lunes, 25 de enero de 2010

Puteros de renombre II: Hugh Grant

Ya que veo que el tema del cliente tiene buena acogida entre mis lectores habituales seguiré profundizando en él. Bien, pues ahora que está tan de moda la última película de Hugh Grant, "¿Qué fue de los los Morgan?", voy a hablar un poco de este buen hombre que perdió su reputación, su novia y por poco su carrera profesional por el gravísimo delito de... contratar a una prostituta.

La historia sobre el suceso es de dominio público: este auténtico sex-simbol del celuloide, que aúna todas las características de una persona triunfadora Y QUE NUNCA SE PENSARÍA QUE VA DE PUTAS, resulta que fue sorprendido hace ya casi 15 años contratando los servicios de una de estas señoritas para sorpresa de propios y extraños.

Pero no se queda aquí la cosa, el escándalo fue especialmente sonado porque el susodicho no recurrió a una agencia de modelos de alto standing como el señor Spitzer o fue cazado en un club rodeado de las esbeltas ucranianas de Correa; sino que le pillaron ni más ni menos con una prostituta callejera (y negra, para más inri, que en una sociedad con el pasado racista de EEUU tiene especial relevancia). ¡Olé sus cojones! Este tío es como yo, todo un guerrero.

Imagen de un jovencísimo Hugh Grant, detenido por la policía de Los Ángeles donde solicitar los "favores" de una prostituta está penado por la Ley. Estos yankis, tan avanzados en unas cosas y atrasados en otras...



La broma le costó cara, no tanto por la sanción económica que le cayó (1000 dólares, para él una nimiedad) como por la social: su "hazaña" recorrió los diarios e informativos de todo el Mundo, tuvo que disculparse públicamente y su novia por aquel entonces, la espectacular Elizabeth Hurley, rompió con él (aunque continúan siendo amigos, de hecho Hugh es el padrino de su hijo Damien, muestra de que le sigue considerando una buena persona).

Doce años más tarde del suceso, nuevamente fue sorprendido en el Havana Club, en puerto Banús, tratando de llevarse a la cama a una brasileña. El incorregible Hugh... es el puto amo, esta serie de gestas le encumbraron como la referencia de todo putero que se precie, un auténtico icono de nuestro colectivo. Por una parte porque el tío no escarmienta, y eso nosotros lo valoramos, como se suele decir "lo lleva en la sangre". Es un putero nato, y quienes lo somos nos vanagloriamos de ello. Pero es que además rompe por completo la imagen que se tiene del putero como un viejo verde cincuentón, gordo, sucio y que no folla si no es pagando: él era en aquel entonces un chico joven (34 años), arquetipo del "gentleman" londinense, culto (licenciado de literatura inglesa por la U. de Oxford), rico, exitoso, con las mujeres a sus pies... ¡y se va de putas, el tío! Si señor, que se vea que esto no es un último recurso para desesperados como se suele creer, sino UNA ELECCIÓN de personas que tienen multitud de opciones y, a menudo, consideran ésta como la mejor de todas las posibles.

Nuevamente nuestro incombustible amigo fue retratado en buena compañía, esta vez en la turística Costa del Sol. Los años no pasan en balde, pero las ganas de guerrear se mantienen, ya lo dice el refrán: "Genio y figura..."



Con casos como éste podréis apreciar que el cliente de la prostitución es de lo más variopinto, puede ser desde el gitano de la chatarra al dandy que llena las salas de cine; desde el autobusero que lleva a los niños al colegio a su médico de cabecera. Señores y señoras abolicionistas: ¡ríndanse! ¡Les tenemos rodeados! ¡Ja,ja,ja!

Así contó el Mundo la noticia:



Fue sorprendido en su coche con una prostituta

CARLOS FRESNEDA - El Mundo, 28 de junio de 1995


Hugh Grant, el eterno solterón de Cuatro bodas y un funeral, fue detenido ayer en Hollywood por «montárselo» en su propio coche con una prostituta. El actor pasó la noche en comisaría y tendrá que dar la cara ante la justicia americana el próximo 18 de julio. ¿Los cargos? Delito menor por conducta depravada (el ejercicio de la prostitución está prohibido por ley en la ciudad de Los Angeles).

