miércoles, 16 de diciembre de 2015

Por una prostitución sin violencia

"Policía mala. Policía folla mucho y no paga".
"Police bad. Police fucks a lot and doesn`t pay".
A.M. Prostituta amiga de Cliente X

"La violencia no es de los clientes, es de las instituciones".
"Violence doesn't come from clients, but from institutions".
Paula Vip, prostituta y presidenta de APROSEX

"La violencia institucional (pública) hacia nosotras (las putas) no se puede desconocer".
"Violence from (public) institutions towards us (sex workers) must be acknowledged".
Georgina Orellano, prostituta y Secretaria General Nacional de AMMAR

"Nos asesinan a las compañeras en las residencias, en los hoteles, y las sacan a la calle. Las sacan fuera de Bogotá, a las periferias".
"They killed our mates in the residences, at the hotels, they take them out into the streets. They take them out of Bogotá, to the outskirts".
Fidelia Suárez Tirado, vocera de Asociación de Mujeres Buscando Libertad (Asmubuli)

"Los últimos casos de los que tengo conocimiento se refieren al abuso de la autoridad del que son víctimas las trabajadoras sexuales por parte de la Policía. Es el caso de mujeres que han sido obligadas a prestar servicios sexuales a los agentes de Policía por el hecho de no portar un certificado de salud que les exigen para ejercer su oficio".
"Last issues I know so far are about abuses from authorities that sex workers suffer from Police. There are women that have been forced to have sex with police officers because they don't carry an health certificate that is mandatory in their job".
Lucía Bastidas, concejal de Bogotá

"Con un móvil grabamos a estos hombres una vez poniéndoles las esposas a las chicas y haciendo el sexo, y otras veces apuntándolas con la pistola... todas tenemos miedo".
"With a phone we recorded those men arresting the girls and then having sex, and other times they were aiming them with the handgun... all of us are frightened".
Prostituta agredida y violada por la policía en Marbella (España)

"El asesinato de una prostituta a manos de un cliente no puede considerarse violencia de género al no existir un vínculo afectivo entre el agresor y al víctima". 
"Murder of a prostiute at hands of a client cannot be deemed as genre's violence due there is not an affective connection between agressor and victim".
Gobierno de España

"Las mujeres que venden su cuerpo no significan nada (...) Yo nunca daría dinero por sexo. Yo no soy un hombre feo".
"Women who sell their body mean nothing (...) I'd never give money for sex. I'm not an ugly man".
Farooq Shah, asesino

"Solemos hacer una ronda, por toda la colonia, para ver... controlar un poquito (a) las prostitutas que están aquí trabajando (...) Hay algunas que han llamado a la policía porque se sienten acosadas por nosotros".
"We usually patrol the whole neighborhood, to check... to control in some way the prostitutes that are here working (...) Some of them have called the police because they feel themselves harassed by us".
Lola, vecina de Villaverde



Hoy y mañana se desarrollan unas jornadas en Barna (ver anterior entrada) que son significativas no sólo por ser las únicas en todo lo que va de año que dan voz a ciertas prostitutas en España, o por traer a personalidades destacadas en la defensa de los derechos de los trabajadores del sexo. La idea de hacer coincidir el evento con la fecha más destacada en la agenda del movimiento pro-derechos ha sido sin duda una magnífica elección que no puedo menos que celebrar.

Es verdad que soy muy crítico con dos de las organizaciones que han impulsado el evento pero espero, a raíz del cambio en su discurso, que podamos ir progresivamente acercando posiciones. Por una parte, APROSEX (Paula VIP) hasta hace unos años no mostraba el menor interés en la prostitución de calle y negaba la existencia de la violencia institucional. Por otra, GENERA (Clarissa Velocci) rechazaba cualquier acercamiento o posibilidad de cooperar y se distanciaba de las trabajadoras sexuales que podían resultar problemáticas para la asociación por plantear demandas que las harían enemistarse con la administración. Así que mi desencuentro con ellas no era de base, de principios, sino simplemente circunstancial debido a que consideraba que en realidad no estaban trabajando en beneficio de las prostitutas. Afortunadamente veo que su discurso ha cambiado una barbaridad, lo que abre las puertas a un posible entendimiento. Ahora habrá que ver hasta qué punto se creen lo que dicen o todo se queda en pose. Pero de momento cuentan con mi visto bueno ya que el sólo hecho de asumir las reivindicaciones de las prostitutas y reconocer que a día de hoy quien más las perjudica son los poderes públicos requiere mucho, ¡pero mucho!, valor. Desde ya las doy la enhorabuena y las animo a que sigan por este camino que finalmente han decidido tomar.

