miércoles, 9 de diciembre de 2009

Las prostitutas se rebelan en Dinamarca haciendo tanto el amor como la guerra

"We have to defend ourselves" ("Hemos de defendernos")

Susanne Møller, portavoz del SIO (Sexarbejdernes Interesse Organisation)



Las prostitutas de Copenhague han conseguido que suba la temperatura en la Cumbre del Clima (COP15), al reaccionar frente a la agresiva campaña que el Ayuntamiento de la capital danesa ha lanzado contra los trabajadores del sexo.

El consistorio, gobernado por una coalición 'de izquierdas', ha distribuido unas tarjetas en las que piden a los delegados que protejan el medio ambiente local y colaboren con el código ético de la ciudad no adquiriendo servicios sexuales.

Esta decisión ha puesto en pie de guerra a la asociación de prostitutas SIO, que ha respondido con una contracampaña llamada “Sex for a postcard” (Sexo por una postal), mediante la cual sus 80 asociadas ofrecen sexo gratis a todo aquel que demuestre estar acreditado en la cumbre como participante. Aunque no esperan que muchos de los delegados hagan uso de la oferta, el objetivo de la iniciativa es protestar contra lo que consideran una discriminación e intrusión inadmisible e ilegítima del Ayuntamiento.

Don Federico trató esta mañana la noticia en su programa. Como saben mis lectores habituales mi obsesión por la defensa de la prostitución únicamente rivaliza con la de los principios y valores que este locutor encarna.



Realmente es vergonzosa la contaminación moral que impregna a esta alcaldía, que de una manera tan oportunista trata de emplear la Cumbre para imponer los valores abolicionistas. ¿Qué tendrá que ver la sostenibilidad ambiental con la prostitución? Pues lo mismo que los culos con las témporas, oiga. Con lo de lo sostenible nos meten todo, la prostitución, la descarga de archivos y como nos descuidemos también la muerte de Manolete… Afortunadamente las prostitutas -que no tienen un pelo de tontas- se han dado cuenta de quienes están con ellas y quienes en su contra, por eso dan la espalda a los liberticidas. Sus compañeras de la Montera apoyan invariablemente a la derecha política, de hecho hoy he quedado con mi niña “demócrata y liberal” más que para celebrar la victoria de Băsescu, para regocijarme con la derrota de los herederos del comunismo. Ceauşescu nu mai e!

Las prostitutas han elaborado una carta abierta, que traduzco, en la que explican las motivaciones de su campaña:




Durante su estancia en Copenhague usted obtendrá una postal del Ayuntamiento de la ciudad, con el eslogan “Sea sostenible: ¡no compre sexo!”

En Dinamarca, como en otros países escandinavos, los partidos de izquierda criminalizan el trabajo sexual. Gobiernan en el Ayuntamiento de Copenhague, y su objetivo es usar la atención de los medios en la Cumbre del Clima para continuar cargando contra el trabajo sexual.

Aunque el tema de los derechos de los trabajadores sexuales no tiene nada que ver con la Cumbre, usted está siendo inadvertidamente arrastrando a este fiero debate sobre el trabajo sexual.

No le animamos a comprar servicios sexuales o dejamos de hacerlo, queremos que usted se concentre en el asunto climático.

El propósito de este comunicado es defendernos. Esperamos que usted emplee algo de tiempo de su apretada agenda en leer sobre las precarias condiciones legales, la discriminación que afrontamos diariamente, y la falta de ayuda de las autoridades danesas.

La creencia generalizada entre los políticos y activistas contrarios al trabajo sexual es que los delegados que asisten a la Cumbre requerirán muchos servicios sexuales, lo cual conducirá a un incremento radical en el comercio sexual. ¡Esto es absurdo! Es más un mito que una realidad. No hay evidencias o informes que apoyen esta afirmación. Es una falacia que refleja la falta de escrúpulos del movimiento abolicionista en Escandinavia, que busca abolir el trabajo sexual a cualquier precio, aun a costa de manipular la verdad e ignorar los datos empíricos.

La infame postal que recorre Copenhague invoca un valor positivo, el ecologismo, para condenar la prostitución. Como he dicho en tantas ocasiones a los "progres" no les interesa lo más mínimo lo que predican, sólo es retórica vacía con la que lograr sus fines.



(Creemos que) Comprar y vender sexo es un asunto privado, y como tal no debe ser objeto de intervención estatal. Los poderes públicos no deberían tomar medidas ni a favor ni en contra de este asunto, dejando su desarrollo a cargo de la sociedad civil.

Aprovechando que hemos logrado su atención queremos animarle decididamente a explorar los contenidos de nuestra página web. Le ofreceremos una visión de conjunto del debate sobre el trabajo sexual en Dinamarca y la realidad que los medios no muestran, en nombre de los trabajadores del sexo tanto nacionales como extranjeros.

Trataremos de ser breves para que pueda regresar a sus ocupaciones. Estamos convencidos de que se centrará en reducir el consumo de energía y evitar el cambio climático.

Agradeciéndole su tiempo le envía un afectuoso saludo;
SIO, la Asociación Danesa de Trabajadores del Sexo
_____________________________________________________________________________________
Así cuenta el Mundo la noticia completa:




Pedro Poza Maupain, Copenhague - EL MUNDO 09-12-2009


El Ayuntamiento lanza una campaña antiprostitución y el sindicato de las meretrices ofrece servicios gratis.

