miércoles, 10 de junio de 2015

Equipo de investigación: el valor de la prostitución

Nuevo "reportaje" sobre la prostitución en el que se repiten los viejos tópicos a los que estamos acostumbrados: casi no hablan con las chicas (de hecho, las graban a distancia como si las tuviesen miedo), se informan casi en exclusiva a través de fuentes indirectas (periodistas, guías turísticos, vecinos, agentes de policía y otras autoridades) y realizan multitud de afirmaciones que en ningún momento demuestran a lo largo de la grabación. Todo esto ya es un clásico. Pase la falta de profesionalismo y su manifiesta incapacidad para averiguar casi nada relevante sobre esta realidad, en particular su evidente torpeza a la hora de tratar con prostitutas. Pase que busquen el morbo y el sensacionalismo más que el rigor y la veracidad. Pasen las tomas breves y la musiquita peliculera que más que sensación de peligro dan MUCHA LÁSTIMA. Pero lo que ya me tiene harto es que graben de continuo a las chicas SIN SU CONSENTIMIENTO y SIN PROTEGER SU IDENTIDAD. ¿Que hay alguna que quiere hablar frente a cámara? Perfecto. Pero si no os dan su consentimiento expreso, NO LAS GRABÉIS. No son monos de feria. Luego encima aprovechan para señalarlas como personas conflictivas, pero el problema no son ellas sino los periolistos que vienen a tocar los cojones.

El programa lo dividieron en varias partes, que cuelgo y comento por separado porque sé que normalmente no se tiene suficiente tiempo como para verlo del tirón.


Empezamos bien, de puta madre. "Equipo de investigación" es uno de los programas más amarillistas que existen en el panorama audiovisual español, y sus técnicas de manipulación tan burdas que causan vergüenza ajena. Como tantas otras veces comienzan insertando imágenes de asaltos policiales, con la intención de dar la impresión de que la prostitución es una actividad ilegal o vinculada con el mundo delictivo. De hecho, en esta ocasión van más allá y le dan voz a un profesor que engloba la prostitución en las "actividades ilegales". No, se trata de ECONOMÍA SUMERGIDA. Pero la prostitución no es ilegal, os pongáis como os pongáis y a pesar de que repitáis un millón de veces la misma mentira.

Parece como si fuesen las prostitutas quienes evaden el dinero, pero el hecho es que es el gobierno quien parece "ciego" ante los enormes beneficios que produce el sector. Y yo me digo que vaya cosa más curiosa, que se cierren los ojos a unos ingresos tan suculentos. Quizá es algo que deberían investigar un poquito más, si realmente se dedicasen a investigar tendrían que explicarnos por qué detrás de cada trama de extorsión a burdeles y prostitutas callejeras se encuentran las propias autoridades como se ha demostrado por enésima vez en Mallorca. ¿Realmente es cierto que el Estado sólo se fija en ellas en el 2007? Pues las medidas regulatorias sobre prostitución se remontan muy atrás, hay historiadores que han escrito amplias obras sobre el tema. De hecho cualquiera puede comprobar que éste es un asunto que siempre ha captado la atención de los poderes públicos. No, a lo que se refieren es a que en el 2007 hubo una Comisión Mixta Congreso-Senado que abordó el tema y en la cual UNO DE LOS PONENTES dio la cifra de las 400 mil prostitutas en España. Esa no fue una conclusión de la Comisión, que tuvo que reconocer que no existían datos fiables para aventurar una cifra tan siquiera aproximada sobre el número de prostitutas en nuestro país (que por cierto, yo calculo entre 80 y 160 mil). La Guardia Civil (en concreto una unidad técnica de policía judicial) lo que hizo fue una serie de informes anuales, que recomendaban tomar con mucha cautela, y en los cuales ofrecieron una cifra del rango de veintipicomil prostitutas. Vale que sólo se hablaba de prostitutas en clubes de carretera. Vale que se excluían varias comunidades autónomas. Vale que el informe reconocía que como se identificó a las prostitutas (todas ellas potenciales víctimas, porque de acuerdo a los tratados internacionales suscritos por España la propia Guardia Civil reconoce que resultaría ILEGAL realizar censos de prostitutas como tales) fue a través de redadas, es posible que no se diese con todas las chicas que han trabajado en los clubes. Pero a pesar de todo ello, no veo honradamente la manera de cubrir el hueco entre las veintipicomil de la Guardia Civil y la estimación de las cuatrocientas mil. ¿Saben cómo se llegó a esa cifra? Pues porque una "experta" llamada Maria José Barahona dijo que eran 300 mil, y a ojímetro -como habían más putas debido a la inmigración (recordemos, en el 2007 todavía no había pinchado la burbuja)- le sumaron alegremente cien mil putas. NO EXISTE UN SÓLO INFORME QUE AVALE ESA CIFRA DE PROSTITUTAS. Y si ustedes lo encuentran, le pago MIL EUROS al primero que lo haga. Y por cierto, antes de la Comisión del 2007 hubo otra del Senado del 2002 en el que "El Estado" (por el gobierno) sí se interesó en el tema de la prostitución. Siempre imprecisiones y mentiras, es que no hacen una al derechas.