El 17 de Diciembre se celebra el día para acabar con la violencia contra las trabajadoras sexuales. Obviamente los grupos abolicionistas ignoran este día, porque para ellos es mejor cuanta más violencia y abuso exista en este mundo. No, señores. La violencia no es consustancial a la prostitución sino que proviene de quienes no la aceptan o, en muchos casos, se aprovechan de ella como ustedes. Es posible conseguir una prostitución sin violencia, para eso trabajamos los "pro-derechos".



Creo que es muy necesario hablar de los problemas reales que afrontan las personas que trabajan en este sector, por lo menos a mí me transmiten de continuo sus preocupaciones y poco o nada tienen que ver con lo que piensa la gente que desconoce esta realidad. La única manera de saber qué les pasa a las prostitutas, cuáles son sus preocupaciones y qué problemas sufren, es hablando con ellas. Es por ello que el 17 de Diciembre como "Día para acabar con la violencia contra las trabajadoras sexuales" me parece tan significativo y por lo que aplaudo que se permita a las prostitutas que hablen públicamente. A ver, preferiría que el acto fuese más abierto, tuviese mayor difusión y -sobre todo- que las trabajadoras seleccionadas por las organizaciones no fuesen escogidas exclusivamente por sus simpatías políticas (por ejemplo, me consta que hay trabajadoras sexuales -conocidas por ambas organizaciones- que apoyan la "regulación neoliberal" de Ciudadanos... y se las ha excluido por completo), pero aun así considero que es un soplo de aire fresco frente al panorama existente en nuestro país en el que el abolicionismo domina indiscutiblemente a nivel institucional.

Al igual que otros años, voy a hacer un breve repaso a ejemplos de violencia hacia las personas que ejercen la prostitución y que podrían evitarse. La primera noticia se refiere a la normativa existente en Bogotá (Colombia) donde de acuerdo al Código Distrital de Policía, se obliga a las mujeres a participar en unas "jornadas de información y educación en salud, derechos humanos y desarrollo personal". En principio nada malo... pero es que resulta que las chicas para trabajar necesitan tener sellada una cartilla que certifique que han tomado estas clases. Y todo el mundo sabe que las autoridades lo que hacen es aprovechar para elaborar una especie de censo o registro que, como señala la noticia, restringe mucho las posibilidades de que una mujer identificada como prostituta lleve después una vida normal pues va a ser estigmatizada y excluida no ya sólo de la vida pública, sino también de muchos trabajos e incluso en algo tan elemental como la prestación de servicios sanitarios. 

Cartel conmemorativo del 17 de Diciembre (pinchar para ampliarlo) en el que se denuncia la violencia que sufre el colectivo de trabajadores sexuales. Las prostitutas conforman uno de los grupos más estigmatizados y discriminados en la sociedad: se entremezclan su condición de migrantes, su origen humilde, su raza, su vulnerabilidad como mujeres y trabajadores sin derechos... Mientras la prostitución no sea aceptada socialmente, existirá gente que considere justificable el abuso a estas personas.



El problema con este tipo de reglamentaciones es que se hacen sin considerar los efectos reales que van a tener sobre las prostitutas pues, como señala la concejala Lucía Bastidas, acaban sirviendo para extorsionar a las chicas. Muchas mujeres no quieren ser identificadas como prostitutas porque desean desempeñar esta actividad sólo eventualmente (entre otras cosas, por las consecuencias legales que acaba implicando la prostitución y no por la actividad en sí misma), lo cual provoca que las autoridades dispongan de un elemento de chantaje hacia ellas. De esto hablo cuando digo que, más allá de las normas legalmente establecidas, hay una "Ley de la calle" que es la verdaderamente vigente porque se aplica en el día a día. Y cuando un grupo se acostumbra a abusar de otro, la situación se perpetúa y profundiza. Los datos oficiales, por fuerza conservadores, hablan de 238 prostitutas asesinadas en Colombia en el plazo de diez años.

Cuando las chicas intentan denunciar los abusos, no pagan las coimas o se resisten a las violaciones de los policías para ellos no hay nada más fácil que llevarlas a las afueras y matarlas. No existe ninguna protección ni defensa legal para ellas. Y siendo estas situaciones ampliamente conocidas en la calle, resulta que casi ningún medio se hace eco de ellas. Aquí en España lo que se emplea para extorsionar a las chicas son los artículos 188 (explotación de la prostitución ajena) y 177 (trata de personas) del Código Penal. La policía obliga a las chicas, al igual que en otros países, a estar localizadas proporcionando su número de teléfono, dirección y residencia familiar. También a pasar controles sanitarios y a pagar el consabido "canon" o "derecho de calle". Y las represalias son muy diversas: desde quitarlas todo lo que ganan a avisar a su familia, pasando por obligarlas a trabajar en clubes controlados por ellos hasta que les paguen la deuda que consideran que han contraído por trabajar sin pagar el "canon", tenerlas el tiempo que les dé la gana en comisaría, retenerlas la documentación, acusarlas de una variedad de delitos (desobediencia a la autoridad o la consabida posesión de drogas... que ello mismos colocan), obligarlas a tener relaciones con ellos o incluso agredirlas directamente. No puedo asegurar que hayan provocado directamente ningún homicidio aunque existen casos, como el de la chica rumana "suicidada" en Barna, que resultan muy sospechosos.

