jueves, 27 de mayo de 2010

La polémica sobre los anuncios de relax

La prensa anuncia hoy que los anuncios de contactos podrían ser suprimidos de acuerdo a la Ley de Igualdad, ya que ésta "considera ilícita la publicidad que utilice la imagen de la mujer con carácter vejatorio o discriminatorio". Para la La secretaria general de Políticas de Igualdad, Isabel Martínez, este tipo de publicidad «cosifica» a la mujer (la convierte en objeto y la desprovee de su personalidad).

De acuerdo a esta Ley, debe ser la propia Administración la encargada de «adoptar las medidas que procedan para asegurar un tratamiento de la mujer conforme con los principios y valores constitucionales». Dicho de manera más prosaica, que volvemos a los tiempos de la CENSURA.

Pronto podríamos dejar de ver anuncios como estos en la prensa española, puesto que nuestros dirigentes políticos consideran que son "vejatorios" para la mujer y que tras ellos se hallan grupos criminales organizados.



La semana pasada ya dí mi opinión sobre el tema, coincidente con la que mantiene el P-Lib, Pedro J. Ramírez o el colectivo Hetaira. Me opongo a la medida no por intereses económicos como Cebrián, ni personales como podría suponerse (yo soy cliente de callejeras, aunque tras la persecución que están padeciendo las de pisos tal vez pase a apoyar económicamente al sector); sino porque concibo estas medidas censoras como atentatorias contra varios derechos fundamentales, como el de a la no discriminación y a la libre expresión e información.

Nuevamente se oponen dos concepciones políticas irreconciliables, la partidaria de la intervención del poder político para obtener una sociedad más justa e igualitaria; y otra que apuesta por la libertad individual de cada persona para desarrollar su proyecto de vida particular (en esta ocasión he empleado un lenguaje más neutro que el que me caracteriza, en consideración a las críticas que me formulan mis lectores). Para ilustrarlas he escogido dos artículos muy representativos, uno a favor y otro en contra de los anuncios. Además ambos firmados por personalidades muy respetadas dentro del feminismo, Ana de Miguel y Cristina Garaizábal. Independientemente de que yo defienda una postura u otra, de lo primero que soy partidario es de la libertad, de la discusión, de la democracia. Pues bien, aquí les traigo dos visiones contrapuestas sobre el mismo tema. La polémica está servida, ¿a quién apoya usted y por qué?




Por Mariana Carbajal, 27 de septiembre de 2009

Ana de Miguel es profesora titular de Filosofía Moral y Política en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y directora del ya clásico curso Historia de la Teoría Feminista, impartido desde 1992 por el Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense de Madrid.



–¿Qué impacto podría tener que todos los diarios dejaran de publicar ese tipo de avisos?

–El impacto sería bueno para todos. Hoy en día la violencia contra las mujeres no desaparece, es física y es simbólica, pero ya no se inscribe en las leyes, sino en el propio cuerpo de las mujeres. Un cuerpo que es objeto de consumo, de alquiler, de venta. Esto deforma todas las relaciones entre hombres y mujeres, tarde o temprano todos pagamos un precio por deformar así las relaciones entre los sexos.

–¿Podría el Poder Ejecutivo prohibir que se publiquen?

–Claro que podría. El ejecutivo prohíbe los anuncios de tabaco y de alcohol y no va a poder prohibir que se ofrezcan “chinas, nuevas, 18 años”. ¿Qué somos si prohibimos la publicidad del tabaco y llenamos tres páginas ofreciendo cuerpos de chicas... de los países más pobres del mundo, de los países donde nacer niña se considera una desgracia... donde están en los hospicios o las venden para la prostitución?

–¿Qué dice el gobierno español al respecto?

–Dice que va a centrarse en lo más grave del problema, que es el tráfico de mujeres, pero las mujeres que prostituyen en los periódicos están traficadas, ¿o alguien quiere sostener en serio que las casi niñas asiáticas que ofrecen los diarios de Madrid han decidido tomar el avión desde Camboya o Vietnam y venir a un burdel madrileño?

–Con la polémica por los anuncios se reflotó el debate en torno de la reglamentación de la prostitución como en Holanda. ¿Qué opina?

–El modelo holandés ha fracasado con el tema del tráfico de mujeres, que ellos reconocen que es cada vez mayor.

–Algunas organizaciones de meretrices pelean para que se considere trabajo. ¿Acuerda con ese abordaje?

Si nos importa algo dejar un mundo mejor a nuestras hijas e hijos, a las generaciones futuras, no podemos mandarles el mensaje de que es un trabajo más. No podemos legarles una sociedad en que los profesores al hablarles de las salidas profesionales les digan a las chicas “Y vosotras también, ya sabéis que siempre podéis ser putas. Las jóvenes como vosotras siempre tenéis muchas oportunidades en esta profesión”.