El arresto se produjo justo en vísperas de su próximo y sonado estreno, Nueve meses, una desenfadada comedia sobre el miedo a la paternidad. El actor británico confiaba en que el éxito de esta película le abriera definitivamente las puertas de Hollywood.

Tras su paso en falso de anteayer, y en plena oleada conservadora en pro de los valores de la familia americana, el futuro de Hugh Grant en la meca del cine queda en entredicho. Mucho tendrá que sudar a partir de ahora el actor británico para lavar su reputación venida a menos.

SIN BAJAR DEL COCHE.- Los hechos ocurrieron a la 1,30 de la madrugada del martes en Sunset Boulevard (¿les recuerda a Pretty Woman?). La Policía llevaba varios minutos siguiendo las evoluciones de una joven prostituta de 23 años, Denise Brown, cuando de pronto llegó Grant en persona, al volante de un coche alquilado.

Los agentes esperaron a que la prostituta montara en el coche y no procedieron a la detención hasta media hora después cuando, al parecer, ambos hacían el amor sin bajar del auto en un descampado próximo a Sunset Boulevard.

Hasta que no lo tuvieron cerca, los agentes no identificaron a Grant, Hugh Grant. De poco le valió su condición de estrella: el actor y su acompañante ocasional fueron trasladados a comisaría y allí, esposados, pasaron media noche.

Grant fue puesto en libertad sin fianza horas después, tras prestar declaración. Sobre la marcha, le dieron fecha y hora para el juicio por delito menor: será el próximo 18 de julio por la mañana, en el mismo edificio donde se está celebrando el proceso contra «Ouyei» Simpson.

CONDUCTA DEPRAVADA.- «Las acusaciones que pesan sobre él son de conducta sexual depravada», informó la agente Lori Taylor, portavoz de la policía de Los Angeles. El ejercicio de la prostitución y la «compra de favores sexuales» están penalizados en la meca del cine (bien reciente todavía está el juicio de Heidi Fleiss, la «madame» de Hollywood, que guarda aún celosamente la lista negra de sus clientes famosos).

Hugh Grant reside habitualmente en Gran Bretaña y más de una vez ha dicho que por nada del mundo viviría en Los Angeles. El actor británico se encontraba allí circunstancialmente, para promocionar la película Nueve meses, que se estrena en Estados Unidos dentro de dos semanas.

Los productores de Hollywood tenían también todas sus esperanzas puestas en esta comedia -un «remake» de la película francesa Neuf mois- para constatar la consagración o no de Hugh Grant como el nuevo rey de la comedia.

A última hora de ayer, Hugh Grant emitió un lacónico comunicado de prensa en el que pide perdón «a mi novia, a mi familia y a mis amigos» por el incidente del pasado lunes. «He cometido un hecho lamentable», se excusaba el actor, «y lo único que puedo decir es que lo siento».

25 comentarios:

M.N. (Marien) dijo...

Ay cómo me reí con este...
Para que se vea.

Y lo depravado...si por lo que se dijo sólo hizo fetichismo de los pies...

Lo siento pero es que este caso me lo tengo que tomar con sentido del humor.

Cliente X dijo...

¿Reir? ¿Por qué?
Yo en el 95 casi ni tendría pelo en mis partes pudendas, pero si pasase un caso similar hoy lo aplaudiría. Este es el tipo de clientes que se tienen que visibilizar, coño, que además son muchos más de los que se piensa. Joder, que yo los veo y una buena proporción de ellos son tíos con buena planta. O como me decía una amiga brasileña, que no se imaginaría nunca haber estado con chicos "guapos, guapos, guapos" como los clientes que ha tenido.

Y parece ser que lo que la pidió fue una mamadurcia...



