y cuentan que esto no es así. Que no conocen casos de trata. Que eligen ejercer la prostitución. Que lo que cuentan los medios es mentira, que no se corresponde con la realidad. Ahí está el dilema. Ambos planteamientos parecen excluyentes, si hacemos caso a lo que dicen unos entonces tenemos que negar lo que nos cuentan los otros. ¿A quiénes creemos?




Ahora es cuando me reclino sobre el sofá, sonriendo socarronamente mientras acaricio un gato a rayas. Pues, aunque TODAVÍA no le encontréis la lógica, resulta que ambas parten tienen razón. ¿Cómo? ¡Eso no es posible! O hay o no hay trata. No, pequeños. Es que, bajo el mismo concepto, hablan de realidades muy diferentes y a mí mismo me llevó AÑOS darme cuenta de ello. Efectivamente, la gran mayoría de mi tiempo como cliente lo pasé en el nivel 1 (antes de ser habitual) y 2 (cuando fui siendo más asiduo y conocí este mundo más a fondo). Posteriormente, cuando las chicas me introdujeron en su mundo llegué a darme cuenta de cuál era la intencionalidad de la criminalización de la prostitución (el nivel 3, que trataré en la segunda entrada, es donde se encuentran las activistas pro derechos más comprometidas) y no fue sino hasta hace relativamente poco, menos de dos años, que pude desentrañar el concepto jurídico de trata (nivel 4, aquí se encuentran los fiscales, comisarios y abolicionistas de mayor formación). Para este último paso tuve que dejar la calle y sentarme a estudiar documentación, sólo así supe que en realidad... toda la vida había estado con "víctimas de trata".

Pero no voy a adelantarme, sólo cuento esto para animar vuestra curiosidad. El punto de la entrada está en que la discusión habitual (de 1s y 2s) reside en quitarse la razón unos a otros. ¿Qué tenéis que decir? ¿Podéis ofrecer alguna explicación? ¿Cómo es posible que unos vean víctimas de trata donde otros ven prostitutas libres? ¿Por qué contrastan tan fuertemente las historias que nos cuentan las prostitutas con los relatos de quienes hablan en su nombre?



Lea más sobre la trata en este blog (sea consciente de que varias de estas entradas las escribí cuando todavía no sabía qué era la trata):
· ¿Existe la trata?
· Mitos de la prostitución III: la trata de blancas
· Clientes y trata
· Escuchemos a las "víctimas de trata"

jueves, 30 de marzo de 2017

Debate sobre prostitución en Podemos Salamanca

"Es muy importante escuchar a todo el mundo para abordar temas de enorme complejidad como éste, abordando múltiples perspectivas"

David Jiménez, Consejero Ciudadano de Podemos en Salamanca



Os prometí la charla de Podemos si había comentarios, ¡y vaya que habéis cumplido! Además todos vienen de trabajadoras sexuales en activo, lo cual para mí tiene un especial valor. Como lo prometido es deuda aquí os la traigo, si os gustan este tipo de entradas con conferencias puedo poner muchas más ya que he ido recopilando unas cuantas, y es que de un tiempo acá están proliferando muchísimo los actos sobre prostitución. Celebro que exista este interés, particularmente entre las formaciones políticas, porque como bien indican en el acto que he seleccionado para esta entrada los partidos tendrán que acabar tomando una posición u otra. En concreto, es previsible que el debate en Podemos sea muy intenso como ya lo fue en Izquierda Unida.

El acto se llamó "Debate abierto sobre Prostitución: Propuestas para una ley integral contra la trata" y contó con la participación de:
- David Jiménez, responsable del Área de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos Salamanca
- Soledad Murillo, miembro del Comité Antidiscriminación de la Mujer de la ONU
- Fonsi Bonafonte, Secretaria de Mujer e Igualdad de la FeSP-UGT Castilla y León
- Blanca Rubio, miembro de la APRAMP (Asociación para la prevención, reinserción y atención a la mujer prostituida)
- Julia Aparisi, especialista en intervención contra las violencias machistas




