sábado, 1 de enero de 2011

Con 2 de azúcar: prostitución

Vamos a empezar el año con buen pié, con un regalito. ¿Cómo os parece? No digáis que no os cuido, ¿eh? Os traigo un breve pero muy ilustrativo reportaje que realizó un canal autonómico, la Televisión del Principado de Asturias. Me agrada porque da voz a los principales protagonistas de la prostitución: clientes, chicas y al portavoz de una ONG.

Véanlo primero, no tiene desperdicio y no les llevará ni 15 minutos:







Está muy bien, han aprovechado el poco tiempo del que se dispone en TV. Así me gustan los documentales sobre prostitución: sin victimismo, ni sensacionalismo, ni morbo. Que sea capaz de trasladar a la sociedad cuáles son los problemas reales que tenemos en este mundillo y nos dé una imagen humana.

Uno de los principales inconvenientes que tiene la prostitución, lo he repetido hasta la saciedad pero nunca será suficiente, es el "estigma" o rechazo social que conlleva. Que como dice la chica aumenta en el caso de ser inmigrante y todavía se multiplica más si la trabajadora sexual es transexual o ejerce en medio abierto. Gabriela Silva Leite, antigua prostituta, dijo que las cuatro grandes preocupaciones que tenían las prostitutas eran (en este orden) los abusos y extorsiones policiales, el estigma social, el temor a las ETS y la falta de oportunidades. Aquí nos encontramos con tres de ellos, aunque por supuesto no necesariamente serán los mismos ni tendrán que estar en ese orden para todo el colectivo de prostitutas sino que dependerá de cada persona. Por ejemplo una escort independiente española de alto standing seguramente no tendrá nunca problemas con la policía, también hay chicas muy "frescas" que no se ven acomplejadas por la presión social, mujeres que llevan un tiempo trabajando en esto y como se hacen pruebas regularmente y tienen clientes fijos han perdido el miedo a las ETS y están las que se pusieron a putear porque las gustaba el sexo y como lo han vivido sin grandes traumas no reniegan de su trabajo. En la prostitución resulta difícil generalizar, como dice Dolores Juliano haríamos mejor en hablar de "prostituciones".

El "estigma de puta" supone que aquellas personas que se dedican al trabajo sexual encuentran un rechazo y minusvaloración inmediatos, que se las "crucifica" socialmente de manera automática. Uno de los principales objetivos de este blog es ir superando esta discriminación al ir dando a conocer la realidad de la prostitución.



Es cierto que una buena parte de las mujeres que ejercen la prostitución comienzan en esto debido a la falta de alternativas. Nadie las obliga, "ni mucho menos" dice, pero NO LAS QUEDA MÁS REMEDIO que coger la única opción laboral posible si quieren subsistir y a la vez mantener a sus familias en sus países de origen. En principio puede parecer triste que se vean empujadas a ello, yo lo veo más bien como una oportunidad: gracias a que existe esta posibilidad una persona sin formación puede salir adelante y sostener económicamente a una familia. No solamente a sus hijos, también hay padres, hermanos y maridos comiendo de esto. Tener que prostituirse para sacar a tu familia adelante no será una opción satisfactoria, pero peor sería no poder hacerlo.

Pasemos al tema de los clientes, que últimamente parece que llama bastante la atención. La diferencia que hacemos nosotros es básicamente entre los puteros "eventuales" y los "frecuentes": los primeros tan sólo "van a lo que van", la prostitución no les interesa mucho del mismo modo que un usuario de telefonía móvil se limita a emplear su terminal sin conocerlo a fondo. Esto no significa que sean mejores o peores, simplemente que la prostitución no les importa especialmente. Por el contrario los habituales somos los que estamos allí de continuo, que vamos "a disfrutar del ambiente, a compartir y a dialogar". Por poner un ejemplo diferente, que quizá el del móvil (celular en México) no sea especialmente afortunado: los clientes de una cafetería. Pues habrá algunos que vayan con prisa, que tan sólo les interese tomarse un café rápidamente y marcharse porque tienen otras preocupaciones y problemas que atender y otros que hagan vida allí, que hablen con el personal y conozcan su vida porque hayan trabado amistad. También puede suceder que uno tenga sus cafeterías preferidas a las que acude asiduamente, mientras a otras sólo va cuando las otras están cerradas o si le cae de paso... ¿me explico?