Los clientes de prostitución suelen no entrar en la escena cuando se analiza el problema de la explotación sexual, aunque son sus principales promotores. ¿Habría que perseguirlos penalmente?

–Yo, cuando veo a las adolescentes de los países del Este y africanas por las calles de mi ciudad siento el impulso moral de castigar pública y penalmente a los puteros. Pero creo que la prioridad es luchar contra la idealización que se hace del mundo de la prostitución desde muchos medios y desgraciadamente casi siempre desde el cine, las series... y casi siempre los hombres, que son juez y parte en este asunto. La prostitución no es la vida alegre, la mayoría de las prostitutas siente asco por los que les pagan, por más que tengan que fingir lo contrario. Creo que hay que hacer como con la violencia, denunciarla continuamente, interpelar a los varones, decirles en voz alta ¿qué demonios estáis haciendo a las mujeres? Y que sepan que llegará el día en que la sociedad, las propias mujeres prostituidas y sus propios hijos, si llega el caso, les preguntará por su responsabilidad en esta vergüenza para la humanidad.

–¿Es posible combatir la explotación sexual? ¿Cómo juega la naturalización de la prostitución que impera en el imaginario social?

–Claro que es posible. Hace un siglo las mujeres no podíamos ni votar. Se consideraba que éramos inferiores y estábamos para servir a los varones, superiores. Y ahora ninguna joven puede ni imaginar que un día el mundo era así. Esto sigue operando hoy en la prostitución: las mujeres tienen el deber de satisfacer físicamente a los varones. Pongamos un precio, vale, pero todo varón tiene derecho a follar o a que le chupen su pene, etc. El otro día en la tele salía una mujer africana y le preguntaban: “¿Por qué te prostituyes?”. No sabía español. Contestó: “Yo mamadas, cinco euros”. No sabía decir más. ¿No vamos a combatir a quienes hacen posible esto y lo llaman “la vida alegre”? Pues claro que sí, se puede combatir, y no te quepa duda, cada voz que se levante contra esta sórdida injusticia es ya parte de la solución.
_______________________________________________________________________




Periódico Diagonal nº 122, Jueves 29 de octubre de 2009

Cristina Garaizabal es psicóloga y portavoz de Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas.



Para Hetaira, prohibir los anuncios de contactos puede forzar a exponerse a trabajadoras sexuales que, ejerciendo libremente, no quieren hacerlo en lugares públicos.

La prohibición de los anuncios de prostitución en los medios de comunicación parece que se ha convertido en los últimos tiempos en el instrumento principal de lucha contra las mafias de trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Teniendo en cuenta que ejercer la prostitución no es un delito ni una actividad ilegal, cabe preguntarse qué tienen de malo estos anuncios para convertirse en centro de la polémica sobre la prostitución.

Desde nuestro punto de vista, los anuncios de prostitución, al igual que los anuncios de otro tipo de servicios, no tienen nada malo. Por el contrario, y según nos consta por nuestra experiencia, son un buen instrumento para la captación de clientela de todas aquellas trabajadoras sexuales que, trabajando libremente y de manera autónoma, no quieren exponerse a hacerlo en lugares públicos. Su prohibición implicaría obligarlas a lanzarse a la calle a buscar clientela o a refugiarse en los clubes, donde tendrían que someterse a las imposiciones de los empresarios, ya que no existe una regulación de estas relaciones laborales, provocando ese vacío legal que las trabajadoras no tengan ningún derecho reconocido ni ningún instrumento legal para defenderse de los abusos y la explotación laboral que hoy se da en muchos de ellos.

Se argumenta que esta prohibición ayudaría en la lucha contra las mafias de la prostitución forzada, pero, seamos serios, ¿cuándo se ha visto que una actividad ilegal se publicite?, ¿realmente pensamos que la mayoría de las que se anuncian son víctimas de trata? Nuestra experiencia nos dice que no es así. La trata es un grave delito que al estar penalizado se mueve en la ilegalidad y la semi clandestinidad. Si estuviera realmente tan publicitado no habría muchos problemas para acabar con ella, pero al no ser así su prohibición no sirve para nada en la lucha contra la trata.

La lucha contra la trata se debe llevar por otros caminos y son necesarios otros medios, como los que ya se contemplan en el Plan Nacional contra la Trata aprobado por el Gobierno. No se puede responsabilizar a los medios de comunicación del control de lo que existe detrás de lo que se anuncia. Si así fuera, hagámoslo extensible a todos los anuncios, y especialmente a aquéllos de marcas de tejanos o zapatillas que han sido denunciados por fabricar sus productos en el sudeste asiático con niños obligados realmente a trabajar en régimen de esclavitud. Esas denuncias están comprobadas. La de que en los anuncios de prostitución la mayoría son forzadas no deja de ser una especulación, ya que no existen cifras que lo demuestren, tal y como dejó patente la Comisión mixta Congreso-Senado para el Estudio de la Prostitución en sus conclusiones de abril del 2007.