Cliente X;
la felación es mi pasión...
¡cada cual a su aficción!

Marta dijo...

¡Pobre hombre! Pidiendo perdón en público, por Dios! Pero creo que la felatriz se forró contando los detalles, ¿no?
No hay mal que por bien no venga...:-)

Montse dijo...

Cuando se publicó esta noticia, me reí muchísimo por los motivos que tu indicas, guapo,rico, culto etc.etc. y que rompía totalmente con el estereotipo de cliente gordo calvo asqueroso..jeje.
Y te confirmo que lo que comentó esta chica es que le pidió que le chupara los dedos de los pies, algo que te aseguro que si se hace bien da un placer tremendo.

Y efectivamente esta chica ganó muchisimo dinero con las entrevistas que concedió si fue lista, aún tendrá lo suficiente para vivir de lo más holgadamente....

Marta dijo...

¿Los dedos de los pies? ¿Pero no iba conduciendo? ¿Y cómo pisaba el acelerador?Yo no sé si le estoy confundiendo con otro...De todas maneras, en EEUU, ¿puede ser que haya estados donde el sexo oral está penalizado? Fuera y dentro de la prosti, digo, por puritanismo integrista. Me parece que oí algo así...
¿Quién dice que los clientes sean feos? Habrá de todo ¿no? como en botica...

Marta dijo...

Montse, qué mala, uniendo gordo y calvo a asqueroso :-)))). Ya sé, ya sé, te referías más bien a sucio y asqueroso...De todas maneras digo yo que no se les discriminará por hermosura, y por tanto todo vale, es una lotería...¿no?

Montse dijo...

Je, je, me olvidé la coma Marta...

Lo de la hermosura, te comento, una de las múltiples cosas que me ha aportado la prostitución es aprender a mirar a las personas, en este caso los hombres, más allá del aspecto físico. Antes, supongo que como la mayoría, lo que más valoraba era el físico, ahora, sé apreciar múltiples cualidades de las personas y lo que no perdono son según que actitudes.

Marta dijo...

Ah! Pues eso suponía yo...no, si yo tengo mitos eróticos bien raros...:-))

asturiano dijo...

Está bien eso de bromear con algunos aspectos de este caso, pero tampoco creo que deberíamos dejar que cayera en saco roto el que esa mujer oferente ofreciera entrevistas a los medios con el fin de mejorar su nivel de ingresos sin reparar en las consecuencias para este popular actor (casi 'estrella de cine').
Esto da que pensar, ¿no os parece?

A mí me da que pensar por ejemplo que esa chica posiblemente no llevaba demasiado bien el ejercicio de la actividad y que, entonces, a la primera oportunidad de ganar dinero por otra vía -quizás más fácil- no se lo pensó dos veces y accedió -no pensando en lo que esa forma de actuar suya podría significar para el futuro profesional de Hugh Grant, su relación de pareja, su reputación...
Esa chica, sin duda, vivía en una situación de pobreza indeseada, sufriendo estigmatización por razón de la actividad prostitutiva... En fin ella actuó sin ningún miramiento, tratando a ese varón famoso que se cruzó en su vida un poco del mismo modo a como a ella la había tratado la sociedad: ignorándola como persona, no reconociéndola en su valía (e incluso marginándola por vía de la estigmatización).

asturiano dijo...

Por otra parte:

No entiendo porqué insistes, con orgullo, de una supuesta condición de 'putero'. 'Ser putero' no debería ser una identidad social, lo mismo que 'ser prostituta', pues ambas son identidades fuertemente estigmatizadas; y que además no debieran servir para definir a las personas que realizan o participan de dichas actividades. Bueno esto es lo que a mí me parece.
Y sobre esto que escribes:

"... ¡y se va de putas, el tío! Si señor, que se vea que esto no es un último recurso para desesperados como se suele creer, sino UNA ELECCIÓN de personas que tienen multitud de opciones y, a menudo, consideran ésta como la mejor de todas las posibles."