El cliente del video afirma que a muchas las gusta, y doy fe de ello, pero también es verdad que si ven que uno se enamora y deja la pasta son capaces de "sacarle los hígados". Hay que tener cuidado, pero si tienes sentido común y piensas con la cabeza en vez de con el corazón (o la polla) no vas a permitir que te tomen el pelo. ¿De quién abusan entonces? Pues de personas muy solas, que pasen la raya del ser buena gente para convertirse en "tontas" como dicen mis niñas, de tíos que se enchochen de ellas... de todas maneras es lo mismo que te puede pasar en una relación de pareja convencional. También suelen abusar de personas que no están en plenitud de sus facultades, como tipos drogados o borrachos... en este grupo incluyo a los enamorados, ¡cuánto se parece el amor a una droga dura!

Posteriormente se toca el tema de la voluntariedad y la trata. De las chicas con las que se puede dialogar dice que observa que "andan y vienen cuando les da la gana", que no es cierto que estén obligadas. Claro, esto excluye a las negritas que son las que tienen menos conversación. Con todo el tiempo que llevo de putero y nunca he hecho amistad con una de ellas, he de reconocer que de este grupo sé muy pero que muy poco. Al igual que las chinas (inclúyanse aquí thailandesas, camboyanas, etc) ya que atienden en pisos a los que sólo he acudido a preguntar. Es que este mundo es muyyy amplio, hace falta gastar muchas horas y muchos euros para poder hablar con el conocimiento que muestra este señor. Y aun así habrá de cosas de las que no tenga ni idea, por ejemplo si es un putero de clubs no va a saber cómo va la historia en la calle (otra división posible sería entre la tipología de prostitución que se frecuenta mayoritariamente).

Le explican a la reportera que en principio no tenían en mente putear, no es que viniesen a España engañadas sino que hay que ganarse el garbanzo y la situación las abocó a ello. Desde luego a su precaria situación contribuyen las leyes de inmigración y trabajo, con un sistema más libre y menos intervenido donde pudiesen obtener los papeles sin problemas podrían optar por otros trabajos. Nuevamente es el estigma y los temores existentes sobre la prostitución los que provocan que los primeros días sean complicados (lo cual sucede también en otras ocupaciones, añado). El de MdM cuenta su historia, que tiene parte de cierto (lo del préstamo para venir) pero mete eso de que las quitan los papeles o pueden extender sine die la deuda, lo cual no me consta. De hecho suelen pagarla muy pronto, a los tres meses como mucho la tienen abonada, además de que no todas vienen así. Y del cuento la trata para qué repetirme, si en estos últimos días ya he hablado de sobra sobre ello.

Otro aspecto que suele llamar la atención es el del tema de las prácticas sexuales que se realizan y las enfermedades. El discurso oficial es el de que "se toman muchas precauciones", y aunque mi recomendación es que se haga así pues la realidad es otra. Se folla a pelo, lo digo tanto por experiencia directa como por los relatos de prostitutas y puteros amigos. Pero no es algo que se haga de manera indiscriminada o por dinero, sino que se ofrece este "privilegio" a personas amigas, de confianza, de las que es razonable suponer que estén sanas... ¿que eso nunca se puede asegurar a ciencia cierta? Pues claro. Por otra parte saben que haciéndolo así atrapan al hombre, yo con las que más repito son con las que lo hago "sin goma". Pero no es únicamente por la práctica en sí, sino porque detrás de eso hay una confianza, una amistad, un buen rollo tremendo. En cuanto a las prácticas sexuales mis niñas me dicen también que "en este mundo se ve todo" y que "hay mucho loco". Algunos tipos tienen sus gustos como follar (o que les follen) por el culo, que les orinen, que les peguen... Yo soy muy tranquilito, no pido esas cosas (aunque hay chicas que me lo han pedido a mí) y lo que me gusta es estar bien con la persona, disfrutar de ella y que ella disfrute de mí.

Según las creencias populares ampliamente extendidas, la prostitución estaría muy relacionada con las drogas. Por una vez, y sin que sirva de precedente, coincido con MdM en asegurar que no es para tanto. En la imagen observamos el estereotipo de "puta yonki", fíjense en los detalles: las "piedras", la cucharilla, el mechero... jajaja, es total.