Desde luego, la chica que les dice que no les interesa lo que ellas dicen acierta de pleno. No hay más que ver cómo sólo cogen fragmentos de sus testimonios (así que no sabemos qué conversación tenían con ellas) y cómo son incapaces de ganarse su confianza para grabarlas sin usar la cámara oculta. Que no estamos hablando de capos mafiosos o de algo que realmente requiera de cámara oculta. Son putas callejeras. ¿Queréis grabarlas? Es posible, pero hay que currárselo. Tenéis que invertir tiempo y ganaros su confianza, no es suficiente con darse un paseo de media hora por la Montera. ¿Qué vais a investigar así? Vaya periodistuchos de medio pelo.

A algunas putas que trabajan en zonas céntricas las hemos visto en "reportajes de investigación" del derecho y del revés, de perfil y en ángulo. Miki (Mihaela) y su prima Cristina son dos de las chicas a las que siempre graban, porque trabajan de tarde y destacan bastante. Pero a pesar de llevar en la calle la tira (yo creo que lo menos seis años, si no son más) nunca las han entrevistado. 



Si no les hacen caso a las chicas, ¿a quiénes escuchan? Pues a un portavoz de la Comisión Europeda. Quien por cierto usa el término correcto, ECONOMÍA SUMERGIDA. Al menos esta parte del documental es salvable, porque explica que su verdadera intención no era más que una reducción artificial del déficit, para permitir que se gaste más. Los famosos "éxitos" de Rajao no son más que "contabilidad creativa", como cuando Zetaparo decidió contabilizar como población activa a quienes hacían cursos del INEM. Como no pueden mejorar el país, al menos mejoran las estadísticas. Me recuerda a la peli de "Bienvenido, Mister Marshall", donde tapan las casas con falsas fachadas de cartón piedra que no valen para nada. Lamentable. Vaya gobiernos de vergüenza tenemos.

Luego ya van, por fin, a hablar con las chicas. ¿Y con qué se encuentran? Pues con mujeres que trabajan, como todos, por dinero. Muchas reconocen que han mejorado su situación porque en sus anteriores trabajos (de camarera, interna, u otras ocupaciones consideradas "serviles") estaban mucho peor. Que no es que se hagan de oro porque la crisis ha pegado durísimo en el mundo de la prostitución (hay chicas que ahora en un mes se sacan lo que antes en una semana), pero andan en el rango de los 1500 a 3500 euros mensuales. ¿Dinero negro? Como le contesta al periodista una de las chicas, para ellas es DINERO LIMPIO: todo a la saca. Además hay varios aspectos que llaman poderosamente la atención. Por ejemplo, que una de las chicas reconozca que LO MÁXIMO que ha hecho han sido cinco servicios en un día. ¿Dónde están esas chicas que atienden a 20 en un día como relata la propaganda abolicionista? Eso es irreal, al menos en España en la actualidad. De hecho el problema es la falta de clientela, como reconoce el cliente que asegura que la frecuencia con la que acude "depende de la cartera, de lo que sobre tras hacer otros pagos". Como dije en una entrada reciente, la prostitución es OCIO y a los vicios se les dedica lo que sobra. Uno no va a dejar de pagar la hipoteca, la luz o el colegio de los niños por ir de putas. Bueno, habrá de todo, pero por lo general es uno de los gastos que primero se recortan.