Yo te replicaría que, posiblemente, Hugh Grant recurriera al sexo de pago porque es un varón y un hombre que dispone de una capacidad de elección entre posibilidades diversas respecto muchas cosas, bastante inferior a lo que tú pareces presuponer. El dinero que pueda tener este actor no le hace a él ni alguien más formado, ni alguien más maduro, ni alguien más responsable o sensato, ni alguien más feliz, ni alguien más persona.

Es muy posible de que este actor tenga importantes carencias a nivel de su identidad como varón y/o a nivel afectivo, sexual, etc.

Gracias por leer esto.

Montse dijo...

Asturiano, ya te he comentado antes que deberías ser más precavido...
En este caso, no fue la chica quién le puso en evidencia.
Hugh Grant saltó a la palestra, porque se filtró a la prensa que fue detenido y fichado por conducta sexual depravada. La chica habló mucho después de que se hicier pública su detención...

Además, no sólo tiene dinero sino que es una persona con estudios superiores, formado, y tenía y tiene un montón de mujeres detrás suyo y en ese momento tenía de novia a una mujer espectacular. Nadie entendía en ese momento como podía contratar los servicios de una prostituta.
Obviamente todo esto no quita que no tuviera sus carencias, como múltiples personas.

Montse dijo...

Además, a los hechos me remito, en el caso de famosos en los que se ponen en evidencia sus comportamientos "desviados" son las amantes o novias y esposas despechadas por lo que sean, las que más hablan por dinero en las tertulias de los múltiples programas de chafarderías varias. Fijáte que las prostitutas en muy pocas ocasiones, ponen en evidencia a sus clientes.

M.N. (Marien) dijo...

Asturiano sobre esto:
"lo mismo que 'ser prostituta', pues ambas son identidades fuertemente estigmatizadas; y que además no debieran servir para definir a las personas que realizan o participan de dichas actividades. Bueno esto es lo que a mí me parece".

No estoy segura de haberte entendido bien..
Pero entonces que propones, ¿qué sigamos en clandestinidad?
¿no crees que precisamente por estar estigmatizado, debemos mostrar esta realidad tal y cual es sin avergonzarnos?.
Mira... hay una sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla (sección 5 de 11 de enero de 2006). que hace referencia a que prostituirse de manera libre y voluntaria no atenta contra los derechos fundamentales tiene en cuenta que no puede protegerse la dignidad colectiva a cambio de privar a la persna de su dignidad individual, que es un valor espiritual y moral inherente a la persona que se manifiesta singularmente mediante la autodeterminación consciente y responsable de la propia vida, así como en su propia libertad sexual, pues es obvio que supone un atentado a la dignidad de la persona la imposición de una conducta sexual sin respetar su libertad de decisión.La sentencia dice:
"El honor es un sentimiento esencialmente relativo, integrado por dos aspectos o actitudes íntimamente conexionadas: el de inmanencia, representada por la estimación que cada persona hace de sí misma, y el de transcendencia o exterioridad, integrado por el reconocimiento que los demás hacen de nuestra dignidad. Por ello la intromisión ilegítima se produce cuando una personase siente lesionada en su dignidad, fama, o en la propia estimación.

M.N. (Marien) dijo...

Fue la propia Policia quien dió conocer el caso..que no lo había concretado.

Y no, no iba conduciendo, estaban en un descampado...

Cliente X dijo...

En primer lugar, como dice Montse, creo que es fundamental visibilizarnos y lograr que la identidad que tenemos (o que se nos atribuye) no sea concebida como algo degradante. Es necesario pasar "de la vergüenza al orgullo". Tengo una entrada preparada sobre este aspecto que publicaré ahora en Febrero.

Asimismo concuerdo con ella en que las prostitutas por lo general son muy consideradas y discretas, y no sacan los trapos sucios a no ser que la prensa vaya detrás de ellas porque se hayan acostado con una personalidad como Hugh Grant, Elliot Spitzer o Silvio Berlusconi.