Dejémonos de moralinas y diferenciemos la trata con fines de explotación sexual de la prostitución voluntaria. Ante la primera, protección de las víctimas y firmeza en la persecución del delito. Ante la prostitución voluntaria, reconocimiento de que es una actividad legítima y derechos para las trabajadoras, incluido el de publicitar sus servicios.

19 comentarios:

asturiano dijo...

Sobre las declaraciones de la profesora e investigadora, Ana de Miguel:

Creo que Ana de Miguel es una importante teórica del feminismo de cuyos escritos todxs podemos aprender. Pero dicho esto, quiero añadir que me entristece el hecho de que esta persona, después de varios años de debates en los medios de comunicación, de manifiestos por parte de algunas asociaciones de mujeres que apoyan a las 'prostitutas' (LICIT, Hetaira...) y de un montón de publicaciones en castellano sobre el particular, siga dando muestras de desinformación con respecto al fenómeno de la prostitución. Así: ¿cómo puede Ana de Miguel seguir creyendo y afirmando algo como esto?:

"Dice que va a centrarse en lo más grave del problema, que es el tráfico de mujeres, pero las mujeres que prostituyen en los periódicos están traficadas, ¿o alguien quiere sostener en serio que las casi niñas asiáticas que ofrecen los diarios de Madrid han decidido tomar el avión desde Camboya o Vietnam y venir a un burdel madrileño?"

Y en lo siguiente que declara, me parece que Ana de Miguel exagera o dramatiza en exceso un problema que no debería dramatizarse como ella lo hace:

"Pero creo que la prioridad es luchar contra la idealización que se hace del mundo de la prostitución desde muchos medios y desgraciadamente casi siempre desde el cine, las series... y casi siempre los hombres, que son juez y parte en este asunto. La prostitución no es la vida alegre, la mayoría de las prostitutas siente asco por los que les pagan, por más que tengan que fingir lo contrario. Creo que hay que hacer como con la violencia, denunciarla continuamente, interpelar a los varones, decirles en voz alta ¿qué demonios estáis haciendo a las mujeres? Y que sepan que llegará el día en que la sociedad, las propias mujeres prostituidas y sus propios hijos, si llega el caso, les preguntará por su responsabilidad en esta vergüenza para la humanidad."

Me parece que aquí Ana de Miguel acaba por poner en práctica un feminismo que es burgués, y que al final, no sirve para abordar los problemas reales de las mujeres que ya están en situación de prostitución. Dicho lo cual, también deseo precisar que me parece bien esa alusión crítica de ella a la idealización del mundo de la prostitución que se hace en nuestra sociedad en manifestaciones culturales diversas.

Cliente X dijo...

Te preguntas cómo puede Ana de Miguel realizar semejantes afirmaciones. Y te resulta evidente que exagera o dramatiza.

Bien, yo he dado la respuesta día sí, día también en este blog.

Pero tú, ¿a qué conclusión llegas?

asturiano dijo...

Supongo que te refieres a que las subvenciones que Ana de Miguel recibe desde el Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense para mantener su curso de Historia de la Teoría Feminista, impiden que esta investigadora feminista esté dispuesta a querer conocer de verdad lo que es la prostitución.

¿Es esto lo que me quieres decir?

[Porque que yo sepa esta mujer no pertenece a ningún lobby abolicionista]

Cliente X dijo...

Es que ahora, para no caer tan antipático, creo que prefiero hacer preguntas antes que dar directamente las respuestas.

Además esta es una estrategia pedagógica muy útil, porque uno cree con mucha mayor firmeza aquello que es fruto de su propio razonamiento que lo que le dan masticado.

A ver, según tu parecer esta mujer estaría trasladando una visión de la prostitución que no se ajustaría del todo a lo que podríamos llamar una realidad objetiva de la misma. ¿No? Eso me ha parecido entender en tus comentarios. Bien. Formulas la hipótesis de que quizás NO LA QUIERA CONOCER pues está recibiendo subvenciones de grupos contrarios a la prostitcuión, las que -se entiende- dejaría de recibir si les llevase la contraria. Bueno, no está mal del todo, no... ¿se te ocurre alguna explicación más? ¿o te acuerdas de haber leido algo que yo haya escrito sobre este aspecto en concreto?

Cliente X, que de pequeño decía que quería ser maestro cuando fuese grande



PISTA: "Nuevamente se oponen dos concepciones políticas irreconciliables"... ¿qué querré decir con eso?

asturiano dijo...

