domingo, 5 de abril de 2015

Carta abierta del colectivo "prostitutas indignadas"

Acabo de enterarme de que el grupo llamado "Prostitutas indignadas" (que, por lo que sé, es básicamente la Asociación Génera) ha emitido un comunicado en forma de carta abierta denunciando la "violencia institucional" que padecen a manos del Ayuntamiento. Vaya, sin saberlo justo un día después de producirse el hecho que mencionan escribí una entrada relatando estos encontronazos entre las prostitutas y la administración local. Vienen a decir lo mismo que yo, que bajo las proclamas de los políticos no hay buenas intenciones sino el mísero interés de llevárselo crudito... y, no obstante, mi comunicación, coordinación y cooperación con este grupo con el que supuestamente comparto el análisis de la situación es nulo. Las veo quejarse mucho (por Internet) pero luego no parece que busquen, ni conmigo ni con nadie, algún tipo de colaboración para hacer algo al respecto.

Bueno, yo por el momento no puedo hacer más que reproducir su escrito para que se sepa qué problemas identifican y qué soluciones proponen. También aprovecho para desearlas suerte en su lucha y a ustedes les invito a visitar su blog, que tuve enlazado mucho tiempo en mi blog roll pero que eliminé tras comprobar que no se actualizaba: llevaba más de un año sin ninguna entrada hasta este comunicado.

Una reclamación constante de los movimientos de trabajadores sexuales organizados en todo el Mundo es tener un papel activo en el diseño de las políticas públicas que les afectan.




Esta carta está dirigida a los diferentes grupos políticos municipales y a las personas que se han designado como candidatas para ser alcaldes de la Ciudad de Barcelona.

Tenemos a nuestro lado a movimientos sociales y feministas, a entidades sociales de referencia y a personas clave en la defensa de los Derechos Humanos. El jueves 19 de marzo sufrimos un nuevo cierre a una de nuestras casas. Vinieron con una orden judicial pero sin aviso previo de precinto. Vinieron a tapiar la puerta de calle Robadors, 25.

La finca entera fue comprada recientemente y es propiedad del Ayuntamiento, junto con otras fincas de la calle. En este espacio era bien conocido que nos reuníamos las integrantes del colectivo de Putas Indignadas. Este es un golpe a los movimientos sociales de protesta, a la capacidad de organizarse de la ciudadanía. Es un golpe que pretende callar lo que todo el mundo sabe: que el Ayuntamiento de Barcelona especula con nuestros barrios y vende nuestra ciudad.

El Ayuntamiento combina sus políticas policiales represivas en el Raval con sus planes educativos de “reinserción” – que ofrecen precariedad y servicios sociales a cambio de la redención de multas- y además se ha dedicado a comprar fincas del barrio con el objetivo de desahuciar y “limpiar”. Estas políticas no están destinadas únicamente a las trabajadoras sexuales, pretenden preparar el centro de la ciudad para turistas, especuladores y “vecinos dignos”. Nosotras no somos las primeras desahuciadas, tampoco seremos las últimas.

A pesar de los esfuerzos de las trabajadoras sexuales por ser escuchadas por los responsables políticos, la única respuesta que encuentran constantemente por parte de éstos es la represión pura y dura. En la imagen, una prostituta siendo "engrilletada" en México.



La vulneración de nuestros derechos es constante pese a que hemos ofrecido nuestra ayuda como colectivo para encontrar mejoras reales de la convivencia en nuestros barrios, pese a que somos quienes conocemos mejor las realidades de exclusión y la trata.

Tanto el Alcalde, Xavier Trias, la Regidora de Dona i Drets Civils, Francina Vila y la Regidora de Ciutat Vella, Mercé Homs no buscan soluciones, buscan negocios. Buscan marear a la ciudadanía con actos y discursos que nunca mejoran nuestras vidas. La participación ciudadana de esta ciudad está muerta porque la han corrompido.

Se llenan de palabras sobre “convivencias”, “planes de atención” y “lucha contra la trata” cuando en realidad hablan desde los despachos. Mientras tanto, sigue habiendo violencia hacia nosotras – trabajadoras libres- y aún peor hacia las mujeres víctimas de trata que son multadas y coaccionadas, mientras no se les da la seguridad necesaria para ellas y sus familias, mientras se les niega asilo a aquellas que no tienen papeles, mientras a las palabras políticas se las lleva el viento.

Por eso pedimos un compromiso de los grupos municipales que se presentan a las próximas elecciones para defender nuestros derechos fundamentales:
• Que se comprometan a cesar las políticas represivas hacia las personas que ejercen prostitución.
• Que se comprometan a negociar con nosotras espacios de trabajo mejorando la convivencia y la vida vecinal en nuestros barrios.
• Que se defiendan los derechos y la seguridad de las compañeras en trata. Os pedimos apoyo porque no es posible continuar en silencio, siendo cómplice de los abusos.

Prostitutas Indignadas Marzo de 2015
#PutasConCasaYa