He subrayado los cargos de quienes intervinieron en la charla para que veáis el patrón habitual de este tipo de eventos. Por lo general hablan en ellos personas caracterizadas por no ser protagonistas directos de la prostitución y que se han significado ideológicamente (como feministas e izquierdistas, para más señas). En sí no me parece mal ni lo uno ni lo otro. No hace falta ser ni trabajadora sexual ni cliente para opinar sobre la prostitución, lo que critico es que estemos excluidos de estos debates pues continuamente veo que existe un acusado desconocimiento de la realidad que vivimos. Tampoco tengo objeción alguna a que se aborde la prostitución desde una ideología, sea la que sea. A lo que me opongo es a que el fanatismo ideológico ciegue a algunas personas al punto de impedirlas variar un milímetro sus planteamientos iniciales. No deberíamos anteponer la ideología a la realidad, me parece perfecto que alguien diga que tras conocer la prostitución está en contra de ella. Pero no antes. Y es que lo primero es conocer a fondo este mundo, proceso lento y complejo. Las ideologías son útiles si nos sirven para conocer, interpretar y explicar la realidad que nos rodea, no si nos impermeabilizan a ella.

Si verdaderamente hubiese sido un "debate abierto" tendría que haber pluralidad, diversidad de opiniones, ponentes que argumenten en sentidos opuestos y poco de eso se vio. Hubo un paisano del público que aportó otro punto de vista, pero ni siquiera le contestaron. Si en una mesa tienes sólo a gente que se dan la razón unos a otros eso recuerda mucho a Intereconomía, ¿es a lo que quiere parecerse Podemos? Ojalá practiquen lo que predican y escuchen a todas las partes, pues entonces irían viendo que las cosas no están tan claras como algunas las tienen. Por eso les he invitado al blog y agradezco que varias mujeres que ejercéis la prostitución comentéis, para que puedan contactar con vosotras y conocer otras visiones de la prostitución como mínimo tan válidas como las que expresaron las respetables señoras que participaron en el debate.

martes, 28 de marzo de 2017

¿Por qué los hombres consumen prostitución? + Charlas próximas

"Es fundamental conocer qué es lo que opina la demanda de prostitución para saber qué soluciones... o cómo podemos mirar la prostitución. Por eso proponíamos hablar de los hombres en prostitución para cambiar el enfoque tradicional que suele estar centrado en la mujer".

Beatriz Ranea Triviño, Experta en perspectiva de género, prostitución y trata.



Quienes me conocéis sabéis que, esté de acuerdo o no con los planteamientos de la gente, considero que merecen ser escuchados. Y que además, de tener la posibilidad, es preferible contar con aquellas personas que más se han significado por su conocimiento de una materia. Es decir, escoger a los mejores. No a los peores como hacen las televisiones o los partidos políticos. Creo que esta manera de ser mía es lo que más distingue a este blog, no que sea o deje de ser un "putero", sino que le doy voz a todos los actores relacionados a este fenómeno SIN INTERMEDIARIOS.

Y es que claro, yo puedo daros tanto mis motivos personales para ser demandante de prostitución como los que considero que pueden generalizarse a la mayoría de hombres pero no tengo una perspectiva feminista sobre la materia. A ver, hay que ser consciente de las limitaciones propias, yo he aprendido mucho tanto en la calle como en las charlas sobre prostitución. Así que como no quiero decirle a nadie lo que tiene que pensar pues considero que lo mejor es ofrecer esta pluralidad de puntos de vista. Que se escuche a las prostitutas, a los clientes, a los empresarios, a los vecinos y comerciantes, a la policía, a las feministas, a los trabajadores sociales, a los abogados y fiscales que tratan estos casos...




Quien es tenida en estos momentos como la mayor experta en clientes -y no es que lo diga yo, es que ella presume de serlo y está dando conferencias y cursos de continuo- es Dña Beatriz Ranea. Podéis escucharla en persona en el local del Consejo de la Juventud periódicamente (mañana imparte una charla), el 31 en Alcalá de Henares y el 4 de Abril en la Facultad de Filosofía de la Complutense. Al final de la entrada dejo los carteles. Pero como sé que sois unos cómodos, ya os traigo yo la charla que dio en San Fernando en compañía de Amelia Tiganus, quien asegura ser una ex prostituta víctima de la trata. Ojalá tenga tiempo para poneros alguna de sus charlas y programas de radio porque también resultan muy interesantes (de todos modos, ella habla en la segunda parte del acto).

