viernes, 15 de enero de 2010

Música: 22, Acacia Avenue

Tras las últimas discusiones vamos a poner un poco de música a ver si amansa a las fieras, jeje. O las exalta, porque he escogido un pedazo de canción: 22 Acacia Avenue, una de las más míticas de Iron Maiden, a la altura de The Trooper, Hallowed Be Thy Name, Aces High o Fear of the dark. Si follar por sí sólo ya es bueno, hacerlo escuchando a los Maiden es el apoteosis.

Charlotte paseando por la Avenida Acacia...



Este tema tiene dos partes. Al principio se trata la prostitución de una manera normalizada, como algo a lo que se puede recurrir con toda tranquilidad y que incluso sirve para subir el ánimo (como he contado conocí la prostitución precisamente en un bajón). Todos van a pasarlo bien al 22 de la Avenida Acacia, anima a que se conozca el sitio cuando se vaya por el East End. Después... caen en una sarta de moralismos y tópicos vergonzosos. Se pide a Charlotte, la prostituta que ofrece sus servicios en esa dirección (existe otra canción que trata específicamente sobre ella, esta es la secuela de aquella), que abandone una existencia de "locura, enfermedades y tristeza". Que se arrepentirá de haber tomado semejante camino cuando al envejecer ya no resulte apetecible a los hombres y que ha echado su vida por la borda. Así que es mejor que pare de putear y comience una nueva vida con su redentor. Por supuesto ella no es consciente del daño que se está haciendo a sí misma y necesita ayuda externa... menudo tufo abolicionista.

Pero lo peor de todo, con diferencia, es la estrofa en la que se anima golpearla y abusar de ella. ¿Y alguien que recomienda tratarla a ostias es quien luego va a "salvarla"? Me recuerda a la campaña del Ayuntamiento de Sevilla, que más que combatir la prostitución parecía alentar los malos tratos a las prostitutas. La letra no está en absoluto a la altura de la música, no obstante este clásico no podía faltar en ninguna buena recopilación de canciones sobre la prostitución. Esta vez tienen el vídeo y la traducción, como les gusta.




22, ACACIA AVENUE - IRON MAIDEN

If you're feeling down depressed and lonely,
I know a place where we can go.
22 Acacia Avenue, meet a lady we all know.
So if you're looking for a good time,
And you're prepared to pay the price.

Fifteen quid is all she asks for,
Everybody's got their vice.
If you're waiting for a long time,
for the rest to do their piece.
You can tell her that you know me,
and you might even get it free.

So any time you're down the East End,
don't you hesitate to go,
You can take my honest word for it,
she'll teach you more than you can learn
.

Charlotte, can't you get out from all of this madness?
can't you see it only brings you sadness?
When you entertain your men
don't you know the risk of getting disease?


Someday, when you're reaching the age of forty,
I bet you'll regret the days when you were laying.
Nobody then will want to know,
you won't have any beautiful wares to show any more.

22, the avenue, that's the place where we all go.
You will find it's warm inside,
the red light's burning bright tonight.


Charlotte isn't it time you stopped all this mad life.
Don't you ever think about the bad times.
Why do you have to live this way.
Do you enjoy the lay or is it the pay?

Sometimes when you're strolling down the avenue,
The way you walk, it makes men think of having you.
When you're walking down the street,
Everybody stops and turns to stare, at you.

22, the avenue, that's the place where we all go.
You will find it's warm inside,
the red light's burning bright tonight.

Beat her, mistreat her, do anything that you please.
Bite her, excite her, make her get down on her knees.
Abuse her, misuse her, she can take all that you've got.
Caress her, molest her, she always does what you want.


You're running away,
don't you know what you're doing?
Can't you see it'll lead you to ruin?
Charlotte you've taken your life
and you've thrown it away.


You believe that because what you're earning,
Your life's good, don't you know that you're hurting,
All the people that love you, don't cast them aside.
All the men that are constantly drooling,
It's no life for you, stop all that screwing.
You're packing your bags and you're
coming with me.

