lunes, 16 de diciembre de 2013

Medidas del gobierno cubano para erradicar la prostitución

"La ponencia de hoy, yo creo que va encaminada a conocer un ejemplo más de cómo sí es posible abolir la prostitución (...) es simplemente conocer la situación en Cuba actualmente y cómo la Revolución cubana ha conseguido abolir la prostitución".
Secretaria de la Mujer del Partido Comunista de Madrid (PCM) 

"La prostitución perjudica a todo el país y a toda la sociedad, destruye a la sociedad moralmente".
Dña Andrea Innago, representante del gobierno cubano



Estoy convencido de que no sólo hace falta mostrar a la sociedad la realidad del trabajo sexual y aquellos problemas que de verdad enfrentan las prostitutas a través sus propios testimonios, sino también lo que piensan y dicen quienes se oponen a ellas. Esas personas que llamamos "abolicionistas" o "antiprostitución".

Buena parte de quienes leen este blog son trabajadoras sexuales y aliados suyos como clientes, ciertos trabajadores sociales y académicos que estudian el tema. Todos ellos conocen el mundo de la prostitución pero NO el de los abolicionistas. Está muy bien haber ejercido muchos años la prostitución, tener amistad con prostitutas o ser un asiduo de los clubs de alterne. Saber cómo funciona todo el mundillo es condición necesaria pero no suficiente, ya que estos abolicionistas también forman parte de la prostitución y hay que saber qué dicen y poder explicar por qué lo hacen. Quizá en la calle no sean nada, pero a nivel institucional lo son todo y por ello tienen un papel clave. Dudo que un sólo político pudiera darnos el nombre de diez prostitutas activistas pro-derechos (muchos seguramente ni el de una sola) pero sin embargo sí que sabrían citar a diez feministas abolicionistas.

De acuerdo a la ponente, Cuba ha alcanzado un gran éxito al haber erradicado la prostitución casi en su totalidad. No estoy de coña, asegura que hay muy poca y que cuando se ve alguna en un hotel de lujo es porque ha sido "llevada engañada" por "europeos y otros fascistas de latinoamérica". Bienvenidos al alucinante mundo del comunismo, donde nada es lo que parece y todo lo que parece no es.



Así pues, no podemos desentendernos de lo que dicen estas personas aduciendo que "no saben lo que es la prostitución" y pidiéndoles que "hablen con las putas". Si no lo hacen es porque tampoco lo necesitan, en cambio a nosotros nos hace muchísima falta conocerles mejor. Incluso una prostituta curtida como Marien (Montse Neira, inspiradora de este blog) quedó totalmente alucinada cuando presenció una de sus charlas.

Como siempre digo, nadie mejor para hablar sobre un tema que quien lo vive en primera persona. Si queremos conocer lo que es la prostitución pues es evidente que habrá que acudir a las prostitutas, a los clientes, a aquellas personas que ponen las instalaciones donde se ejerce la prostitución... pero del mismo modo para saber sobre el abolicionismo no existe nada como un abolicionista. Pues siguiendo mi política de no hablar por los demás lo que les traigo en esta ocasión es la conferencia impartida por Dña Andrea Innago, presidenta de la Cátedra del mayor de la Fragia Martiniana. Una representante del gobierno cubano que habló "entre amigos", en el CAUM (Club de Amigos de la Unesco de Madrid), una de tantas asociaciones tapadera de los comunistas. Así podemos conocer de primera mano la visión que tanto el gobierno comunista cubano como sus aliados pro-castristas en España tienen sobre el tema. Quizá les pueda interesar complementar la lectura de esta entrada con otra que escribí sobre Cuba, en la que adjunté el controvertido documental que llevó a prisión a un periodista español, o con la conferencia que grabé en el Ayuntamiento de León, que les permitirá observar la similitud del enfoque institucional en Cuba y España. Veamos qué nos cuenta:




Ya sabemos que los comunistas, como gente de buen corazón que son, desean lo mejor para el prójimo ¿no? Bien, dejemos que explayen. Vemos que consideran la prostitución un mal absoluto: las prostitutas serían un reflejo "del sufrimiento, la tristeza, las frustraciones" que el terrible capitalismo conlleva. Aquellas mujeres que acaban en la prostitución lo harían en contra de su voluntad debido a la pobreza, la discriminación de la mujer y al analfabetismo. Ergo hay que ayudarlas a salir de la situación de opresión que sufren, tanto en beneficio de ellas como en provecho de la revolución pues ¿cómo podríamos sentirnos orgullosos de nuestro modélico sistema, alternativa al deshumanizado capitalismo que todo lo vende, si admitiésemos el sometimiento de la mujer que supone la prostitución?