Vale, de acuerdo. Supongo que sí puede ser esa la razón de que esta teórica no quiera profundizar en el conocimiento del fenómeno de la prostitución.

Siendo así entonces, por honradez intelectual, pienso que ella no debería emitir declaraciones públicas acerca del fenómeno de la prostitución como ésta.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Quería meter baza cuando hablastes de los anuncios en el post anterior, pero por aquel entonces no tuve tiempo y aprovecho este para decir lo que el cuerpo me pedía:

Para empezar, siempre me ha resultado cuanto menos curioso que períodicos que, por ética, no publican anuncios de prostución, sí lo hagan de angelicales bancos, marcas de coches cuya producción se traslada a china donde pueden explotar mejor a los trabajadores, películas de hollywood llenas de publicidad y mensajes de consumo para menores y demás instuciones.

Luego, yo pensaba, inocente de mí, que el Ministerio de Igualdad tenía la función de que promocionar eso, la igualdad, y estaba a favor de abolir la Monarquía, decapitar a la Preysleir y demás actos. Pero no, para tal ministerio la igualdad reside en que la princesa de los cuentos "escale montañas y no sea salvada por ningún príncipe", junto con otras ridiculeces. De hecho, se dice que de su titular, la ministra Bibiana Aído, creo, es de quien más chistes se han hecho en la democracia, por encima de Morán.

Y, tercero, lo absurdo de la medida en sí. Yo he sido cliente de servicios de sado, que he conocido por anuncios en la prensa. Y ni me he muerto, ni he matado a nadie, ni he degradado a nadie, ni he hecho nada de lo que me arrepienta, salvo recibir alguna sesión bastante mala de alguien que no tenía ni idea de que iba el tema, pero eso es otra historia.

De no haber tenido los anuncios como medio de contacto legítimo...qué hubiera hecho? Pues habría ido a la prostitución callejera, una por una, hasta que una me hubiera dicho que sí hacía ese tipo de servicio. O sea, que como medida es inútil.

Pero es que, además de prohibir medios de comercio legítimo, estamos de un meapilas que nos cagamos; al final tendremos que prohibir las ventanas, por que alguien se querrá tirar por ellas.

Y menos mal que estamos en una sociedad que emite el "Sálvame" de 16 a 20, donde en el horario que otrora fuera infantil ahora se habla de cuernos, sexo, traiciones e insultos...y por mi genial, que yo estoy enganchado.

En fin; que al final, para ir de putas, tendremos que casarnos con petardas que sólo nos quieren por nuestro dinero, como todas las que salen en el mencionado "Sálvame", pero claro, eso ni es denigrante ni es prostitución, si no periodismo....

Un abrazo

Marta dijo...

Pues yo creo que, respecto a lo de prohibir los anuncios, Marien ya dio los argumentos más sensatos que se pueden dar: en caso de haber "mafias" detrás, justamente los anuncios podrían servir para empezar a tirar del hilo. Y los periódicos no son quienes han de impartir justicia, y menos basándose en especulaciones que en la mayoría de los casos no tienen ningún fundamento. No se le puede prohibir a nadie que ejerce voluntariamente que oferte sus servicios. Es ridículo.

Con lo de Ana de Miguel...pues mira, yo pienso que se cree lo que dice. Porque necesita creerse lo que dice para que su visión de las cosas encaje. Y ya está. No me parece que tu teoría de la conspiración sea aplicable a todas las abolicionistas. Y menos a las teóricas que se dedican a la docencia.
Un saludo

asturiano dijo...

Sobre esto que dice Marta:

"Con lo de Ana de Miguel...pues mira, yo pienso que se cree lo que dice. Porque necesita creerse lo que dice para que su visión de las cosas encaje. Y ya está."

-Pues yo, de verdad, no sé hasta que punto ella está segura o se cree esas declaraciones. Ana de Miguel -que yo sepa- ha vivido durante los últimos diez años en nuestro país; supongo que esta investigadora y profesora, escuchará, verá o leera lo que sobre la prostitución se ha dicho en los medios de comunicación (radio, o televisión o prensa); supongo también que está mujer habrá visitado las secciones de feminismo y/o sociología de alguna librería o biblioteca en la que ella habrá podido comprobar la existencia de cada vez más libros y revistas que referidos a la prostitución... En fín que esta mujer de mediana edad no debe vivir aislada del mundo; digo yo.
-Marta, en mi opinión esgrimir un argumento como éste con el que respondes, implica suponer de alguna manera que el grueso del feminismo que Ana de Miguel expone y practica en sus trabajos sobre historiografía y teoría del pensamiento feminista sería un feminismo invalidado, una suerte de 'feminismo cultural' o 'feminismo radical', que estaría superado y que no sólo no nos sirve para analizar un fenómeno como la prostitución, sino que además es dogmático y afín a las tesis del 'feminismo' que profesan las abolicionista.
Y yo lo que os digo es que no, que no puede ser así: yo he leído algunos trabajos de Ana de Miguel, y me atrevo a afirmar que ese feminismo que he visto en esos trabajos comparte muy poco con 'feminismos de la diferencia', victimizadores de las mujeres y esencialistas como pueden ser el 'feminismo cultural' norteamericano. Lo único que sí podría estar presente en el feminismo de Ana de Miguel, es una idea sobre el patriarcado que está tomada del 'feminismo radical" (Millet, Firestone, etc.), y una concepción de las relaciones entre los sexos que está muy influída por el 'feminismo socialista' (Zillah Eisenstein, Chantal Mouffe y Sheila Rowbotham...), pero que no sería lo mismo que el feminismo que practica el 'feminismo institucional' en nuestro país. ¿Sería esto último lo que estás queriéndonos decir, Marta?