6 comentarios:

asturiano dijo...

"Se pide a Charlotte, la prostituta que ofrece sus servicios en esa dirección (existe otra canción que trata específicamente sobre ella, esta es la secuela de aquella), que abandone una existencia de "locura, enfermedades y tristeza". Que se arrepentirá de haber tomado semejante camino cuando al envejecer ya no resulte apetecible a los hombres y que ha echado su vida por la borda."

-Bueno, en mi opinión, este fragmento de la letra, si hablamos con propiedad, no tiene porque ser calificado como propio del discurso moralista del feminismo abolicionista (normativo).

Desde mi punto de vista, esta letra tan sólo expresa un pensamiento por parte de unos hombres que perciben y valoran la vida de esa mujer como una vida despediciada, o como una existencia llena de sinsabores y problemas graves de salud, que ni vale la pena, ni compensa ser vivida. Los autores de ese fragmento de la letra de la canción se detienen en una serie de aspectos negativos del ejercicio de la prostitución que ellos consideran, pero de aquí a que ellos estigmaticen o se posicionen como abolicionistas normativos por lo que expresan ahí, hay un trecho grande. Vamos, esto es al menos lo que a mí me parece.

David dijo...

si la canción la cantara Bebe ¿qué diría? ¿hay canciones de prostitutas cantadas por mujeres?

Sí, creo que los tangos y boleros reflejan mejor el mundo de la prostitución.

También tiene una muy graciosa Obus... en su último álbum... ese que sacaron por Internet...

Pero prefiero los tangos como reflejo de la tristeza, al mismo tiempo, de los sentimientos... no sé... me enternecen...

M.N. (Marien) dijo...

Si que hay canciones de prostitutas cantadas por mujeres. :"private dance" de Tina Turner, "Call Me" de Blondie (creo)una de Dalila, cuyo título ahora no recuerdo.

Y los tangos, la música perfecta pero la letre es de lo más "machista"
Estoy con asturiano que esta letra no es sólo propia del discurso abolicionista sino que forma parte de la estigmatización (en general) a la que es sometida la prostituta.

asturiano dijo...

Matizando un poco lo que he escrito en el comentario anterior, añado lo siguiente, creo que en la línea de lo que dice Marien (M.N.):

Es cierto que de alguna manera, los que han escrito la letra de la canción funcionan con el 'estigma de puta' cuando emiten esos juicios de valor tan negativos sobre la existencia de esa 'prostituta de calle'. Parecen suponer como que su identidad social como 'prostituta' se impone a y condiciona toda su vida, todos los ámbitos en que tiene lugar ésta.
Una identidad que, según los autores de esta letra estaría construída sobre una mentira y una inautenticidad, ya que la ocupación de Charlotte es fingir y funcionar con una identidad construída al gusto y deseo de los hombres que la pagan a ella por sexo o sexo-afecto. Esta mentira vital a ella le resultaría alienante. Esta es una de las tesis sobre las que se apoya la letra de la canción.
Para contextualizar adecuadamente esta letra, quizás deberíamos saber como mínimo la época y el lugar en que se escribió: si fue en la década de los 80 o de los 70 del pasado siglo, por ejemplo. Si los autores de la misma conocieron entonces algo a alguna mujer oferente en la cuál se inspiraron para la letra, así como cuál era la política prostitucional existente en ese momento en el país o territorio en el que la protagonista de la canción ejercía (si era un modelo abolicionista, prohibicionista de la prostitución de calle o de toda, o un modelo mixto de algún tipo). Habría que saber en este sentido, cómo eran de duras verdaderamente las vidas de mujeres oferentes en medio abierto del tipo de la Charlotte que protagoniza esta historia que nos cuentan. Habría que saber en qué medida eran estigmatizadas y excluídas socialmente esas mujeres. Y cuánto había en ellas mismas de auto-exclusión por asunción del estigma, vida caótica, desesperación y tristeza, o ausencia total de aspiraciones en la vida, desarraigo, ...

