miércoles, 2 de marzo de 2016

La voz de las putas libres

"No somos víctimas. Somos, hablando coloquialmente, putas libres".
Lucía, prostituta de Villaverde

"Sabemos lo que queremos, somos feministas porque luchamos por una sociedad en donde ninguna mujer, prostituta o no, sea discriminada. Y créannos, por desgracia, sabemos mucho de esto. Hemos querido denominarnos 'trabajadoras del sexo' porque es lo que somos. Gracias a nuestro trabajo sacamos adelante nuestras vidas y las de nuestras familias. Queremos ser partícipes de todas las decisiones que se pongan en marcha en materia de prostitución".
Fernanda Valdés, también prostituta "de polígono"

"Las prostitutas no son menores de edad, sino mujeres valientes, con poder y, sobre todo, capaces de enfrentarse a las miradas que las desprecian por ser prostitutas".
AFEMTRAS - Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo 
para el apoyo, crecimiento y fortalecimiento mutuo 

"El 99% de mujeres prostituidas lo son por mafias, tanto en España como en Catalunya" (por tanto, ¿cómo se las va a escuchar?)
Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet

"La prostitución 'segura, simpática y con buenas condiciones higiénicas' NO existe" (así que hay que erradicarla en vez de buscar una mejora de condiciones que es imposible)
Glòria Casas Vila, socióloga y activista de la Plataforma por el Derecho a No Ser Prostituídas

"La prostitución tiene que dejar de ejercerse en la calle a través de medidas, fundamentalmente, contra los proxenetas, las mafias, el mundo de la explotación, y también poniendo en marcha políticas sociales activas a favor de estas mujeres" (vaya, ¿desde cuando las multas son "políticas sociales activas"?)
Pedro Calvo Poch, político del PP que dimitió tras ser imputado



Vamos a seguir escuchando lo que dicen las chicas porque, vaya, no deja de sorprenderme que tanta gente opine sobre la prostitución sin haberse sentado a hablar con ellas. Obviamente no puedo ir a buscarles a sus casas y llevarles a rastras a que conozcan a las chicas, pero sí acercarles artículos periodísticos o vídeos en los que las chicas expresan de manera directa sus demandas, necesidades y reivindicaciones. Y es que, como quiero que quede claro, la auténtica división de planteamientos en torno a la prostitución está entre quienes las escuchan y quienes suplantan su voz: si conoces a las chicas en persona, las respetas y te interesas en conocer su día a día no te queda más remedio que hacerte "pro derechos", o regulacionista o "pro prostitución" como también nos llaman. Y a la inversa: si estas mujeres te caen mal, incluso te dan asco y en consecuencia no pierdes tu valioso tiempo en reunirte con ellas pero en cambio te encanta rodearte de "biutiful pipol" de la alta suziedad como comisarios de policía, fiscales, abogados, presidentas de oenejetas, actrices, presentadoras de TV y políticos entonces es normal que seas abolicionista, también conocidos como "anti prostitución" o (como yo les he bautizado) "pro violencia".

Exacto. Más allá de lo que unos u otros pensemos sobre la prostitución, hay que reconocer que las prostitutas tienen voz propia. No es admisible actuar sin al menos haberlas escuchado.



El primer artículo del que quiero hablar, que reproduzco íntegramente debido a su interés, hace referencia a la oleada de multas que comenzaron a sufrir las chicas tras la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Ciudadana. Como verán ustedes (en un medio de primer orden y totalmente oficialista como El País, no me tachéis de antisistema), los periodistas que recogen los testimonios de estas mujeres atestiguan que ellas aseguran ejercer libremente, que la policía las acosa a multas e incluso las trata con vejaciones. Yo ya cuento de partida con que hay gente que no me va a creer por ser un repelente putero. Pero bueno, un RESPETABLE periodista de un RESPETABLE periódico de izquierdas ya es otra cosa, ¿verdad? En cuanto al testimonio de las chicas, pues si sale una chica independiente como Natalia Ferrari que cobra el servicio a 250 pavos siempre hay quien sale con lo de "no es representativa, así que soy de palo tengo orejas de pescado". Me lo acaba de decir un lector del blog, no falla, y estoy de acuerdo: el duro pa vosotros, habrá que escuchar a las chicas que ejercen una prostitución más humile y... a ver, uy, a ver... ¡coño si las que cobran 20 nos cuentan lo mismo!