También es necesario clarificar varias inexactitudes. Es falso de toda falsedad que los inspectores de trabajo estén obligando a dar de alta a las prostitutas. Para hacerlo habría antes que modificar el código penal, que PROHÍBE que nadie se pueda lucrar con la prostitución ajena (por lo tanto, que pueda dar trabajo de prostituta). Ciertamente existen INDICIOS DE LABORALIDAD, que es lo que han tenido que reconocer desde el derecho laboral. Pero hoy por hoy es IMPOSIBLE hacerle un contrato de trabajo por cuenta ajena a una prostituta, incluirla en el régimen general de la Seguridad Social. Nuevamente, MIL EUROS a quien sea capaz de hacerlo. Lo que no se puede, no se puede. Y además, es imposible. ¿Que se debería? Pues sí, pero como he dicho habría que despenalizar el PROXENETISMO. Y ese es otro tema del que ya hablaré largo y tendido en una próxima entrada.

Por último he de subrayar una cosa muy importante. Que quien quiera que salga en estos programas ha de estar muy seguro de lo que hace y estar bien asesorado. Porque sin saberlo se pueden estar metiendo en problemas. Es absurdo que una chica que le está ocultando a su familia lo que hace en España luego salga en TV a contar su vida, porque con Internet el programa llega a cualquier parte del Mundo. Y por otra parte, es muy necesario recordar que ganar dinero directamente de la prostitución es DELITO en este país. No dice la cantidad, no importa que sea mucho o poco y es indiferente que quien se prostituye esté de acuerdo y no exista coacción alguna. Así que cuando el programa asegura que la mitad va a parar al dueño del burdel (añadiendo música de malo, por cierto) o, peor aún, una chica reconoce que paga una cantidad por cada servicio que hace, SE ESTÁN METIENDO EN PROBLEMAS. A todos estos que salen en los reportajes luego la pasma les trinca, a ver si espabilamos. ¿Por qué creéis que siempre sacan a gente nueva (y muchas veces inexperta, que lleva poco tiempo en el business) y que quienes ya saben de qué va la movida no quieren salir? Pasamos de rollos y de historias.




Segunda parte y volvemos a lo de antes, el dinero de la prostitución es un dinero escondido... ¿pero por quién? ¿Por qué las autoridades se han empeñado en que este sector se mueva en la clandestinidad? Es a lo que deberían responder los periodistas. ¿Cómo es posible que las administraciones busquen como locas gravar toda actividad económica y con la prostitución hagan, aparentemente, "la vista gorda"?

Una de las cosas que me hacen más gracia, porque dicen más sobre los periodistas que sobre la prostitución, son sus juicios de valor. Ostras, 20 euros. 50 euros. ¡Qué barato! Pues sal tú a ganar esos 20 o 50 pavos, LISTO, MÁS QUE LISTO. Porque yo me paso todo el día currando para a veces sólo ganar esos 20-50 pavos. Y también están sus "descubrimientos" como que marcan el portero con pintauñas (o de muchas otras formas, valen unos simples rayones hechos con la llave... para clientes que lleven un tiempo sin ir y se acuerden del portal pero no del piso exacto). Es algo que sabe cualquier cartero, repartidor de propaganda o comercial de este país. ¿Eso causa tanto escándalo? Joder, si es más viejo que el cagar. Además, precisamente lo hacen para evitar molestias a los vecinos: lo que quieren es no tener quejas del vecindario. Os puedo asegurar que el trasiego e inconvenientes que puede generar cualquier "piso putas" no son superiores a los que ocasiona una clínica dental, una peluquería o cualquier negocio que se instale en un domicilio particular.

Por la misma razón de no causar problemas y mantener la discreción, las "casasputas" tienen casi siempre las cortinas corridas. Pero es que es tremendo: si están en la calle mal, si en los clubes de carretera mal, si en los pisos mal... ¿Dónde coño las dejamos trabajar? En ninguno de estos sitios causan molestias. Como pueden ver, en las calles visten como cualquier persona y no le dan problemas a nadie (menos a quien viene a grabarlas contra su voluntad, de lo que hablaré a continuación). En los clubes nadie tiene que ver nada, quien quiere va y quien no pues se queda en su casa. Y en las casas, aunque comparten vecindad, tratan de pasar lo más desapercibidas posible. De hecho, si fuese un negocio ilegal y clandestino ¿por qué les amenazan con llamar a la policía? Claro que "el negocio es objetivo de la policía": son sitios que generan dinero en efectivo constantemente, sin ningún tipo de garantía jurídica y que la policía tiene localizados perfectamente. Es el modelo de negocio perfecto al que poder extorsionar. Y es por eso que yo no voy a pisos, porque TODOS han de pagar a la policía. Es en estos sitios donde sí que se trabaja a porcentaje (vulnerando flagrantemente la legalidad) y donde las chicas suelen, como apunta el inspector de la UCRIF, vivir todo el día. A ver, que lo hacen porque quieren, porque están esperando a los clientes y pueden salir cuando quieran (y de hecho lo hacen, van de compras, a arreglarse el pelo, a sacar al perro...) pero como "negocio" pasan gran parte del día esperando a los clientes. Y matan ese tiempo como pueden: leyendo, viendo la tele, en el ordenador, cocinando, hablando entre ellas, whatsappeando...