Un saludo.

asturiano dijo...

Creo que estas palabras de la feminista Chantal Mouffe, pronunciadas en la lejana fecha de 1982 vienen que ni pintadas en esta discusión:



-Pues bien: me parece que ésto último que decía allá por el año 1982 esta mujer, 'feminista socialista', es lo que en práctica y en nuestras sociedades del presente, están llevando a cabo asociaciones que defienden los derechos de las 'prostitutas' en diferentes partes del mundo. Unas asociaciones y organizaciones que entonces podríamos catalogar como'de izquierdas', sin dudarlo un momento. Aquí en España, Hetaira y LICIT, serían dos ejemplos de estos colectivos feministas que han apostado seriamente por un 'sujeto estratégico, "construido sobre la base de una serie de demandas" de las propias mujeres, (en lugar de haberlo hecho por un "sujeto revolucionario privilegiado") para el feminismo.

Os dejo el enlace para que podáis contrastar este que he escrito.

http://www.nodo50.org/mujeresred/IMG/pdf/feminismo_socialista.pdf

asturiano dijo...

Se me olvidó transcribir esas palabras de Chantal Mouffe. Eran éstas:

"Cerró el coloquio Chantal Mouffe, profesora de filosofía política de la City University de Londres, quien afirmo que "para desarrollar el feminismo socialista" no es necesaria una teoría que sostenga que la opresión de la mujer es precisa para el funcionamiento del capitalismo. Mouffe sostuvo que a la teoría feminista le interesa más la noción de sistema de sexo-género tal como lo plantea Gayle Rubin. Esto es, "un sistema que define socialmente a la masculinidad y la feminidad y al tipo de relación que existe entre los sexos, que pueda ser igualitaria o de dominio masculino". "El movimiento feminista debe articular sus lucha con las de otros movimientos y la izquierda debe abandonar definitivamente la búsqueda del sujeto revolucionario privilegiado y tratar de construir ese sujeto sobre la base de una serie de demandas", concluyó."

Cliente X dijo...

Hace tiempo que no os enzarzábais, ya teníais ganas ¿eh pequeñuelos? Si está bien, ya veréis que veranito más divertido vamos a pasar. Como tendré tiempo publicaré varias veces a la semana, lo vais a pasar teta.

Bueno, creo que entre todos estamos acercándonos a la respuesta correcta. Asturiano ha señalado que tiene que existir algún motivo que impide a Ana de Miguel, y por extensión a los abolicionistas, reconocer la realidad de la prostitución. Hasta ahí va bien. Luego aventuró que quizá podría ser debido a intereses económicos pero no está seguro.

Marta es de la opinión de que doña Ana sí se cree lo que dice, para que "su visión de las cosas encaje". Ahí le ha dado, vamos bien. Recordar lo que digo, la prostitución refleja PRINCIPIOS Y VALORES contrapuestos. No sólo intereses.

Os voy a dar una nueva pista, ahora que ya estáis muy cerquita. Leed con detenimiento sus respuestas, ¿por qué dice "Si nos importa algo dejar un mundo mejor a nuestras hijas e hijos, a las generaciones futuras, no podemos mandarles el mensaje de que es un trabajo más"? ¿Recordáis que el mes pasado, en una entrada sobre María Blanco, la feminista Rosa hermoso aseguraba que su objetivo político consistía en "la creación de un modelo social"? A ver, a ver, que os lo he dejado a huevo.

Y sobre todo, no me seáis inocentones. Asturiano, ¿pedirla que se calle por honradez intelectual? Joder, es absurdo. Además que como ha apuntado Marta lo más seguro es que se crea lo que dice. Spirit, parece que no concieses a los socialistas. De ellos se puede esperar de todo menos coherencia y buena voluntad. Y Martita, las incongruencias que ha señalado Marien, al igual que Garaizábal o Pedro J, no las van a hacer desistir en lo más mínimo porque sus argumentos son sólo justificaciones con las que respaldar ese OBJETIVO POLÍTICO del que os he hablado más arriba.

