jueves, 20 de enero de 2011

¿Qué hay detrás de las abolicionistas? Experiencia de un voluntario en APRAMP


"Entro en APRAMP y apenas arranco un timorato saludo de las técnicas encerradas en un despacho con forma de pecera. Si no fuera porque alguna vez hablé con alguna, pegaría mi cara al cristal para ver si lanzan pompas de agua con la boca. Nunca preguntan qué tal va todo, necesitas cualquier cosa o tenemos que hablar para ver cómo van las clases. El voluntariado sirve para tener entretenidas a las usuarias y sacar adelante algún programa molesto. No importa que de 6 ordenadores solamente se pueda utilizar uno; "pues que se vayan turnando"."

Felipe Giner, voluntario hablando sobre las abolicionistas de APRAMP



Una de las mayores alegrías que he tenido últimamente ha sido al conocer el blog de Bellaluz, ella es una prostituta que al igual que un servidor trata de contar cómo es este mundo por dentro. Pero lo que más me ha llamado la atención es su decidida crítica a las abolicionistas, ya sabéis, ese grupo de autodenominadas "feministas" que afirman que la prostitución es una forma extrema de violencia de género y que como tal ha de ser abolida.

Bellaluz denuncia que este grupo de personas (aunque a veces emplee el femenino plural no sólo lo forman mujeres) "maltratan y humillan con grandes desprecios a todas aquellas que somos trabajadoras sexuales y decidimos libremente hacer del acto sexual una forma de realizar una labor en beneficio a la sociedad", que mientras se hacen llamar defensoras de las víctimas en realidad son quienes las atacan y dañan, y que no buscan más que comer a cuenta de ellas aunque sea a costa de manipular la realidad.

Cómo me gusta que vayan sumándose más voces a esta crítica constante que hago al abolicionismo, aunque claro, ustedes pensarán que como nosotros somos parte interesada... ¿con qué objetividad vamos a hablar? Cierto, cierto. Podrán decir que las declaraciones de otras prostitutas, clientes o empresarixs del sexo adolecen de falta de credibilidad puesto que, por así decirlo, es gente "de mi bando". ¿Qué es entonces lo que necesitamos? Pues a alguien que conozca una de estas asociaciones por dentro.

Por supuesto sería demasiada suerte contar con alguna abolicionista díscola, que haya salido rebotada de una de estas asociaciones y quiera sacar los trapos sucios. Son grupos muy herméticos que no dejan colarse a nadie dentro, sin embargo sí he tenido la fortuna de hallar el testimonio de un trabajador social voluntario que cuenta, en tres entradas, cual fue su (breve) experiencia en APRAMP.

Este buen hombre, quien al parecer habla desde la total imparcialidad, hace constar en la primera parte la patente desidia por parte de esta asociación, su escasa operatividad (infrautilización de los medios a su alcance, desaprovechamiento de los recursos humanos que se ponían a su disposición...), y aunque no lo menciona explícitamente pues a mí me resulta curioso que en una asociación que trabaja por la "reinserción y atención de la mujer prostituida" no hayan entrado en contacto con NINGUNA de estas víctimas. Cachis, ya es mala suerte.

En la segunda comenta cómo pierden malamente el tiempo mirando chistes y mensajes románticos, o haciéndose fotos con el móvil. ¿Así es como funciona una OENEJETA? ¿Haciendo el canelo? Pues claro, si lo he dicho siempre, que estas VAGAS tenían que ponerse a currar en algo productivo y dejar de vivir del cuento. CUENTISTAS, que sois unas CUENTISTAS. ¿No hacen tanto por las pobrecitas mujeres prostituidas? Venga, que les lleven de ronda a repartir condones y aprovechen para hablar con alguna "esclava sexual", o les muestren alguna de esas tan cacareadas "supervivientes de la prostitución"... ¿no? ¿Por qué, señoras? ¿Acaso temen que la gente de fuera conozca su vergonzoso negocio mantenido con subvenciones públicas? Qué sinvergüenzas, mira que le echan morro...

