martes, 16 de junio de 2015

La rebelión de las prostitutas

Hace un par de semanas hablé sobre la efeméride más importante para los activistas pro-prostitución, pero hasta ahora nunca había contado la historia completa de lo que sucedió en la iglesia de St. Nizier. Gracias a Maggie McNeill y a Eurydice Aroney, me ha llegado un texto de la primera sobre un documental de la segunda que cuenta esta espectacular "rebelión". Les dejo tanto el texto orginal en inglés, enlazado a su página (y les animo a que entren, porque Maggie añade numerosos enlaces para documentarse mejor), como mi traducción en castellano. Asimismo les recomiendo encarecidamente que vean los vídeos que he incluido, porque muestran con toda claridad los motivos que tienen estas mujeres para protestar (por eso los he escogido todos en español).



June 2, 2015 by Maggie McNeill

"That is how we ended up in the church, without knowing how it would all end, without knowing if we would get out dead or alive. But it was really the last thing that we could do to try and save our skin". 
Maria de Lourdes

Forty years ago today, the sex workers of Lyon, France protested the unrelenting torment the cops inflicted upon them by occupying the Church of St. Nizier. Despite its bawdy reputation in the English-speaking world, France has never been friendly to whores; beginning in the 16th century the French pioneered many of the laws and tactics used to harass us throughout the world to this day, and the Code Napoleon officially gave the police power to “control” prostitution (with results any regular reader could predict). The severity of the maltreatment ebbed and flowed throughout the 19th and early 20th centuries until the government decided to revenge its humiliation at the hands of the Nazis on the bodies of sex workers, and France became officially “abolitionist” in 1960.

By August of 1973 the cops’ depredations had become so severe a street protest was organized, but it did not end well and the police were only emboldened to make things worse. Early in 1975 they closed down the hotels de passe, cheap establishments where street workers took their clients, then proceeded to harry them with fines; the department decreed that each girl was to receive two or three fines per day, but because multiple cops were involved it could sometimes be five or more. If a woman went to pay her fines, she was intentionally delayed in the police station for several hours so she would lose most of her night; if she didn’t pay she would be arrested and jailed, and her children abducted by the state if there were no relatives to take them. Meanwhile, the tax department would present them with huge bills assuming numbers of clients that would fit comfortably in the masturbatory fantasies of “sex trafficking” fetishists.

Así informaba el ABC de la época de tan magno acontecimiento. El problema principal de las chicas, en 1975 y también en el 2015, son los abusos y extralimitaciones policiales. Eso es lo malo de ser puta: no acostarse con hombres desconocidos, ni cobrar en B o no cotizar para la jubilación. ¡Desde entonces, todas y cada de las protestas que han realizado las prostitutas en todo el mundo se han producido por el mismo motivo! ¡Si es que está clarísimo lo que quieren y lo que las molesta!



Something had to give, and on June 2nd two sex workers named Ulla and Barbara led a group of 100 prostitutes to occupy a church in hopes of calling attention to their plight. They had an ally in Father Louis Blanc, who secured the cooperation of several other priests; they planned to occupy the Church of St.Bonaventure, but the police found out and began to prepare for mass arrests of the protesters as they arrived. Fortunately, Ulla was tipped off in time and diverted the protesters to St. Nizier instead; volunteers waited inside to direct each arrival out through the side doors while the cops waited outside in their cars, thinking they would wait until they could get a good crop of victims before springing their trap. Father Blanc remembers, “The police officers looked as if they were having fun in their cars. But after a while, they were having less fun because…’what is happening?’ We have disappeared! In the meantime the prostitutes have entered the Church of St. Nizier, where there are no police.” The priest at St. Nizier was Father Béal, and with his help over 100 whores were able to congregate there before the cops realized where they had gone.

