miércoles, 20 de octubre de 2010

Música: la Lola

"Creemos que es necesario desdramatizar esta actividad (la prostitución) para poder verla en sus justos términos y luchar contra el estigma"

Cristina Garaizábal, portavoz del Colectivo Hetaira



Como sabéis me gusta ir acompañando las entradas con buenas canciones, para fortalecer los mensajes que traslado en mis escritos. Hay bastantes relacionadas con la vida de las prostitutas, y no precisamente dando la imagen de que sean unas "mujeres de vida alegre" (ver el post anterior) sino todo lo contrario: se las atribuye una existencia dura y penosa, desagradecida, difícil, una vida repleta de dolor, tristeza y lágrimas. Efectivamente, la figura de la prostituta se halla idealizada como denuncian los abolicionistas, pero no en un sentido positivo.

Ahora habrá quien me diga que no es un camino de rosas. Pues ni lo uno ni lo otro, ni tampoco el término medio. No, depende de la persona. Hay casos de chicas que viven sin ningún tipo de trauma o complejo la prostitución, otras en cambio están hartas. Como le puede suceder a quien trabaje en un banco, en un hospital o en el camión de la basura. Algunas chicas que conozco y que ya llevan un tiempo (5-6 años) están muy cansadas de esto, especialmente porque no hay trabajo o por la cantidad de idiotas que las molestan. A todo lo demás se acostumbran: a los clientes, a la policía, a los malos rollos con otras chicas (esto es una generalización, claro)... Además me encuentro con que la rutina del día a día provoca que descuiden en no pocas ocasiones su alimentación y el ejercicio, con lo cual su forma física se va deteriorando progresivamente (pero lo mismo le ocurre a cualquiera que tenga una actividad sedentaria como estudiantes u oficinistas). Si los programas de intervención social se hicieran seriamente y con una intención auténtica de mejorar la calidad de vida de estas personas deberían tener en cuenta estos aspectos.

La canción de hoy nos relata la "mala vida" que arrastró Lola, una mujer que vivió libre y abiertamente su sexualidad (no se supone necesariamente que fuese una prostituta, aunque podría haberlo sido). Disfrutó y también sufrió en su juventud, vivió intensamente, realmente no sé que se la puede recriminar. Si no lo hubiese hecho ahora sería igualmente una vieja pero "malfollá", no habría sabido qué se sentía al ir "de mano en mano, de boca en boca, de cama en cama", creo que es mejor haberlo probado que el no haberse siquiera atrevido a intentarlo como le pasa a mucha gente. Si al final todos vamos a morir, así que hay que vivir la vida y que lo que se van a comer los gusanos se lo coman antes los cristianos... ¿que fue un putón? Triste estará el que no se la haya follado, a ella... ¡que la quiten "lo bailao"!




LA LOLA - CAFÉ QUIJANO

Se llama Lola y tiene historia,
aunque más que historia sea un poema.
Su vida entera pasó buscando
noches de gloria como alma en pena.


(risitas)

Detrás de su manto de fría dama
tenía escondidas tremendas armas,
para las batallas del cara a cara
que con ventaja muy bien libraba.

Le fue muy mal de mano en mano,
de boca en boca, de cama en cama,
como una muñeca que se desgasta,
se queda vieja y la pena arrastra.


Óyeme mi Lola, mi tierna Lola,
tu triste vida es tu triste historia.
Pero qué manera de caminar,
mira qué soberbia en su mirar.

Óyeme mi Lola, mi tierna Lola,
tu triste vida es tu triste historia.
Pero qué manera de caminar,
mira qué soberbia en su mirar.

Óyeme mi Lola, mi tierna Lola,
tu triste vida es tu triste historia.

Fue mujer serena hasta el instante
de entregarse presta a sus amantes.
Es tiempo de llanto, es tiempo de duda,
de nostalgia y de su locura.

Tienes el consuelo de saberte llena
de cariño limpio y amor sincero,
porque nadie supo robarte tus besos
eso que te sobra y que nadie añora.