Terminan hablando sobre la seguridad y "el vicio". En ambos casos depende del ámbito en que nos movamos. En los clubes grandes sí que hay seguratas, pero en los pequeños de dentro de casco urbano muchas veces no. De todas maneras no suele haber problemas, no es como en Colombia donde te registran ("caballero, una requisa por favor") antes de entrar a cualquier chuzo. En la calle depende de quién tenga la culpa, hay pisos donde no dejan pasar a las chicas que roban porque saben que van a dar problemas y si pasa algo se desentienden... otras veces no, el encargado toma parte a favor de la chica. Pero repito, no tiene nada que ver el tema de la seguridad con lo que vi en latinoamérica, donde las chicas de la calle iban TODAS armadas... qué canteo, se desvestían y se las caía la navaja, yo alucinaba. Por cierto, que más que con clientes los problemas los tenían entre ellas...

¿Y qué he de decir del tema de la "drogaína"? Pufff, sí que hay historias, sí. En este punto soy más de la opinión del chico de MdM que afirma que el consumo de alcohol y drogas es menor por parte de las inmigrantes en situación de prostitución que entre la juventud. Aunque, como siempre, hay casos y casos. Y que hay chicas que se meten es innegable, si he estado yo con ellas... Bueno, el caso es que el mundo de la droga y el de la prostitución no están indisolublemente unidos. Más bien se relaciona con el mundo de la noche. Como dice la chica una lo hace si quiere, nadie la obliga, pero hay algunas a las que las gusta un rato largo y llegan a vivir para el vicio.

En general este reportaje me ha parecido uno de los más completos y objetivos que jamás he visto en TV, virtudes a las que hay que añadir su notable brevedad. Supone una excelente introducción para entender la prostitución, si bien centrada en tipología de pequeños clubes y de mujeres latinoamericanas maduras. ¿Y a ustedes qué opinión les merece?

7 comentarios:

Edu dijo...

Hola, tu blog me parece bastante interesante. Dices que las prostitutas sufren estigma y que es asi mas todavia si son inmigrantes. La verdad es que la prostitución me parece que debe ser la LIBERTAD de cada persona pero siento decirte que no me parece bien restringir la inmigración. (No tengo tan claro que hayas defendido eso, pero lo digo porque me pareció leer que no querias inmigrantes). No tiene sentido ser liberal y defender los derechos de las prostitutas para luego caer en dogmas racistas y acosar al migrante.

Un saludo

Spirit dijo...

Saludos;

Veo que empiezas el año yendo a la carga...me parecer bien. De momento, me abstendré de comentar por que todavía estoy con la resaca de fin de año, simplemente me paso a saludar y desearte un buen año...y ya iremos desgranando el tema...

Un abrazo

asturiano dijo...

He leído con detenimiento los comentarios que dejas sobre el fenómeno de la prostitución en esta nueva entrada...
Decirte que hay varias de las cosas que expones con las que no estoy nada de acuerdo; sobre todo, con el trasfondo -diríamos- ideológico de lo que expones. Podría hacerte una dura crítica con fundamento (como diría Arguiñano) a varias cosas de esas, pero no lo haré para no ser interpretado como un beligerante por algunos. De todas maneras te diré algo; y lo siento porque voy a ser un poco duro:

Considero que te contradices en algunas cosas, como cuando te refieres al problema de generalizar cuando se habla sobre la prostitución (que como dice Juliano lo que hay son 'prostituciones'), para luego, tú, un poco más abajo generalizar (tanto al establecer las categorías de mujeres oferentes como al referirte a los hombres clientes).
-Igualmente tampoco comparto tu actitud (moral) hacia el problema de las ITSs (Infecciones de Transmisión Sexual), ni tampoco sobre todo lo que expones con respecto a las relaciones hombres clientes 'trabajadoras del sexo' en medio abierto. Me parece que tú aquí caes en el defecto del 'tipo moral' que S. de Beauvoir conceptualiza como 'realista político', llegando a rozar una actitud fronteriza con el más puro cinismo; una actitud que se trata del extremo opuesto del 'idealista moral' [que ella también critica]. Ambas actitudes morales (éticas) y concernientes a la dimensión moral de la libertad en las práxis políticas humanas son igual de erróneas. Esta actitud 'realista' que tú manifiestas ahí, presupone una concepción objetivista de la libertad.
Con respecto a esto, entiendo que las propuestas sobre política prostitucional de la mayoría del movimiento pro-derechos descansa sobre un sustrato ideológico ajeno a cualquiera de esas dos actitudes morales opuestas (el 'realismo político' y el 'idealismo moral')