By the evening of June 3rd, the news of the protest had spread across France, and over the next few days to other countries as well. Sex workers all over France began to occupy other churches; in Paris 200 whores occupied the Chapel of Saint Bernard. The media interviewed Ulla and other sex workers, allowing them to air their grievances for all to hear and they issued a “Letter to the People of Lyon” which read, in part,

"…we haven’t taken up prostitution because we are depraved. Prostitution is the only means we have found to deal with the problems of life…People regard us as “dirty” or “abnormal” women, but at the same time they say we are needed…Prostitution is not forbidden under French law and theoretically we are citizens like everyone else. But because society is ashamed of the fact that it needs us, it treats us as criminals, people who can be subjected to the full repressive might of the police…" 

Pronto el ejemplo se extendió a otras ciudades: además de Lyon y París, tomaron su ejemplo las prostitutas de Montpellier, Tolouse, Grenoble, Marsella y Niza... ¡e incluso en una ciudad tan lejana como Medellín (Colombia) también se produjo una huelga! Como pueden apreciar, su comportamiento fue correcto en todo momento, gozaban de la simpatía de los vecinos e incluso del respaldo de los párrocos. Todo el mundo estaba de su parte... todos, menos las autoridades.



Most feminists of 1975 still actually supported women’s choices, and figures like Simone de Beauvoir spoke up for the sex workers; other activists protested outside the church in a show of solidarity. Their demands were simple; as stated in a pamphlet they circulated outside, “We will only leave the church once you have given us the guarantee that you will stop throwing us in jail each time you think there is a repeat offense. Our children do not want their mothers to go to jail.” The protesters told the media they wished to speak to Madame Giroud, then State Secretary for Women, but before the request could even be officially made Giroud refused, claiming this was not a women’s issue at all but rather the responsibility of the Minister of Interior; the latter politician, Michel Poniatowski, decided to reply with violence, and at 5 AM on June 10th ordered the police to remove the protesters from all of the churches. 

In Paris and some other places, the removal was accomplished with the usual police tactics of smashing down doors and beating women with truncheons, but at St. Nizier they decided to use a trick. A cop called Father Béal pretending to be a reporter who wanted to speak to Ulla, and when the church door was unlocked to admit the priest with his fake message, armed cops sprang from hiding; they pushed him aside and swarmed into the building 120 strong, accompanied by 20 dogs and equipped with tear gas. Most of the women were simply ordered out, but Ulla and Barbara were beaten so severely they had to be hospitalized. Father Béal lodged a formal protest against the violation of the ancient principle of asylum, but Poniatowski replied that police could enter anywhere when “public order” was disturbed, citing a law from 1905 in support of his actions.

Frente a la tremenda polémica suscitada por esta protesta, el ministro de Interior ordenó que la policía terminase con su aventura de manera muy expeditiva. Pero además, para acallarlas y tratar de restar legitimidad a su voz, las acusó de "estar dirigidas por los proxenetas". ¿Les suena de algo este argumento? Como dice Maggie, conozcamos la historia... porque, de no hacerlo, estaremos condenados a repetirla. Pueden ver todas estas imágenes ampliadas pinchando en ellas.



But despite the government’s refusal to peacefully grant the demands, officials must have been anxious to avoid similar embarrassment in the future; the harassment stopped, the cops with the highest numbers of sex worker arrests were reassigned to other duties, and the ludicrous tax bills no longer appeared. By 1994 the culture had shifted sufficiently for “pimping” to be defined more narrowly, thus ending for a time the harassment of partners, roommates, adult children, etc with “avails” charges. Of course, that didn’t last long, and regular readers have seen the tide once again turn toward repression in the form of the “Swedish model“, laws against “looking like a whore” and even repeated parking fines for the vans from which most street workers now operate. But the protesters and their successors have not passively watched all this happen:

"…the whores began holding regular meetings and soon formed the French Collective of Prostitutes, on which the English Collective of Prostitutes was later modeled. Women in a number of other countries were also inspired to form groups, and a number of these came together with Margo St. James’ COYOTE to form the International Committee for Prostitutes’ Rights (ICPR), the organization whose work and example helped to win prostitution law reform in a number of European countries and provided an example which inspired similar campaigns in many other parts of the world. In a way, the modern sex worker rights movement was born on that June 2nd in Lyon, so we celebrate it now as International Whores’ Day".

