domingo, 10 de enero de 2010

Francisco Serrano, ¿héroe o villano?

"La mala leche no tiene sexo".

Francisco Serrano Castro, Juez de Familia de Sevilla



Con el nuevo año desgraciadamente volvemos a tener casos de asesinatos entre parejas convencionales. El más sonado es el de Josefa Ramírez, "Pepi", a manos de Juan Manuel Cordero. Pero también -aunque se hable de ello menos- se encuentra el de Antonio Luna Peña, acuchillado por su mujer. Asimismo también encontramos casos en los que los tribunales sentencian que la parte favorecida por la legislación, la mujer, se sirve de su situación de superioridad para presentar denuncias falsas.

Era precisamente de esta situación de la que quería hablar hoy, dada la relevancia que durante estas últimas semanas han tenido en los medios las declaraciones del titular del Juzgado de Familia número 7 de Sevilla, Don Francisco Serrano Castro. A fines de Diciembre este juez, feroz crítico de la Ley de Violencia de Género, volvió a saltar a la palestra pública al denunciar que la legislación vigente (y aun más con la reforma que se planea) hace todo menos justicia, al dar por sentado que el hombre siempre ejerce violencia contra la mujer y necesariamente es un maltratador. Se estaría consagrando el llamado "derecho penal de autor", es decir, que la condena para el mismo delito diferiría en función del grupo social al que pertenezca el encausado.


El juez Serrano ha equiparado la situación legal actual en España a la existente en el nazismo y estalinismo. El criterio amigo/enemigo que prevalecía en estos sistemas a la hora de aplicar la justicia ha sido rescatado por el gobierno Zapatero.



Estas declaraciones no dejaron a nadie indiferente, encontrando tanto partidarios como detractores. Ha sido respaldado por sus compañeros jueces, y otros muchos que como él vieron los abusos que se estaban cometiendo como la juez decana de Barcelona, María Sanahúja; Angel Luis Campos, juez de familia en Gijón; o Miguel Sánchez Gasca, titular del juzgado de violencia de género en Jaén. El caso es que el tema de la instrumentalización de esta Ley, que hasta hace nada era un completo tabú, comienza a ser cada vez más conocido y discutido. Como en tantas otras ocasiones la propaganda y manipulación progre se cae al confrontarse con la realidad. ¡Pero a qué precio! Las representantes de la "nueva dictadura de género", como él mismo la ha calificado, no tardaron en querellarse contra él y censurarle.

Resulta aterrador que tenga que ser alguien con un VALOR EXCEPCIONAL el que tenga que decir algo que muchos pensamos pero que hemos interiorizado que no podemos expresar públicamente. Ni siquiera su condición de magistrado con una larga y reconocida trayectoria en defensa de las mujeres maltratadas le ha podido salvar de ser arrojado a la pira de los enemigos del integrismo de género que ha implantado el PSOE. Hemos llegado a una situación en la que no sólo está amenazada la independencia de los jueces, sino la misma libertad de expresión de la ciudadanía en su conjunto. Hay una serie de planteamientos que, por bien argumentados y contrastados que estén, sencillamente resultan indefendibles de base. El pensamiento único totalizador encasilla a quien lo haga, le ESTIGMATIZA.


En esta entrevista para Libertad Digital Televisión el magistrado Serrano explica detalladamente todo el asunto. Se hace evidente que no es un maltratador, que precisamente se toma muy en serio la defensa del débil, pero el salir en ciertos medios le ha terminado por condenar definitivamente como se podía leer la semana pasada en el País.