El triunfo cubano, ateniéndonos a las cifras presentadas en la charla, es incontestable: según la ponente, con anterioridad una de cada dos mujeres que trabajaban en Cuba lo hacía en prostitución y ahora únicamente lo harían el 0,04%, ¡una de cada DOS MIL QUINIENTAS! Es decir, pongamos que de la población cubana (11,2 M) unos 5 millones de personas fuesen mujeres en edad de trabajar, eso arrojaría la cifra de 2 mil prostitutas para toda Cuba. Eso no es nada si lo comparamos con las cuatro mil mujeres que, asimismo de acuerdo a sus datos, se exportan SEMANALMENTE a Europa para putear desde toda América Latina.

¿Cómo se logró este asombroso resultado? Pues a través de una serie de medidas impulsadas por El Partido (¿cuál va a ser? ¡si sólo hay uno!) mediante las cuales se proporcionó educación y trabajo a las mujeres para que abandonasen la prostitución. Y "a las que son muy rebeldes" no se las abandonó a su suerte, sino que se las "concentra" y se "les da una atención". No tienen que preocuparse de nada, tienen ahí "su aseo, su comida"... Menudo lujo. Éste es el camino propuesto por los comunistas, nada de reprimirlas ya que ellas son víctimas, hay que ayudarlas respetando su dignidad.

El régimen cubano declara tener en sus objetivos la consecución del pleno ejercicio de la igualdad de la mujer en todos los ámbitos y niveles de la sociedad. Para ello estableció, como organización de masas unificada (es decir, única) la Federación de Mujeres Cubanas cuyo símbolo pueden apreciar en la imagen. Una mujer soldado, no olvidemos de qué sistema estamos hablando, sosteniendo a un bebé. Quizá la idea que tienen ellos de la "igualdad", de la "democracia" o de la "libertad" no sea exactamente la misma que la que sostenemos la mayoría de quienes vivimos en países donde existe una mayor pluralidad política.



Bien,me alegro de que me lo haya puesto tan fácil. A poco atento que uno sea desenmascara a esta mujer sin mucha dificultad, pero lo expondré a las claras. Me parece que ha evidenciado la esencia del régimen cubano y, por extensión, de todo gobierno: el despotismo más obsceno. No sólo desprecia absolutamente a las prostitutas quienes no tienen nada que decir (como hace nuestro gobierno con las víctimas del terrorismo), sino que apuesta decididamente por políticas autoritarias (persecución de las prostitutas, denunciadas por considerarse antisocial su conducta) que pretende encubrir con engaños totalmente descarados (se evidencia que no tienen la menor intención de ayudarlas y que en la práctica las tratan como a delincuentes).

El mecanismo que emplean los comunistas para "salvar" a prostitutas y obreros resulta totalmente idéntico. En ambos casos detectan una flagrante injusticia que ha de ser remediada. Pero quienes la padecen no son capaces para hacer nada por sus propios medios, así que ahí entra "la vanguardia del proletariado" al rescate. No desean nada más que beneficiar "a la sociedad", porque ellos son la bondad personificada. Son los héroes capaces de todo, mientras que sus protegidos no pasan de patéticas víctimas subhumanas por quienes deben actuar, hablar e incluso pensar. Ya han establecido ellos de manera unilateral que el resto del mundo son unos ignorantes (por eso les llamamos "iluminados", pues sólo ante ellos se ha presentado la "verdad revelada") -excepto los cerdos fascistas que deben ser exterminados- y aquel trabajador o aquella prostituta que no quiera ser salvado/a pues deberá recibir las "atenciones adecuadas para que recapacite". Nos dicen que las prostitutas son objetos, mercancía, cuerpos, una especie de entes inanimados carentes de toda capacidad para dirigir sus vidas. ¡Y tienen razón! Sí, para ellos las prostitutas son así. Nos están diciendo cómo ellos conciben a las "mujeres de esta índole", con la expresión que la Sra Innago utiliza.