I’ve written about this occasion before, but the greater detail in today’s column was made possible by a French-language documentary being broadcast today on both Radio France and Radio Belgium; it was produced by Australian sex worker rights activist Eurydice Aroney, who called it to my attention about six weeks ago and reminded me of it again recently. You can listen to the show at the link above, and Eurydice kindly provided me with this English translation of the transcript. She and I both think it’s very important that sex workers know about the history of our movement; please help us accomplish that goal by publicizing the documentary and this column on social media!
_______________________________________________________________________



La rebelión de las prostitutas
 2 de Junio del 2015, por Maggie McNeill

"Así fue como acabamos en la iglesia, sin saber cómo terminaría todo, sin saber si saldríamos muertas o vivas. Pero es que era de verdad lo último que podíamos intentar hacer para salvarnos el pellejo".
María de Lourdes, activista en St. Nizier

Hace hoy cuarenta años, las trabajadoras sexuales de Lyon en Francia protestaron contra el implacable tormento al que los policías las sometían ocupando la iglesia de St. Nizier. A pesar de su obscena reputación en el mundo angloparlante, Francia nunca ha sido amigable con las putas: comenzando en el siglo XVI los franceses iniciaron muchas de las leyes y tácticas empleadas en todo el mundo para hostigarnos hasta el día de hoy, y el código napoleónico otorgó oficialmente a la policía el poder de "controlar" la prostitución (con los resultados que cualquier lector habitual podría predecir). El rigor del maltrato fluctuó durante el siglo XIX y comienzos del XX hasta que el gobierno decidió vengar su humillación a los manos de los nazis sobre los cuerpos de las trabajadoras sexuales, y Francia se hizo oficialmente "abolicionista" en 1960 (1).

Para Agosto del 73 los estragos de los policías se habían vuelto tan serios que fue organizada una protesta callejera, pero no terminó bien y sólo sirvió para que la policía se envalentonase empeorando así las cosas. A comienzos de 1975 cerraron los establecimientos donde las prostitutas callejeras llevaban a sus clientes, entonces pasaron a acosarlas con multas; el departamento de policía ordenó que cada chica debía recibir dos o tres multas diarias, pero como podían recibirlas de varios policías a veces podían ser cinco o más. Si una mujer iba a pagar sus multas, era retenida a posta en la comisaría durante varias horas para que perdiese más tiempo; si no las pagaba entonces era detenida y encerrada, y a sus hijos el Estado les secuestraba si no había familiares que se hiciesen cargo de ellos. Mientras tanto, la agencia tributaria les presentaría enormes facturas asumiendo que tuvieron un número tan elevado de clientes que se ajustaría de maravilla a las fantasías con las que se masturban los fetichistas de la "trata con fines de explotación sexual".

Lo pueden escuchar de sus propios labios: demandan una ley que regule el trabajo sexual para acabar con LOS ABUSOS Y EL MALTRATO, y que los "primeros abusadores y violadores" son los policías. Que es a ellos a quienes "tienen miedo" y que son "insoportables". No piden más que "igualdad de derechos"  y denuncian la falta de una asistencia sanitaria integral.



Había que hacer algo, y el 2 de Junio dos trabajadoras sexuales llamadas Ulla y Bárbara lideraron a un grupo de 100 prostitutas para ocupar una iglesia con la esperanza de llamar la atención hacia su situación. Tenían un aliado en el padre Louis Blanc, quien procuró la cooperación de otros sacerdotes; en principio planearon ocupar la iglesia de St. Bonaventure, pero la policía les descubrió y comenzó a prepararse para arrestar masivamente a los manifestantes en cuanto llegasen. Por suerte, Ulla fue avisada a tiempo y desvió a los manifestantes hacia St. Nizier; varios voluntarios esperaron dentro para dirigir a quienes llegaban hacia las puertas laterales mientras los policías esperaban fuera en sus coches, pensando que esperarían hasta que pudieran obtener una buena cosecha de víctimas antes de hacer saltar su trampa. El padre Blanc recuerda, "parecía como si los agentes de policía se estuviesen divirtiendo en sus coches. Pero al cabo de un rato, dejaron de cachondearse porque... "¿qué está pasando?". ¡Desaparecimos! Entretanto, las prostitutas habían entrado en la iglesia de St. Nizier, donde no había policía". El sacerdote de St. Nizier era el padre Béal, y con su ayuda más de 100 prostitutas fueron capaces de congregarse allí antes de que los policías se diesen cuenta de que se habían esfumado.