Luego viene la hipocresía de siempre, con un inspector de policía asegurando que si son víctimas de trata no se las multa y eso no nos cuadra. No puedes decir que son víctimas y a la vez multarlas, eso es muy cantoso. Lo peor de todo es cuando ves que las propias autoridades se lo toman a chufla y no se creen ni ellas mismas lo que dicen, no puede ser que un jefe de policía diga que si un agente abusa de una prostituta ella debe denunciar en comisaría ¡es que es absurdo, sabe que no es que no pase nada, es que todo va a empeorar! O la propia presidenta de APRAMP, Rocío Nieto, que se permite el lujo de CRITICAR a las chicas porque no confíen en la policía cuando deberían hacerlo. A ver, eso sólo puede decirlo alguien o bien muy ignorante (y no es el caso) o muy cínico.

Una constante, sea el país que sea y en una época u otra, es la demanda de poner fin a la violencia policial. Sin embargo si la Ley le da más poder a la policía pues lo que tendremos es... más abusos contra las chicas. 



Como respuestas a los abusos de esta normativa, las chicas fueron organizadas (porque la verdad sea dicha, todo lo montó Hetaira) en torno a una asociación llamada AFEMTRAS (si no les gusta Diagonal les dejo el enlace a la misma noticia en el ABC). Lo mejor de todo es que, gracias a haber creado una asociación, pudieron ser escuchadas tanto por los medios como por la administración. ¿Y qué dijeron? Pues, oh sorpresa, lo mismito que le hemos escuchado a Natalia: que quería combatir el estigma (ni ellas son unas sucias ni sus clientes unos maltratadores) y que defienden la prostitución desde el feminismo. Y es que, como dice este otro artículo que les recomiendo leer encarecidamente "LAS PROSTITUTAS QUIEREN SER ESCUCHADAS". Si les echan un vistazo a sus reivindicaciones, son de lo más comedidas, sensatas y constructivas. Y es que si las hiciesen caso la prostitución dejaría de dar tanto que hablar, es más, cuando hablan demuestran tener tantísimo sentido común que creo que gobernarían infinitamente mejor que toda la gente que dirige el país o que pretende hacerlo.

Pero no, nunca se las escucha. Ni aquí ni en el extranjero. En las mismas fechas salían varias noticias al respecto, como la de las trabajadoras sexuales de Quito (Ecuador) que se enfrentaban al alcalde tras haber clausurado éste los locales donde trabajaban (acuérdense que era una de las medidas estrella del PSOE, reintroducir la tercería locativa: castigo a quien proporcione un lugar para que se ejerza la prostitución) o la de sus compañeras del distrito de Daun Penh en Phnom Penh (Camboya) a las que enviaron al infame centro de detención de Prey Speu para ser "rehabilitadas" (a la fuerza) y donde se envía a todos los indeseables de la sociedad como putas, vagabundos y drogadictos. En esos centros las chicas cuentan ser golpeadas, robadas y violadas por el propio personal que "cuida" de ellas y pasar por todo tipo de privaciones y penalidades (comida en mal estado, hacinamiento, falta de asistencia médica...). A su vez, en Milán (Italia) se obliga a las chicas que trabajan en las carreteras a llevar chalecos reflectantes de alta visibilidad en vez de ropa provocativa culpabilizándolas de los accidentes de tráfico... ¿Les suena todo esto? Cierre de burdeles, rehabilitación forzosa, imposición de ropa de trabajo... todo son medidas que les ponen las cosas más difíciles a las chicas y SIEMPRE el responsable único es... la administración pública.

Manifestación de prostitutas en la céntrica calle Montera, núcleo del putiferio madrileño. Es tan curioso como desolador que tengamos que pedir algo tan elemental como... RESPETO. Y hacerlo con la cara tapada porque sabemos que no nos lo van a conceder.