¿Quién se llevará el diez a casa?, jejeje.

Cliente X, el que les ve el plumero a los abolicionistas

Marta dijo...

Bueeeeno Clientito, a mí plántame un cero patatero de entrada que yo lo asumo tranquilamente: si estás esperando que nos convirtamos para avanzar, vamos apañados...

Que no, que no veo -cegada que estoy, como las trabajadoras sexuales para las abolicionistas- :-(, el proyecto totalitario integral del PSOE (los malos malotes que según tú aspiran a una Gespaña equiparable a la Alemania nazi o la URSS estalinista), frente a un PP garante de las libertades y la democracia precisamente (ay madre mía...). Es más, hasta hay a quien se la repanpinfla el PSOE y el PP, porque entre lo malo y lo peor, pa qué tirarse de los pelos. Lo que entiendo que Marien y Asturiano te están “aconsejando”, es dejar esta dicotomía que muchos no asumimos e ir al tema. O al menos, no pretender que dicha dicotomía tenga que ser asimilada con el método machaca para posicionarse en contra del abolicionismo. Porque además es muy probable que, al margen de la posición oficial, entre las bases del PSOE y entre algunas de sus figuras, el consenso abolicionista no sea total . Pero ya sabes cómo funcionan los partidos. Y también es probable que si “los otros” (como en Lost:-) estuvieran gobernando, se disputaran los votos del lobby en cuestión, porque, entre otras cosas, la mayoría de ttss (inmigrantes) no votan. Pero es tu blog, así que tú mismo, faltaría más. Creo que sólo te han dado un consejo estratégico.

Y además, el rollo liberal a lo María Blanco también implica un discurso (una interpretación de las cosas), que no es que refleje una realidad extradiscursiva tal cual es. Eso es muy ingenuo: el discurso y sus premisas teóricas (como la idea de individuo o libertad que suelen manejar algunos sectores), también determinan la percepción de la realidad . Y supone igualmente la asunción de un modelo social y político que quizás algunxs no compartamos (¿se puede?) ni de casualidad, aunque en relación al tema de la prostitución pueda haber algunos puntos de encuentro (y otros de desencuentro, como se ha hablado en este blog mil veces).

Con lo de Ana de Miguel me refería a que, al margen de las voces que puedan confirmar en primera persona la existencia evidente de prostitución voluntaria, siempre se acogerán a lo de la alienación y la falsa consciencia de las no “re-insertadas” (o redimidas) para ignorarlas. Así que la historia es circular. ¿Y qué hay que hacer? Pues no lo sé. A lo mejor, en vez de contrargumentar (o además de), afirmarse en la negación: tú sí, pues yo no. Y venga, como moscas cojoneras, igual que ellas. Lo que pasa es que pocas son las trabajadoras sexuales dispuestas a implicarse. Y eso hace a las pro-derechos mucho más débiles. Puede que sin un pollo de padre y muy señor mío capitaneado por las afectadas en primera persona, no se vaya a conseguir mucho. Y el pollo no lo van a liar (tristemente), a no ser que se lo pongan muy, muy difícil...
Un saludo

Cliente X dijo...

Hmmm... Puede que haya pecado de prepotente en mi último comentario, desde luego yo no estoy en posesión de la verdad absoluta, pero sí que creo al menos ofrecer una hipótesis razonable sobre la posición del PSOE frente al fenómeno de la prostitución.

Lo que yo digo es que no debemos tratar aisladamente los problemas, sino tratar de relacionarlos. Haciéndolo he hallado un patrón que creía que os podría resultar evidente a los demás, ya veo que no. No pasa nada, no soy un progre, no quiero que penséis como yo sino que SEPÁIS lo que opino. ¿Que después mantenéis otras ideas? Perfecto, no soy yo el que pretendo "reeducar" o "rehabilitar" a quienes ven el mundo de manera diferente.

Como bien dices es mi blog y mantengo la postura que considero más correcta. Por supuesto que no soy impermeable a vuestras críticas, las estimo muchísimo, pero asimismo las respondo y si sigo en mis trece es porque estoy firmemente convencido de que hay que meterles caña, pues la estrategia conciliadora está condenada al fracaso CON ESTA GENTE. Tendré que ir poniendo más textos y entrevistas a abolicionistas, nadie habla mejor de ellos que ellos mismos.