Pero lo mejor de todo es tercer relato, titulado "peces desmotivados". Aquí ya se le agotó la confianza e ilusión del principio y muestra abiertamente su disconformidad con la actitud tan pasiva de esta banda de gorronas. ¿Para qué se van a interesar o formar más gente? ¡Si es que no lo necesitan! Las basta con reproducir una vez tras otra los manidos eslóganes abolicionistas (si se dan cuenta los partidarios de la prostitución mantenemos una sana divergencia y pluralidad; en cambio el discurso de las abolicionistas es absolutamente unitario, no hay espacio ni para el menor matiz). Socialmente no son nada, no han logrado enraizar en la sociedad civil como puede apreciarse en sus charlas donde únicamente acude un grupúsculo de fanáticas... en cambio, ¡qué peso tienen políticamente! No hay mes que no vea cómo reciben una nueva subvención, premio, mención o sin que tengan presencia en los medios. Es tremendo el divorcio existente entre su presencia real en las calles y la que tienen en las instituciones: como dice el bueno de Felipe Giner (autor del blog) son peces de pecera acostumbradas a vivir en despachos, pero incapaces de moverse fuera de ellos, en la vida real.

Si le interesa este tema siga leyendo aquí:

· La eficacia de los abolicionistas

6 comentarios:

jordim dijo...

La prostitución debería formar parte del sistema, porque siempre existirá, debería ser legal. Pero los politicos nunca tienen intención de tomar decisiones de verdad.. ni cojones.

Cinemagnific dijo...

Qué gran blog. Por fin alguien dice las cosas claras y desmonta los manidos tópicos sobre la prostitución.

Saludos de un enemigo acérrimo de los y las abolicionistas.

Cliente X dijo...

Los políticos tienen sus propias preocupaciones e intereses, que no necesariamente coinciden con los de los ciudadanos. De ahí que veamos cosas como un Senado en el que se escenifica una Torre de Babel, con cargo al erario público por supuesto. ¿Que luego casi todos los políticos suspenden en las encuestas? ¿Que cada vez es mayor la abstención? ¿Que la gente considera a LA CASTA POLÍTICA como uno de los grandes problemas de este país? Si es que es normal, viven tan alejados de la realidad como los abolicionistas.

Se agradecen los apoyos, a estas chupatintas hay que dejarlas en evidencia. El abolicionismo sólo funciona en los despachos, porque es fruto de ideologías retrógradas y obsoletas (comunistas y otras malas hierbas).

Lola dijo...

Condenar la prostitución es otra de las injusticias e hipocresías con las que esta sociedad desalmada y sin escrúpulos nos obsequia… Y el término abolición no deja de ser un eufemismo necesario para la justificación, más próximo a la sopa de los pobres al que acudían las damas de la caridad para purgar sus pecados de abuso y explotación y seguir cometiendo los mismos actos injustos, esos que crean abismos sociales. En este tipo de asuntos la Iglesia Católica, con su doble moral, es un fenómeno de conocimiento, de manejo y de gestión… Y viene de lejos, desde que inventaron a Eva y al pecado en detrimento de Lilith hecha con madera de insumisión…

Si esta sociedad en la que vivimos no fuese corrupta en esencia no criminalizaría a un colectivo que, a mayores de un trabajo no siempre agradable, lleva el lastre de la exclusión social… Eso es lo que hay que perseguir, a quien las humilla, veja y se lucra de su trabajo, a las mafias…
Somos muchas las mujeres organizadas políticamente que pretendemos que las prostitutas tengan los mismos derechos y deberes que cualquier otro colectivo profesional…
Un saludo

Lola dijo...

Curiosamente, cliente x, soy nacionalista y comunista... todas las malas hierbas juntas!!!
... y seguramente por eso, entiendo que hablar de abolición es una completa cretinez que no conduce a nada sinó a perpetuar la clandestinidad permitida...
otro saludo

Cliente X dijo...

Pues trata de convencer a la gente de IU y PSOE, partidos que se declaran abiertamente abolicionistas.

Bienvenida al blog, aunque hayas visto que mis simpatías políticas van por otro camino me alegra que personas de otras tendencias también apoyen una causa justa como es el reconocimiento de derechos a este colectivo. De hecho es curioso, la mayoría de quienes comentan son más afines a tus planteamientos que a los míos... por eso no dejan de darme caña.

Sin embargo también hay una corriente importante de liberales que, en este aspecto, comparten tu opinión. Selecciona la etiqueta "liberalismo y prostitución" si deseas leer varias entradas al respecto.

Un saludo y espero volver a verte por aquí.