viernes, 20 de marzo de 2015

Prostitutas contra Trias

"Las políticas prohibicionistas y criminalizadoras no acaban con el problema (de la prostitución), sino que lo que hacen es agravar las condiciones de su ejercicio y, fundamentalmente, de las trabajadoras".
Cristina Garaizábal, portavoz de Hetaira

"Vender sexo no es inherentemente dañino o peligroso. Criminalizarlo sí puede serlo".
Alex Bryce, escritor y activista

"Si para la población normal y corriente es difícil conseguir derechos, mucho más difícil es cuando ejercemos un trabajo el cual se criminaliza, se castiga y se vulnera cada día".
Prostituta de Barcelona en Comú

"Queremos trabajar y la policía no nos deja trabajar"
Prostituta del Raval



La entrada de hoy trata de relacionar una noticia reciente, de finales de Febrero, con otras pasadas para mostrar así que ha existido una larga lucha entre las trabajadoras sexuales y el consistorio de la Ciudad Condal. Como sabe todo aquel que sigue este blog, el tema de la prostitución me interesa particularmente en su vertiente política y eso es de lo que hablan estas mujeres. Siguiendo mi ya conocida tradición de escuchar antes de hablar, veamos qué tienen que decirnos:




Como ven, el mensaje no es nuevo. Este tipo de declaraciones las han oído reiteradamente en este blog y las seguirán oyendo, sencillamente porque es lo que dicen quienes ejercen la prostitución. Por cierto, vaya por delante mi agradecimiento a la agrupación política Barcelona en Comú por darlas voz y visibilidad pública, sin avergonzarse por amparar  aun colectivo tan marginado. Realmente es un gesto que, a mi modo de ver las cosas, les honra y muestra su preocupación por los sectores más vulnerables de la sociedad. Aparte de Ciutadans, no conozco ninguna otra formación política que haya dado este paso (ciertamente el P-Lib se ha manifestado a favor de sus demandas, pero sin llegar a apoyarse en ninguna prostituta en concreto).

Elogio el compromiso mostrado por este par de prostitutas y activistas, pero a la vez reitero la necesidad que tenemos de formarnos quienes pretendamos defender públicamente la legitimidad del trabajo sexual. Está bien que denunciemos que los políticos siempre se enfocan en la "trata" repitiendo este término como un mantra. Está bien que tratemos de distinguir entre prostitución y trata. Pero, y es mi opinión, estaría mejor si explicásemos CORRECTAMENTE qué es la trata. El slogan "la trata es una forma de esclavitud o la esclavitud del siglo XXI" es una fórmula construida por nuestros rivales y caemos de lleno en su trampa si lo repetimos. No, hay que dejar las cosas claras porque veo que tanto en el vídeo como en el artículo que reproduzco a continuación ni siquiera nosotros sabemos de qué hablamos. Amigos y amigas, HAY QUE DOCUMENTARSE. La trata -con fines de explotación sexual, coletilla que añaden para clarificar- casi siempre equivale a prostitución, porque no es ni más ni menos que el traslado de una persona de una localidad a otra con el fin de ejercer una actividad laboral sin contrato y siempre que medien unas circunstancias entre las cuales se halla la necesidad económica. No hay ningún tipo de esclavitud, de coacción o de falta de voluntariedad. ¿Y por qué Paula VIP dice que el 15% de las prostitutas trabajan obligadas? Porque ella, indudablemente con mejor voluntad que conocimiento, ha cogido unas cifras de unos organismos internacionales que definen la trata de manera diferente. No es que 1 de cada 7 prostitutas ejerza la prostitución de manera forzada, eso es una barbaridad que sólo puede pronunciarla alguien que no tenga ni la menor idea de esta realidad. Ésa es la proporción de personas que, HALLÁNDOSE EN SITUACIÓN IRREGULAR (vulgo, "sin papeles"), ejercen la prostitución.

Mientras las prostitutas "hacen la calle" cada día, los políticos son incapaces de bajarse de la moqueta o del coche oficial no digo ya para hacer algo por ellas, sino siquiera para conocer su situación auténtica. Bajo la excusa de la fantástica "trata" creo que existe un verdadero miedo de algunos a hablar de tú a tú con las putas de carne y hueso.