Por lo demás concuerdo contigo, es perentorio conseguir mayor implicación de las chicas, por mi parte lo estoy logrando. Ya hay varias interesadas (y no las de siempre, sino amigas de Desengaño) en informarse más y eventualmente llegar a formar una asociación. Y sobre lo del discurso liberal es cierto que despierta resistencias entre ciertos sectores, incapaces de aceptar nada que provenga de la "derecha"... Pero es que el discurso político no lo podemos soslayar, sino que tenemos que trabajar para intentar compatibilzar el apoyo proveniente desde los sectores pro-derechos de izquierda con los pro-autonomía individual y libertad personal de derecha. A mis ojos es algo que puede fortalecer y otorgar más legitimidad al movimiento, pero frente a la izquierda más sectarea y radical es algo que contaminaría su pureza ideológica. ¿No crees que puede haber un poco de eso?

"Clientito X", como me llama Martita

Marta dijo...

A ver Cliente, si del dogmatismo y de la imposibilidad de un acercamiento a muchxs abolicionistas no nos tienes que convencer. Marien ya se enfrentó a faltas de respeto y menosprecios por parte de algunas, y nosotros tuvimos bastante con María... Por eso mismo digo lo de la táctica mosca cojonera: porque con esta gente no creo que funcione otra cosa. Pero también hay abolicionistas que no son tan cerriles (bueno, tú mismo simpatizabas y mira...), o gente que únicamente tiene la perspectiva que ofrecen los medios de comunicación (que suele ser la misma que la de las abolicionistas), así que contrargumentar no está de más.

De lo de la “pureza ideológica” que comentas ya hemos hablado. Y no te puedo contestar con conocimiento de causa: yo desconozco si ha habido tentativas reales por parte de la derecha liberal de acercamiento al movimiento pro-derechos, ni si alguien ha ido a alguna asociación a asesorarse para incluir una propuesta de regulación en algún programa político, etc. Pero lo dudo. Si supiera que sí y conociera los puntos de consenso y las discrepancias, pordría opinar. La defensa de las libertades individuales y el rechazo a la imposición por decreto de una determinada moral sexual, pueden ser puntos coincidentes, vale. Sin embargo, ahí no se agota el tema, y después de oír a algunos personajes como el señor Capella , parece que puede haber también desencuentros que no tienen que ver con la “pureza ideológica”, sino con concreciones reales, fundamentales e innegociables (supongo que no cualquier regulación les servirá, y me parece entendible, porque lo que se busca es una regulación que sea lo más favorable posible a la mayoría de trabajadoras sexuales). Para empezar, su posición de “si a una prostituta no le gustan las condiciones de trabajo -o de explotación- en un club o local, que se vaya a otro”, no encaja muy bien con un movimiento que defiende los derechos de las prostitutas en calidad de TRABAJADORAS, que encima considera que una posible regulación tendría que incluir algunas especificidades (como la imposibilidad de que un empresario imponga ciertos servicios o prácticas sexuales a quien ejerce) y que pretende promover unas formas de trabajo frente a otras. La otra alternativa que proponía a quien rechistara, era que se pasara al trabajo doméstico (¡pues ponte a limpiar pisos!). La explicación biológica de la prostitución femenina la obviamos, aunque no apunte demasiado hacia el empoderamiento de las que ejercen... Y luego, el P-Lib este que se ha formado no sé, pero tú vete al PP a explicar que las mafias florecen especialmente con el endurecimiento de las leyes de Extranjería y las políticas de fortaleza Europa y no a la inversa, y que a ver si con el reconocimiento del trabajo sexual se puede acceder a la regularización jurídica...Y encima tú mismo has comentado que para el PP sería un suicidio político y una fuente de disensión interna adoptar una posición abiertamente regulacionista (de hecho rechazaron la propuesta de ERC)...pues ya dirás
Un saludo

Anónimo dijo...

Hay mujeres que no tienen la formación de Ana de Miguel ni de las 4 funcionariuchas del gobi y no consiguen curro en ninguna parte. Es fácil hacerte la progre cuando tienes un alto cargo y no necesitarás nunca salir a currártelo como sea. Estas tías no tienen ni idea de lo que es salir a currar las 6am de la mañana por un sueldo de hambre, no saben lo que es tener que mantener a tus hijos con 900€ al mes como máximo a veces y tantas humillaciones más en las que no participa el putero, precisamente, sino el PUTO GOBIERNO subeivas y explotador de mujeres por sueldos de hambre. Sin embargo, de eso no se habla. No se habla de que la mujer gana el 20% menos que el hombre. No se habla de los negociados que hace el gobi con los empresariuchos para insertar mujeres maltratadas también por sueldos de hambre. No se habla de que el 016 es sólo un número más entre todos los números inservibles que hay en este país. Creo que están desfazasas estas tías, y creo que necesitan seriamente que alguien les rompa el karma, o bien salir a currárselo como dios manda. Que si quieren ir de progres, que se bajen de rango y salgan a trabajar como yo, que soy una proletaria. No soy puta, pero las respeto. Quitar los anuncios, más que proteger a la mujer, les robaría una fuente de trabajo importante para muchas, y no todos los anuncios que se ponen son de mafias: muchos son de particulares, ¿o es que ahora va a ser que estará prohibido proponer un trabajo sea de la naturaleza que sea? A la mierda con las progres.
Un saludo
Sandra

asturiano dijo...