Óyeme mi Lola, mi tierna Lola,
tu triste vida es tu triste historia.
Pero qué manera de caminar,
mira qué soberbia en su mirar.

Óyeme mi Lola, mi tierna Lola,
tu triste vida es tu triste historia.
Pero qué manera de caminar,
mira qué soberbia en su mirar.

Óyeme mi Lola, mi tierna Lola,
tu triste vida es tu triste historia.
Es el tiempo de la arruga que no perdona,
es el tiempo de la fruta, y la pintura.



Varios ejemplos de la imagen existente de la prostituta:

· Música: Roxanne
· Música: ahora que me dejas
· Música: lovely ladies
· Música: Charlotte the Harlot

19 comentarios:

Natalia Cervantes dijo...

Me gustó esta entrada.
La vida como sexoservidora es dura como lo es la de cualquiera. Lo que desequilibra la balanza un poco en nuestra contra es la estigmatización. Tanto la dramática como la de "la vida alegre".

asturiano dijo...

Con todo el respeto; dos planteamientos críticos a dos cosas que decís Cliente X y Natalia Cervántes:

-Cliente X -por su parte- escribe algo como esto:

"Hay casos de chicas que viven sin ningún tipo de trauma o complejo la prostitución, otras en cambio están hartas. Como le puede suceder a quien trabaje en un banco, en un hospital o en el camión de la basura."

Sí, efectivamente este símil es posible de hacer si se adopta un punto de vista estricto de entender el ejercicio de la prostitución como un mero trabajo, peros si lo que hacemos es ampliar un poco la perspectiva e indagamos también otras cosas tales como: el sentido que puede tener para esa trabajadora la actividad por la que a ella la pagan una serie de hombres, el tipo de "necesidades", 'funciones sociales a las que sirve', que ella con esa actividad que realiza "cubre" en esos hombres, etc., entonces a mí me parece que algunas diferencias claras son apreciables entre la prostitución y esas otras profesiones que tú señalas ("Como le puede suceder a quien trabaje en un banco, en un hospital o en el camión de la basura.") ¿no te parece? Creo sinceramente que este planteamiento que hago no es moralista necesariamente. Considero que se trata de algo razonable lo que estoy diciendo.
Efectivamente esos otros trabajos que tú señalas comparten con el ejercicio de la prostitución el que pueden ser conceptualizados todos ellos como una actividad que tiene que ver con que el trabajador o trabajadora dé algún tipo de servicio, pero aparte de esta semejanza, las diferencias entre aquellas actividades y la prostitución tienen que ver con el componente de género siguiente: las mujeres que llevan tiempo ejerciendo la prostitución, pueden darse cuenta entre otras cosas, aparte del trato y la mirada estigmatizadora que tienen que soportar de parte de la sociedad; la presión y el abuso policial, la desprotección social, o la competencia con otrxs oferentes, de que la actividad que llevan años realizando, en sí misma les aporta poco o nada, ya que en esencia la pueden percibir y vivenciar
un "sexo sin sentido" con la mayoría de sus clientes o, en el mejor de los casos, como unas "tareas de cuidado" de los hombres que las pagan que no están del todo justificadas y que vuelven a esos hombres niños o "viciosos" [en algunos casos].

-Me parece a mí entonces que es todo un cúmulo de factores o elementos lo que pueden animar a las mujeres que ejercen en la tipología de medio abierto a hartarse de la actividad prostitutiva.

-Y sobre esto otro que expresas:

"isfrutó y también sufrió en su juventud, vivió intensamente, realmente no sé que se la puede recriminar. Si no lo hubiese hecho ahora sería igualmente una vieja pero "malfollá", no habría sabido qué se sentía al ir "de mano en mano, de boca en boca, de cama en cama", creo que es mejor haberlo probado que el no haberse siquiera atrevido a intentarlo como le pasa a mucha gente. Si al final todos vamos a morir, así que hay que vivir la vida y que lo que se van a comer los gusanos se lo coman antes los cristianos... ¿que fue un putón? Triste estará el que no se la haya follado, a ella... ¡que la quiten "lo bailao"!"

