jueves, 23 de julio de 2009

Otra vuelta de tuerca: el PP sigue las aguas del PSOE

Aunque el PP todavía no ha afrontado mediante un debate interno el tema de la prostitución, somos muchos (como Fonseca, también participante en el blog de Marien) los que esperamos que esta formación deje los complejos a un lado y defienda sus principios liberales, es decir, que regule esta actividad. Existen precedentes, de hecho -que yo sepa- es la única formación política que ha hablado del "reconocimiento jurídico" y de "garantizar los derechos fundamentales" a las trabajadoras del sexo. En IU existía una fuerte corriente interna que abogaba por eso mismo, pero nos fueron purgando a todos, actualmente su posición es claramente abolicionista.

En algunas localidades la presión de los vecinos es incesante y el consistorio se ve obligado a tratar el problema de la prostitución (por supuesto hablamos de la de medio abierto, que es visible y por tanto molesta) de manera urgente. Es el caso de Puerto de Santa María (Cádiz), donde el alcalde Aurelio Sánchez (PP) ha hablado de la posibilidad de reglamentar (en realidad prohibir) la prostitución mediante una Ordenanza similar a la de Barcelona. A finales del 2005 se estrenó en la ciudad condal una Ordenanza para la Convivencia que consideraba a la prostitución callejera como una actividad incívica y contraria a la dignidad y derechos de los demás, prohibiéndola. Esta disposición, claramente anticonstitucional (tanto por coartar derechos reconocidos en nuestra Carta Magna como por invadir competencias del Estado central), ha tenido un éxito inaudito, siendo tomada como modelo por otros muchos ayuntamientos, casi siempre del PSOE. Por todos es sabido que nuestros políticos son más vagos que hechos de encargo, y al tener a la mano una posible solución como ésta no dudan en cogerla.

Creo que el Partido está incurriendo en un gravísimo error al dejar hacer a los barones locales lo que quieran, sin unificar una política común (tanto en lo referente a la prostitución como sobre otros muchos asuntos). El PP no se puede echar a los brazos del PSOE, adoptando sus mismas medidas o apoyándole allí donde no gobierna (como es el caso de Getafe, la otra noticia). Tiene que articular un discurso propio y defender los intereses populares, los de una sociedad civil que demanda la prostitución, los de los vecinos que quieren convivir con las chicas en vez de expulsarlas, los de las propias prostitutas... en fin, como decía Mariano en la pasada campaña general, los de los "currantes". Es cierto que hay que dar una respuesta a las demandas sociales, ¿pero lo haremos teniendo en cuenta a todos los sectores implicados, defendiendo a los desfavorecidos y aportando alternativas, o nos los pasaremos por el arco del triunfo como hizo la infame Ordenanza de Barcelona?


Muchos vecinos aceptan a las prostitutas y conviven con ellas con toda normalidad, pero como en todos lados cuecen habas, también hay otros que no están por la labor de respetarlas y dan toda la guerra que pueden para echarlas. ¿Quién nos defiende de ellos?



Primera noticia, el alcalde Aurelio Sánchez (que aunque sea del PP no es representativo) pretende acabar a las bravas con la prostitución callejera. En vez de sanciones podrían ofrecerse alternativas, como locales públicos que minimizasen el impacto vecinal. Se podría encargar de su gestión la entidad Pro Derechos Humanos mencionada en la noticia. A la hora de elaborar políticas públicas más vale maña que fuerza, señor alcalde.



El PP regula la prostitución por el bienestar general

Brenda Gómez, Andalucía Información - 20/07/09

· Aurelio Sánchez apunta que es la mayoría la que debe sentirse protegida
· Considera que la ordenanza que se estudia no provoca exclusión social


El presidente local del Partido Popular, Aurelio Sánchez, confirmó ayer en rueda de prensa, en la que trató la actualidad de la ciudad, que “el PP no pretende sancionar o ir en contra de las prostitutas, sino regular que la prostitución no sea una situación que afecte a los vecinos, porque no es que la pobre prostituta se quede sin su lugar para ejercer su labor, si no que también por detrás están los chulos y situaciones de droga que afectan a los ciudadanos de los alrededores”, indica.

Como bien apunta, tanto la mesa municipal como la provincial que se dedican a este asunto estudian un modelo de ordenanza, en la que cabría sancionar las molestias que ocasionan a la población en general, a una mayoría de la sociedad, entiende Sánchez. Por ello, y en defensa de las declaraciones vertidas por la entidad Pro Derechos Humanos, informa de que “si ven mal que no consideremos oportuno que estén en la calle, que les cedan sus locales y así no se oculta la realidad como hacen entender. Nos parece que con sus exigencias este organismo pide que se les ponga una oficina donde se puedan tramitar los precios para que así el negocio no se devalúe”, algo que el Partido Popular no considera oportuno. Pero aún así, Aurelio Sánchez señala que “decir que es exclusión social no es justo”.

Por otro lado, Pro Derechos Humanos entiende que en la mesa municipal de la prostitución debería haber una representación de las prostitutas, pero en cambio Sánchez asegura que el PP apuesta por “velar por el bienestar de todos, de la mayoría. Que pregunten a los vecinos de la calle La Rosa por los perjuicios que ha supuesto esta práctica. Por ello nos posicionamos a favor del conjunto de la sociedad”, ratifica. (...)