Yo sé que ésto de corregir al personal sienta mal, no se lo tomen como algo personal por favor. Sencillamente me gusta habar con propiedad, y creo que flaco favor estamos haciendo a la causa de la normalización de la prostitución si damos buenas afirmaciones, cifras y datos que han sido elaborados por nuestros rivales para dar una mala imagen de la prostitución de manera engañosa. Tratemos de hacer ver las cosas como son, eso es suficiente, si resulta que NINGUNA ha visto a una sola prostituta ejerciendo a la fuerza contadlo: eso no os va a restar credibilidad. O si, como las señoras del vídeo, hay que decir que es la policía quien maltrata, persigue y abusa de las prostitutas pues también hay que hacerlo y no montarse películas idealizando a los agentes hablando de una supuesta colaboración o alianza que nunca ha existido. Las autoridades policiales y las putas siempre se han llevado como el perro y el gato, Paula, de hecho EN LA VIDA REAL son las prostitutas las que piden ayuda a los clientes para que ellos les protejan de los policías. ¿Lo desconoces o lo ocultas, Paula?

En fin, y con estos breves apuntes aclaratorios, he de decir que en el resto estoy muy de acuerdo con el resto de declaraciones realizadas por ellas. Ésta es la noticia dada por El País:

El País, 28 FEB 2015

· Más de doscientas profesionales presentan a los alcaldes una lista de reivindicaciones 
· Los partidos se oponen al sexo de pago en la vía pública

El colectivo autodenominado Putas Indignadas, integrado por diferentes grupos de mujeres que ejercen la prostitución en su mayoría en las calles del Raval, y la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) han realizado diversos encuentros con los que pretenden elaborar “un programa político en Barcelona a favor de las trabajadoras sexuales”. Ambos colectivos representan a más de dos centenares de mujeres que están dispuestas a presentar sus propuestas a las diferentes formaciones políticas. Las prostitutas reclaman el cese de la persecución política y policial y zonas, pactadas con los ayuntamientos, donde poder ejercer su trabajo. Las mujeres critican con fuerza las políticas de tolerancia cero con los clientes “solo benefician a las redes de explotación sexual y al proxenetismo”.

La presidenta de Aprosex, Paula Vip, es crítica con la posición que han adoptado los partidos políticos respecto a la prostitución: “A ver si se dan cuenta de una vez por todas que hay un colectivo de trabajadoras del sexo que también votamos y que no tenemos derechos”. Vip ha solicitado en innumerables ocasiones el cese de las sanciones a los clientes. “Los políticos han abocado a la pobreza a las prostitutas del Raval con sus multas que lo único que consiguen es criminalizarlas por un lado y dejarlas sin clientes en un país donde el ejercicio de la prostitución libre y voluntaria no está prohibido”. Vip asegura que con las políticas “represivas” lo único que se consigue es precarizar, aún más, los servicios sexuales: “Estamos huyendo de la Policía cuando los agentes deberían ser nuestros aliados para poder acudir a ellos cuando un cliente se vuelve violento o no quiere pagar”.

Una de las quejas más reiterativas de las prostitutas es respecto a la actuación de los uniformados, a quienes acusan de prestarlas poca ayuda y, en cambio, causarlas bastantes inconvenientes. Es curioso que mientras en los discursos oficiales siempre se habla de actuar en beneficio de las mujeres que se prostituyen (o "prostituidas", para ser más exactos), lo cierto es que luego, en la calle, reciben un trato no precisamente amigable por parte de las autoridades. ¿Será que los políticos desconocen lo que sucede en la realidad, cuál es el día a día de estas personas? ¿O por el contrario lo saben y con todo el cinismo y la jeta del Mundo nos toman el pelo?



Muy pocos partidos se han mostrado abiertos a las propuestas de las prostitutas. “Queremos pactar con los consistorios horarios y zonas para trabajar en la calle además de que acabe de una vez por todas esta persecución”, sentencia Vip. “A los políticos el tema les viene muy grande, muchos mienten y anuncian presiones insoportables contra nuestros clientes para, supuestamente, protegernos; señores , por favor, no nos protejan”, asegura. Vip afirma que la mayoría de mujeres que ejercen en la vía pública lo hace voluntariamente y explica que “según la ONU y la OIT solo el 15 % de las prostitutas en España trabajan obligadas”

“Aquí hay oscuros intereses, les interesa que desaparezcamos para que el monopolio del sexo de pago beneficie a empresarios con locales que explotan a las mujeres, se quedan como mínimo el 50 % de cada servicio y encima no pagan ningún tipo de impuestos por esos ingresos”, denuncia Vip.

