miércoles, 16 de julio de 2014

No hablamos el mismo idioma

Muchas veces he tratado este tema y nuevamente he de sacarlo porque siempre caemos en lo mismo. Vamos a ver, me parece perfecto que se opine lo que se quiera e incluso que los diferentes medios decidan a qué personas dar voz y a cuáles ignorar. Con lo que no estoy tan de acuerdo es en que se den datos o se mencionen supuestos hechos o situaciones como indudablemente ciertos sin haberse documentado lo suficiente, sin investigar o contrastar la información. Creo que los periodistas lo llaman rigor, aunque es un término que en la actualidad va a acabar cayendo en desuso.

Todo esto viene a cuento de un artículo publicado ayer en el diario 20 minutos, firmado por la feminista María Pazos. Montse Neira respondió a él negando que las afirmaciones hechas fuesen ciertas, y varios otros lectores mostraron asimismo su desacuerdo. Yo escribí una respuesta (todavía no han autorizado su publicación, he aprovechado para corregirlo levemente y colocar algún enlace) en la que trato de acercar posturas y disipar un poquito las discrepancias existentes. Esto es básicamente porque se aportan cifras que resultan del todo incompatibles. ¿Quién tiene razón? Pues no voy a ser yo quien dirima la disputa, simplemente EXPLICO (que es de lo que va este blog, de que se CONOZCA la realidad de la prostitución) por qué cada parte dice lo que dice y en qué se fundamentan. Que oigan, que yo ese 95% de víctimas de trata lo suscribo, es cierto. No puedo decir que sea falso, no lo es. Sólo que responde a una DETERMINADA definición de trata, distinta a la que otros emplean. ¿Cómo van a coincidir los porcentajes de Montse y de María si cada una habla de una realidad diferente? No mezclemos "peras con manzanas".

Aquí tienen mi comentario, espero que quede aclarado que NINGUNA DE LAS DOS MIENTE. Sencillamente hablan un idioma distinto. Mantienen distintos conceptos sobre los términos (trata como ejercicio de la prostitución en un lugar que no sea el de residencia frente a realizarla en situación administrativa irregular), beben de fuentes diferentes (informes de la guardia civil contra la experiencia personal y el contacto directo y continuado con multitud de prostitutas) y, por supuesto, parten de posicionamientos teóricos que nada tienen que ver (feminismo institucional versus realidad de quien ha tenido que sacarse las castañas del fuego desde jovencita). Para que el lector pueda interpretarlas, yo se lo traduzco:



Hola, muy buenas. Llevo 10 años como cliente de prostitutas y, al igual que Montse, he acabado convirtiéndome en un investigador de esta realidad y en activista por los derechos de los trabajadores sexuales.

Como han señalado algunos comentarios, este texto contiene algunas... inexactitudes. No voy a decir que sean intentos deliberados de engañar, no, por supuesto, estoy seguro de que eso ni se le pasaría por la cabeza a la autora. Seguramente su indignación y el acaloramiento del momento sean las causantes de que cometiese tales errores.

Comenzando con el 95% de víctimas de trata, que además refuerza citando a la GC como fuente. Bien, la Unidad Técnica de la Policía Judicial de la Guardia Civil elaboró una serie de informes sobre el tráfico de mujeres y la explotación sexual centrado en los clubes de carretera desde el año 2000 hasta creo que el 2007 (aquí tenéis el primero). En él hacían un recuento de prostitutas, a las que denominaban siempre víctimas porque los convenios internacionales que ha firmado España prohíben que se hagan censos de prostitutas (así que al llamarlas "víctimas" técnicamente no vulneraban la legalidad... pero que el lector considere si es una práctica honrada o fraudulenta) y establecían que entre el 95-98% eran de ORIGEN EXTRANJERO. Como, para la corriente abolicionista, TODA persona que ejerza la prostitución en un lugar distinto del de residencia INDEPENDIENTEMENTE de que exista o no coacción o haya o no consentimiento (que son dos circunstancias que otras personas consideramos necesarias para hablar de "trata") es "víctima de trata" pues ya tenemos la famosa cifra.