Para finalizar se incluye la "joya" del reportaje, una entrevista a una mujer que lleva mal la prostitución y que ya está entrada en años (no es lo mismo empezar a los veinte que a los cincuenta) para que nos relate sus penas. Creo que los de producción debieron empalmarse al verla llorar. Pues claro que es alguien que va a estar a disgusto: es una señora que confiesa que no sabía ni cómo poner una goma, educada de manera tradicional, para quien la prostitución ha sido el último recurso. Alguien así por supuesto que va a vivir mal la prostitución, pero no todas las meretrices (por suerte) lo llevan igual. Aun así, es alguien que reconoce que nadie le obliga y que podría cambiar de trabajo en cualquier momento. Y que gran parte de la dureza de ejercer la prostitución sea que no se le puede contar a la familia. Por eso decimos que si por lo menos pudiésemos hacernos respetar y que la gente no despreciase a las prostitutas, habríamos logrado un grandísimo avance. 




Pasamos a la parte más sórdida, cutre y sensacionalista del reportaje. Se comienza con una serie de afirmaciones gratuitas acerca de las chicas que están en la calle: que si no protestan, que no se pueden negar, que son dóciles... ¿pero eso cómo coño lo habéis comprobado? ¿ESO ES PERIODISMO? Digo yo que tendréis que averiguar primero las cosas antes de contarlas, ¿u opináis en base a los prejuicios porque conocer la realidad es más complicado y, además, no se vende tan bien? Es lo de antes, si queréis que las chicas os cuenten las cosas no podéis plantaros a hacerles unas preguntas tan intrusivas. Eso es lo último que se debe hacer, no sé si lo enseñarán en las facultades de periodismo pero desde luego es algo que conoce perfectamente cualquier sociólogo o antropólogo. Hace falta crear situaciones adecuadas para que la persona entrevistada se halle cómoda, se relaje, y te vaya contando las cosas por sí misma. Las investigaciones no se hacen ni en media hora ni en una tarde, sino que pueden llevar meses e incluso años.

La clara muestra de la incapacidad de los periodistas de conocer las cosas de primera mano es su continuo recurso a la policía. Ciertamente el viaje que tienen que hacer algunas chicas es una verdadera odisea, yo lo sé porque ME LO HAN CONTADO ELLAS. ¡Qué bien quedaría si fuese una de esas chicas, de las que no saben ni su nombre, quien se lo relatase! Pero es que les causan asco, se nota que los reporteros se dirigen a ellas sólo para cubrir expediente pero no hacen el menor esfuerzo para saber más de ellas. Además, qué limitaditos son (o si no, qué malvados), no son capaces de preguntarle al policía el motivo de ese larguísimo viaje. ¿Es que las mafias son tontas? ¿Las prostitutas prefieren pagar una fortuna por viajar en camión y en patera en vez de coger un avión? Que no, que están así precisamente por las restricciones legales. La mejor manera de evitar estos abusos sería abrir las puertas a la inmigración y no exigir visados ni poner otras barreras a la circulación de las personas. SON LOS GOBIERNOS QUIENES CREAN EL DELITO, LOS QUE PROVOCAN ESTOS DRAMAS HUMANOS.