-Decirte, por si no te has dado cuenta, que aquí estás manifestando una concepción ética de la vida, que bastantes de esas mujeres que han llegado a detestar la prostitución no tendrían porqué compartir contigo en absoluto. Macho, esas mujeres no tienen porqué compartir contigo esa mentalidad tan de "corresponsal de guerra" en el mejor de los casos, o tan de hedonista-pesimista en el peor ("triste estará el que no se la haya follado, a ella... ¡que la quiten "lo bailao"!"), que tú pareces expresar ahí.
Es que me pareces un reduccionista. ¡Que hay vida más allá del mundo de la prostitución, macho!, Que hay muchas otras cosas que se pueden hacer en esta vida antes de morir, aparte del sexo.
Sigue...

Anónimo dijo...

Viene del anterior...

-Natalia Cervantes escribe:

"Me gustó esta entrada.
La vida como sexoservidora es dura como lo es la de cualquiera. Lo que desequilibra la balanza un poco en nuestra contra es la estigmatización. Tanto la dramática como la de "la vida alegre"."

-Yo he conocido un poco y he tratado algo con alguna que otra chica (de edades parecidas a las tuyas) que ejercían aquí en España; chicas españolas y tambíén alguna migrante, y en base a esto te digo lo siguiente:

En mi opinión,la "estigmatización" y el 'estigma de puta' no explica ni sintetiza todo lo particularmente "malo"
o equivocado que puede haber en la prostitución. Creo que hay muchas otras cosas en las que no se suele incidir: muchas de las mujeres que adoptan la prostitución, suelen tener un espíritu sumiso en relación a los hombres, aunque adopten la prostitución para obtener unos ingresos económicos procedentes de esos mismos hombres; han sido socializadas y/o educadas de esta manera o por su carácter creen que deben sacrificarse por los hombres; tienden a pensar en ellos como seres superiores en parte; algunas de las mujeres oferentes que conocí tenían un espíritu casi "monjil", a la par que una cierta inteligencia para tratar con esos mismos hombres y extraer ventaja de ellos. Otras, incluso, nos ven al conjunto de los hombres de una manera deformada: nos tienden a ver como sujetos irritables o violentos sin no obtenemos el sexo que deseamos, o sino también (las más sabias) nos tienden a ver como meros "niños caprichosos y egoistas" que han te tener siempre lo que desean... y ellas se aprovechan. En definitiva: muchas mujeres que adoptan la prostitución tienen una visión parcial y errónea (en bastantes cosas) acerca de los hombres; tendiendo sólo a ver nuestras partes más frágiles o más egoístas o más infantiles; o en el peor de los casos, no tienen ni la más remota idea de cómo es la sexualidad masculina (algunas por ejemplo no conciben que ningún hombre que se relaciones con ellas sexualmente en la prostitución pueda no desear eyacular al final de la relación creen que esto forma parte de nuestra naturaleza).

Esto es lo que yo he percibido en las mentalidades de algunas mujeres oferentes con las que pude tratar. Esto no son estereotipos y también debemos de contarlo. En definitiva: el 'estigma de puta' explica sólo una parte de lo que hay de equivocado en la prostitución, y esto último probablemente también esté afectando a las personas oferentes en su manera de entender dicha actividad.

Natalia Cervantes dijo...

Señor Asturiano:

¿Con cuantos complejos, traumas, defectos, debilidades y carencias no cargamos los seres humanos?

Lo que usted menciona lo sufrimos todos. Cada quién con lo suyo. Y no solo las sexoservidoras y sus clientes.

Natalia Cervantes dijo...

Asturiano:

Muchas veces he leído que le haces ofensas vedadas a Cliente. Sin embargo nunca he visto que te responda de la misma manera.

La mitad de las veces estoy de acuerdo con cliente, la otra mitad no. Pero respeto el trabajo que hace con el blog y otras cosas. Respeto a la gente que sostiene sus puntos de vista y que trata de ampliarlos.

¿Porque usted no hace lo mismo? ¿Porque no hecha una mirada para atrás y acepta que, las prostitutas nos parecemos mucho más a cualquier otra mujer de lo que usted cree?