· Las trabajadoras sexuales del polígono madrileño de Marconi critican la "oleada de sanciones" que han sufrido desde la entrada en vigor de la norma
JAVIER GUZMÁN, EL PAÍS - Madrid 31 JUL 2015

“En una noche un solo agente nos multó a 30 compañeras basándose en la Ley Mordaza”, afirma Carmina, una prostituta de 35 años. “El policía me dijo que tenía que volver a la comisaría con 50 actas levantadas”, sostiene la mujer, que trabaja habitualmente en el polígono de Marconi, en el distrito madrileño de Villaverde: “Cuando llegó nos dijo que ya tenía 27, y allí nos multó a tres más”.

La mujer se abanica, un poco tensa. Afirma que le gustaría poder hablar sin un nombre inventado y mostrando su rostro, pero afirma que tiene miedo: “Hasta ahora había presión, aunque no habíamos recibido multas hasta la aplicación de la Ley Mordaza”, explica Carmina. Esta mujer ejerce la prostitución para mantener a su madre y a sus sobrinos. En el acta figura que está denunciada por una falta de obstrucción de la vía pública, aunque ella defiende que estaba en un solar, y que el agente la sacó a la calzada para pedirle la documentación. Este documento no señala cuál será la cantidad que la Delegación del Gobierno demandará a Carmina. Según la Ley de Seguridad Ciudadana, la falta está penada con entre 100 y 600 euros.

La prostituta critica que fue tratada con vejaciones por parte de un agente de la Brigada de Extranjería: “A una compañera llegó a decirle literalmente que si esto no le gustaba se fuera a su puto país”. Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid indica que no les consta que haya un repunte de multas, aunque no se puede verificar hasta la publicación del informe de faltas la Delegación del Gobierno que, según el agente, tardará unos meses. También señala que si las mujeres han recibido vejaciones deberían denunciarlo en comisaría.

Estas multas empeoran sus condiciones de vida. Tienen que buscar otro sitio, se alejan más de la ciudad y es mucho más peligroso para ellas”, afirma Silvia García, de 36 años, trabajadora social del Colectivo Hetaira. Esta asociación da apoyo a estas mujeres en los problemas cotidianos en el ejercicio de su trabajo como dar asesoría jurídica o mediar conflictos con comerciantes y vecinos. La meta de este colectivo es que ellas se organicen por sí mismas. “La Ley de Seguridad Ciudadana está regulando la prostitución de manera soslayada mediante la criminalización”, critica la trabajadora social.

“No somos víctimas. Somos, hablando coloquialmente, putas libres”, afirma Lucía —también es un nombre ficticio— de 40 años. Esta prostituta asegura que en el polígono de Marconi el 90% de las trabajadoras sexuales no están controladas por ninguna mafia y trabajan por voluntad propia. “Trata y prostitución no es lo mismo. El que equipara ambas cosas consigue invisibilizarnos”, añade Lucía, que es puntualizada por su compañera Sonia, de 34 años: “Nosotras pertenecemos al oficio más antiguo del mundo, que es la prostitución, no la trata de personas”.

Las prostitutas libres de Marconi reclaman la legalización del trabajo sexual y la eliminación de los estigmas que pesan sobre sus vidas cotidianas. “La situación de ahora nos permite tener el negocio pero no que tengas clientes. Nos hemos visto severamente afectadas por nuestras multas y las de nuestros clientes”, protesta Lucía. Estas mujeres demandan un lugar donde puedan trabajar sin molestar a nadie y en el que no sean molestadas. “Los clientes suelen ser muy respetuosos con nosotras, si hay algún malcriado nos negamos a ir con él, somos libres. Pero esta nueva situación nos da miedo. Solo queremos la normalización de la profesión para tener derechos. Somos trabajadoras del sexo”, sentencia Lucía.

Si no quieren o no tienen tiempo para leer, el vídeo les explica brevemente de qué va toda esta problemática.


También pongo el artículo en el que se cuenta la constitución de esta asociación "de putas libres". Es interesante porque ellas expresan qué las llevó a organizarse y qué es lo que pretenden.