Este hombre merece toda mi admiración y aprecio, ha plantado cara sosteniendo que bajo una retórica muy bonita lo que se está potenciando es la discriminación tanto de hombres como de mujeres (al sentenciar la Ley que necesariamente ha de existir una asimetría en las relaciones de pareja), que se parten de planteamientos falsos y profundamente ideologizados y, sobre todo, que inadvertidamente se está implantando una dictadura silenciosa de manos de los socialistas. Todo esto es lo que también mantengo desde este blog pero, debido a que mi situación personal resulta mucho más vulnerable que la de Serrano y por tanto susceptible de represalias (como se ha comprobado éstas se producen de manera automática, el control de la disidencia es propio de todo sistema totalitario), lo he hecho de manera anónima. ¿Hasta cuando? Bueno, soy consciente de que lo que más le puede incomodar a este régimen es que le planten cara frontalmente y estoy dispuesto a ello, pero siempre que se me garanticen unas mínimas posibilidades de supervivencia social. Tendría que contar con el apoyo de asociaciones o, de no encontrarlo, formar la mía propia. Tanto clientes como prostitutas somos ninguneados por las administraciones públicas pero el problema no es suyo, sino nuestro por no haber conseguido organizarnos.

La situación del movimiento pro-derechos (es decir, de las prostitutas, puteros y un puñado de investigadores, sociólogos y ONGs) es muy similar, calcada, a la de este juez. El patrón de conducta se repite: SISTEMÁTICAMENTE niegan el diálogo: no es que no podamos llegar a un entendimiento, es que ellos no quieren. CONSTANTEMENTE recurren a eslóganes y estereotipos para respaldar su postura, que como afirmaba este excepcional juez no son más que "realidad virtual", pura propaganda que parte de parámetros totalmente falsos. Y por último se produce AUTOMÁTICAMENTE un ataque al disidente, a quien osa llevarles la contraria. Siempre digo que mi objetivo inmediato no puede ser más modesto, sólo quiero que nos escuchen, que se sepa que alguien discrepa de la visión generalizada que existe sobre la prostitución, que pueda existir espacio para el debate y la confrontación de argumentos en igualdad. Hoy por hoy nuestras palabras son inmediatamente desestimadas, con ponernos la etiqueta de "puteros" se zanja el tema.

Hemos de detener este auténtico neo-fascismo (no es una cuestión de género, sino de sometimiento de las libertades civiles) que cada vez cobra más fuerza gracias a nuestro silencio. Cuando Serrano habló muchísimas voces le secundaron. Enfrentarse al régimen cuesta trabajo y causa graves problemas, pero la alternativa es vivir sometidos. Yo, como este valiente juez, ME REBELO.

A continuación añado un artículo que publicó hace dos domingos en el Mundo y que resulta más clarificador que nada de lo que pueda escribir yo, junto con su intervención (en tres fragmentos, debido a las restricciones de youtube) en VEO TV. Mañana, a las 22:20, saldrá nuevamente en el programa de Quintero en Canal Sur. Ánimo Serrano, eres todo un ejemplo para quienes todavía vivimos amedrentados, tu voz nos da fuerzas y nos hace ver que es posible plantar batalla.



El verdadero postmachismo

Por Francisco Serrano, (EL MUNDO, 27/12/09):


Desde pequeño, mis padres -padre y madre naturalmente- me inculcaron, entre otros valores, el de procurar alejarme de la hipocresía. Por desgracia hoy vivimos en una sociedad alienada por una gran mentira de Estado, que constituye la más hipócrita contrarreacción a la cordura, la sensatez y el auténtico sentido de justicia e igualdad. Una reacción que ha terminado contaminando todas las instituciones y resortes de poder, y que, por decreto, bajo pena de garrote vil, nos induce a ser complacientes y dóciles con su doctrina.

Yo soy de los que mantiene que la igualdad y la libertad no se imponen, se conquistan. La libertad la ha conquistado la sociedad española, que se ha dotado de una democracia en la que todos gozamos de derechos y libertades; la igualdad entre hombres y mujeres ha sido conquista de estas últimas, por esfuerzo, tesón, sacrificio, mérito y demostración de capacidad, y ello indudablemente tras una historia marcada por la desigualdad.