Sandra,

entiendo tu malestar y el de otras muchas mujeres trabajadoras así como el sentido de tu crítica. Yo no soy socialista ni milito en tal partido, y por tanto no seré yo el que defienda a estas feministas de clase media que no se bajan de sus torres de marfil y que son incapaces [al parecer] de ponerse en la piel de las mujeres que deciden adoptar la prostitución, como un medio de obtener ingresos para salir de situaciones de pobreza, de necesidad, de endeudamiento, y/o para ayudar a sus familias o para poder llevar a término algún proyecto económico que ellas estiman fundamental para mejorar sus vidas.

Es en ese sentido en el que comparto todo lo que dices, pero como hombre que soy y que no ha sido educado ni socializado de un modo suficientemente igualitario, me gustaría defender la faceta de esa profesora e investigadora como mujer que ha contribuido a divulgar el feminismo de raiz ilustrada, también entre los hombres. Yo he aprendido leyendo los trabajos académicos de Ana de Miguel: creo que el feminismo que ella ha expuesto en sus investigaciones de corte histórico y teórico (epistemológico) nos han podido ayudar a todas las personas que la hayamos leído [no necesariamente sólo a aquellas pertenecientes a las clases medias] a aprender a vivir con más sentido de las desigualdades y de lo que es injusto (con una mayor conciencia feminista e igualitarista).

Dicho lo cual, esta crítica que le diriges a Ana de Miguel y a todas aquellas mujeres feministas bien posicionadas en nuestra sociedad, representantes de ese 'feminismo de estado' que no quiere conocer la verdad en relación a las problemáticas de las mujeres que ejercen prostitución, me parece totamente acertada y la suscribo.

Anónimo dijo...

Anda asturiano, como que feminismo burgues? evidentemente cuando una chica casi niña de 18 años viene a nuestro pais aprostituirse es que algo pasa, normalmente son traidas por traficantes y tiene que pagar enormes deudas, sobre todo hay que sospechar cuando ponen "24h". O de verdad alguien piensa que esas casas llenas de lolitas de paises pobres es que las chicas vinieron tan normal, hay que ser invecil.

asturiano dijo...

Hace un año y bastantes meses que escribí estos comentarios. Por aquel entonces creo que estaba bastante confundido. Lo que he dejado escrito en esta entrada hoy no me atrevería a repetirlo, probablemente.

Cliente X dijo...

En primer lugar, asturiano, estás haciendo uso de una libertad de expresión que según la doctrina que defiendes no deberíamos disfrutar los demás, así que te pido que siendo coherente con ella no vuelvas a escribir más. Vete a los blogs como el de Beatriz Gimeno, que aplican políticas totalitarias con las que concuerdas. Yo no voy a censurar ningún mensaje como hace ella, pero como tú sí que respaldas ese tipo de conductas te ruego encarecidamente que te vayas con los tuyos.

Y al anónimo, a quien animo a que emplee algún nombre (puede ser ficticio) si es que vamos a discutir, quiero sugerirle dos cosas. Primera, que aprenda ortografía, carencia detectada en la mayoría de los mensajes anónimos. Y segunda que trata de CONOCER mejor el mundo de la prostitución en vez de FANTASEAR con lo que no sabe. Como desconocéis la realidad os inventáis unas historias de ficción tremendas. A España vienen muchas personas, hombres y mujeres, a trabajar en diferentes sectores. Te aseguro que hay menos “lolitas” de 18 de las que personalmente me gustaría, pero aun así cuando vienen es siempre por propia voluntad. Lo de los traficantes y la deuda son cuentos de feministas rencorosas y vengativas que necesitan inventarse problemas para cobrar jugosísimas subvenciones de la administración. Claro que hay pisos 24 horas, lo cual no significa que las MISMAS chicas estén las 24 hrs sino que se rotan, que hacen turnos. He conocido alguno en el que viven, pero aun así es pq están más cómodas. Hay que ser IMBÉCIL, CRÉDULO PERDIDO, PÁNFILO, INOCENTÓN Y ATONTAO para creerse que lo corriente es que las mujeres que ejercen la prostitución estén obligadas a ello por medios violentos. Lo que sí suelen es estar EXTORSIONADAS para pagar una parte de sus ganancias, claro que eso… ¿se lo has escuchado decir alguna vez a las feministas? Nooo, padre, porque viven de encubrir a las auténticas mafias. Primero conoce y luego opina, so berzas.