-Personalmente, yo jamás apoyaré un modelo de sociedad como el que tú pareces asumir y aceptar de modo conformista a lo largo de estos comentarios, una sociedad en lo que la regla es una lucha despiadada y egoísta de todos contra todos. Escribes con toda APARENTE naturalidad:

"Hay que tener cuidado, pero si tienes sentido común y piensas con la cabeza en vez de con el corazón (o la polla) no vas a permitir que te tomen el pelo. ¿De quién abusan entonces? Pues de personas muy solas, que pasen la raya del ser buena gente para convertirse en "tontas" como dicen mis niñas, de tíos que se enchochen de ellas... de todas maneras es lo mismo que te puede pasar en una relación de pareja convencional. También suelen abusar de personas que no están en plenitud de sus facultades, como tipos drogados o borrachos... en este grupo incluyo a los enamorados, ¡cuánto se parece el amor a una droga dura!"

asturiano dijo...

Viene del anterior...

-Para mí (y supongo que para la mayoría de la gente -independientemente de la clase social de pertenencia, el género, la posición social, etc.) las relaciones que se establecen con los otros pueden ser mejores o peores; hay relaciones de diferentes calidades, no todas valen lo mismo, y a lo que se ha de tender es a que las relaciones con los demás sean de calidad, mejores a medida que uno va viviendo... Pero tú al escribir lo que escribes pareces olvidarte de esto.
-Una mierda de sociedad como con la que tú pareces conformarte (en base a lo dejado escrito aquí y en otros posts anteriores) no es el sitio en el que yo quiero vivir. Si tal cosa es la que nos viene en un futuro próximo [eso sí con toda la 'libertad de mercado' del mundo], yo me doy de baja, conmigo que no cuente.
Cuando sea mayor, ciertamente yo no aspiro a ser el cómodo padre de familia o banquero burgués que se tumba cómodamente en el sofá de su domicilio para desde ahí dedicarse a examinar distanciadamente la realidad que le circunda, pero permíteme (permítenos) que tampoco quiera ser un tipo que juegue permanentemente al corresponsal de guerra, y que se vanagloria de observar y hasta codearse con aquellxs que para su desgracia (no porque lo deseen realmente) tienen se ven obligadxs a vivir la vida al límite. Ni una cosa ni la otra.

Cliente X dijo...

Me gusta ver que hay varios comentarios al poco de publicar una entrada, eso muestra que interesa. Tendré que seguir con los documentales, ya sé que es más cómodo darle al play que ponerse a leer.

A veces no se lee todo lo que pongo y otras debe leerse lo que NO pongo, porque no sé de donde se ha sacado EDU eso de que rechazo la inmigración. Muy al contrario, aborrezco todo tipo de barrera al movimiento de bienes, servicios, capitales y personas. De hecho en esta misma entrada critico a la legislación sobre inmigración ya que coarta las posibilidades de estas personas para integrarse en el mercado laboral.

Lo que digo es que estoy de acuerdo con las quejas que formula esa señora, de que si no tienes papeles o simplemente tienes un color de piel más oscurito de lo normal ya eres discriminado. Yo soy de ascendencia latina, aunque nacido en España, y lo noto... y los que vienen de fuera ni te digo.

Y tú, Asturiano, nunca defraudas... jajaja. Te prometo que pensé en tí cuando publiqué la entrada. Bueno, creo entender que me formulas tres críticas, trataré de responderlas:

1. Yo dejo muy claro que la prostitución que refleja el reportaje se centra en las vivencias de mujeres latinoamericanas maduras que ejercen en pequeños clubes y de clientes frecuentes de la tercera edad. No obstante sus comentarios son muy ilustrativos de lo que puede ser una visión GENERAL de la prostitución en España. Lógicamente en un documental de 12 minutos no vas a poder reflejar todo el mundo de la prostitución en su complejidad. A grandes rasgos me parece muy bien realizado y sobre todo muestra la realidad, que este mundo no tiene ni de lejos la sordidez que se cree.