Para la tarde del 3 de Junio, las noticias se la protesta se habían extendido a través de Francia, y en los días siguientes lo harían también hacia otros países. A lo largo de toda Francia las trabajadoras sexuales comenzaron a ocupar otras iglesias; en París 200 putas ocuparon la capilla de San Bernardo. Los medios entrevistaron a Ulla y a otras trabajadoras sexuales, permitiéndoles dar a conocer sus quejas a todo quien quisiera escucharlas y difundieron una "Carta a la gente de Lyon" que dice, en parte,

"...no hemos escogido la prostitución porque seamos unas depravadas. La prostitución es la única forma que tenemos de salir adelante en la vida... La gente nos tiene por mujeres "sucias" o "anormales", pero a la vez dicen que somos necesarias... La prostitución no está prohibida en la legislación francesa y en teoría somos ciudadanos como cualquier otro. Pero dado que la sociedad se avergüenza del hecho de que nos necesita, nos trata como a delincuentes, como a personas que puedan ser objeto de todo el poder represivo de la policía..."

Saltamos de República Dominicana a la Argentina, donde las meretrices llaman la atención sobre los asesinatos de prostitutas y la respuesta que obtienen de la administración de Justicia. No son tontitas, no son mudas, saben perfectamente cuáles son sus problemas y tienen voz. Pero vídeos como éstos NUNCA los encontrarán ustedes en las webs institucionales porque a nuestros dirigentes políticos estas mujeres no les interesan lo más mínimo. Cuando uno respeta a estas personas, las escucha. Y cuando los escucha, lo que oye reiteradamente es que sufren violencia por parte de las instituciones públicas que declaran "protegerlas" y que tienen que pagar coimas (sobornos, extorsiones) a las autoridades policiales. Como las anteriores, no piden más que LOS MISMOS DERECHOS que el resto de personas.



La mayoría de las feministas de 1975 todavía apoyaban de verdad las elecciones de las mujeres (2), y personalidades como Simone de Beauvoir hablaron en favor de las trabajadoras sexuales: otras activistas protestaron en el exterior de la iglesia en una muestra de solidaridad. Sus peticiones eran sencillas; como se decía en un panfleto que circulaba afuera, "Únicamente abandonaremos la iglesia una vez que nos hayáis dado la garantía de que dejaréis de meternos en la cárcel cada vez que penséis que estamos delinquiendo. Nuestros hijos no desean que sus madres vayan a prisión". Las manifestantes contaron a los medios que deseaban hablar con Madame Giroud, por entonces la Secretaria de Estado para la mujer, pero incluso antes de que la petición pudiera ser formulada oficialmente Giroud la rechazó, afirmando que no era un asunto de mujeres en absoluto sino más bien la responsabilidad del Ministro del Interior; el cual, Michel Poniatowski, decidió responder con violencia, y a las 5 de la madrugada del 10 de Junio ordenó a la policía que sacase a las manifestantes de todas las iglesias.

En París y en otros lugares, se logró echar a las manifestantes mediante las habituales tácticas policiales de derribar puertas y golpear a las mujeres con porras, pero en St. Nizier decidieron usar un engaño. Un policía llamó al padre Béal fingiendo ser un periodista que deseaba hablar con Ulla, y cuando la puerta de la iglesia estaba abierta para dejar pasar al sacerdote con su falso mensaje, 120 policías armados salieron de su escondite, la empujaron a un lado y entraron en manada en el edificio, iban acompañados de 20 perros y equipados con gas lacrimógeno. La mayoría de las mujeres simplemente fueron dispersadas, pero Ulla y Bárbara fueron golpeadas con tanta dureza que tuvieron que ser hospitalizadas. El padre Béal presentó una protesta formal contra la violación del antiguo derecho de asilo, pero Poniatowski respondió que la policía podía entrar en cualquier lugar cuando el "orden público" se veía perturbado, citando una ley de 1905 para apoyar sus acciones.