Es muy común que las prostitutas, particularmente si son migrantes y trabajan en modalidades "económicas" de prostitución, conciban a la policía como una amenaza. Y esto sucede en cualquier país del mundo, independientemente de su nivel de desarrollo. Yo he conocido a chicas que han trabajado en países tan diversos como Irlanda, Francia, Italia o Dinamarca (países "de nuestro entorno", como suele decirse) y en todos los casos me comentaban la existencia de claros abusos policiales. Vaya, los colectivos abolicionistas casi no prestan atención a este fenómeno y sin embargo no dudan en rodearse de autoridades policiales a quienes otorgan plena credibilidad y no cuestionan en ningún momento. Hmmm.... ¿da que pensar, verdad?



Pero claro, esas cosas sólo pasan en el tercer Mundo ¿no? Aquí nos las damos de muy civilizados y muy europedos, pero resulta que esos inmigrantes que tanto desprecia la sociedad española son en gran medida los artífices de la riqueza y el bienestar que disfrutamos. Y es más, son en muchos casos más educados, trabajadores y mejores personas que nosotros. Pero es que además le cuentan a uno que la policía española es incluso PEOR que la de sus países de origen (salvo en los casos de la marroquí y la rumana, que vendrían a ser apenas TAN malas como la nuestra). Les vengo a recordar aquella noticia en la que la CORRUPTA Marisol Yagüe se solidarizó no con las prostitutas que habían sido agredidas y violadas sino con los policías que abusaron de ellas.

Y ahora vendrá el típico caradura que dirá que casos como éste son excepcionales. Sí, pero lo excepcional no es que ocurra, sino que se denuncie. Y todavía más que se sepa, que den la noticia. Pónganse un poco en el lugar de las chicas, resulta que están sufriendo abusos constantes por parte de LA policía y no ALGUNOS policías. Puede que no participen todos, pero el resto consienten y encubren. Entonces se sienten desamparadas, y sólo ante una situación de vida o muerte van y graban. Y con el móvil, que si las pillan (yo siempre que he grabado excesos policiales con el móvil me han hecho borrar las imágenes amenazándome) las crujen. Imagínense el grado de impunidad que deben haber alcanzado para cometer estos abusos en plena calle, cuando bien sabido es que no hay nada más sencillo que llevarte a comisaría o meterte en un coche policial y llevarte hasta un descampado para hacerte lo que quieran. Bueno, pues después de todo ese grupo de chicas SIN APOYO DE NINGUNA ASOCIACIÓN lleva el caso ante los tribunales. Y lo que se encuentran es que los familiares de sus agresores les dicen que se vayan a prostituirse a sus países y les dejen en paz, que el juez acepta la existencia de lesiones pero que como es puta no puede probar que haya existido violación por parte del agente, que sólo se encausa a los agentes directamente implicados y no al resto, y que éstos además reciben el apoyo de una persona tan influyente como Marisol Yagüe (ex alcaldesa de la ciudad).

Prostitutas y aliados dejando bien claro, en una protesta del 17 de Diciembre, cuál es la PRINCIPAL demanda de las prostitutas a lo largo y ancho del mundo. Cuanto mayor poder se otorgue a la policía, mayor va a ser el sufrimiento que padezcan las trabajadoras sexuales.



¿Cómo pretenden que vivan esas chicas si se encuentran tan desamparadas? Las historias que nos cuentan los medios de chicas amenazadas de muerte, molidas a palos, aterrorizadas son ciertas... ¿De dónde obtienen la información? De la policía, y la policía sabe bien lo que pasa porque son ellos quienes lo hacen. Las chicas no quieren problemas, no denuncian porque saben que no se va a hacer nada. NUNCA PASA NADA. En España es IMPOSIBLE que los corruptos sean condenados. ¿Sabéis qué pasó, lo sabéis? En primer lugar, las chicas cuentan que tienen "muchos" clientes policías. Cualquier que sepa un mínimo de prostitución sabe que los más asiduos a estas chicas son los agentes de la Ley. Ellas saben perfectamente que vayan donde vayan estarán localizadas, sea un piso, un club o en la calle la policía tiene identificadas a todas las chicas. Si hablas, pa tí tienes: sus "compañeros" tomarán la revancha. Así que solo tras aguantar muchos meses de abusos y sufrir varias palizas, la última de las cuales la llevó al hospital, la chica denuncia. Y se imputa nada menos que a 17 agentes. ¿Pero qué sucede? Que son autoridades públicas, y gozan de una protección legal extraordinaria. Son intocables.