La mujer moderna del siglo XXI, afortunadamente, no tiene nada que ver con el estereotipo de mujer florero, subsumida al varón de hace 40 años. Indudablemente, pueden persistir situaciones de discriminación, desigualdad y relación de poder, que hay que combatir y erradicar, pero resulta injusto, humillante y margina a esas mujeres que se han hecho a ellas mismas, que por el mero hecho de pertenecer al género femenino, deban de recibir una protección extraordinaria adicional, ser calificadas como víctimas por el mero hecho de ser mujeres y requerir de tutela institucional y normas de discriminación positiva. Con el franquismo existía otro tipo de machismo protector de la mujer, un ser humano inferior digno de protección social al ser susceptible de manipulación y engaño, de ahí que la mujer quedara amparada por la tutela marital.

El "feminismo" de Zetaparo es burdo, casposo y totalmente vacío de contenido. Los socialistas resultan mucho más machistas que Torrente, al crear una ilusión de igualdad cuando se han limitado a poner "mujeres florero" de cara a la galería y a elaborar leyes que provocan recelos y distanciamiento entre los ciudadanos.



La mujer, pues, será libre e igual cuando sepa reconocer que la peor rémora que le impide superar el techo de cristal para conseguir en igualdad el acceso a posiciones de dirección, decisión, responsabilidad y poder, lo constituye el nuevo postmachismo que lidera el movimiento feminista integrista y radical. Un movimiento que se fundamenta en una doctrina de pensamiento único, que no acepta y tolera debate sobre sus dogmas, una nueva ideología de género de corte totalitario y que trata por todos los medios de silenciar al disidente.

Todas las mujeres están en situación de discriminación y desigualdad con respecto al varón en la relación de pareja o expareja, y esa premisa, intocable, justifica la redacción de una norma, bienintencionada y necesaria por principios, pero perversa e injusta en sus resultados. Sería estúpido negar la existencia de mujeres que han sufrido y siguen sufriendo maltrato machista, pero la sociedad ya percibe que una injusticia no puede ser contrarrestada con otra injusticia.

Personalmente, llevo luchando en beneficio de las mujeres maltratadas que padecen miedo, humillación, vergüenza y auténtica desigualad y asimetría con respecto al maltratador, que, muchas veces, no requiere de la agresión física para anularla como persona, desde mucho antes de la entrada en vigor de la Ley de Violencia, desde mucho antes de la aparición de los demagogos nombrados a dedo que hoy sostienen la bondad del instrumento legal por ellos ideado, sin fisuras, sin admisión de réplicas: según su plan estratégico ideológico, no existen denuncias injustas e infundadas, bajo la perspectiva del derecho penal de autor en que se basa la norma, y según el cual la gravedad del acto cometido no lo aporta el contenido del propio acto ilícito sino la pertenencia al género masculino.

No existen niños manipulados alienados y adiestrados en el odio hacia el otro progenitor, pues se consagra que ello es un invento de maltratadores. No existen denuncias radicalmente falsas de mujeres despechadas a quienes se les brinda apoyo institucional y marco legal para conseguir su propósito de venganza. No existen hombres injustamente detenidos, maltratados y a los que, muchas veces, sólo les queda la digna vía del suicidio…

Ya no es cuestión de datos estadísticos, que además sólo tienen capacidad de elaborar quienes con ellos pretenden sólo confirmar sus planteamientos ideológicos, unos datos que admiten distintas interpretaciones, unos datos que sería conveniente contrastar con la realidad de la calle, que ya ha empezado a reconfigurar su consciencia del problema. El debate social está abierto, sin que la nueva inquisición que ya controla el Legislativo, el Ejecutivo, y gran parte del Cuarto Poder mediático, pueda intentar aplastar por la fuerza a aquellos miembros del Poder Judicial cuyo único pecado es ser independientes e imparciales, negándose a estar contaminados por esa perniciosa ideología de género que tanto daño está haciendo a la mujer moderna y a las familias. Y sin que se pueda en estos tiempos cercenar la libertad de pensamiento, expresión y opinión, pues quien se atreve se convierte en maltratador. Siempre el mismo pobre discurso descalificador e infamante.