La deliciosa ironía de los comunistas (eso del "país con una situación económica resuelta" es asombroso) rivaliza con la hipocresía de su doble rasero (¿por qué no pretenden acabar con el trabajo doméstico, la otra gran ocupación de las mujeres pobres y sin educación?) y su descarada invención de la realidad. Ya he dicho en otras ocasiones que sólo pueden ser progres los muy ignorantes o los muy cínicos. Por una parte resulta que si el índice de prostitución es "ínfimo", ¿cómo pueden al mismo tiempo catalogar el problema de "plaga"?  Eso no cuadra, o la prostitución es un fenómeno marginal o está muy extendido. Como decía uno de mis profesores, muy conocido entre las huestes rojas y también en algunas tertulias televisivas, "si la realidad se opone a la ideología, peor para la realidad". La defensa del régimen comunista pasa por la negación sistemática de los hechos, el menor atisbo de crítica es interpretado como hacerle el juego al enemigo y nadie debe salirse de la posición política fijada por el Comité Central (es lo que denominan el "centralismo democrático"... el comunismo es el refinamiento excelso del fascismo, darle caña al personal mientras te despollas, la esencia misma de lo que es la actividad política). Bien, entonces quedamos en que "hay poca prostitución en Cuba", versión que como ven en los vídeos que adjunto es contestada por los "gusanos" de Miami que ya se sabe que sirven a los intereses contrarrevolucionarios del Imperio.

Hemos escuchado a la representante del gobierno cubano, de quien no me cabe la menor duda de que conoce la realidad de la situación de la prostitución en la isla. Pero al menos he de hacer constar que existe una versión distinta y que no aparece reflejada en los medios oficialistas. Según el opositor Dr Darsi Ferrer Ramírez, la prostitución en Cuba sería un fenómeno bastante extendido y que se habría multiplicado debido a la política impulsada por los hermanos Castro. Denuncia que el corrupto sistema educativo cubano es el germen de la prostitución y que la misma policía "que mata a golpes a los opositores" (mira, como nuestros Mossos) es la que chulea a las muchachas. 



¿Y qué se hace con las pocas que quedan? Pues se las da "la atención que necesitan". Y maravilla de las maravillas, aquí viene lo mejor. Si la contradicción anterior ya podría resultar sospechosa, cuando la camarada Andrea cuenta cómo se ocupan de las prostitutas despeja cualquier duda que todavía pudiéramos albergar. ¿Qué sucede con ese "uno o dos por ciento de mujeres a quienes les gusta esa vida"? Pues entonces "las que son muy rebeldes están concentradas y se les da una atención: se le lleva su aseo, comida..." Ahá, si a pesar de todo no quieren ser salvadas (el "lumpen" del que nos hablaba Marx, que le seguía el juego a la burguesía) se las "concentra". A ver de qué nos puede estar hablando. Un sitio donde están concentradas y tienen aseo y comida... Ahí va, si es una CÁRCEL. Nos dice que a las prostitutas se las llevan presas. También en países profundamente conservadores como en Irlanda se "atendía" a las mujeres descarriadas, en varias ocasiones ha hablado de las vergonzosas lavanderías de las Hermanas Magdalenas, donde también las mujeres estaban atendidas y se cubrían necesidades básicas... estando, claro, sometidas a un régimen de semiesclavitud. ¿No les ha quedado claro? A ver, ¿qué nos cuenta que hacen los CDR (Comités de Defensa de la Revolución, órganos de control político-social del régimen) cuando hallan "un foco de prostitución" (a una puta, vamos)? Comunicárselo a la policía, para que se las lleven. Pero NO, eso no es "represión policial" sino parte de un "trabajo colectivo" orientado a erradicar la prostitución.