2. ¿Qué actitud "moral" crees que tengo acerca de las venéreas? Pues chico, yo digo lo que he visto y lo que han comprobado las ONGs: que su incidencia entre este colectivo es muy pequeña al contrario de lo que afirma la propaganda anti-prostitución. Creo que fueron los de COGAM los que aportaron el dato en las jornadas de Hetaira que apenas un 0.2 o 0.3% de mujeres biológicas prostitutas estaban infectadas con VIH. Yo no aliento una especie de comportamiento irresponsable, sino que explico la realidad. Es como cuando hablé de las prostitución infantil, no la defiendo pero digo que está ahí. Si tú quieres cerrar los ojos pues vale, pero así no se arreglan las cosas.

3. Finalmente me acusas de cínico o de apostar por una especie de sociedad salvaje, en lucha constante. La respuesta es la de antes: LA VIDA ES ASÍ, NO LA HE INVENTADO YO. Hay chicas que roban si se las presenta la oportunidad, no te lo dirán las de Hetaira porque no es políticamente correcto pero lo saben. Y oye, en esta vida hay que andar vivo, cosas peores pueden pasar. Mis amiguitas de Colombia llegaban a drogar a los tipos, una me contó que "dejó loco" a uno porque en vez de 2 o 3 "pepas" le echó media docena en la cerveza. Pero claro que no tiene que ser así, las mismas chicas "ladronas" son un cielo conmigo. Sin ir más lejos el otro día una que le robó a un cliente el móvil me invitó a merendar para celebrarlo. Y las de Colombia me decían que me "cuidaban" porque yo era "lindo y bueno con ellas". La vida puede ser muy buena o muy mala, no digo más que eso.

Edu dijo...

Perdona cliente x, parece que te leí mal entonces. Hombre eso que dices es la verdad, y el que niegue que hay racismo en España es que está ciego. Yo no soy de origen latino, de hecho soy muy blanco de piel pero sí tengo amigos latinos y lo sufren a diario: miradas, acoso policial etc e incluso algunos ya son españoles pero eso da igual si no eres blanquito.

Estamos de acuerdo entonces creo. Lo que pasa es que me estaba cansando de algunos liberales que a mi no me lo parecen porque abogan por la restricción de fronteras y prohibir la inmigración y el matrimonio gay. ¿Como se puede ser liberal y querer prohibir tantas cosas?

Llegué a tu blog por cierto buscando sobre temas relacionados ya que al igual que tu, me gusta irme de putas porque no le hago daño a nadie.

Un saludo

asturiano dijo...

"3. Finalmente me acusas de cínico o de apostar por una especie de sociedad salvaje, en lucha constante. La respuesta es la de antes: LA VIDA ES ASÍ, NO LA HE INVENTADO YO. Hay chicas que roban si se las presenta la oportunidad, no te lo dirán las de Hetaira porque no es políticamente correcto pero lo saben. Y oye, en esta vida hay que andar vivo, cosas peores pueden pasar. Mis amiguitas de Colombia llegaban a drogar a los tipos, una me contó que "dejó loco" a uno porque en vez de 2 o 3 "pepas" le echó media docena en la cerveza. Pero claro que no tiene que ser así, las mismas chicas "ladronas" son un cielo conmigo. Sin ir más lejos el otro día una que le robó a un cliente el móvil me invitó a merendar para celebrarlo. Y las de Colombia me decían que me "cuidaban" porque yo era "lindo y bueno con ellas". La vida puede ser muy buena o muy mala, no digo más que eso."

-Esto que desarrollas aquí lleva implícito una determinada actitud moral que S. de Beauvoir denomina 'Realismo Moral' y que ella critica por ser una forma de 'objetivismo moral'. Una forma de entender las praxis humanas y la libertad que es equivocada, muy difícil de evitar en el ámbito de la política, y que se ha manifestado y se manifiesta tanto en las ideologías de derechas como de izquierdas.
Concretamente en lo que tú expresas aquí se deja entrever el rasgo del paternalismo y la condescendencia mal entendida (uno de los rasgos que enumera Beauvoir).

[Si quieres te hago llegar unas fotocopias de dicho artículo; dame una dirección postal y lo hago].