Se lo digo de corazón. No pasa nada. Todo está bien. Mientras no sea "trata de blancas" no hay ningún problema. En verdad.

Dalay.

asturiano dijo...

En respuesta a Natalia:

Sra. Natalia, a Cliente X lo conozco personalmente, y es por esta razón por la que le hago las críticas que le hago; que yo, en absoluto, considero que sean ofensas...
Pero si esto no es suficiente , le digo que Cliente X me parece una buena persona, alguien honesto que me parece que tiene una amistad verdadera con algunas de las mujeres que ejercen en medio abierto en Madrid, y que -como usted bien señala- en este blog ha dejado algunas entradas de denuncia y reivindicativas en la línea de defender los derechos de esas personas que yo valoro.

-Pero, aparte de lo anterior, también considero que algunos de los planteamientos que él hace pueden ser criticados, y es por esto que critico lo que critico desde el conocimiento que yo tengo del fenómeno de la prostitución y de lo que yo me he encontrado.

Y sobre esto que usted me dice:

"¿Porque usted no hace lo mismo? ¿Porque no hecha una mirada para atrás y acepta que, las prostitutas nos parecemos mucho más a cualquier otra mujer de lo que usted cree?"

-Permítame que le diga que no la entiendo cuando me dice esto..., no creo que yo tenga una tendencia a estigmatizar o a prejuzgar a las mujeres en prostitución que usted insinúa, y ello debido en parte a que yo apenas he conocido a otras mujeres en mi vida (descontando a mi madre y a alguna tía mayor que tengo) que no fueran las que me topé en la prostitución.
Por otra parte, si usted es mínimamente perspicaz, se habrá dado cuenta de que mis críticas a la prostitución casi siempre van orientadas a favorece una des-mixtificación de dicha práctica con el fin de alentar de alguna manera a que los hombres dejemos de recurrir y de consumir esta práctica. En este sentido me parece que yo también estoy siendo honesto [lo mismo que Cliente X].
Quizás lo que pasa es que entre la gente de las generaciones más jóvenes como usted, cada vez hay más personas que tienen una concepción de la libertad bastante 'individualista' y sólo logran pensar en términos de "los intereses de los individuos" o algo así, y por esta razón ya no entienden lo que significa escribir un texto (una opinión, un comentario) que pueda ser catalogado como 'crítica socio-cultural'.

asturiano dijo...

Natalia, sólo una cosa:

sobre esto que usted me replica:

"Asturiano:

Muchas veces he leído que le haces ofensas vedadas a Cliente. Sin embargo nunca he visto que te responda de la misma manera."

-Sinceramente (sin entrar en más detalles) creo que yo no le he ofendido a él de un modo vedado con los anteriores comentarios. Lo que usted interpreta así, no es otra cosa que un texto (un comentario, una opinión) que puede ser catalogada perfectamente como 'crítica socio-cultural', escrita por alguien (yo)que ha tenido experiencias y ha conocido algo el fenómeno de la prostitución.

Lilith dijo...

Pues si, es cierto lo qu comenta Asturiano, hay muchas formas diferentes de vivir la prostitución, cada prostitut@ la vive de una manera diferente, para algunas es la puta mierda para otras un excelente trabajo!! y sin contar con todos los matices entre esos dos extremos.

Ami me gusto mucho el ultimo párrafo del post, porque muchas mujeres que fueron putas o promiscuas tienden a recriminarse mucho, y creo que las mujeres debemos de entender de una vez por todas que la sexualidad o el vivir de ella no nos hace peores o mas sucias, y tampoco creer que si se fue puta nunca se encontrara el amor y se va a morir sola como perro, cuantas "decentes" no acaban solas, y nisiquiera tienen los recuerdos de noches y días poca madre? Aunque claro cada mujer es distinta.

Y Naty no te enojes tanto, Asturiano es un buen chico, da un buen punto de vista, no dice pendejadas, y hasta hoy no le ha faltado al respeto a nadie por aquí.

Cliente X dijo...