Maribel Martín es la primera prostituta a la que la justicia ha reconocido sus derechos laborales como chica de alterne, tiene 63 años y abandonó el oficio poco después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) reconociera sus derechos laborales tras trabajar en un club de Granollers. Martín se muestra, igual que Vip, muy tajante: “Los políticos solo se dedican a perseguir a las pobres chicas que sobreviven como pueden y, mientras, permiten que crezcan las mafias de proxenetas en los burdeles”. Martín asegura que detrás de este tipo de negocios “hay intereses y gente muy poderosa”. Denuncia que el modus operandi de este tipo de sociedades está cercano a la esclavitud: “Las mujeres trabajan en los clubs, al servicio de las peores mafias del mundo, y cuando ya no las quieren las echan a la calle”. Martín lo tiene claro: “Hay que cerrar todos los clubs, los políticos tienen que hacer cumplir las leyes y castigar el proxenetismo que se ejerce en esos lugares”. De la misma forma que Vip, Maribel Martín también cree que la solución es crear zonas “controladas” donde poder ejercer libremente la prostitución “sin ninguna red de explotación detrás”.


En numerosas ocasiones las prostitutas y sus aliados (entre los que se hallan ciertos vecinos, clientes y trabajadores de ONGs) han realizado acciones de protesta para llamar la atención sobre sus problemas y exigir una solución a la administración. Pero ésta nunca se la va a dar. El Hay-untamiento no puede ayudarles con sus problemas sencillamente porque el problema es el Hay-untamiento.



El problema político de la prostitución

Para los partidos políticos enfrentarse a la realidad de la prostitución no es fácil. Las formaciones tienen sensibilidades diferentes y atajos para solucionar lo que algunos consideran un “problema”.

La concejal de CiU en Barcelona, Francina Vila, es tajante: “La oferta y demanda de servicios sexuales en la vía pública no puede existir en nuestra ciudad”. Vila asegura que las políticas de los convergentes seguirán encaminadas a ayudar a buscar alternativas a las mujeres que ejercen la prostitución, “nunca las dejaremos de lado, atenderemos a las víctimas de la trata y nos coordinaremos con la justicia”.

Las propuestas convergentes no son antagónicas a las del alcaldable del PSC por Barcelona, Jaume Collboni. El socialista reclama una Barcelona “libre de explotación sexual”. Denuncia que el 95 % de las prostitutas que ejercen en la ciudad condal son “víctimas de trata y explotación”. Collboni apuesta por una ciudad “libre de prostitución” ya que considera que ejercer esta actividad en la calle o en cualquier otro sitio “es un atentado contra la libertad de las mujeres y nuestros esfuerzos están enfocados en protegerlas”. 


Las prostitutas y asociaciones que las apoyan hacen responsable de la falta de entendimiento al alcalde de Barcelona, Xavier Trías, si bien como vemos entre las diferentes formaciones políticas con opción a gobernar todas comparten una aproximación similar en materia de prostitución.



Belén Pajares, concejal del PP en el consistorio barcelonés, es partidaria de los programas para ayudar a que las mujeres abandonen la “esclavitud que supone la prostitución”. Según la política popular: “En la calle no debe haber prostitutas, las familias y los niños no tienen por qué presenciar todo lo que conlleva ese oscuro mundo”. Los populares no están por la labor de permitir zonas, ni ceder ningún tipo de equipamiento para el sexo de pago. Su política es clara “presión” sobre los clientes.

Por su parte, la diputada y candidata a la alcaldía de Barcelona por Ciutadans, Carina Mejías, propone un marco legal donde todas aquellas personas “que ejercen libre y voluntariamente la prostitución puedan acogerse al régimen de autónomos”. Mejías asegura que de esta forma se conseguiría una mayor protección y se podría velar por que el sexo de pago se realice con unas condiciones mínimas de seguridad e higiene. Aún así, Mejías es partidaria de prohibir la actividad en la vía pública y permitir que se realice en locales previamente autorizados. “Lo mejor que podemos hacer por las mujeres es regularlas y perseguir a las redes de explotación sexual”, afirma la candidata de Ciutadans.