Se archivan las causas de todos ellos "por falta de pruebas". Las chicas, TODAS LAS PROSTITUTAS QUE TRABAJAN EN ESPAÑA, ven que cuando se comete un abuso semejante no se hace justicia. Es, como se dice, un "aviso a navegantes". Como mucho se señala a un culpable como al "Machota" o al "Sheriff" (Ginés Giménez, el comisario jefe de Colsada y presidente de la asociación de jefes de policía municipal de toda España) como para lavar la imagen del cuerpo. Pero no es algo que hayan hecho unos pocos, sino una situación estructural, un problema de la policía como institución. Y estos agentes se las acaban arreglando o bien para no ingresar en prisión o para salir al poco recuperando su puesto. Y no sólo eso, sino que al poco son condecorados por las autoridades políticas. Es de vergüenza cómo el portavoz municipal del Hay-untamiento de Marbella se deshacía en elogios hacia este canalla. ¿Cuál es el resultado de este cúmulo de despropósitos? Pues que la ciudadanía, que tiene ojos en la cara, pierda toda confianza en sus dirigentes... y no os digo ya las prostitutas. Resulta que el pavo que te ha amenazado, golpeado y violado no sólo no va preso o tan siquiera le apartan del cuerpo sino que le premian. Bueno, pues como hacen las chicas, ponen tierra de por medio. Que son estos abusos los que sufren las chicas pero PARA CORREGIRLOS HAY QUE EMPEZAR POR VERLOS.

Y coño, vamos a verlo en uno de los programas más amarillistas del panorama televisivo nacional. Todos están sorprendidos de los abusos, pero si conocieran esta realidad y la vivieran día a día sabrían, como aseguran sus protagonistas, que es lo HABITUAL. Y si fuesen buenos periodistas seguirían en contacto con las chicas e intentarían averiguar más sobre el caso en vez de dejarlo de lado una vez deja de ser noticia.




Vamos a seguir con otra de las noticias que os tengo preparadas. Sé que me extiendo demasiado pero es que yo no hablo de términos abstractos como estas progres solidarias con lo que no conocen. No, yo conozco casos REALES. Por eso mi indignación es auténtica y no una POSE. Pues ahora toca hablar de violencia ejercida por particulares, si bien la violencia que padecen las prostitutas se debe en su inmensísima mayoría a los cuerpos policiales y por eso lo recalco (hay quien me dice que si tengo algo contra ellos, yo sencillamente cuento las cosas como son y le otorgo a cada parte la importancia que tiene) también es verdad que pueden sufrirla de manos de los clientes, vecinos y viandantes. Quede claro que, como cuentan ellas mismas, son situaciones menos frecuentes y con ello repito nuevamente que no pretendo exculpar a nadie sino dejar todo en su lugar.

Pues bien, hace unos años el gobierno de España afirmó que "asesinar a una prostituta no es violencia de género". ¿CÓMORL? El argumento que se esgrimió fue que el asesinato de una prostituta a manos de un cliente no puede considerarse violencia de género al no existir un vínculo afectivo entre el agresor y al víctima. Varios colectivos feministas protestaron y yo entiendo que en ese caso sí que es más probable que sea violencia de género y no doméstica porque precisamente se está cometiendo el abuso en base a la desprotección y situación de desamparo de la persona. En primer lugar imaginarse que no puede haber afecto entre una chica y su cliente es una barbaridad, yo a mis niñas las quiero con locura. Pero es que además no es que haga falta, la violencia de género se entiende que es una violencia nacida de la discriminación a alguien por su condición de mujer, por el género. Y vaya, una desconocida que realice una actividad que algunos consideren despreciable y que puede quedarse a solas e indefensa con su agresor... para mí en ese caso es violencia de género de manual. Pues no, quien no lo reconoce es el gobierno... nuevamente, violencia INSTITUCIONAL. Y si queréis saber hasta qué punto se producen estos crímenes, podéis consultar un mapa con los asesinatos de prostitutas en España. Desconozco quién se lo ha currao pero se lo agradezco mucho, qué cosa más curiosa.