El caso es que Beatriz, siguiendo la estela de la primera abolicionista que abordó el tema de los clientes (Maria José Barahona), ha realizado varias entrevistas a los mismos de los cuales saca una serie de conclusiones. Como cliente pues tengo mis reservas (¿por qué no las digo? pues para que los lectores me hagan preguntas y para no crear una predisposición negativa, ¡quiero que vean la charla!), y como investigador social ya ni os digo pues llegué a conocer su metodología y bueno, por decirlo de manera educada, tenemos maneras muy diferentes de acercarnos al estudio de un fenómeno social. No os quiero quitar más tiempo, os dejo con esta magnífica conferencia. Por favor, reparad en el público asistente. No me cabe duda de que son personas muy familiarizadas con la prostitución.




¡Pero no se vayan, hay más! Debido a desencuentros con la empresa con la que colaboraba, este mes he tenido más tiempo del habitual (que viene a ser cero, prácticamente) y he podido indagar un poco en las redes sociales encontrando que han tenido lugar varios actos más sobre prostitución. Si sois buenos (traducción: escribís comentarios) pondré una charla de Podemos en Salamanca el pasado mes de Enero, pero además quiero mostrar otros actos de este mismo mes de Marzo. El pasado día 6 con Amelia hablando nuevamente sobre los motivos de los hombres para consumir prostitución, otro de Médicos del Mundo el día 7, de Podemos el 10 y el del PSE el 27. Y todo este mes, vaya, parece que interesa el temita...








¿Que hayan pasado significa que no haya más? ¡Ni mucho menos! ¡Estamos en temporada! En menos de UNA SEMANA van a tener lugar cuatro actos (que yo sepa, lo cual es muy raro porque como podréis imaginar las asociaciones que los organizan no contactan conmigo para informarme de ellos). Tres en Madrid (todos ellos con Beatriz Ranea, acompañada de grandes como Rosario Carracedo, Ana de Miguel y Beatriz Gimeno) y otro en Tenerife, para que los de las islas digan luego que en la Península no nos acordamos de ellos. Si se siguen grabando en vídeo no me importa compartirlos, aunque eso no depende de mí y realmente aconsejo que se vaya a ellos ya que se puede participar y resulta muy interesante lo que cuentan. Yo no voy por dos motivos muy simples, el primero es que como varón heteropatriarcal opresor tengo que trabajar y el segundo es que, aunque siempre me haya comportado bien y nunca me hayan echado de ninguno de estos eventos, las abolicionistas me tienen más visto que el tebeo y por lo que tengo entendido considerarían mi presencia como una "provocación". Además, la última vez que fui no tuve mejor idea que acudir con dos prostitutas callejeras y una no se pudo contener y la lió (no fue maleducada ni nada, pero le dijo a Charo que lo que ella contaba no era cierto y vaya, es de muy mala educación cantarle las cuarenta a alguien con público presente).

Por mi parte publicito alto y claro sus eventos. Además deseo invitarlas a los debates que próximamente organizaremos en una televisión por Internet. ¿Aceptará alguna de estas ilustradas feministas contrastar sus puntos de vista con los de los varones de los que tanto hablan? ¿O les gusta más hablar DE nosotros que CON nosotros, como han hecho toda la vida con las prostitutas?







martes, 21 de marzo de 2017

¡Laura Lee en España!

Es la mejor noticia del año, y puede que de la década. ¡Qué grandes los Students for liberty de Barna! Ni en mis mejores sueños podría imaginar que una activista del renombre de Laura Lee fuese a impartir una charla en España, y además la trae un grupo de ideología liberal con el que, para qué voy a disimular, simpatizo un huevo.




Os recomiendo muy encarecidamente a los que podáis (yo no asistiré, vivo muy lejos) que acudáis a esta conferencia. Para empezar, porque Laura es uno de los mayores referentes del activismo pro derechos del Mundo. Si tuviese que hacer un top 5 de las principales activistas estarían las prostitutas Laura Lee (Reino Unido), Maggie McNeill (Reino Unido), Terri-Jean Bedford (Canadá), Carol Leigh (EE.UU.) y, mi favorita entre las favoritas, Norma Jean Almodovar (EE.UU.). Todas ellas angloparlantes y... liberales. Lo que ha provocado que no sólo sean bastante desconocidas en España sino que las asociaciones pro derechos de nuestro país las veten completamente ya que están copadas por feministas radicales de izquierda (con excepción de las que todavía enlazo, como ACLAD, CATS o la APDHA). Por eso mismo es muy dudoso que vuelvan a pisar suelo patrio en bastante tiempo. No se va a presentar otra oportunidad como esta.