A las prostitutas nunca se las ha hecho caso, de ahí que tan sólo pidan "negociar", sentarse a hablar. Desgraciadamente son el "rival más débil" y nadie tiene por qué hacerlas caso. En política el fuerte siempre impone, y el débil es el que quiere negociar. Además, para hacerlo sería necesario tratarlas como iguales, y eso es algo por lo que mucha gente no está dispuesta a pasar.



La regulación de la prostitución es necesaria, desde luego. Pero bajo este nombre pueden cometerse barbaridades como la que están a punto de perpetrar en Getafe. Al menos deciden, prudentemente, estudiar la normativa y su compatibilidad jurídica. Tendré que asesorarles...

PP de Getafe considera "atrevida y oportuna" la regulación de la prostitución

Getafe, 20 jul (EFE).- El portavoz del PP en Getafe, Carlos González, ha manifestado hoy a Efe que le parece "atrevida y oportuna" la regulación de la prostitución en espacios públicos que pretende abordar la nueva Ordenanza de Convivencia, aunque hay que "discernir dónde acaba la participación de la administración local y empieza la de instancias superiores".

En cuanto a la disposición de las nuevas ordenanzas que pretende sancionar con hasta 1.500 euros a aquellos que en espacios públicos contribuyan "a la trata y explotación sexual de personas ya sea solicitando, negociando o aceptando servicios sexuales retribuidos, así como obligar y/o promover la trata y explotación sexual de personas", González ha señalado que les parece "una regulación atrevida y oportuna".

El PP ha añadido que están estudiando la citada disposición y comparándola "con ordenanzas de otras ciudades donde el problema de la prostitución es más serio" y quieren tener "prudencia al analizarla y, sobre todo, tener cuidado con discernir dónde acaba la participación de la administración local y empieza la de instancias superiores".

3 comentarios:

Amazona, dijo...

Es de ilus@s esperar que l@s polític@s (SEAN DEL PARTIDO QUE SEAN) resuelvan los problemas del pueblo.

La gente debería despertar alguna vez de su letargo atocinado y exigir e imponer sus derechos.

El mundo está como está porque la mayor parte del planeta confía en algún partido político.

Y cambiando de tema, a veces bastaría con tener un comportamiento más cívico por parte de mis compañeras para no darles argumentos a las vecinas (envidiosas) para ponernos denuncias.

Me refiero a cosas como tirar los condones a las papeleras en lugar de dejarlos por los suelos, o no hablar a voces en plena madrugada cuando hay mucha gente intentando dormir.

M.N. (Marien) dijo...

Ya sabes que a mi los partidos me dan grima. Respecto a esta carcundia, no hay nada más que añadir. Pero es que del PP tampoco me fio ni un pelo, como referente tenemos su posición con el matrimonio gay y contra la nueva ley del aborto. Y cuando pudieron hacer respecto a la prostitución, tampoco estuvieron por la labor. Así que mientras no me demuestren lo contrario. No confío en nadie.
Por otro lado tampoco entiendo esta falta de incoherencia que hay entre el nivel local y el estatal
Besos

Cliente X dijo...

Yo sí creo que hay diferencias, confío en los partidos a pesar de las decepciones que me han dado. Si queremos hacer algo efectivo es necesaria la vía institucional. Las abolicionistas así lo han comprendido y por eso han logrado semejantes avances, aunque su apoyo social sea mínimo.

Desde luego hay que evitar darles munición a los vecinos. Si estoy hablando con una chica y tira el vaso de café que estaba tomando lo recojo y la amonesto (suave pero decididamente). Una campaña de las de Hetaira pretendía sensibilizarlas sobre la necesidad de mantener limpia la calle. Antes las preguntaba si harían eso en su país, pero todas me respondían que en Rumanía era peor, que era un país de guarros... ¡joder!

Marien, los dos ejemplos que citas son propaganda "progre" sobre el PP. El PP no está contra el matrimonio gay, lo que dice es que hay que estudiar con mayor detenimiento el tema de la adopción. Hace poco os dije que si queremos que las reformas sean duraderas tienen que ser progresivas, tiene que producirse una aceptación social de ellas. Personalmente yo soy partidario de muchos cambios, pero también soy consciente de que existen fuertes reticencias por parte de ciertos sectores. En primer lugar es necesario que se produzca una demanda social que mueva al poder público a actuar, y en segundo que exista un cierto consenso que le oriente en su acción política, y ni sobre la adopción homosexual, ni sobre el aborto, ni mucho menos sobre la prostitución se dan.

En cuanto al aborto, como bien sabes, no se oponen a él, de hecho estamos a favor de una ley de plazos. Lo que objeto, como el PP, es a que una niña de 16 años tenga derecho a hacerlo sin el conocimiento de sus padres. No puedo confiar como decía De la Vega en su "madurez", ¡ya que precisamente es menor de edad! Cuando cumpla los 18 y sea dueña y responsable de sus actos, no la pondré ningún impedimento. Podemos debatir si subimos o bajamos la mayoría de edad, o incluso si existen mejores métodos para estimarla que la mera edad física, pero mientras la barrera sea esa, una NIÑA de 16 años es a todos los efectos menor de edad y por lo tanto depende de sus padres.