Las prostitutas son vulnerables a los actos de violencia debido, en buena parte, al estigma que pesa sobre la actividad que realizan. Mientras la prostitución siga estando en las sombras, sin un marco legal protector, sin que se las reconozca como miembros de pleno derecho de la sociedad y se las trate como unas apestadas, las trabajadoras sexuales se van a encontrar en grave peligro.



Un claro caso de ello fue el asesinato de la rumana Mariana Popa por parte del musulmán Farooq Shah. El asesino confesó que para él las mujeres que hacían la calle "no valían nada" y que la mató por ejercer la prostitución cerca de una mezquita (curioso, lo mismo que nuestros políticos quieren evitar... y que conduce, inevitablemente, a violencia contra estas mujeres). Está claro que el crimen se fundamentó en unas convicciones ideológicas que son las que le llevaron a legitimar su acción y a considerar que esa persona "se lo merecía". Si uno no ya quiere a las chicas (como yo), sino tan siquiera las respeta o incluso quedémonos sólo en que las considera HUMANAS no las trata de la manera que mucha gente las trata.

Y ya no hablo de casos extremos como extorsiones policiales, palizas, violaciones o asesinatos. No. Hay ciertos comportamientos que reflejan este desprecio hacia las chicas que son tenidos como normales, como acosarlas y enfrentarse a ellas en sus zonas de trabajo. Lo alucinante de este vídeo es que quienes ejercen violencia contra las prostitutas se sienten tan protegidos, tan amparados por el sistema y con tanta legitimación moral, que lo cuentan directamente a cámara. Esto, aunque a un nivel no tan elevado como los casos anteriormente citados (y no saco más para no alargar la entrada en demasía), también es violencia. Y la tenemos al lado:




A todo esto, quiero acabar con un artículo de la revista "Rojo y negro" del sindicato de ideología libertaria CGT. Me ha gustado mucho y me alegro de que tengamos algún simpatizante dentro de estos grupos.




El 7 de noviembre todas las feministas pedimos “Ni UNA MENOS”, como parte de la visibilidad de las mujeres y de los debates sociales que se han ido expresando durante estos últimos años sobre la prostitución, entiendo la necesidad de escuchar las distintas voces de los grupos de mujeres organizadas como trabajadoras sexuales. Ellas han salido a la calle contra la Ley Mordaza y las ordenanzas de los ayuntamientos que multan a mendigos y prostitutas por ocupar el espacio público.

Rojo y Negro - 14/12/2015



Tras aprobarse a finales del 2008 “el Plan Integral contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, se han ido utilizando los términos de prostitución, trata y explotación sexual de manera indiscriminada. Se ha generado así en el imaginario social un totus revolutum que confunde y no ayuda a identificar cada uno de estos conceptos, dificultando la defensa de los derechos tanto de las trabajadoras del sexo voluntarias como de las víctimas de trata.” Cristina Garaizabal del Colectivo Hetaira de Madrid.

Las mujeres trabajadoras sexuales voluntarias darán testimonio de las diferentes violencias que se ejercen constantemente sobre ellas. La violencia institucional que desde el Estado -que no penaliza la prostitución, pero a través de ordenanzas de los ayuntamientos o la Ley Mordaza, con la policía como escuadrón de la represión- multa y persigue a las prostitutas de la calle.

Las prostitutas hablan, claro que sí. En esta manifestación en Barna dan a conocer sus reivindicaciones a la administración. La primera violencia que se ejerce sobre ellas suele ser ignorarlas, pensar que mienten, que están tontitas y no saben lo que quieren o que "son la voz de los chulos" como he llegado a oír. No, escúchenlas porque lo que dicen es MUY interesante.



La falta de derechos laborales las pone en el ojo de la tormenta, como denuncia Amnesty Internacional sobre la violencia en que están inmersas las trabajadoras sexuales voluntarias, y dice: “son uno de los grupos más marginados del mundo. En muchos países se ven amenazadas por toda una serie de abusos, tales como la violación, las palizas, la trata de personas, la extorsión, el desalojo forzoso y la discriminación, que incluye la exclusión de los servicios de salud. Lo más habitual es que apenas gocen de protección jurídica, si es que gozan de ella en absoluto. De hecho, en muchos casos, estos abusos y violaciones de derechos humanos son perpetrados por la policía, por clientes y por terceras partes.”