Obviamente en un Estado policial como es la dictadura cubana ese eufemismo del "trabajo colectivo" no significa otra cosa que toda la sociedad ha de estar al servicio del poder político para delatar y reprimir cualquier foco de disidencia, por mínimo que sea. Ése es el "trabajo político e ideológico" del que habla, el régimen ampara su persecución policial hacia las prostitutas en unas medidas políticas, sobre todo la penalización legal de la prostitución, y un discurso ideológico, el de considerar la prostitución per se como "un mal que perjudica a todo el país y a toda la sociedad, que destruye a la sociedad moralmente". No ha podido expresarlo con mayor claridad, las prostitutas son criminales de la peor calaña en Cuba, acusadas de causar un problema social (se escuda en la manida protección de la infancia, ¿pero a quién perjudican? ¡si de hecho lo que desean muchas chicas no es más que sacar adelante a sus familias!) y de "enriquecer a una minoría". Son unos verdaderos agentes contrarrevolucionarios, que deben ser perseguidos por un organismo político como son los CDR. Fíjense qué imagen más ilustrativa, su logo parece un fantasma que quiere pillarte:

Emblema de los CDR, los "comités de defensa de la revolución" (no, no hablamos de Irán sino de Cuba aunque la imagen nos recuerde a un enfurecido fundamentalista haciendo la guerra santa). Éste órgano desempeñaría "tareas de vigilancia colectiva frente a la injerencia externa y los actos de desestabilización del sistema político cubano", lo que hablando en cristiano quiere decir que es una institución de control social que tanto denuncia ante la policía a quienes ejercen la prostitución como espía a aquellos vecinos sospechosos de ser enemigos de la revolución (por delitos tan graves como leer prensa libre o criticar al gobierno). Al igual que la FMC que pretendía hacer de toda mujer un soldado y una madre en servicio de la patria, los CDR buscan que cada ciudadano se convierta en un policía. Eso es el "paraíso socialista".



¿Digo que persiguen? No, qué va. Como dice una de las asistentes, "erré mi término, efectivamente no es represión sino un seguimiento el que hace la policía". Exacto, eso es. Las cárceles prestan "atención". La policía hace "seguimientos". Y a las prostitutas se las "ayuda". ¡Hola, neolengua! Mira que hace falta ser caradura y sinvergüenza, no es ya lo que hacen sino el reconchineo en el que se regodean. Ella misma ha confesado que van a por las putas, y con su terminología no dulcifica la explicación sino que la vuelve más irritante. Ahá, así que la policía ejerce un "trabajo profiláctico" con esas mujeres, que no se trata tanto de perseguirlas como de evitar que entren nuevas. ¿Me está diciendo usted que está creando un ambiente de TERROR SOCIAL entre las prostitutas? Si escuchamos a las prostitutas cubanas nos lo confirman. Resulta que a quien más temen es a esa policía que, según el régimen, no las reprime y desean evitar acabar en esos centros "donde se les atiende, se les da estudios, se les da trabajo y ellas mismas van reflexionando sobre su vida". Ahora no estás privado de libertad o preso, sino "reflexionando sobre tu vida". Esto supera lo sueños orwellianos más delirantes.

Así que ya ven lo que hay tras la "abolición de la prostitución" y en base a qué medidas concretas se trata de erradicar. Los pro-derechos debemos denunciar lo que sus bonitas palabras esconden, que saben perfectamente que van a perjudicar a las prostitutas y toda su preocupación consiste en maquillar y hacer presentable la represión más feroz. Nosotros decimos que la prostitución en sí no resulta degradante, peligrosa o indeseable sino que precisamente son políticas como éstas las que convierten esta actividad en el foco de marginalidad que todos tenemos en mente. Imagínense que establecemos leyes contra los panaderos, porque entendemos que no pueden mercantilizar un producto tan básico y necesario como es el pan. Hacemos obligatorio denunciarles por enriquecerse de un modo considerado ilícito, les perseguimos (eso del "seguimiento") y les metemos en "centros para que reflexionen sobre su vida". ¿Quién coño querría ser panadero? Se volvería la profesión más horrible del mundo. Pues eso, señoras y señores, es lo que pasa con la prostitución. Lo que hay que cambiar son las CONDICIONES en las que se ejerce, para que sean dignas y equiparables a las de cualquier otro trabajo. Queremos que nadie sea perseguido, ni sienta vergüenza o sea despreciado por ejercer el trabajo sexual. Que al igual que con cualquier otra ocupación se dedique a él quien quiera y pueda, y los trabajadores sexuales no sean considerados ni víctimas, ni delincuentes, ni desequilibrados.