Resulta triste que un compañero juez me haya tenido que mandar, como muestra de ánimo y apoyo, la letra de una canción de Nacha Guevara que es un reto a las dictaduras y un canto a la libertad: Por el pájaro enjaulado/ por el pez en la pecera/ por mi amigo que está preso/ porque ha dicho lo que piensa…/ Yo te nombro Libertad. Esperemos, esperanza amarga que comparto con don Miguel de Unamuno, que la fuerza de la razón se imponga a la razón de la fuerza, y que políticos inteligentes y honestos perciban que esa necesidad de cambio y reforma que muchos proclamamos, como mayoría silente desde las catacumbas, al margen de ser una demanda a voces de lo socialmente correcto, puede sumar réditos electorales, pues las mayorías despiertas también votan y son las que pueden ayudar a ganar una elecciones.

En Veo TV:






17 comentarios:

asturiano dijo...

Entre otras cosas has escrito:

"La mujer, pues, será libre e igual cuando sepa reconocer que la peor rémora que le impide superar el techo de cristal para conseguir en igualdad el acceso a posiciones de dirección, decisión, responsabilidad y poder, lo constituye el nuevo postmachismo que lidera el movimiento feminista integrista y radical. Un movimiento que se fundamenta en una doctrina de pensamiento único, que no acepta y tolera debate sobre sus dogmas, una nueva ideología de género de corte totalitario y que trata por todos los medios de silenciar al disidente."

Estoy de acuerdo. Pero asímismo las mujeres podrán ser libres e iguales a los hombres, cuando las estructuras patriarcales dejen de existir en nuestras sociedades; y cuando los hombres asumamos individualmente nuestra parte de responsabilidad en el favorecimiento de tales desigualdades y en la opresión de las mujeres en diferentes ámbitos de la vida. Persisten desigualdades de naturaleza esctructural entre hombres y mujeres, ¿sí o no?

-De acuerdo en que el feminismo de estado constriñe la libertad de las mujeres, las tiende a tutelar como si de infantes se tratara, pero es que hay más cosas que favorecen la discriminación de las mujeres por razón de género y/o de clase social.

Y con este comentario que dejo, me figuro que ya vuelve a estar montada la polémica.

asturiano dijo...

Continuación:

De todas maneras no le falta razón a este juez de familia en muchas de las cosas que argumenta en contra de la Ley de Violencia de Género y la manera de desarrollar esta ley, así como al feminismo "tutelador" que posibilita ello.

Montse dijo...

(...)"Y cuando los "hombres y MUJERES, asumamos individualmente nuestra parte de responsabilidad en el favorecimiento de tales desigualdades"

Anónimo dijo...

De acuerdo con Asturiano, y con el matiz que añade Marien (aunque no creo que sea sólo una cuestión sólo individual:hay cifras que lo desmienten, y que siguen evidenciando desigualdades estructurales importantes) Porque lo paradójico es que, compartiendo totalmente algunas de las cosas que afirma Cliente X en este post (y estando absolutamente en contra de la anulación de la capacidad de agencia de las mujeres que las convierte en víctimas sistemáticamente), muchos de esos medios de comunicación y muchos articulistas que tanto bombo le dan al asunto del juez, resulta que en otras cuestiones son ferozmente críticos con muchas de las reivindicaciones feministas que tienen toda mi simpatía (anda que los de VEO no han dado cabida a proclamas pías de ésas que ven en la mujer -feminista- la fuente de todo mal, ni hecho demagogia con el tema del aborto, ni han hablado despectivamente del feminismo en general, como si hoy por hoy no fuera necesario y como si no hubiera diversas corrientes en el movimiento y teoría feminista).