Las asociaciones de trabajadoras y trabajadores sexuales de Latinoamérica y el Caribe realizan su propio diagnóstico sobre la violencia institucional que se impone a través del vacío legal. “En América Latina y el Caribe hispano el trabajo sexual es lícito porque no está prohibido ni criminalizado. Pero tampoco existe un marco que lo regule. Ese vacío legal hace que las trabajadoras sexuales trabajemos en condiciones de explotación, precariedad y discriminación. Y quienes se continúan beneficiando de esta situación son las fuerzas de seguridad, la clase política y el poder judicial. Esta brecha que se genera entre la legitimidad del trabajo sexual y la arbitrariedad institucional tiene su origen en la mencionada falta de una regulación específica. Por eso organizadas hemos ganamos legitimidad, ahora exigimos legalidad”. La organización de diversos colectivos en el Estado español ha puesto en la agenda política la problemática de la prostitución, denunciando la exclusión y violencia a la que son expuestas las mujeres autónomas que ejercen el trabajo sexual por motu proprio. La asamblea de Cataluña, formada por diversos colectivos, entre ellos la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) cuya presidenta Paula Vip denuncia: “la violencia no es de los clientes, es de las instituciones, pero las trabajadoras ahora estamos organizadas, convencidas, luchando en pie de guerra, todas las mujeres que ejercemos el sexo de pago lo hacemos libremente y voluntariamente, porque si no no sería prostitución, sería esclavitud”. Paula Zkerra, del colectivo Prostitutas Indignadas, trabajadora del Raval y consejera de Ciutat Vella del Ayuntamiento de Barcelona por la CUP, indica: “Nosotras queremos acabar con el capitalismo y el patriarcado, no nos vale organizarnos en cooperativas, en realidad tenemos que pensar otra sociedad, terminar con la mentira de que el trabajo dignifica, cuando al único que dignifica es al empresario, porque se llena los bolsillos. Creo que una serie de asociaciones, colectivos e incluso sectores sociales percibe hoy con más respeto que hace años el trabajo sexual”.

En esta imagen, dos compañeras dejan nuevamente claro de dónde suele provenir la violencia que sufren: las políticas públicas, lo que llamamos la "violencia institucional". Bajo la excusa de combatir la trata ("trafficking") se perjudica a trabajadoras sexuales voluntarias. Muchos creemos que no es un error sino una estrategia cuidadosamente planificada.



La violencia institucional en Madrid en el Polígono de Marconi ha puesto en pie de lucha a cerca de 200 mujeres nucleadas en la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (Afemtras). “Queremos trabajar en un lugar tranquilo, donde no molestar ni ser molestadas y pedimos la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana porque es injusto que nos multen y nos traten como a delincuentes”, así lo denunciaba la portavoz del colectivo.

Para la secretaria general del Sindicato de Mujeres Meretrices de Argentina, Georgina Orellano, “las putas luchamos por la autonomía no sólo de nuestros cuerpos sino por la autonomía en el trabajo. Impulsando leyes que tratan de disputarle al capital y que miles de veces decimos y seguimos sosteniendo que estamos en contra del capitalismo e invitamos a aquellas personas que argumentan en contra de nuestra lucha, diciéndonos que no hay libre elección, que siempre es explotación, que se den una vuelta por otros mercados laborales y vean cuál es la situación de los peones rurales, los trabajadores textiles o las empleadas domésticas”.

Nos vamos ahora hasta París, en otra protesta de meretrices contra la violencia que ejerce contra ellas el gobierno. Responsabilizan al ejecutivo galo de promover el asesinato de prostitutas al penalizar a los clientes, como pueden leer en el cartel central. Y es que en muchas ocasiones somos los clientes los únicos aliados reales que tienen las chicas, quienes se preocupan por ellas y a quienes pueden acudir en caso de tener problemas. Perseguir al cliente es, en definitiva, perseguir a la prostituta.



A principios del siglo XIX la clase trabajadora se organizó en sindicatos y asociaciones, otorgándose un poder político legitimado por la masiva participación y consenso. Su objetivo fue conseguir derechos sociales. Las trabajadoras sexuales autónomas se encuentran realizando el mismo camino, en condiciones precarias se organizan y consiguen visibilizar una lucha que nos incluye a todas las personas que luchamos por los derechos humanos.

En este marco político y social, el 16 y 17 de diciembre en Barcelona, se realizarán las Jornadas Feministas: Alianzas y Trabajo Sexual coincidiendo con el Día Internacional Contra Las Violencias hacia las personas Trabajadoras del Sexo. Será un momento para profundizar el debate del feminismo que ha quedado estancado entre dos posturas mani- queas: abolición vs legalización, cuando debemos preguntarnos en qué contexto estamos construyendo los cambios porque lo que realmente tenemos que subvertir es el sistema capitalista. El planteo de debate del día 16/12 será: “Ni abolicionismo ni regulación neoliberal: construyendo un modelo no capitalista del trabajo sexual”, donde diversas ponentes plantearán sus posturas. Este encuentro será un punto de inflexión en la organización de un colectivo que es victimizado y estigmatizado por una sociedad hipócrita, donde “el dispositivo de la sexualidad sigue funcionando entre lo prohibido y lo permitido”.1

1La Voluntad del saber, Michel Foucault, Ed. Siglo XXI.