A lo Berlanga, pero en plan danés, la Cumbre del Clima está transformando Copenhague en un lugar propenso al esperpento. Lo último: las prostitutas se venden gratis. Siempre que se trate de una señorita afiliada al SIO, el sindicato de las trabajadoras del ramo, los delegados y periodistas interesados en su conocimiento carnal sólo deben mostrar la acreditación oficial y una de las postales que el Ayuntamiento reparte por sedes y hoteles pidiendo que no se compre sexo.
El SIO ha montado en cólera porque la campaña -bajo el eslogan «Sea sostenible, ¡no compre sexo!»- omite que la prostitución en Dinamarca es legal y ha contraatacado con su oferta de revolcones gratis. «La cumbre ha sido tomada como rehén para una campaña local que demoniza a los clientes y no distingue entre el tráfico de mujeres y quienes nos dedicamos libremente a esto», denuncia Susanne Møller, portavoz del sindicato. «En el Ayuntamiento no desean dialogar. Se recluyen en sus despachos y estudian cómo salvarnos. Es como si no valiésemos nada. Ni siquiera se dignan a hablar con nosotras. En realidad nos discriminan. Preferimos tener derechos a que nos salven».

Las prostitutas, como ésta del Raval, quieren mandar un claro mensaje a los políticos moralistas...



Efectivamente, a diferencia del resto de Escandinavia, donde contratar los servicios de una prostituta es delito, aquí el oficio puede desempeñarse sin trabas, aunque sí se persigue a los proxenetas, curiosamente conocidos como alfonser, o sea, alfonsos. Las profesionales que declaran sus ingresos lo hacen como cualquier otro trabajador autónomo. En la última década, sin embargo, se viene librando un encendido debate sobre la necesidad o no de seguir el ejemplo de suecos, noruegos, islandeses y finlandeses. La oposición de izquierda se muestra a favor. El Gobierno liberal-conservador se resiste. Entre los partidarios de la prohibición destaca el Ayuntamiento de Copenhague, bajo dominio socialdemócrata desde hace más de un siglo.



Código ético

Por iniciativa de la alcaldesa saliente, la veterana y muy impopular Ritt Bjerregaard, la corporación municipal ha adoptado un código ético contra el sexo de pago que ahora pretende ampliar a los delegados y periodistas que entre discurso y discurso hayan pensado visitar algún burdel.

Si se ha de creer a Bjerregaard, eventos como la presente cumbre hacen que el comercio sexual se dispare. Entre las prostitutas hay divergencia de opiniones. Møller asegura que es un mito. Otras, como la denominada Miss Dina, discrepan: «Cada vez que hay una cosa de éstas, trabajamos como locas. Los políticos también necesitan relajarse después de un largo día de reuniones».

La alcaldesa de Copenhague se propone ordenar la sociedad según un rígido y excluyente esquema moral, como todo buen socialista que se precie. La ceguera ideológica que carga, y que la impide atender a los argumentos de las propias prostitutas, no se arregla con gafas.



La alcaldesa explica que su equipo desea erradicar la prostitución «porque no debe permitirse comprar cuerpos». Møller puntualiza que ella y sus colegas no venden sus cuerpos, «sino simplemente un servicio sexual». La portavoz del SIO, una antigua enfermera que escribe sus experiencias en un blog, causó un notable revuelo hace un par de años cuando un semanario publicó fotos de su web en las que aparecía desnuda en dependencias del palacio real de Amalienborg. Møller fue interrogada por la Policía, pero no se llegaron a presentar cargos en su contra. Nunca quedó claro si se trató de un montaje.

La polémica sobre la prohibición se debe esencialmente al problema planteado por la trata de mujeres, fenómeno casi inexistente en Dinamarca hace un par de lustros, pero en claro aumento desde la ampliación de la UE al Este de Europa. De las aproximadamente 2.000 prostitutas que trabajan en la capital, la mitad son extranjeras: africanas, rumanas, tailandesas...

Bajo la vigilancia de sus alfonsos, han comido el terreno a las contadas drogadictas autóctonas que seguían trabajando la calle en torno a la clásica zona comprendida entre Istedgade y Kødbyen, la ciudad de la carne, así llamada no por su sórdida transformación en cuanto cae la oscuridad, sino porque allí se concentraba la industria cárnica de la ciudad. Y aquí se recomienda vivamente a los participantes en la cumbre que no insistan ni con su acreditación, ni con la postal de marras.

La alcaldesa Bjerregaard, que será sustituida en breve por su correligionario Frank Jensen, ha vuelto a constatar que últimamente sus tiros le salen todos por la culata. Un gol en propia puerta es como la mayoría de comentaristas locales describe su campaña. Hasta la dirección de su partido, ansiosa por que se jubile, le ha dado la espalda. «De haberme consultado sobre esta iniciativa, hubiera recomendado que no se llevase a cabo», declaró ayer Henrik Sass Larsen, portavoz del grupo parlamentario. «Habría sido preferible conformarse con salvar el clima».



Pueden encontrar de interés otra noticia que trató este mismo periodista acerca de Lilje, una asistente sexual que se quejaba del acoso al que están sometidas por parte de los social-fascistas.