Marta dijo...

el anónimo de arriba es Marta: perdón Cliente X. No me he dado cuenta. Vale, vale: no sembraré más el caos :-)

Marta dijo...

Y si no el César Vidal...miedo me da :-(

Cliente X dijo...

Asturiano, ese párrafo no es mío sino de Serrano. Pero suscribo todo lo que dice, de principio a fin.

Miren, en ningún momento he negado que pervivan desigualdades que hay que ir limando en aras de una igualdad plena. La crítica que hago es que, por este camino, en vez de reducir la brecha la estaremos ensanchando. En una de las entrevistas Serrano responde a un planteamiento como éste diciendo que, si bien era cierto que existía una clarísima subordinación de la mujer al hombre durante el franquismo, entre todos (no sólo las mujeres) hemos ido logrando una mayor igualdad de modo que la situación hoy ha mejorado sustancialmente. Pero que lo que no podemos hacer es pretender remediar una injusticia con otra, ahora se están creando unas nuevas condiciones estructurales que rompen la igualdad "en el otro sentido". Y es que además no está favoreciendo a la mujer sino a las CARADURAS que emplean la legislación en su beneficio, pues se hizo con el objetivo de cumplir esencialmente una función propagandística, que es de lo que vive nuestro des-gobierno.

Luego tenemos el problema de que, como he señalado, ciertos medios de comunicación cuentan con muy mala prensa entre determinados sectores. Son sospechosos ya de entrada, cuando no condenados. Yo no lo veo así, considero que son víctimas de una feroz campaña para desacreditarlos. Anteriormente, en mi época izquierdista, mantenía muchísimos prejuicios hacia los personajes más relevantes de la derecha como es el caso de César Vidal. Hasta que le fui conociendo y leyendo, ahora me confieso un leal seguidor suyo. No dejéis que la carcundia progre juegue con vosotros, pensad por vuestra propia cuenta.

Fijaos que el feminismo tradicional es el que ha pedido la cabeza de Serrano: Montalbán, Padilla, Rahola... precisamente las mismas señoras que combaten incasablemente la prostitución. Y como indico en la entrada, empleando exactamente las mismas tácticas. Marta, como amigo te lo digo: un feminista, un igualitarista, un demócrata auténtico hoy ya no tiene lugar en la izquierda oficial.



Cliente X, por la prostitución, por la mujer.

Marta dijo...

Cliente X: no nos subestimes, por favor.
Ni lo que tú llamas carcundia progre (y hay que ver a quien incluyes en esa denominación), ni la derechona (y me da igual ultraliberal que nacionalcatólica, y están todos juntos mezclados).

Yo también he leído y escuchado al señor Vidal, y a Federico...me va la marcha, mira. Y he visto programas en VEO, donde entrevistaban a una becaria en su sexto mes de gestación para que diera fe de lo malas que son las mujeres que abortan ...entre otras muchas cosas. Espérate, que estos van a ser los de la igualdad. Es que la pólvora no está por descubrir, como amiga te lo digo :-).

Y...¡dale con lo que tú llamas izquierda oficial!, como si no hubiera vida más allá, por Dios...

asturiano dijo...

Extraigo de tu respuesta la parte de tu argumentación en la que creo que Marta, Marien y yo podemos estar de acuerdo contigo (y supongo que con el juez Serrano:

"La crítica que hago es que, por este camino, en vez de reducir la brecha la estaremos ensanchando."

"Pero que lo que no podemos hacer es pretender remediar una injusticia con otra, ahora se están creando unas nuevas condiciones estructurales que rompen la igualdad "en el otro sentido"."

Efectivamente el feminismo de estado en su manera de proceder en algunas cosas, ha pervertido algo el sistema y no está ayudando a la emancipación de las mujeres ni a la igualdad entre hombres y mujeres. Esto tampoco nosotrxs lo ponemos en duda.