El último vídeo que he escogido es de México, para dar la mayor pluralidad posible a sus voces dentro del mundo hispanoablante. El problema es "el mismo de siempre", a pesar de que cumplen las normas las multan y las agreden LOS POLICÍAS. Porque eso lo tienen "cogido como negocio", deteniendo tanto a ellas como a los clientes e imponiéndoles "multas exageradas". Acusan a las autoridades públicas de conocer la situación y de estar de acuerdo con lo que sucede. Espero que los vídeos denuncia de periodistas comprometidos, como éste, logren dar a conocer la realidad de la prostitución.



Pero a pesar de la negativa del gobierno de conceder pacíficamente las demandas, las autoridades deben estar ansiosas por evitar un bochorno similar en el futuro; el acoso terminó, los policías con las mayores cifras de detenciones de prostitutas fueron asignados a otras tareas, y las absurdas multas que nos imponían no volvieron a aparecer. Para 1994 la cultura había cambiado lo bastante como para que se definiese con más exactitud el "proxenetismo", acabando por consiguiente con una época de hostigamiento de nuestras parejas, compañeros de piso, hijos adultos, etc imputándoles "vivir de nosotras" (2). Por supuesto, eso no duró mucho, y los lectores habituales habrán visto que la tendencia cambió una vez más a la represión en la forma del "modelo sueco", leyes contra "parecer una puta" e incluso repetidas multas de aparcamiento en las furgonetas en las que la mayoría de las prostitutas callejeras ahora se atienden. Pero los manifestantes y sus sucesores no se han quedado con los brazos cruzados mirando cómo ocurría todo esto:

"...las putas comenzaron a mantener encuentros regulares y pronto formaron el Colectivo Francés de Prostitutas, del cual tomó ejemplo después el Colectivo Inglés de Prostitutas. Las mujeres de otros países también se inspiraron para formar grupos, y varios de ellos se juntaron con la asociación COYOTE de Margo ST. James para formar el Comité Internacional por los Derechos de las Prostitutas, la organización cuyo trabajo y ejemplo ayudó a obtener modificaciones legislativas en varios países europeos y dio un ejemplo que inspiró campañas similares en muchas otras partes del mundo. De cierta manera, el moderno movimiento por los derechos de las trabajadoras del sexo nació ese 2 de Junio en Lyon, así que lo conmemoramos como el Día Internacional de las Putas".

He escrito anteriormente sobre este acontecimiento, pero he podido ahondar en él en la columna de hoy gracias a un documental en francés que ha sido emitido hoy tanto en radio Francia como en radio Bélgica; fue producido por la activista australiana por los derechos de los trabajadores sexuales Eurydice Aroney, quien me lo mostró hará unas seis semanas y me lo ha recordado recientemente. Pueden escuchar el programa en el siguiente enlace, y Eurydice me proporcionó amablemente con esta traducción en inglés de la transcripción. Tanto ella como yo pensamos que es muy importante que las trabajadoras sexuales conozcamos la historia de nuestro movimiento; ¡por favor ayúdanos a lograr esta meta divulgando el documental y esta columna en los medios sociales!

(1) Realmente lo que hubo tras la segunda guerra mundial fue un auge del intervencionismo. El aumento del gasto público y la economía de guerra fueron el caldo de cultivo ideal para las ideologías colectivistas, que aprovecharon para hacerse fuertes y combatir los derechos y libertades individuales. N. del T.

(2) "Avails" se refiere a "Living off the avails of prostitution", "vivir de las ganancias de la prostitución", lo que en la España de la época se denominaba "rufianismo".  N. del T.