Vamos a ver, la historia de Divine Brown (cuyo nombre real es Estella Marie Thompson) la podéis encontrar en este enlace al periódico The Independent del Reino Unido: http://www.independent.co.uk/news/world/americas/the-50-trick-or-how-divine-brown-turned-an-encounter-with-hugh-grant-into-her-fortune-455621.html. No la incluí porque excedía los propósitos de la entrada, pero como suele suceder os gusta iros por la tangente... bien, bien.

Tanto ella como su marido reconocen que fueron los medios quienes les buscaron, que no querían dañar a Hugh y que la propia prensa ya tenía instrucciones precisas de dar una imagen positiva de uno de sus artistas más preciados. Mira:

"By the time she arrived back at her apartment the next day, the press were waiting. The world was agog: it wanted to know all the gory details of what exactly had gone on between her, the quintessential Sunset Strip hooker, and the Hollywood heartthrob superstar who had in the space of one evening fallen so ignominiously from grace. (...) They came and talked to us, and, I can say this, programmed us what to say. The exact words were: 'We not trying to destroy this artist. We want him to make it. And we need you to say positive things. Because what happens is when there's a Hollywood scandal he can be turned out like Pee Wee Herman. We don't want that for our artist, and we'll pay.' And I say 'Well we'll keep it positive.' So the questions that they asked were good questions for a good answer."

Como ser agradecidos es de bien nacidos, reconocieron el favor que les había hecho Hugh (sus ingresos únicamente en publicidad se estimaron en 1.6 millones de dólares de la época). No se aprecia odio en estas palabras que pronunció el marido de Divine, sino el más profundo agradecimiento:

"I love Hugh Grant, he says, 'Hugh Grant put my kids through school, gave us a chance of the life we probably would've never reached. I had a chance to travel on private jets. If I can meet him and shake his hand all I would like to say is: Thank you. I appreciate you, and if anything I can do in return I would love to be a friend.'"

Cliente X dijo...

Como se me corta el mensaje ahora paso a realizar un par de consideraciones:

Mira, con todo el respeto asturiano, creo que tienes una visión muy fatalista de la prostitución que condiciona todos tus análisis. Esta mujer no estaba en la pobreza, era una señora de clase media agobiada por las deudas. Y de repente se encontró con que un montón de gilipollas la ofrecían dinero a espuertas por venderles humo (igual que a todo el mundillo hediondo de la farándula). Joder, pues aprovechó la oportunidad como haría cualquiera. Y si yo hubiese sido Hugh habría hecho broma con ello, les habría invitado a cenar y vendería las fotos y la exclusiva para sacarme todavía más pasta de esos anormales.

Esa concepción tan negativa de la prostitución que mantienes se extiende al cliente. Hugh es el prototipo de macho alfa, de gallo de corral que vuelve locas a todas las gallinas. Y no, resulta que las desprecia y en vez de ello se trinca al patito feo... ¡y pagando! Un hombre que lo tiene todo, y no me refiro únicamente a dinero. Es atractivo, con estilo y sí, es culto, o al menos ha estado en una buena universidad (vale, hay gente que pasa por la universidad pero la universidad no pasa por ellos). Es lo que todas las mamás del Mundo coincidirían en recomendar como un "buen partido" para sus hijas. Además tenía en casa a una novia despampanante, con la que había mantenido una relación de larga duración. No se daban ninguno de los supuestos que deberían abocar a un tío para ir de putas como soledad, fealdad, falta de autoestima, etc... Pero lo hace. ¿Por qué? Porque la prostitución no tiene nada que ver con los tópicos que se manejan, leñe, es el mensaje principal que he querido transmitir desde que empecé el blog.

Y para ti, Marta, el que se pegó el castañazo fue Tiger Woods, otro del que tengo que escribir que repite este mismo esquema. Un auténtico triunfador, y golfista en todos los sentidos (jejeje, la broma es fácil...). En este caso sí hubo una mujer, despiadada, artera y materialista que se ensañó con él y le sacó hasta los higadillos. Por supuesto estoy hablando de su ex mujer.