Parece que de lo que hablará será de los "Mitos sobre el trabajo sexual", y es que como suelo decir lo primero que hay que hacer con la prostitución es conocerla. Cuando las anti-prostitución proponen toda una serie de medidas punitivas es porque se basan en una lectura de la prostitución profundamente equivocada, pero en sí sus conclusiones son totalmente lógicas de acuerdo a las premisas de las que parten. Evidentemente nadie se convierte en un experto en ninguna materia tras una charla de dos horas de duración, de lo que se trata es de aproximar un tema que está de rabiosa actualidad al público general (Laura compareció en el Comité encargado de estudiar la implantación del modelo abolicionista en Irlanda del Norte, vigente desde el 2015).

La conferencia es GRATIS, pero es necesario INSCRIBIRSE.

lunes, 20 de marzo de 2017

Jóvenes y puteros

"La gran mayoría de nuestras parejas o follamigos no son tan atentos como nuestros clientes"
Paula VIP, prostituta y presidenta de APROSEX

"Hay muchísimos tipos de clientes: está el que busca compañía, porque en su vida realmente no la tiene... y no le puedes juzgar duramente. Recuerdo un señor mayor que un fin de año se me echó a llorar porque decía que yo era lo mejor que le había pasado ese año. Y luego tienes muchos otros tipos. El jeta que intenta aprovecharse de ti. O los jóvenes que vienen para estrenarse, o los que van de juerga todos juntos. Están también los que recurren a las chicas que están en la calle. Todos sabemos que pueden ser mujeres esclavizadas por las mafias".
Marta Elisa de León, ex prostituta


Una escort (prostituta de alto standing) danesa muestra con orgullo el mensaje de agradecimiento que le envía un cliente. En él podemos apreciar las motivaciones que tiene para seguir contratando sus servicios.



Llevo tanto tiempo sin publicar una entrada que volverme a poner me cuesta horrores. Tenía otra idea en mente pero comenzaré con algo facilito para entrar en calor. Resulta que hará medio año me escribe un periodista interesado en realizar un reportaje sobre los clientes de prostitución tras una noticia del periódico "El Mundo" en la que se aseguraba que cada vez éramos más jóvenes.

Como a todo periodista, le dediqué mi precioso tiempo de manera altruista (lo cual pronto dejará de suceder) tratando de que, por una vez, se hiciese un trabajo mínimamente serio, que no se quedase en lo superficial sino que ahondase un poquito. Obviamente no es lo que buscan los medios convencionales así que el resultado es éste que vemos:




Efectivamente contó con testimonios de clientes, con los que habló de pasada y en sí no engaña en nada (lo cual ya es infrecuente en un periodista). Se ve cómo muchos chicos jóvenes asociamos la prostitución con pasar un buen rato sin complicaciones, realizamos un análisis económico racional del gasto que conlleva (como diría Torbe, "quien folla pagando, acaba ahorrando") y no somos unos desalmados a los que nos traiga sin cuidado la situación de las chicas. Pero no sé, como que se queda uno como con la impresión de que en general no reflexionamos mucho sobre el tema, vamos a lo nuestro, no entablamos una relación estrecha con las chicas... y eso que una de ellas, cuando le preguntan, dice que prefiere a los viejos "porque son más cariñosos". Anda, si va a ser que la actitud del cliente sí que es valorada por las chicas...

Siempre me gusta comentar un poquito estos vídeos porque, como cliente bregado, puedo ver cosas que a otras personas le pasarían desapercibidas. Para empezar las preguntas del reportero son muy directas y además van encaminadas a condicionar la respuesta de sus interlocutores. Así no se hacen las cosas, aunque lo cierto es que si quieres armar un vídeo de cuatro minutos seguramente no tengas otra opción. Otra muy buena es la respuesta del tipo que se va de putas ANTES de irse de copas. Efectivamente, ese sí es un putero experto. Es muy mala idea ir de putas borracho: ni las chicas te van a querer atender, ni vas a funcionar (y en la Montera el tiempo es oro, literalmente), e incluso te pueden robar. Así ya has triunfado y vas calentito a casa pase lo que pase. Es que de esto no se habla y me parece muy importante, la prostitución ofrece seguridad, previsibilidad, la certeza de que vas a mojar sí o sí. Y luego como ya vas sobrao, tranquilo, de "perdonavidas" es mucho más fácil levantarte a cualquier tía porque no necesitas babearle a ninguna. Tiene unos "efectos secundarios" muy positivos.