El País se ha puesto en contacto con la CUP y con ERC sin que se hayan pronunciado respecto a las propuestas políticas relacionadas con el ejercicio prostitución. Barcelona en Comú confesó a este rotativo no tener todavía una opinión formada sobre el tema y necesitar diversas reuniones para acabar de forjar su propuesta al respecto.

Decenas de mujeres alquilan sus cuerpos en las calles, pisos y clubs de las ciudades catalanas. Muchas, como Paula Vip “llevamos años cotizando como autónomas porque para cobrar nuestro dinero entonces sí que nos quiere el Estado, y no para darnos derechos, actúa como un proxeneta”. Decenas de prostitutas tendrán su papeleta preparada el próximo mes de mayo.





Estos conflictos van de largo, sólo que últimamente se han recrudecido. La vanguardia hacía referencia a esta noticia bajo el título "Un centenar de prostitutas piden seguridad, respeto y libertad en Barcelona" pero, comprensiblemente, la ha borrado aunque otros medios conservan noticias como la de la manifestación de Abril del 2012. Algo que caracteriza a estas prostitutas es que, por si no fuera suficiente con desafiar los comportamientos sexuales normativos, a los poderes públicos, y a las femilistas... ¡encima se les ocurre hablar en castellano! ¡Qué atrevimiento! ¡Españolistas, botiflers! No, esto no es ni una broma ni una provocación. Es una realidad CONSTATABLE, estoy plenamente convencido de que el idioma suma otro grado en la escala del estigma que padecen.

En cuanto a la movilización del 2013 el mejor análisis es el que he encontrado en el periódico Diagonal, que denuncia que "bajo los argumentos de “luchar contra la explotación sexual”, Barcelona persigue a las mujeres que dice querer proteger" y que las meretrices sufren "la arbitrariedad y el maltrato por parte de la Guardia Urbana". ¿Ven? Los mismos puntos que mencioné al principio de la entrada PORQUE ES LO QUE SUCEDE. Pero los políticos no quieren ver esa fea cara de la realidad: no les da por pensar que si hubo agentes extorsionando a empresarios españoles que llevaban macroclubes, ¡cuánto más fácil no les sería abusar de putas callejeras que son un cero a la izquierda! El comportamiento de los políticos lo ejemplifica claramente el candidato del PSC, Collboni: se hace unas fotitos mostrando su "compromiso contra la explotación sexual" pero no se le ocurre pisar la calle para tan siquiera conocer a esas personas con quienes proclama estar tan comprometido (ASCO de políticos). Y por cierto, ante un problema auténtico que documentó el periódico Público (adviertan que empleo conscientemente medios de izquierdas, para que no se me tache de partidismo o conspiranoias como cuando traté la Operación Afrodita echando mano de la investigación de Inda y Urreiztieta para El Mundo), como la agresión con gas en la vía pública a varias prostitutas el Ayuntamiento se cerró en banda y evitó investigar. ÉSTA ES LA VERDAD DE LA PROSTITUCIÓN. Los problemas reales que suponen el 99% de las preocupaciones de las prostitutas, ocupan el 1% en los medios. Y en cambio, las gansadas como la prostitución forzada, la desigualdad de género o el modelo de sexualidad que promueve la prostitución que siendo generosos representarían el 1% de las inquietudes de estas personas, en cambio son las que abarcan el 99% de las noticias. Venga, les invito a que nos demos otro BAÑO DE REALIDAD:




Este otro vídeo lo he elegido porque es, por así decirlo, más "equilibrado". Aunque lo que me saldría del cuerpo sería, como hace la primera mujer, decir que las prostitutas tienen el derecho a hacer "lo que les da la gana" lo cierto es que vivimos en una sociedad compleja donde se hace necesario compatibilizar distintas sensibilidades. Quiero que quienes están en contra de la prostitución escuchen las dos primeras intervenciones, son las razones básicas que dan las chicas para hacer lo que hacen: que no hacen daño a nadie (por eso en otro vídeo decían que "no robaban") y que es su forma de ganarse el pan. Pero también es cierto que hay vecinos y turistas, como se nos muestra, que creen que ver a prostitutas por las calles "está feo y triste" y que "no pueden estar por la calle". Es un hecho que existen intereses y derechos que entran en colisión, el trabajo de un político sería tratar de dar una respuesta lo más satisfactoria posible para ambos grupos. Pero no es el caso. Lo que tenemos es que invariablemente culpabilizan a las prostitutas (o para parecer más solidarios a los clientes) mientras no cuestionan en lo más mínimo a quienes se ven "afectados" por la prostitución.