No digo que ese dato sea falso, simplemente cómo se ha obtenido. Porque según empleemos una u otra definición de trata obtendremos un porcentaje distinto. Por ejemplo, para Montse Neira o Hetaira toda prostituta que se halle en situación irregular (al igual que establece la Unión Europea, por cierto) sería también víctima de "trata". Y después hay autores como José Luis Solana que equiparan trata con prostitución coactiva, que es digamos la percepción social existente. Entonces podríamos estar hablando de un porcentaje mucho menor.

Al respecto, lo que en esos informes la GC nos dice es que a pesar de "animar" a las víctimas a denunciar (es decir, que si no lo hacían las deportaban... miles de prostitutas "liberadas" han sido deportadas, a la fuerza y contra su voluntad, a sus países... y de eso no se habla) y a pesar de haberse reunido con ellas equipos especializados de la EMUME fuera de los clubes (nos están diciendo que se las llevaron a los calabozos, os hago yo la traducción) el porcentaje de denuncias que obtuvieron de las chicas fue ínfimo, en torno al 1%. Y hablamos de denuncias por cualquier delito, no que estuvieran retenidas allí contra su voluntad. Como dice María, el lucrarse de la prostitución es delito en España. Si la policía averiguaba que la prostituta convivía con alguien o enviaba remesas a su país, eso es considerado delito. Si la chica había entrado en España de manera irregular o había agotado el periodo que la Ley la otorgaba eso también es delito (por eso muchas se quedaban 3 meses, marchaban y volvían).

Por consiguiente, incluso ese porcentaje marginal de denuncias está HINCHADO. Asociaciones como CATS, que llevan muchísimos años trabajando con prostitutas han reportado que los casos de prostitución forzada son anecdóticos (han hallado uno sólo a lo largo de su historia). Personalmente, he conocido a miles de prostitutas y apenas dos de ellas podrían considerarse "víctimas de trata" por haber sido inducidas a ejercerla bajo engaño (las dijeron una cosa en su país y luego aquí se encontraron con otra diferente). Pero en ningún momento se ejerció violencia física o amenaza contra ellas, y de hecho una sigue ejerciendo la prostitución 7 años después de llegar a España y otra lleva como 30 (es decir, que continuaron en ella por decisión propia). Si las escuchaseis como proponen las de Hetaira, sabríais que normalmente denuncian que la violencia, agresiones y abusos que padecen provienen de... sus autoproclamados "liberadores": las fuerzas y cuerpos de seguridad, los políticos y las feministas. Si queréis que hablemos de porcentajes, el 99% de prostitutas que he conocido me han relatado episodios de violencia ejercidos por los CYFSE o las policías locales y autonómicas. El Colectivo Hetaira, que ha contestado a esta noticia y tiene contacto con muchas mujeres en situación de prostitución, podrá respaldar esta afirmación. De hecho, existen informes oficiales elaborados por organizaciones tan prestigiosas como la Contraloría de Bogotá o el Open Society Institute que avalan mis palabras situando estos abusos como la principal preocupación de las meretrices (hay que matizar que se centran en el colectivo de prostitutas que ejercen en el medio abierto, en la calle).

Para terminar, y en lo que respecta a los anuncios de contactos, pues igualmente podemos hacer caso a la Versión Oficial que nos cuentan nuestras autoridades o a periodistas de investigación de amplia trayectoria y reconocido prestigio como EDUARDO INDA Y ESTEBAN URREIZTIETA, quienes destaparon el famoso montaje de la Operación Afrodita, presentado como "el mayor golpe a las redes de prostitución en España". Nuevamente, el Colectivo Hetaira aquí presente puede tener algo que decir ya que en su día emitió un comunicado calificando tal operativo como "un montaje político" (¿político? ¿qué ganarían nuestras autoridades públicas con ello? Por favor, "Hetairas", explicadlo abiertamente). Lo que hicieron este famoso par de periodistas que como sabéis han destapado notorios casos de corrupción, fue sencillamente escuchar a las chicas. Eso es lo que pide Hetaira. Y lo que yo os digo es que, dependiendo de a quién escuchéis vais a oír un cuento distinto. Ustedes eligen si escuchar a las prostitutas o a nuestras autoridades. Mejor atiendan a lo que dicen todas las partes y luego saquen sus conclusiones, que es la opción que he tomado yo.

Espero haber arrojado un poquito más de luz sobre este tema, quedo a su entera disposición y si tienen cualquier pregunta no duden en formulármela e intentaré responderla lo mejor que pueda.

Luz y taquígrafos, María Pazos, luz y taquígrafos :-)