Como denuncia Silvia García, se han realizado campañas muy agresivas desde los poderes públicos en contra de los clientes de prostitución. Parece que no nos han disuadido, así que... ¿han fracasado? ¿O su objetivo realmente era otro?



Otra cosa que quiere saber el periodista es lo que se pide. "Lo normal". ¿Y qué es lo normal? Coito. Penetración vaginal. Ya está, sólo eso. A secas. ¿Y chupar? Hay algunas que sí, otras que no. Algunas ni se quitan la ropa. Otras completamente. Unas no te dan ni piquitos y otras te limpian la boca de los morreos. Unas follan mecánicamente y otras se mojan como bestias y te follan hasta romperte. Eso ya depende del "feeling" entre ambos, pero obviamente los que repetimos es porque nos tratan bien. Están los "cazadores solitarios", que son los que vamos a piñón fijo y los que van en grupo que normalmente van de cachondeo -como se dice- y como no consumen las chicas pasan de ellos.

Luego, claro, hay "expertas" y "estudiosas" que analizan esto desde fuera y lo explican con chorradas como que si el patriarcado o la masculinidad. Si todo es mucho más sencillo, "irse de putas" es PARTE DE LA FIESTA. Lo mismo que se asocia música, alcohol y comida con pasarlo bien pues el sexo es otro de esos "placeres de la vida". La mayoría de clientes que van en grupo, como puede apreciarse, es porque tienen muy poca experiencia y se dan ánimos para entrar a los puticlubs. Si a mí me pasaba igual, yo muy al principio siempre iba con alguien "por lo que pudiera pasar". Es totalmente normal tener miedo a lo que se desconoce. Los puteros, particularmente los novatos, son muy miedosos.

Lamentablemente, la gente que desconoce la prostitución por dentro sí que tiende a creerse las historias truculentas sobre prostitución y se crea una imagen muy negativa de este fenómeno, que luego cuesta horrores desmontar.



Finalmente, ningún reportaje estaría completo si no se aborda el tema de las chicas "obligadas". Pero no se aporta nada nuevo. Se hace una pregunta en frío a una chica que no conoce de nada (¿qué espera que le conteste?) para, posteriormente, cuestionar la veracidad de su testimonio. Yo no soy periodista y seguramente nunca lo sea en la vida, pero si estuviese en su lugar lo que haría sería indagar. No hagas periodismo de paracaídas, pasa más que una tarde en la calle, gánate su confianza y vete averiguando cuál es la situación de esa mujer. Y sobre todo, pregúntate si alguna "mafia" iba a ser tan estúpida o temeraria para realizar un acto delictivo continuo en una de las calles más transitadas de España, a plena luz del día, a vista de todo el mundo, en una zona totalmente videovigilada, a pocos metros de una comisaría y patrullada constantemente tanto por policías uniformados como por agentes de paisano. ¿No parece muy sensato, verdad? Pues quizá sea que lo que ocurre es diferente a lo que uno se imagina cuando desconoce las cosas, pero para eso el oficio de periodista está en INVESTIGAR antes de informar... En teoría, vamos.

Siempre se ha dicho que una imagen es mejor que mil palabras, y por mucho que pontifiquemos sobre las motivaciones de los clientes, especialmente los jóvenes, creo que nada lo refleja mejor que las dos escenas que os traigo a continuación de "La chaqueta metálica". Son bastante realistas y se centran en estos soldados jóvenes (como si fuese una novedad lo de chavales yendo de putas, eso ha sido de toda la vida y en los ejércitos mucho más) que negocian tarifas y servicios con las "baby san" vietnamitas. Aclaremos que son clientes y chicas desconocidos, de ahí que la charla se centre tanto en el aspecto comercial. Cuando uno ya es cliente de la chica lo normal es que se hable de otros temas: de cómo le va el trabajo, de la familia, del tiempo, de la salud, de noticias (que las propias chicas sacan, no viven bajo las piedras), de sus planes de futuro... vamos, de lo que hablarías con cualquier otra persona. Lo que quiero rescatar de ambas escenas es el ambiente agradable existente, el que sean las chicas las que muy frecuentemente se ofrezcan a los clientes, y el que no sea en absoluto una novedad que la juventud sea muy putera. Es más, si no lo hacen cuando les funciona... ¿van a esperar cuando ya no responda el amiguito?