Os aseguro que en ningún momento me he sentido ofendido, por supuesto que soy consciente de que lo que escribo en este blog puede estar sujeto a crítica. Para eso está la posibilidad de escribir comentarios, sabéis que aprecio mucho todas las observaciones que me hacéis.

Veo que a Asturiano le gustan mucho las entradas en las que reivindico una serie de derechos para el colectivo de TT.SS. Bien, pues también hay que intentar cambiar la percepción social existente sobre la prostitución (nosotros convenciendo, los abolicionistas imponiendo). Ambas luchas no pueden ser separadas, se trata de integrar a un importante segmento de la población que ha estado tradicionalmente excluido.

En ese sentido Natalia ha cogido bien la idea, no es más que mostrar las cosas como son, que el hecho de dedicarse a esta actividad no conlleva necesariamente una "vida maldita". Curiosamente no llama la misma atención la existencia de quienes trabajan fregando suelos o de reponedores del super, problamente mucho más "jodidos" que quienes putean.

Y por cierto, gracias por salir en mi defensa. Un besito que espero poder darte en persona algún día. ¿Ya no me mandas más fotos? ;-)

Cliente X, rompiendo esquemas

asturiano dijo...

"En ese sentido Natalia ha cogido bien la idea, no es más que mostrar las cosas como son, que el hecho de dedicarse a esta actividad no conlleva necesariamente una "vida maldita". Curiosamente no llama la misma atención la existencia de quienes trabajan fregando suelos o de reponedores del super, problamente mucho más "jodidos" que quienes putean."

-Bueno, este planteamiento crítico yo también lo entiendo y creo que lo puedo compartir (al menos en parte) tanto contigo como con Natalia...

Lo que a mí chirría más es la idea de la prostitución como un trabajo o un oficio a realizar durante tiempo prolongado (bastantes años, décadas). Considero en este sentido, que dispusiéramos de más testimonios de mujeres contemporáneas que se hubieran estado toda una vida relacionadas con la prostitución, y que analizáramos el contenido de lo que ellas dicen y expresan( tanto de forma oral como escrita); de su manera de pensar en relación a la vida y a los hombres; observar por ejemplo, cosas del tipo de si se dan en ellas una característica común de gran religiosidad [para mí un indicio claro de que esas personas tienen una forma de entender la vida moral que se ceñida a la idea de sacrificio por los demás (por los hombres en particular); algo que a mí me parece equivocado y un signo de atraso cultural. Yo por ahora sólo conozco un poco los testimonios de dos o tres mujeres que reúnan estas características (Sra. Ríus; Mónica la del Raval...); y bastante de lo que les he escuchado a estas dos personas me parece propio de una mentalidad algo determinista y poco igualitaria, propio de alguien que ha padecido bastante opresión e injusticia, y que por esa mal entendida idea del 'sacrificio incondicional por los demas' la ha aceptado y la ha soportado [esto además posiblemente vaya acompañado de una suerte de identidad reactiva 'narcisista' como "respuesta a esa opresión" en algunas de esas mujeres, tal y como es descrita por Simone de Beauvoir en El Segundo Sexo]. Esto es un poco lo que pienso.

M.N. (Marien) dijo...

Asturiano,
¿qué piensas d elas mujeres que no ejercen la prostitución, tienen trabajos buenos y anteponen los cuidados de los hijos y el marido , padres a sus propios cuidados?

Hay millones en España.¿sabes que las mujeres que se dedican a las labores de la casa son las que mas enfermedades mentales presentan cómo ansiedad, depresión, insomnio...

No es sólo ejercer la prostitución durante largos periodos de tiempo las que pueden provocar este sacrificio....

Tu que recurres tanto a la UNED puedes encontrar una amplia bibliogrtafía al respecto
cómo "El valor del Tiempo" de Mª Angeles Durán.

Anónimo dijo...