Cliente X;
¡Arriba las putas!
¡Abajo las exs!

M.N. (Marien) dijo...

Dejo también otra cita que hace referencia a la libertad sexual relacionado con el ejercicio de la prostitución y que refuerza el hecho de que ni las prostitutas-mujeres oferentes, ni los clientes-usuarios no deben avergonzarse.

Es de Fita Ortega, en la comunicación presentada en las XIX Jornadas Catalanas de Derecho Civil, en la universidad de Barcelona dice:
“Puede así concluirse que siendo múltiples los aspectos de la libertad sexual (tanto de derecho a mantener relaciones sexuales o de rechazarlas. Como el derecho a escoger su naturaleza : sea heterosexual, homosexual, retribuidas o no, sadomasoquistas, etc.) lo cierto es que sólo algunas de ellas han ido poco a poco mejorando su tutela legal, resultando que la libertad sexual sigue estando hoy día extremadamente limitada, siendo que estas restricciones a la libertad sexual resultan a menudo aceptadas en nombre de la moral pública, de la igualdad entre sexos , de la protección de los débiles o de la dignidad humana”

asturiano dijo...

M.N. y Cliente X, os debo una disculpa a los dos, por haber asumido que esa mujer oferente con la que estuvo el actor habría sido la que buscó dar entrevistas a los medios persiguiendo un fin lucrativo. Yo desconocía este caso en detalle y así malinterpreté las siguientes palabras de Marta:

"Pero creo que la felatriz se forró contando los detalles, ¿no?
No hay mal que por bien no venga...:-)"

Aquí realicé una sobreinterpretación. Lo dicho: os pido disculpas.

-Por otra parte, con lo de no asumir la identidad social de 'prostituta' o de 'cliente', a lo que me refería es que al tratarse de unas identidades sociales fuertemente estigmatizadas, la primera de ellas casi en cualquier entorno socio-cultural, y la segunda (la de 'ser cliente') en algunos entornos más que en otros (Países Nórdicos, EE.UU. y, en general, los demás países prohibicionistas y algunos abolicionistas), quizás sería preferible rechazarlas por parte de los actores sociales (sujetos) sobre los que recaen las mismas y sustituirlas por otras alternativas no nocivas para la persona que las soporta. Por ejemplo por la de 'mujer oferente de sexo de pago' o la de 'trabajadora del sexo' en el caso de ellas en sustitución de la identidad adjudicada 'las prostitutas' o 'las putas', unas categorías, éstas últimas que han sido construídas para definir y controlar (ejerciendo poder) a algunas mujeres -en base a lo que éstas hacen o muestran, o parecen hacer o mostrar- que se han salido o tratan de salirse de las 'norma patriarcales, etc. Unas categorías, además, esencializadoras donde las haya.

Muchas gracias por leer esto.

M.N. (Marien) dijo...

Bueno Asturiano
Con este último comentario ya te entendido mejor...
Bueno yo por lo menos ya estoy en ello, intento que la gente se vaya concienciando aceptando la sustitución de trabajadorx sexual o work sex, que a fin y al cabo es el término que se utiliza en los países que está legalizado como trabajo...
El problema es que como de momento en España no se considera trabajo, pienso que la utilización de esta palabra no es necesariamente nociva si se utiliza en el contexto adecuado y como reinvidicación de derechos civiles y sociales.

M.N. (Marien) dijo...

Y por supuestos disculpas más que aceptadas....;-)))

Marta dijo...

A ver, yo es que creo que hay dos asuntos aquí: una cosa es decir "yo también soy puta", aludiendo a que a las mujeres que rompen según qué normas se las estigmatiza con esta etiqueta (sean trabajadoras sexuales profesionales o no), dando a entender que romper esas normas no implica nada de lo que avergonzarse y neutralizando el contenido negativo de esa etiqueta. Bien, se usa una etiqueta negativa y de un modo contestatario se le da la vuelta.