María Alejandra Ferradas

Rojo y Negro nº 296, diciembre 2015

Termino la entrada con una imagen de la manifestación del 17 de Diciembre en Skopje (Macedonia). Esta conmemoración se ha internacionalizado y cada vez se celebra en más países. Considero que apoyarla o ignorarla es la línea divisoria entre quienes verdaderamente estamos del lado de las trabajadoras sexuales y quienes están en contra, tal es su importancia.

5 comentarios:

Astur-leonés dijo...

PARTE I
La denuncia que haces -nuevamente- sobre la violencia y los abusos de miembros de los cuerpos policiales hacia 'las prostitutas' como colectivo me parece muy bien. Creo que eres valiente al denunciarlo con tanta claridad y te felicito por ello.
Respecto de ello, si me permites una pregunta/sugerencia:
¿No has pensado en hacerles llegar la denuncia que realizas en esta entrada tanto a la presidenta de la C.A. de Madrid (doña Cristina Cifuentes) como a la alcaldesa de Madrid?

- Ya con respecto a lo que planteas en relación a la violencia contra las personas (mujeres, personas transexuales, etc.) que se dedican a la prostitución por parte de hombres que son usuarios o consumidores de prostitución, decir sólo que este me parece un tema en el que no debe de ser fácil siempre conceptualizar dicha posible violencia ((agresiones físicas, verbales, homicidios) como violencia de género, y creo que habría que analizar caso a caso. Y que deben ser personas expertas en materia jurídica y en psicología quienes lo hagan. Hago esta consideración básicamente por lo siguiente:

- Las relaciones de los hombres con las mujeres (o personas transexuales) en contextos de prostitución son algo no siempre significan lo mismo para ambos participantes en dicha relación. Algunos hombres que pagan pueden acudir con ideas previas sobre esa mujer a la que van a pagar, o esperar ciertas cosas de ella y/o de "su servicio", y no otras; asimismo, algunas de esas mujeres pueden adoptar una actitud determinada y no otras con respecto a un cliente determinado, o agradarle este más o menos, etc., etc.
Es decir, que "los servicios" de prostitución no siempre son perfectamente caracterizables; y dan pie a que esa clase de relaciones, o también los actos sexuales o "sexo-afectivos" por los que pagan los consumidores puedan ser entendidas de maneras diferentes por los distintos clientes y por las diferentes "trabajadoras del sexo".
O dicho de otra manera: las relaciones prostituta-cliente pueden ser relaciones conflictivas con una mayor frecuencia que las relaciones que se establecen entre consumidores y trabajadores/as en la mayoría de los trabajos del sector servicios en los que podemos pensar. Se trata de RELACIONES COMERCIALES lo mismo que aquella, sí por supuesto, PERO NO SÓLO ESO, POR SU MISMA NATURALEZA SERÁN EN MUCHOS CASOS RELACIONES QUE AFECTAN DE LLENO A LA ESFERA ÍNTIMA (sexualidad, afectividad) de(al menos una buena parte de) quienes son sus consumidores mayoritarios (los hombres). Y asimismo, seguramente también afectan a la esfera íntima (de al menos una porción) de las mujeres (o personas transexuales) que se dedican a dicha actividad.
Por tanto, en algunas relaciones de prostitución, en algunas situaciones, cabría pensar que la violencia ejercida por un hombre cliente hacia una mujer que se dedica al 'trabajo sexual' o a la prostitución, pueda tratarse de una violencia fundamentalmente de tipo relacional (en la que no habría una clara asimetría de poder del hombre hacia la mujer; en la que la mujer, por ejemplo, estaría ejerciendo violencia psicológica sobre el hombre, y no tanto una violencia categorizable como 'violencia de género'.
Continúa...

Astur-leonés dijo...

PARTE II

De todas maneras supongo que en muchos casos (quizás en la mayoría) sí se trate de una violencia de género, debido a que, en la mayoría de los casos, las mujeres en situación de prostitución (o que ejercen prostitución) se encuentran en situaciones de vulnerabilidad (en diferente grado), y son potenciales víctimas de abusos.

Pero vuelvo a insistir, este tema es delicado y complejo y quizás no debemos generalizar afirmando que toda violencia ejercida por un cliente en cualquier situación o relación de prostitución puede ser concebible como 'violencia de género', y quienes mejor pueden juzgar y valorar si se trata de 'violencia de género' o no, seguramente son personas con ciertos conocimientos específicos: jueces/as, criminólogxs, psicólogxs sociales, sociólogxs, psiquiatras, apoyándose en los testimonios de los actores más directamente implicados (las mujeres (o personas transexuales) y los hombres que son sus clientes).