De asturiano:

Marien, creo que no me has entendido en lo que planteo. No pongo en duda que las labores y trabajos no reconocidos pertenecientes al 'ámbito de los cuidados' que han recaído mayoritariamente siempre sobre las mujeres contribuyan a generar en vosotras (todas las mujeres) problemáticas y patologías tales como cansancio crónico, depresión, ansiedad, insomnio, pérdida de oportunidades. Por supuesto que esto está pasándole a una buena porción de mujeres adultas de nuestra sociedad (mi madre entre ellas). Pero yo a lo que me refería era a otra cosa: a una posible característica diferencial, que tendría que ver con las mentalidades y con una manera de entender la vida, que -quizás- podrían compartir mujeres veteranas de la prostitución como las nombradas. Una mentalidad que se refiere a la idea del 'sacrificio incondicional por los demás', y que en el caso de esas mujeres se concreta en el sacrificio por los varones; el pensar, irracionalmente, que ellos, necesitan inevitablemente de las mujeres; el ponerlos a ellos siempre por delante en los deseos y las necesidades, olvidándose de una misma, y además hacer esto con hombres anónimos (los clientes) con los que no hay un vínculo particular, no lo olvidemos. Esto sería un factor que también explicaría -quizás- el porqué ha habido algunas mujeres que se han dedicado toda su vida a la prostitución. Esto a mí me parece que es propio de una forma de pensar algo determinista y derrotista: la que entiende que el patriarcado es imposible de combatir; que "los hombres son hombres y siempre lo serán"; que los hombres son seres incorregibles que nunca cambiarán, etc. Estimo que así es como piensa un poco -por ejemplo- la Sra. Ríus.

Aparte de éste, también estarían otros tales como el factor 'desigualdades estructurales de cara al empleo' o el económico (de dedicarse a una actividad que reporta ingresos bastante decentes)

Creo que deberías escuchar con atención el testimonio vital de alguien como la Sra. Ríus o Mónica la del Raval, para entender lo que estoy diciendo.

Saludos.

M.N. (Marien) dijo...

Asturiano, a la Sra. Rius la conozco en persona.
No te equivoques. mira dices:

"Una mentalidad que se refiere a la idea del 'sacrificio incondicional por los demás'.

No, en prostitución no es incondicional , es a cambio de dinero, hay que pagar. Si no pagas no hay servicio. En prostitución se valora lo que se hace y no te olvides que el precio, el qué y el cómo lo decidimos nosotras. ¿quieres esto? pues vale tanto...

La mentalidad que tu abordas es la de las mujeres que no se cuestionan su función en el hogar, con el marido y con los hijos, con el cuidado de los padres enfermos. (hay otras que si si se lo cuestionan pero lo aceptan de muy buen grado)

Por cierto, aín hablé con ella la semana pasada y nos reimos un montón de los hombres porque muchos se piensan que sus mujeres son santitas y sacrificas ama de casa y están puteando para comprarse un vestido o una pulsera que ellos no les compra.

¡Esta es la triste realidad!

asturiano dijo...

De asturiano:

Bueno Marien, si lees detenidamente o repasas el testimonio autobiográfico que deja la Sra. Ríus en su libro, te darás cuenta de que ella a lo largo de su vida pensó mucho en función de los mandatos patriarcales y de los deseos de los hombres, de lo que querían éstos; independientemente de que ella viviese en muchos momentos de los ingresos que obtenía de los hombres ejerciendo la actividad. Es cierto, no obstante, como tú bien muestras:

"Por cierto, aún hablé con ella la semana pasada y nos reimos un montón de los hombres porque muchos se piensan que sus mujeres son santitas y sacrificas ama de casa y están puteando para comprarse un vestido o una pulsera que ellos no les compra."

que la Sra. Ríus en esta última etapa de su vida ha alcanzado una cierta tranquilidad de espíritu. Esto también se detecta en su testimonio (el recogido en el libro) y yo no lo niego, pero al mismo tiempo su forma de pensar en relación a las relaciones humanas, y sobre todo, a los hombres, es demasiado "triste" o trágica, y pesimista, y algo determinista y patriarcal ("los hombres son de tal manera y ello siempre será así"; las relaciones hombres-mujeres que se pretendan igualitarias están condenadas al fracaso, y las mujeres siempre tendrán que complacer de una manera adicional a los hombres porque éstos no pueden dejar de ser egoístas). Esto es la impresión que yo saco de parte de su testimonio.
No obstante, considero que será muy interesante escucharla en esas jornadas.

svpam dijo...