Si en cualquier país la queja número uno de las prostitutas es hacia la policía, en una dictadura donde no existen límites al poder público este problema se agudiza aún más. Las fuentes oficiales nos dicen que no se sanciona a nadie por prostituirse, que ellos son muy buenos y no creen en la represión (qué palabra más fea), sino que ayudan a las víctimas mediante proceso de reeducación (esto ya suena mucho mejor). Claro, la "terapia de rehabilitación" a la que las someten es involuntaria (pero por su bien, faltaría más) y consiste por lo general en 3 o 4 años de internamiento (eso es para que "reflexionen") en un "centro especializado" del Ministerio del Interior, tras ser consideradas "peligrosas por conducta antisocial". Generalmente los agentes más que aplicar la Ley la usan como amenaza para extorsionar a las prostitutas. Joder, yo a quien considero antisocial es al gobierno cubano.



Ah, que de eso todavía no había hablado. ¿Qué sucede cuando alguna prostituta declara que su ocupación la gusta? ¡Acabáramos! Una de las feministas, más papista que el Papa o en este caso más comunista que Doña Andrea, niega la mayor. Eso NO es posible. ¿Por qué? Pues porque contradice la teoría, y ya sabemos que si hay que elegir entre lo que vemos y el dogma... está claro. El diagnóstico es que, en el improbable caso de que alguna así lo afirmase, sería porque sufre un PROBLEMA MENTAL, que por supuesto debería ser tratado porque nosotras somos mujeres muy solidarias que no abandonamos a nadie a su suerte. No, bueno, si esto no se trata de ninguna parodia. Ahí las tienen diciéndolo alto y claro. ¿De verdad piensan que quien considera que las prostitutas están trastornadas y que hay que echarlas encima a la policía puede desear su bien?

No, las prostitutas ni son ni víctimas, ni locas, ni delincuentes. Son ustedes quienes las convierten en tales, como he repetido hasta la saciedad si los poderes públicos deseasen mejorar su situación deberían comenzar por respetarlas y escucharlas. Si no lo hacen es porque, oh sorpresa, piensan una cosa y dicen otra. ¡Ni lo podría haber sospechado! ¡Políticos que engañan! ¡Qué me cuentas, vecina!

Lo que las chicas (yo es que llamo así a las "putas") quieren es que las dejen en paz, que puedan trabajar tranquilas. Así lo dicen, empleando esa palabra: trabajo. Es lo que es para ellas, ni una diversión ni una situación de violencia constante. Pero puede desembocar en ambos extremos, en el primero normalmente a causa del cliente y en el segundo "gracias" a la intervención de las autoridades. Unas lo harán porque no tienen ni para comer, otras porque desean prosperar y mantener un estilo de vida acomodado. Pero "abolir" la prostitución no significa mejorar sus vidas sino muy al contrario dejarlas sin su medio de sustento, como liberal entiendo que pocas agresiones peores puede haber hacia una persona que quitarla su trabajo. Y también entiendo que sea eso lo que pretenden los socialistas, bien sabido es que les gustan tanto los pobres que no pueden parar de crearlos.

Otro programa desde el exilio, en tono netamente conservador, que denuncia la situación existente en La Habana. Que esté en desacuerdo con los castristas no significa que automáticamente me arroje en los brazos de cualquier opositor, en este caso podemos apreciar que los invitados promueven la aplicación de medidas represivas y que sostienen unas opiniones muy negativas de la prostitución (y en mi opinión claramente moralistas). Al igual que tantas otras personas que desconocen esta realidad, se escandalizan e imaginan lo que no ven.