Como si fuese un documental sobre animalitos, nos pasan unas imágenes de negritos. Que veamos que han viajado mucho, PERO QUÉ POCO HAN AVERIGUADO. Y es que con las prostitutas no hablan casi nada, en cambio se fían al 100% de las informaciones policiales. Claro, ¿así cómo no os van a engañar? Vaya periodismo de chichinabo. Pero alto, que nos sacan a una testigo protegido. Veamos qué tiene que contarnos alguien que sí que ha sido obligada a prostituirse... ¡Si es la periodista quien va dictando el guión, cuenta la historia y la otra sólo asiente! ¡Qué tomadura de pelo más grosera! Que esto funciona en sentido inverso, es la persona entrevistada quien le tiene que contar la historia al periodista y no al revés. Vamos, está más que claro que sólo ha dicho lo que quería escuchar y lo poco que contó resultaba incoherente. ¿Cómo podían robarla teniendo chulo? Precisamente de tenerlo (yo he contado que sí he conocido a chicas con chula, la cual guardaba su dinero) se ocuparían de recoger sus ganancias para evitar que la sucediesen cosas semejantes. Para mí está claro que no ha hecho más que reproducir la declaración que la policía había preparado con anterioridad, como me han relatado muchas chicas. Es la policía quien las somete a toda clase de presiones, incluyendo amenazas y mentiras, para que firmen las declaraciones que les ponen en las comisarías. Podrían contactar con abogados que han llevado estos casos, o con chicas "liberadas" a quienes luego les han imputado delitos. Pero nuevamente, eso sería investigar DE VERDAD.



No sé si se piensan que por grabar a las putas desde las azoteas vamos a pensar que son unos reporteros tremendamente gallardos. Yo lo que creo es que son más inútiles que un programa electoral. Si yo hiciese un reportaje, grabaría al periodista teniendo una charla animada y distendida con varias putas mientras almuerza con ellas. ¿A que eso nunca se ha hecho? Claro, por eso nunca me veréis trabajando para una gran cadena. Venga, ¡inútiles al poder! Lo que os falta en habilidad para conectar con las chicas lo suplís con ese morboso ingenio que os caracteriza. "Trabajando sin pensar en cómo ni con quién". Si hablaseis con ellas os sorprenderíais de lo bien que planifican su trabajo y de cómo saben seleccionar a sus clientes y lo que hacen con ellos. Pero claro, hay que hacer ver que las putas son tontitas y follan sin saber, del mismo modo que "no saben que los inspectores de Hacienda del Estado reclamaban su regularización". Ellas no, no saben de nada, sólo de chupar pollas. Pero qué vergüenza de periodistas, los únicos ignorantes aquí sois vosotros.

Otro de los momentos cumbre es cuando sacan a la pareja de ancianos, que son de traca. El hombre hablando de integrarlas en la sociedad y la mujer asegurando que le parece "una inmoralidad total y absoluta" y que "el negocio de la prostitución mueve más dinero que el del armamento". Buah, ese momento había que sacarlo, pura dinamita. Pero lo mejor es cuando ven que la prostitución no causa problemas reales, así que se los buscan provocando a una de las chicas y luego se quejan de que una de las mujeres les haya lanzado una botella. ¿No os ha dicho también pacíficamente que NO LA GRABÉIS? Y si lo seguís haciendo, sois los periodistas quienes estáis agrediéndola a ella. No ha hecho más que responder a vuestro ataque, ha actuado en defensa propia. Y qué tíos más gallinas, se ve que tira la botella a un lado sin intención de alcanzarles. Es que esto es la hostia, ponen de periodistas a unos tíos que yo no tendría ni para traerme el café. Lo tienen todo, malas personas e inútiles... joder, pues casi demos gracias de que hacen periodismo, porque tienen el perfil perfecto para entrar en política.

En la última parte del documental viajan a Hamburgo con el fin de ver de primera mano cómo es la prostitución donde se ha legalizado. Obviamente hay que señalar que existen muchísimos modelos de regulación, pero fijándonos en el modelo alemán vemos que es un reglametarismo que más que reconocer derechos y libertades a las prostitutas busca controlarlas concentrándolas en unas zonas determinadas de la ciudad, imponiéndolas un horario concreto y gravando fiscalmente su actividad (dicen que un 30% en retenciones más IRPF). Es curioso, como no se sabe lo que ingresan se estima y en base a esta estimación se produce su cotización. ¿Os parece algo imaginativo? Pues no, es lo que ya se hacía en la España del S.XIX y se sigue haciendo en la actualidad...

Los barios rojos han sido tradicionalmente lugares que han llamado mucho la atención tanto de los medios, como de las autoridades y también de los artistas. Esta magnífica ilustración de prostitutas en el barrio del Raval (Barcelona) ha sido realizada por Daniel García.