Y yo me digo, si lo que se busca es que exista una "convivencia"... ¿no tendremos TODOS que poner de nuestra parte y esforzarnos para no molestar ni perjudicar al prójimo? Si se pretende que nos comportemos con "civismo"... ¿no será exigible a todos los miembros de la sociedad por igual? Está bien que digan qué CONDUCTAS de las que realizan las prostitutas resultan molestas y se traten de evitar. Por ejemplo que griten a altas horas de la noche. O que ensucien el suelo (en el caso urbano no es con condones, lo que arrojan son colillas, vasos de plástico y latas). O que capten clientes de una manera demasiado llamativa. Bueno, todo eso puedo entenderlo porque entra dentro de lo razonable. Las prostitutas, a cambio de que las dejen trabajar tranquilas, aseguran comprometerse a adquirir una serie de obligaciones como la de cuidar del espacio público: ¡si es que lo ponen a huevo, son quienes más se esfuerzan por tener una convivencia pacífica y agradable! Pero macho, el problema lo tenemos cuando lo que molesta no es lo que HACEN sino lo que SON. Si la queja viene de que no quieren ver a sucias putas inmigrantes en "sus calles" entonces ahí no hay acuerdo posible, y en lo que habría que trabajar es en mejorar la tolerancia y el respeto de quienes discriminan a otras personas. Que quede claro que no es mi intención darle la vuelta a la tortilla pero cambiando los "buenos" y los "malos" de lugar, sencillamente deseo mostrar que hay que adoptar un enfoque más amplio en el que no se busque CULPABLES sino que se trate de solucionar PROBLEMAS. Si hay cosas en las que las chicas y los vecinos coinciden, por ejemplo con lo de tener sitios adecuados para ejercer su labor sin dar espectáculos como el de la boquería. Resulta que las chicas, si se quedan sin habitaciones para atenderse porque el consistorio las cierra se ven obligadas a prestar los servicios en la calle lo cual no es del gusto ni de vecinos, ni de clientes ni por supuesto de las propias chicas. La solución más sensata sería que tuviesen donde atenderse, pero no, lo que se les ocurrió fue llenar de barrotes los portales.

Es el absurdo, se gasta dinero en cerrar las habitaciones creando un problema... en el que nuevamente se vuelve a malgastar dinero público para tampoco solucionarlo. El Ayuntamiento de Barna ha dado reiteradas muestras de la más absoluta ineptitud al no sólo no no resolver sino agravar los problemas de los ciudadanos. Y yo le digo al señor Trías (o cámbiese el nombre por el político de turno) que en vez de causarnos cada vez más inconvenientes de una vez nos den SOLUCIONES o al menos escuchen las que proponemos si ustedes no tienen ninguna mejor. Eso es lo que se reclama como pueden apreciar en la siguiente noticia:



Masala - 13/06/2013


El colectivo de trabajadoras sexuales llevó a cabo el pasado miércoles una cacerolada, que se repetirá cada miércoles a las 20 horas, para denunciar el inmovilismo del Ayuntamiento y concretamente de Xavier Trias ante sus denuncias por el incesante acoso policial. Según fuentes del colectivo, representantes de las prostitutas se reunieron el pasado 26 de abril con el alcalde, al que le plantearon el hostigamiento al que estaban siendo sometidas concretamente por las patrullas de la Guardia Urbana destinadas a la zona de Robador, Sant Ramon y la Plaça Pieyre de Mandiargues. Durante esta reunión, las trabajadoras pusieron de manifiesto «agresiones verbales, identificaciones arbitrarias y multas injustificadas», que desde hace tiempo son una práctica habitual de los agentes destinados a la zona.

Las trabajadoras expresaron al alcalde que no necesitaban salidas de asistencia social, sino poder ejercer su actividad sin ningún tipo de presión por parte de las fuerzas de orden público. En este sentido, plantearon abrir un espacio de diálogo y negociación en torno a las cuestiones de convivencia que afectan los espacios en los que practican la prostitución

El encuentro con el alcalde había estado precedido de otros anteriores. Las trabajadoras se han mostrado particularmente satisfechas con la actitud receptiva de la Síndica de Greuges de Barcelona Assumpció Vila, «para nosotras un gran paso en nuestro reconocimiento como ciudadanas», afirmó a este medio una representante del colectivo que prefiere no identificarse. También antes de la reunión con el alcalde, representantes de las trabajadoras celebraron un encuentro con la Taula Técnica del Pla per l’Abordatge Integral del Treball Sexual (ABITS), la agencia municipal dedicada al tratamiento de la prostitución. Según explicó la misma representante del colectivo «en esa reunión las mujeres pusieron de manifiesto que disponían de pruebas que mostraban agresiones e irregularidades por parte de la policía».