Pero el enfoque liberal que tú pareces invocar, a mí me parece que -igualmente- no es la solución.

"Fijaos que el feminismo tradicional es el que ha pedido la cabeza de Serrano: Montalbán, Padilla, Rahola... precisamente las mismas señoras que combaten incasablemente la prostitución."

No sé quiénes son Montalbán ni Padilla, pero coincido contigo en que el feminismo de Rahola en algunas de sus intervenciones mediáticas es un feminismo que huele a rancio, que se aproxima bastante a la ideología del 'feminismo cultural' norteamericano o al 'feminismo abolicionista' en el análisis de problemas como la prostitución. Un feminismo carente de sutilezas y poco elaborado. Es un feminismo de mujer acomodada, un feminismo algo puritano y burgués, el que ella expresa en esas intervenciones.

Pero porque existan estas degeneraciones en el seno del feminismo (como movimiento y teoría social), ¿debemos por ello despreciar todo analisis feminista de los problemas sociales, y adoptar la vía de la teoría social liberal?
Pues según mi parecer, no.

M.N. (Marien) dijo...

Hablndo de desigualdades,

No os perdáis los comentarios de los lectores:

http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100112/53868261604/solo-el-17-de-los-hombres-colabora-de-manera-equitativa-en-el-hogar-universitat-pompeu-fabra-univers.html

Cliente X dijo...

¿Sabéis que es lo que más me gusta de este blog? Vosotros. A diferencia de otros en los que la gente le lame el culo al autor, aquí me lleváis la contraria de continuo. Me llena de orgullo tener unos lectores tan críticos. No subestimo a Marta cuando la indico que puede estar equivocada, sino que señalo que ya que un servidor estuvo durante muchos años engañado debería plantearse, a la luz de los hechos, si no estará siendo ella víctima de la misma estafa. En la nueva entrada que publico muestro un hecho muy peculiar, que en el abolicionismo hacen piña esos nacionalcatólicos enemigos del aborto y de la eutanasia junto con la patulea progre. Mientras, qué curioso, dentro de los pro derechos hallamos tanto a la derecha liberal como a la izquierda democrática. A lo mejor resulta que quienes están “juntos mezclados” es la carcundia progre con la “derechona” PORQUE SON LO MISMO (si pones a Federico esto se lo habrás escuchado en innumerables ocasiones, aunque quien lo explica como nadie es José García Domínguez).

Que no estaremos de acuerdo en todo es obvio. Ni falta que hace, asturiano. Lo que importa es que nuestras posturas sean COMPATIBLES, que lo serán si son democráticas. ¿Consideras que, en lo fundamental, compartimos los mismos objetivos en cuanto a la prostitución? A mí me parece que sí, por eso no voy a renunciar a la ayuda de alguien porque se defina de izquierda, derecha, centro o pa dentro. En cambio comprobamos que, punto tras punto, estamos en contra de todo lo que está proponiendo el feminismo actual. Porque no es un problema de equivocaciones, de traspiés que cualquiera pueda tener, sino que está siguiendo una LÍNEA POLÍTICA VICIADA, revisionista, que envuelve un proyecto político reaccionario bajo una retórica progresista.

Y por cierto, Marien, me quedo con esta frase. Yo para las cosas de la casa soy bastante pragmático (mi madre dice que dejado, jejeje):

No es necesario pasar el aspirador, limpiar los lavabos etc una vez a la semana, con una vez al mes ya es suficiente. Y las camisetas, el 80% ni me las plancho. Las mujeres, en general, les gusta el orden en la casa y están dispuestas a invertir tiempo en ello. Los hombres, también les gusta el orden en la casa, pero no están, en general, dispuestos a invertir tanto tiempo en ello. Pedir lo contrario a los hombres es una forma de esclavizaje



Cliente X, el desenmascarador de femifatxas

Anónimo dijo...

