jueves, 17 de diciembre de 2009

17 de Diciembre, paremos la violencia contra las prostitutas

"Violent crimes against sex workers often go unreported, unaddressed and unpunished. There are people who really don’t care when prostitutes are victims of hate crimes, beaten, raped and murdered".

(Los crímenes contra las trabajadoras del sexo a menudo no son denunciados, ni resueltos ni castigados. Hay personas a quienes no les importa si las prostitutas son víctimas de crímenes motivados por el odio o los prejuicios, en los que resultan golpeadas, violadas y asesinadas)

Annie Sprinkle, prostituta y activista


Hoy tiene lugar, al menos en el mundo anglosajón, el Día internacional contra la violencia hacia las trabajadoras del sexo. Se busca concienciar a la sociedad sobre los crímenes y abusos que sufren únicamente por el motivo de ejercer su actividad. Esta fecha fue establecida por Annie Sprinkle para recordar y homenajear a las víctimas del asesino de Río Verde en Seattle, Washington. Asimismo, se pretende que las prostitutas de todo el Mundo se reunan y organicen para frenar la discriminación que padecen y recordar a sus compañeras víctimas de la violencia.

Las asociaciones de prostitutas y quienes las apoyan denuncian que los actos violentos hacia ellas deben terminar, pero que las leyes actuales dificultan las denuncias y que el estigma y la discriminación que perpetúan las leyes abolicionistas legitiman los ataques de los que son objeto.

¡Basta ya! La violencia ejercida contra las prostitutas y su entorno (por ejemplo, sus clientes) es tolerada cuando no justificada e incluso jaleada por ciertos sectores sociales. Queremos vivir en una sociedad pacífica, de convivencia y respeto mutuo. No admitiremos que nadie se crea más que nosotros.



Resulta imperativo concienciar a la ciudadanía de que las trabajadoras sexuales son mujeres como las demás, que forman parte de nuestros barrios, de nuestras familias, de nuestras vidas. No podemos permitir que sigan siendo consideradas ciudadanas de tercera, hacia quienes están justificados comportamientos totalmente inadmisibles para otras personas.

En esta reivindicación nuestro elemento identificativo es el paraguas rojo, símbolo de la belleza, de la resistencia y de la VISIBILIDAD. Las prostitutas de Venecia elevaron a categoría de símbolo este utensilio al emplearlo en una marcha en el 2001, mostrando su unidad y orgullo. Desde entonces se ha ido afianzando como el símbolo internacional de los derechos de los trabajadores del sexo y de su lucha contra el rechazo social.

Annie Sprinkle sugiere diez maneras para participar de esta fecha.

Generalmente se considera que son los proxenetas y los clientes los principales agresores de estas mujeres. Quiero mostrar que no es así, sino que esta violencia es especialmente cruenta, injustificable y lo que es peor de todo, TOLERADA, cuando la ejerce "gente de bien" (vecinos y comerciantes de la zona) o incluso las propias administraciones públicas. Las chicas son frecuentemente insultadas, despreciadas y hasta agredidas por ciertos vecinos; humilladas, amenazadas y extorsionadas por policías; y marginadas, silenciadas y perseguidas por los responsables políticos. Para ilustrar estos hechos he seleccionado una noticia de la prensa y un comunicado de Hetaira:



Marta Rodríguez Font, El Mundo - 07/10/2008


· La alcaldesa llamaba cada día a los Mossos y le pidió que cambiara de zona
· La decisión se tomó en una reunión con concejales, algunos ganaderos de profesión

El Ayuntamiento de Vila-Sacra (Girona) ha conseguido echar del pueblo a una prostituta a base de Zotal, un desinfectante utilizado por los ganaderos.

El Consistorio ha "apestado" la rotonda de entrada a la población, donde la mujer trabajaba de 9.00 a 21.00 horas.

Antes de tomar la drástica medida, el Consistorio se dedicó a llamar a diario a los Mossos d’Esquadra, que la identificaban y, en unas horas, la mujer no tardaba en volver desde la comisaría a la rotonda. La alcaldesa intentó dialogar con ella directamente para pedirle que cambiara de rotonda, que se alejara un poco de la zona habitada, pero se negó.

Finalmente, en una reunión con el resto de concejales del Consistorio, algunos ganaderos de profesión, salió la idea de rociar la rotonda con Zotal. Se trata de un producto desinfectante realmente eficaz, que basa su gran eficacia en los fenoles naturales y de síntesis, de unos laboratorios sevillanos que llevan el mismo nombre.

En varios municipios se han emprendido auténticas cruzadas contra las prostitutas, buscando hacerlas la vida imposible hasta el punto de que "voluntariamente" abandonen su actividad. Ya conocía la presión policial y vecinal, el acoso a su clientela, las medidas disuasorias como la instalación de cámaras... ¡pero ahora incluso acuden a la "guerra química"! ¿Creen que algo es así es admisible? ¡Estamos ante una auténtica guerra abierta! ¡Una guerra de agresión que sólo nosotros podemos detener!