A pesar de las pretendidas buenas intenciones y elevados sentimientos de los políticos, que dicen querer ayudar a las prostitutas, éstas no parecen agradecer sus disposiciones legislativas y se les rebelan como pueden apreciar en esta breve noticia.



Pero, pese a que las mujeres ya se han reunido con tres instancias oficiales distintas, incluido el propio alcalde, la situación no ha variado demasiado. De hecho, «aunque algunos comportamientos parecen no repetirse tanto últimamente, lo que sí se ha incrementado notablemente es la presencia policial». Es lo que ha llevado a las prostitutas, mayoritariamente aquellas que ejercen en calle Robador y alrededores, a protestar mes y medio después de una reunión sin resultado alguno.

Respecto a la posición del Ayuntamiento, quizás puede aclarar algo el contenido del Plan de Usos del Distrito de Ciutat Vella, actualmente en periodo de alegaciones. En él se prohíbe en todo el centro histórico tanto la actividad de hostal meublé como la apertura de otro tipo de locales donde se ejerza la prostitución. Eso, a pesar del fracaso de las vías exclusivamente policiales y prohibicionistas, y de que en los últimos cuatro años se han lanzado propuestas distintas. En 2009 la exregidora Itziar González plantearía ofrecer licencias de meublés para reducir la presencia de prostitución en la calle; y más tarde una parte de la Plataforma Raval per Viure –caracterizada precisamente por apostar por vías policiales y represivas en las cuestiones referentes al espacio público- plantearía imitar el modelo de barrio rojo de Amberes como un ejemplo posible para el Raval.

Sea como sea, las trabajadoras sexuales consideran que, las buenas intenciones expresadas por el Xavier Trias hace ahora casi dos meses, no se han traducido en ningún cambio esperanzador. Hasta que eso no se produzca, cada miércoles sonarán las cacerolas en Robador.




Como dice la noticia y pueden observar en el vídeo anterior, las autoridades han optado por dar una respuesta fundamentalmente represiva. La Asociación Génera incluso denuncia que la Ordenanza no se está aplicando correctamente, sino que se usa para amedrentar a las chicas y los agentes actúan con total arbitrariedad. No puedo confirmar tal extremo porque no conozco la prostitución del Raval personalmente, pero en base a mi experiencia en Madrid sí que doy credibilidad a sus denuncias pues a pesar de que la capital de España carezca de una normativa municipal que aborde la prostitución, los agentes han empleado sus competencias en diversas materias (tráfico, orden público, limpieza) para multar y extorsionar a las chicas. La protesta de la que se hace eco el vídeo es del 2008, cada poco hay alguna porque lo cierto es que pasan gobiernos y la situación no mejora nada.

Para finalizar adjunto un último artículo de El Mundo (bueno, déjenme poner al menos un medio menos de izquierdas para contrapesar un poco la balanza... aunque la verdad es que desde que no está Pedro J. ya no es El Mundo) en el que el protagonista de la noticia es el mismísimo alcalde Xavier Trías. Y es que cuando digo lo de escuchar a todos es a todos. De hecho es interesante saber qué dicen los políticos porque así podemos conocer sus experiencias, sus filias y sus fobias, Y resulta que el pobre hombre tuvo una experiencia traumática porque le intentaron robar. Sí, jajaja, seguro que las chicas que dice que se abalanzaron sobre él no tenían no tenían ni idea de quién era, sólo les pareció un "atontao" al que podían desplumar. Pues hombre, sabiendo esto ¿no resulta más comprensible su actitud? Para una vez que pisa la calle va y le pasa esto, normal. ¿Cómo se van a mezclar con la gente corriente si no son como nosotros? En cuanto deja su burbuja le suceden cosas como ésta, así es que es totalmente lógico que el hombre diga lo que dice. Desde nuestra perspectiva, las actuaciones que toma la administración nos resultan absurdas y totalmente contraproducentes pero no es así si hacemos el esfuerzo de "cambiar el chip" y ver las cosas desde su punto de vista. En la calle no hay ningún Xavier Trías ni ningún Alberto Fernández, no pueden pensar como nosotros porque ni viven la misma realidad ni afrontan los mismos problemas que nosotros. Y es por eso que el mundo de la política jamás podrá responder a las necesidades reales de la ciudadanía, porque habitamos dos planos de existencia distintos. Lean y recréense con las aventuritas de Super Trías:



El Mundo, 02/08/2009

- Según el dirigente de CiU, 'no vale no hacer nada y mirar hacia otro lado'
- Lamenta los mensajes negativos que reciben los turistas de la inseguridad



El presidente de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias, ha reclamado orden para evitar que la capital catalana siga siendo "un gran prostíbulo en la calle de personas explotadas por mafias", y deje de ser un destino de turismo sexual.
En una entrevista, Trias ha defendido incrementar la Guardia Urbana en la calle, medida que se debe acompañar del plan para perseguir a las mafias y a los 'sin papeles' que ejercen la prostitución. Ha afirmado que su ritmo lo tiene que marcar la Agencia Municipal para el Abordaje Integral del Trabajo Sexual (Abits), que colabora con entidades sociales de apoyo a las prostitutas.
Según el dirigente de CiU, "no vale no hacer nada y mirar hacia otro lado" con la excusa de que es un drama el chantaje constante de estas chicas, "en muchos casos ilegales, jovencitas, explotadas por mafias y con familias amenazadas en sus países".
Trias ha considerado bochornoso que alrededor del Camp Nou campe la prostitución, en un ámbito que es referente en investigación con el Portal del Conocimiento, razón por la cual ha condicionado su apoyo al acuerdo para transformar los terrenos del Miniestadi a que la Abits hiciera un plan social y cívico para las prostitutas.
La Rambla es el otro punto de la ciudad donde urge poner orden, según Trias, ya que la situación ha vuelto a empeorar. "No puede ser que de noche haya gente que te pone la mano encima", ha afirmado, y ha lamentado los mensajes negativos que reciben los turistas acerca de la inseguridad por parte de los touroperadores y agencias de viajes.

Casi me atrevería a decir que las manifestaciones de prostitutas en Barna han llegado a convertirse en patrimonio cultural de la ciudad. Antes que Xavier Trías,estuvo Jordi Hereu contra el que también protestaron. Y aún antes, Joan Clos a quien vemos que hace referencia la pancarta. Oigan, si a estas alturas de la película no se han enterado qué quieren las prostitutas es porque o son sordos, o tontos... o muy sinvergüenzas. No me pregunten qué opción creo la correcta porque lo cierto es que lo tengo muy claro.



Le intentaron robar en plena calle
El propio Trias y sus colaboradores fueron objeto a finales de julio de un intento de robo cuando paseaban por el barrio Gòtic para volver al Ayuntamiento tras participar en un acto institucional. Para el líder de CiU, es intolerable que advirtieran que cinco chicas venían a por ellos y "no haya una actuación contundente de la Guardia Urbana contra estos grupos".
Ha defendido instalar cámaras de videovigilancia en puntos como La Rambla, donde el Ayuntamiento ha pedido autorización a la Generalitat, siempre que se haga con consenso social y garantías para preservar la intimidad.

El PP le recuerda que se opuso a la prohibición
El presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha criticado que el líder de CiU en el consistorio, Xavier Trias, pida ahora mano dura contra la prostitución cuando la formación nacionalista rechazó en 2005 la propuesta de los 'populares' de prohibir esta práctica.
En un comunicado, Fernández Díaz ha pedido coherencia a CiU y ha subrayado que si la prohibición de la prostitución callejera no está vigente en Barcelona es porque la Ordenanza de Civismo que CiU pactó con el ex alcalde socialista Joan Clos en 2005 no lo incluía.
Fernández Díaz ha asegurado que una de las razones por las que su grupo municipal no apoyó esta ordenanza fue su falta de firmeza contra la prostitución, y ha subrayado que el tiempo les ha dado la razón, ya que aquella "tibieza" impidió mejorar una situación que cada día está más "acrecentada" en la ciudad.
Ha apuntado, no obstante, que si Trias y su grupo rectifican finalmente y deciden sumarse a las tesis del PP, serán bienvenidos.