Saludos.

Cliente X dijo...

Bueno, yo aquí he mostrado cual es la postura del GOBIERNO de la nación. Dice que no puede ser violencia de género pq es IMPOSIBLE q exista vínculo afectivo entre una puta y su cliente. A mí eso me parece una tremenda barbaridad nacida del sectarismo ideológico unida al más profundo desconocimiento de esta realidad, tu conoces a chicas que llevan años en esto y que tienen clientes frecuentes. Y a algunos de tales clientes les hacen partícipes de sus vidas y mantienen con ellos una relación que va más allá de lo puramente profesional.

El tema de la violencia policial es conocido por las principales asociaciones de este país, hasta el punto de que realizaron un vídeo (a ver si puedo hacerme con él) denunciando estos excesos. Hasta donde sé es de uso interno, precisamente para evitarse problemas. Porque vamos a ver, ¿tú que crees que pasa si alguien denuncia la corrupción en Españistán? ¿No vistes lo de las chicas? No se hizo justicia, su agresor se fue de rositas tan campante y no se sabe, a día de hoy, como terminaron ellas. Pero supongo que nada, pero nada, bien.

Aquí hay que tener mucho cuidado. Hay que saber cómo hacer las cosas. Éste es un blog en el que yo cuento las cosas que pasan porque creo en la libre expresión. Pero no acudo a la justicia porque no creo que, a día de hoy, se haga justicia en nuestro país. Y a los hechos me remito.

Maverick Hunter dijo...

hola

soy maverick la de youtube vaya XD

tenia una pregunta que hacerte que me parece curiosa...

crees que hay una relacion y/o puede desembocar que la persona que paga por sexo le atraigan sexualmente los menores ?

se que te puede parecer descabellado pero hablando en terminos psicologicos yo ya no tengo tan claro que el ser una persona madura o ya senil y pagar para estar con alguien mucho mas joven desemboque en que te puedan gustar las menores...

eso podria causar una programacion neurolinguistica??


saludos

Cliente X dijo...

En varias entradas he hablado de la prostitución de menores, si te interesa. Están clasificadas bajo la etiqueta "prostitución infantil":
http://barriorojo-esl.blogspot.com.es/search/label/Prostituci%C3%B3n%20infantil

Yo no creo que se cambien los gustos de la persona. Muchos clientes están con mujeres de su edad o mayores, y si bien la juventud tiene un indudable atractivo sexual de ahí a que te gusten las menores hay un trecho...

Lo que sí pienso es que, si te gustan las menores, es mucho más fácil estar con ellas pagando que de otra forma. He conocido a varias prostitutas menores de edad, personalmente a chicas incluso de 12 años aunque me han contado (y por lo que vi en algunas zonas de lantinoamérica) de casos de sólo 10 años. Pero, y recalco siempre que hablo de acuerdo a mi experiencia, lo que observé es que los clientes solían evitar a las menores para no buscarse problemas, tenían miedo tanto por ellos (absolutamente todos eran conscientes de que con una menor era delito) como por la chica (de si tendría a alguien detrás). Pero es indudable que algún cliente tendrían porque no iban a estar allí para nada.

Esa asociación que haces no puede ser cierta porque date cuenta de la cantidad de varones que acuden a la prostitución en España... millones. ¿Y eso les convertiría en pedófilos? No lo veo, no. Muy pocas menores se prostituyen en nuestro país, y ellas mismas lo ven más como un inconveniente que como una ventaja (de hecho, celebran por todo lo alto la mayoría de edad ya que se libran de problemas muy graves). Además, aquí en España no es como en latinoamérica, todas las que he conocido estaban muy cerca de los 18 años.

La prostitución de menores es delito y los puteros son, somos, por lo general gente muy cobarde. No creo que ni uno sólo de los clientes que conozco pagase por sexo a una chica sabiendo o sospechando que sea menor. Vamos, incluso una buena parte ni siquiera follarían sin goma... que son unos cagaos, vamos. Yo me atrevo a todo y me meto en cualquier sitio, pero soy la excepción que confirma la regla.

Por cierto, que hablando con las prostitutas menores que conocí en Bucaramanga (chicas de 15 y 16 años) me contaron que la mayoría de sus clientes eran chicos jóvenes. Se buscaban a tipos que les resultasen agradables, no a "cuchos" (viejos). Yo he visto a muchas de estas chicas jóvenes (y no hace falta que sean menores) rechazar a clientes de edad avanzada.