Otra cosa es lo de siempre: saber que las trabajadoras sexuales no son estigmatizadas por ejercer de prostitutas sino por ser putas (algo que forma parte del imaginario social pero que no caracteriza la experiencia de la mayoría de trabajadoras sexuales). Y como el calificativo remite a una identidad esencial, integradora y excluyente, impidiendo la posibilidad de ser cualquier otra distinta a sexualidad andante, pues parece que la mejor opción para desestigmatizar la actividad sería la de trabajadora sexual. Y sobre todo, creo, la más representativa de la realidad que viven la mayoría de mujeres, que se dedican a la actividad durante unas horas al día como cualquier hijo de vecino y ya está (cuando llegan a casa se quitan el mono de trabajo y hala, cada una de su padre y de su madre).

Cliente X, ¿y tú por qué te metes con la mujer del golfista? ¿de qué va esa historia? ¿el muchacho no le había puesto mil cuernos sin ser, que se sepa, una pareja abierta? ¿entonces para qué se casa? La verdad es que no tengo mucha idea de los hechos...pero no machaques a la ex, hombre, que vas de una punta a otra:-).

Por el otro: creo que tener formación y una relación con una novia guapa e incluso éxito en su profesión no implica ser más feliz o más desgraciado. No sabemos nada del tipo...Igual con la novia se llevaba fatal, y hubiera preferido ser granjero o actuar en dramones suecos, vaya usted a saber...:-))

Marta dijo...

Montse te cito:
"Además, a los hechos me remito, en el caso de famosos en los que se ponen en evidencia sus comportamientos "desviados" son las amantes o novias y esposas despechadas por lo que sean, las que más hablan por dinero en las tertulias de los múltiples programas de chafarderías varias. Fijáte que las prostitutas en muy pocas ocasiones, ponen en evidencia a sus clientes."
Je, je...lo has puesto a huevo...:
http://www.youtube.com/watch?v=Bby01C-64gM

Cliente X dijo...

Hombre, el Sabina. Éste tío está en el podio de honor de los puteros. Tengo que hablar sobre él también, pero tranquilas, que no puedo publicar una entrada al día. Joder, cuanto menos puedo más queréis, parecéis mis niñas de Montera...

Y sobre lo de la apropiación de términos me remito a las palabras de la señora Garaizábal:

"Creo que es un elemento de subversión apropiarse de las categorías abyectas, elaboradas con ánimo de degradar y redefinirlas, dándoles otro significado en positivo como forma de neutralizar sus efectos. El germen de este significado está en el propio imaginario (...)

reivindiquémonos putas si con ello expresamos que somos transgresoras"




Cliente X, el putero transgresor

Marta dijo...

Exacto: pero no te olvides de la redefinición, que a veces está ausente de algunos discursos bienintencionados, y como decía Vartabedian, cuando alguien es considerado SÓLO cuerpo (mujeres que SON sexualidad deboradora, que es a lo que remite la etiqueta),no es considerado nada más (es un objeto, no un sujeto, y por tanto, tampoco un sujeto de derechos). De ahí que el movimiento pro-derechos, entre otras cosas, reivindicara el término de trabajadora sexual. Y reitero, además, que me parece que podría ser el término más representativo de la realidad de muchas mujeres, que al margen de la actividad común que realizan durante unas horas al día, son individuos distintos entre sí que no tienen por qué tener una identidad única y uniformizadora, definitoria y definitiva, determinada por esa actividad.

Creo que había un texto de Laura Agustín en que trataba críticamente este asunto de la identidad, pero problematizaba también la etiqueta de trabajadoras sexuales.

M.N. (Marien) dijo...

Ostras! el ordenador que tengo ahora no tiene altavoces!!!!
No lo puedo oir.
Ya me guardo el enlace y a ver.
Gracias a todxs