Y dale que te pego: que ni "carcundia progre" ni derechona... (y aún así y perdóname, hay diferencias: homosexualidad, aborto, modelo de familia...En todo esto lo que tú llamas carcundia y vuestra derechona bien integradita en el partido no coinciden). Diferencias y extrañas "convergencias" con los liberales conservadores: la que lió Espe con los cuidados paliativos y las clínicas autorizadas para realizar abortos...Y ya me sé el discurso de Fede...a veces me río, porque tiene gracia y la lengua afilada, pero no comparto casi nada de lo que dice, por Dios, que ha dividido el mundo en dicotomías, ha asumido el discurso ése del totalitarismo que afirma la sandez de que los extremos se tocan y se dedica a hacer mítines detrás de los micrófonos. Mira, puedes estar tranquilo que no creo vivir demasiado engañada con mis simpatías políticas(me hablas como una abolicionista a una trabajadora sexual... :-)). A diferencia de ti nunca he estado encantada, con lo cual desencantarme, no me voy a desencantar: no hay nada perfecto. Fede buscaba un sistema coherente e integrado , un corpus de principios que dieran respuestas a todas sus preguntas y trajeran el paraíso a la tierra: él mismo explicó que esas aspiraciones son las que le hicieron pasar del catolicismo al marxismo, y luego, por supuesto, al liberalismo. Pero es que quien se engaña de esa manera no puede hacer más que desengañarse. Igual le hubiera ido mejor metiéndose a Hare Krishna... Y cortados por el mismo patrón hay unos cuantos antiguos militantes comunistas: no, no me interesa seguir su senda. Ya la conozco, y conozco algunos de sus referentes teóricos, y no me he iluminado apareciendo ante mí la verdad revelada.

Las tendencias divergentes dentro del feminismo son todas ellas actuales. Otra cosa es que haya una oficial y hegemónica, que a veces incluso desacredita y se niega a reconocer como feministas a las demás. Pero de lo que he oído hablar con cinismo es del feminismo histórico, ya sea por ignorancia supina o por desagradecimiento, porque sin él ninguna de esas mujeres críticas habrían tenido la posibilidad de hablar públicamente.

Marta dijo...

"No es necesario pasar el aspirador, limpiar los lavabos etc una vez a la semana, con una vez al mes ya es suficiente. Y las camisetas, el 80% ni me las plancho. Las mujeres, en general, les gusta el orden en la casa y están dispuestas a invertir tiempo en ello. Los hombres, también les gusta el orden en la casa, pero no están, en general, dispuestos a invertir tanto tiempo en ello. Pedir lo contrario a los hombres es una forma de esclavizaje"

Pues mira, yo también soy bastante pragmática, y en mi casa no se plancha casi, casi nada: en realidad, no hace ninguna falta :-))). Y soy bastante más desordenada que mi partener...hala, que se coma ésa el esencialista del comentario.

Marta dijo...

Limpiar el lavabo una vez al mes es de ser un marrano.

asturiano dijo...

Marta ha escrito:

"Y cortados por el mismo patrón hay unos cuantos antiguos militantes comunistas: no, no me interesa seguir su senda. Ya la conozco, y conozco algunos de sus referentes teóricos, y no me he iluminado apareciendo ante mí la verdad revelada."

Por decir algún nombre mas: Uno de esos antiguos militantes comunistas convertidos a "liberales" sería por ejemplo el mediático escritor, Fernando Sánchez Dragó.

Esa senda a mí tampoco me parece nada acertada para ser seguida por alguien que, de veras busque una sociedad más justa, con menos desigualdades y también más libre.

Cliente X dijo...

Me van quedando más claras las cosas. Os agradezco mucho estos comentarios.

Marta dijo...

Pues a mí me parece que era bastante fácil situarme desde el principio...no sé qué te ha parecido tan revelador en este último comentario...