Finalmente, y ya es un tópico en las charlas abolicionistas, se habla de los clientes a quienes se nos considera culpables de la existencia de la prostitución (recordemos que es un mal sin paliativos) y por tanto merecedores de castigo. Me hace gracia ver a las feministas ahí bramando y a la ponente desviando el tema y diciendo que cada cual está con quien quiere, jajaja. Son comunistas, no gilipollas. Saben perfectamente lo que pasa, pero por eso mismo su trabajo es el de ocultar lo que ocurre. Claro, al cliente se le persigue muchísimo, por eso van tantos "fascistas" a Cuba a follar. ¿Que se les cae el pelo? Sí, de viejos. ¿De qué sanciones habla? Cierto que no las dejan entrar en los hoteles, no pueden permitir que comparen la patria del socialismo con el decadente estilo de vida burgués. De todas formas en este tipo de sistemas todo es negociable con un pago de por medio, rige la Ley del soborno. ¿Pero es culpable el cliente o la prostituta por pagar a un policía? ¡No! Únicamente están comprando un poco de libertad. Lo que hay que evitar es que las autoridades tengan el poder de impedirte hacer lo que desees.

Como ya saben en Europa vamos por ese camino de penalizar a los clientes, y el resultado será el mismo que el que se consigue reprimiendo a las chicas: mayor precarización, marginalidad y clandestinidad. Aquellas situaciones que hace años sólo vivían las prostitutas, como las extorsiones, también las estamos comenzando a sentir los clientes. Siempre en menor medida, claro, pues nos exponemos menos. Es una cuestión de números y de puro sentido común, hay muchos clientes y el tiempo que destinamos a "ir de putas" es una fracción minúscula de todo el que disponemos. Las chicas son menos, lógicamente, y se pasan bastantes horas diarias trabajando con lo cual son más fáciles de detectar y perseguir. Y finalmente están los sitios, los clubes y pisos donde se ejerce la prostitución. Hay muchísimos menos y no pueden esconderse de ninguna manera, así que son la parte más vulnerable de la cadena.

El gobierno de Cuba afirma que la prostitución ya no existe, que fue erradicada. Los detractores del régimen insisten en que no ha sido así, y que su pervivencia es una muestra del fracaso del modelo socialista lo cual ha convertido la prostitución en una cuestión política. Probablemente lo más interesante de este breve reportaje son los testimonios de una mujer que ha ejercido la prostitución un buen tiempo y que explica cómo es ella quien pone las condiciones y, nuevamente, los constantes problemas con la policía. Me gusta la franqueza con la que habla esa mujer, dice que no la gusta su trabajo y se la nota. No podemos generalizar, no todas viven igual la prostitución, algunas encuentran agradable esta actividad y otras la detestan . Y concuerdo con lo que dice, yo tampoco pagaría por estar con una mujer como ella.



No puedo menos que preguntarme si alguno de los asistentes creerá sinceramente las explicaciones de la ponente. Cuando estuve con los comunistas presencié mucha ignorancia, la cual tiene remedio, pero también mucho fanatismo incurable. Ambos son peligrosos, pues los ignorantes muy a menudo se dejan arrastrar por los fanáticos.

Espero que esta entrada les haga reflexionar y ver qué propugnan en realidad los abolicionistas. Tratan de ser lobos con piel de cordero, pero resultan tan torpes que no pueden evitar delatarse. ¿No les han resultado demasiado evidentes sus engaños también a ustedes?

2 comentarios:

patpong dijo...

Muy bien, Cliente, la verdad es que los paleocomunistas que lastran los partidos de izquierdas (Maite Mola,Carlos Paris, etc.) como la derechona nacionalcatólica que hace lo propio con los de izquierdas (Concepción Dancausa, Rocío de la Hoz, qué desgraciaíta gitana...)... Pero recuerda que la Rusia de Putin es tan antiprostitución como Cuba (prohibición de las asociaciones de prostitutas como La rosa de plata de Irina Maslova...). Saludos.

Hermano lobo dijo...

http://lopezbulla.blogspot.com.es/2012/02/mas-alla-de-la-crisis-habla-josep.html