Lo que vemos de nuevo es que están deseando que haya cualquier provocación, amenaza o agresión para grabarla. Van buscando camorra, les dicen que no graben y ellos son capaces de grabar ese preciso momento. Llego a estar yo allí y les quito la cámara y la tontería a guantazos. Si es que ni hace falta que sepáis alemán (que además, mandar a un periodista a otro país sin hablar el idioma... ¿qué pasa, como los periodistas de verdad salen caros os habéis quedado sólo con los becarios?), sólo por el tono se nota. ¿Así cómo van a averiguar nada? Claro, que tampoco les hace falta porque no es lo que buscan. Por ejemplo, esa observación de que llegan a la vez... ¡oh, qué sorpresa! ¿Sabéis por qué lo hacen? Pues porque muchas de ellas viven juntas. O de lo vestir igual. Pues para que no haya confusiones, para que ninguna vecina del barrio se vea importunada. Pues eso es lo que debéis averiguar y contar, si fueseis merecedores de llamaros periodistas. ¿Y esas preguntas que hacéis, siempre muy directas, rayando la agresividad? La prostitución no es que tenga secretos, es que a alguien que actúa de esa manera es más que evidente que no le van a contar nada.

¿Quién se va a fiar de los periodistas si se ve cómo dicen a todo que sí pero luego hacen lo que les da la gana? Si al menos gracias a sus grabaciones se descubriese algo... pero es que no logran demostrar ninguna de sus sospechas. Todo lo más, que hay prostitutas que actúan fuera de zona y de horario a plena luz del día. Muy bien. Ahora averiguad por qué lo hacen y cómo es posible que las autoridades lo admitan. Yo estoy en contra de las regulaciones que pretenden controlar la prostitución en vez de proteger los derechos de quienes la ejercen, pues como se ve se está creando una prostitución "buena" y otra "mala". Oigan, ¿por qué no dejamos que la gente trabaje y viva como quiere y paramos de meternos en la vida de los demás?

Aquí podemos observar a uno de los pícaros reporteros de Equipo de Investigación grabando de manera desapercibida con su cámara oculta.



Bueno, ya que habéis tenido la paciencia de llegar hasta aquí os voy a premiar con una serie de vídeos del youtube donde, aunque no se averigua nada sobre prostitución, al menos podéis ver mejor a esas chicas que los de la Secta apenas sacan de refilón. El primer vídeo es sobre esa calle que nos aseguran que resulta tan difícil de grabar, la Herbertstraße del barrio de Sankt Pauli. Lo que he averiguado es que lo de cerrarla viene de lejos, lo hizo en 1933 el régimen nazi para preservar la moral de mujeres y niños.




Pero eso no es nada comparado con la llamada Kurfürstenstrasse de Berlin (joder, ¿cómo se pronunciará?) donde encontramos a multitud de chicas que atienden tanto a conductores como a viandantes. Éste es el tipo de prostitución que me gusta, a pleno día a la vista de todo el mundo. Se ve que quien las grabó llevaba la cámara oculta en un gorro. Me sabe mal que se vea a las chicas, como he dicho mil veces creo que hay que preservar su intimidad... pero ya que el daño está hecho y su imagen se halla difundida en la red, da igual poner el vídeo. Lo hago para que veáis que las chicas ni son conflictivas, ni dan mala imagen, ni causan la menor molestia. Uf, de estar en Berlín la armaría gorda yo.




Acabamos con un recorrido por varios de los más emblemáticos barrios rojos de Europa, de la mano de un tipo que tiene pinta de ser todo un putero nato. Otra vez, con cámara oculta... técnica que jamás emplearé porque la considero totalmente inmoral e inaceptable. A ver si a fuerza de repetirlo queda clara aunque sólo sea esta idea. El verdadero trabajo de un periodista de investigación es encontrar fuentes, confidentes, gente que le cuente las cosas porque confíe en él. Estos periodistas de medio pelo no han logrado entrar en el mundo de la prostitución, son totalmente ajenos a esta realidad y por tanto han de recurrir a técnicas tan rastreras como grabar a escondidas. Cuando algún medio quiera hacer un programa serio sobre esta materia, que me escriba.




Si queréis ver otros trabajos de "investigación" de la misma calaña:
· Equipo de investigación: cabeza de cerdo, el hombre que odia a las mujeres
· La sexta columna: Esclavas sexuales en España, ¿y tú qué miras?