Como de costumbre, bajo esa letra de esconde un rescoldo de discriminación:

De las mujeres se esperan que busquemos al "amor de nuestra vida" y seamos modositas y monógama. A los hombres, por el contrario, se les permite "ser unos calaveras".

Pues no señor, hay mujeres que vamos como lobas, cobrando o no.

Anónimo dijo...

De asturiano:

Estoy de acuerdo con lo que dice spawm, aunque yo también plantearía la consideración añadida de que el ejercicio de la prostitución y la permanencia en esta actividad la inmensa mayoría de las veces no se explica sólo en la clave de que ello es una manera más de ejercer la libertad sexual con la que cuentan las mujeres; una forma de 'auto-determinación sexual' de las mujeres exclusivamente. Efectivamente puede ser esto, pero también es otras cosas si atendemos al hecho de que la prostitución también es una de las formas de organización de las relaciones entre hombres y mujeres bajo el patriarcado, y de que es una práctica que ha cumplido y estaría cumpliendo una serie de funcionalidades (algunas de ellas probablemente bastante discutibles) en la organización de la sexualidad y la afectividad de los varones.

Un saludo.

Anónimo dijo...

"Mira, el otro día estuve con una amiga que lleva tres años en la Montera y se corrió conmigo, mientras hay chicas que comienzan en esto y están tan secas como el coño de De la Vega. De todas formas coincido contigo que de lo que más le gusta a uno es hacerle gozar a una de las nuevas… te follan completamente “estilo novia”.

Pero PUTERO DE MIERDA HIJO DE LA GRAN PUTA!! q sabrás tú de lo que es comportarse "en plan novia" si por lo q cuentas en tu mierda blog (dedicado a la prostitución, este tio están enfermo su micro-universo se resume a las putas, joder que vida de mierda coño!!) NO HAS ESTADO MÁS QUE CON TIAS DE PAGO EN TU MISERABLE EXISTENCIA DE BASTARDO PUTERO DESGRACIADO jajajajajajajajaja, q gracia me hacen estos fracasados q tienen q pagar por follar porque de los engendros q son no los mira ni su puta madre sin potar hasta la 1ª papilla, hablando de novias y tal, como si ellos fueran de putas por hobby y no por pura y jodida necesidad jajajajajajaja q tristérrimos, q perdedores, que eskorias sociales y que basuras humanas sois coñoooooo!! me dais un puto asco, os deberian encerrar y gasear como a los judios, por SALUBRIDAD E HIGIENE q cualquiera os toca, yo ni con un palo... vamos, me cambio de acera si me cruzo en la calle con alguno, q vaya asquete rozarme si quiera con vosotros despues de haber metido lengua, manos y polla en ni se sabe que cloacas de agujeros de que clase de despojos humanos, PUAJJJJJJJJJJJJJJJ, enga coño... ese SIDA, esa selección natural q se aplique de una jodida vez!! (y con el CLIENTEX el "folla warronas rumanoides y panchorras de montera, el 1º asias) xD

Cliente X dijo...

Parece que entra cada vez más gente a insultarme al blog, síntoma de que va siendo conocido. O quizás seas el mismo de hace unas semanas, si es así agradecería que usases un nick para identificarte.

Agradezco de corazón que muestres de manera tan abierta cómo valoras tanto a las prostitutas como a sus clientes.

asturiano dijo...

'Marien' me había respondido:

"No te equivoques. mira dices:

[...]

La mentalidad que tu abordas es la de las mujeres que no se cuestionan su función en el hogar, con el marido y con los hijos, con el cuidado de los padres enfermos. (hay otras que si si se lo cuestionan pero lo aceptan de muy buen grado)"

-Sí, por supuesto, esto que tú señalas y que les ha pasado y les sigue pasando a muchas mujeres que son madres y esposas, por desgracia, también es totalmente cierto.