Probablemente también, esta letra fue escrita bastante antes de que sus autores pudieran tener conocimiento de la existencia de 'prostitutas de calle' que han hablado públicamente en defensa de su actividad, reconceptualizando ésta como una ocupación que les permite unos ingresos, ni más ni menos -en la línea de una Margarita Carreras o de una Carla Corso.

Muchas gracias por leer esto.

asturiano dijo...

Abundando un poco en esa tesis contenida en la canción que se refiere al ejercicio de la prostitución como una actividad que tendría un efecto alienante sobre Charlotte, añado lo siguiente:

-La 'alienación', aunque pueda ser un concepto bastante discutido a un nivel teórico, también pienso que hace referencia a un fenómeno real, que puede darse en algunas mujeres dedicadas a la prostitución (y también en algunos hombres usuarios). En este caso algunas mujeres -sencillamente- no llevarían bien la ocupación en la prostitución, aunque se mantuvieran en ella, debido, por ejemplo:
a) A que sus experiencias en esa clase de relaciones con algunos hombres les resultan insatisfactorias por vivenciarlas -fundamentalmente- como algo inauténtico, como unas experiencias que no la aportan nada a ella ni a la mayoría de esos hombres; como un ejercicio de interpretación por su parte que no responde a nada, o también como un engaño, con efecto de auto-engaño, en algunos de esos hombres que, por el hecho de un pago conocen a las mujeres de un modo sesgado y equivocado.
b) En otros casos algunas de esas mujeres se sentirán alienadas con dicha actividad por temas que tienen que ver con su propia afectividad/sexualidad. Podrán sentir en ocasiones que están siendo compradas en sus afectos y su sexualidad por algunos hombres con los que se sienten en la obligación de ser agradables o serviciales, o complacientes, o lo que sea. Esto parece evidenciarse cuando algunos de esos hombres se encariñan en exceso o se enamoran de esas mujeres y quieren con ellas algo más fuera de las relaciones sexuales o sexo-"afectivas" pagadas. En este segundo caso (que estoy planteando) parecería que lo que verdaderamente les puede resultar alienante a esas mujeres es la asunción del mandato "moral" de género esperable en 'toda mujer' consistente en ser comprensivas y condescendientes con los hombres, en responder siempre afirmativamente a los requerimientos de éstos, etc.
Creo que este problema hoy en día aparece en muchas mujeres (oferentes o no) en la forma de identidades femeninas 'sincréticas' [que diría Marcela Lagarde], en las que se da un intenso conflicto en la mujer entre una serie valores, conductas y pensamientos que remiten a lo que es una 'mujer moderna' [la autónoma e igual al hombre], y otra serie de características psicológicas, roles asignados por los otros, situaciones en las que se coloca a las mujeres, etc. que son la propias de la mujeres tradicionales, subordinadas a los hombres.

Como véis la alienación como consustancial a algunas mujeres que se encuentran en la prostitución no deberíamos descartarla del todo como un fenómeno irreal, inexistente; como una mera entelequia.
Quizás el principal problema a la hora de examinar este fenómeno en la prostitución pueda radicar en que cuando analizamos las vidas de algunas mujeres oferentes la alienación muchas veces se no presenta o la concebimos como entreverada con la estigmatización que sufren esas mujeres, y esto hace que no logremos discernir lo uno de lo otro.

Muchas gracias nuevamente por permitirme escribir algo como esto.

Cliente X dijo...

Lo que a mí me choca especialmente es que, por una parte, vaya como su “salvador” queriendo sacarla de esa existencia “alienante” y por otra aliente a que se cometan toda serie de abusos hacia ella. La imagen que se da de la prostitución es muy tradicional, la de una mujer que está al servicio de los varones para su uso y disfrute pero a la que ellos pueden maltratar cuando y como quieran y a la que hay que salvar de una existencia inmunda en su propio beneficio.

Ya pondré en estos días otra de sus canciones que refuerza esta percepción de la prostituta.