Una vez tomada la decisión, el alguacil fue el encargado del "trabajo". Debía ir al almacén municipal, preparar el producto y rociar la rotonda. Los primeros días la prostituta búlgara seguía acudiendo a trabajar al mismo punto, que quedaba, tras ser rociado con el Zotal, con un olor "que ninguna persona humana puede soportar", mantiene la alcaldesa. Según la alcaldesa de Vila-sacra, Carme Barceló, "ahora parece que ha entendido que no la queremos allí y se ha instalado en la otra rotonda, tampoco nos gusta, pero aunque el problema de fondo es el mismo, las formas son diferentes".

La alcaldesa cree que es muy triste tener que hacer las cosas de esta manera, pero asegura que "es el resultado de la impotencia". "No es un problema moral, queremos que esté regulado y controlado, queremos poder circular por las carreteras sin que nos enseñen nada" asegura.

_______________________________________________________________________



Colectivo Hetaria, Madrid - 18 de septiembre de 2008

Hetaira pide a las corporaciones municipales que cesen en su hostigamiento hacia las prostitutas que captan su clientela en la calle


La campaña municipal del Ayuntamiento de Sevilla es una de las más agresivas, desafortunadas y estigmatizantes hacia las prostitutas de entre las que se han puesto en marcha hasta la fecha, junto con las emprendidas hace meses por el Ayuntamiento de Madrid.

El acoso y hostigamiento a las prostitutas que captan a su clientela en la calle se disfraza de “campañas de sensibilización” o de campañas de “disuasión” hacia los clientes. El lema “¿Tan poco vales que tienes que pagar?” estigmatiza aún más a quienes ejercen la prostitución, ya que parece llevar implícito que las putas no valen nada.


Es a las leyes, no a las prostitutas, a las que hay que repudiar. Las normas (y campañas publicitarias que suelen precederlas) son las que fabrican la opinión de que la prostitución es un fenómeno socialmente indeseable. Hagan el favor y antes de arrojarnos a las llamas del infierno y de la incomprensión tómense la mínima molestia de conocer nuestras opiniones, reivindicaciones e historias. Que algo se ajuste a derecho no significa que sea justo, solamente que está escrito en un papel y sancionado por la autoridad. Será legal, mas no necesariamente legítimo.



Además, continúa: “El precio de la prostitución incluye: humillación, violencia, vejación…”. Un lema que, aunque no sea su intención, parece que otorga permiso a los posibles clientes para que ejerzan humillación, violencia y vejación cuando contratan un servicio sexual por el mero hecho de pagar. Semejante lema, al asociar dinero con humillaciones y vejaciones, parece más una “incitación” a que éstas se den, que no una denuncia o llamada de alerta para evitarlas. Esto resulta más grave cuando la campaña se está haciendo desde una institución pública, que además gasta el dinero de los contribuyentes. La prostitución es un intercambio de un servicio sexual a cambio de dinero entre dos personas adultas y con su total consentimiento por lo que no debería caber en ella ningún tipo de agresión y si la hubiera habría que denunciarla, tal y como contempla nuestro Código Penal.

El único mensaje que las prostitutas quieren dar a sus clientes es: respeto mutuo, el uso indiscutible del condón y que se atengan a remunerar lo pactado.

Esperamos que el Ayuntamiento de Sevilla escuche a las prostitutas y deje de usar manidamente expresiones como “violencia de género” o “explotación sexual”. Bajo esas mismas expresiones, la ministra de Igualdad italiana acaba de anunciar que se multará, incluso con penas de cárcel, a clientes y prostitutas. Y en Roma las multas comenzaron ayer mismo su aplicación. Esa misma medida, que tanto revuelo ha causado, ya se está aplicando en Barcelona y en Calvià, Baleares, donde ha habido incluso reclusiones de mujeres.

Con este tipo de campañas se oculta la realidad de la prostitución y se coloca en peor posición a quienes han decidido el ejercicio de esta actividad económica legítima, tal y como declaró en 2001 el Tribunal Europeo de Luxemburgo.

Las prostitutas están cansadas de oír hablar de planes integrales que nunca llegan y que, por otro lado, les exigirán abandonar la calle, lo quieran o no. Posiciones redentoristas que recuerdan a siglos pasados, sobre todo porque lo que las prostitutas necesitan son derechos laborales, el reconocimiento de su actividad y lugares donde poder ejercer con tranquilidad.

Hetaira se ha manifestado en múltiples ocasiones contraria a la instalación cámaras de videovigilancia por su demostrada ineficacia y porque las prostitutas no las necesitan para trabajar con seguridad. Se entiende que las cámaras tan sólo sirven para proteger a los ciudadanos frente a actividades delictivas y la prostitución no es delito. Por ello Hetaira ha denunciado la instalación de cámaras en Madrid, (denuncia que ha sido admitida por los Tribunales, al considerar que su instalación son un atentado contra la libertad y la intimidad de las personas, especialmente de las trabajadoras del sexo y sus clientes).