Prostitutas del polígono Marconi, en el madrileño distrito de Villarde, han constituido la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo, para el apoyo, crecimiento y fortalecimiento mutuo (AFEMTRAS) con el objetivo de representarse y luchar contra la discriminación que sufren. «Ante el abandono institucional y para evitar seguir siendo las eternas olvidadas, las trabajadoras del sexo del Polígono de Villaverde nos hemos organizado en la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo», han indicado durante su presentación en la sede del colectivo Hetaira. «Somos prostitutas que ejercemos el trabajo sexual porque así lo decidimos. No somos víctimas de trata, sino prostitutas por decisión propia», ha comenzado una de sus portavoces, Fernanda Valdés.

Entre la problemática a la que se enfrentan y que ha llevado a estas mujeres a organizarse están las «leyes absurdas que les hacen la vida más complicada», refiriéndose en este caso a la Ley de Seguridad Ciudadana, los controles de migración con grandes despliegues policiales, la multitud de controles de alcoholemia en los lugares donde ejercen, o la degradación de las zonas de trabajo. «Todo con la intención de impedirnos trabajar», ha afirmado.

Con el nombre elegido quieren destacar que las prostitutas no «son menores de edad sino mujeres valientes, con poder y, sobre todo, capaces de enfrentarse a las miradas que las desprecian por ser prostitutas». «A veces se les olvida que nosotras también somos ciudadanas. Y no queremos serlo de segunda categoría», han dicho las asociadas.

«Sabemos lo que queremos, somos feministas porque luchamos por una sociedad en donde ninguna mujer, prostituta o no, sea discriminada. Y créannos, por desgracia, sabemos mucho de esto. Hemos querido denominarnos 'trabajadoras del sexo' porque es lo que somos. Gracias a nuestro trabajo sacamos adelante nuestras vidas y las de nuestras familias. Queremos ser partícipes de todas las decisiones que se pongan en marcha en materia de prostitución», ha declarado Fernanda Valdés.

Reivindicaciones
AFEMTRAS comienza su actividad política exigiendo al Gobierno central la derogación inmediata de la Ley de Seguridad Ciudadana que, entre otras cosas, «impide que puedan acordar servicios sexuales con los clientes, pues sobre ambas partes pesa la posibilidad de ser multadas».

Así mismo, dicen estar «cansadas de que se las culpabilice de todos los males del barrio», por lo que desde la agrupación se ofrecen a negociar con el vecindario y el empresariado de la zona de Villaverde «convencidas de que el entendimiento es posible».

Su deseo es «trabajar en lugares donde el ambiente sea de civismo y tolerancia, donde se respeten los momentos de descanso». «Algunos comerciantes se quejan de que somos las responsables de que sus negocios no funcionen. Es falso. Somos nosotras las primeras interesadas en trabajar en espacios tranquilos, limpios y no peligrosos», han manifestado.

AFEMTRAS ha presentado para ello un compromiso con el vecindario que recoge desde «el fundamental respeto a quienes viven en la zona como hacia las empresas, ya que según recoge la declaración sus intereses pasan por la cordialidad».

Asimismo, quieren proponer soluciones a la degradación que según ellas sufre el polígono y que padecen. «Exigimos, de entrada, papeleras y cubos de basura, que ahora no existen y nos comprometen a tomar medidas de limpieza porque cuidar el espacio es una responsabilidad compartida», han señalado.

«Nos asocian a la delincuencia y a la decadencia de la zona sin considerar que realizamos un trabajo honesto y ya es tiempo que debamos de ser las primeras interesadas en mantener un buen ambiente», ha proseguido Patssy Martínez, otra de las portavoces. De manera expresa, entre sus demandas reclaman una negociación de espacios para la creación de zonas «donde trabajar sin molestar ni ser molestadas, dotadas de una infraestructura acorde con las necesidades de nuestro trabajo».

En su día ya salieron a la calle a protestar. Así contaron la noticia en la Sexta y de la mano del colectivo Hetaira.



Y para acabar, y ya para nota, el comunicado de Hetaira. Es una ONG que media entre la sociedad y las chicas, es decir, una fuente secundaria. Pero por lo menos me consta que hablan con ellas (he estado presente muchas veces cuando se dirigen a ellas POR SU NOMBRE para darlas condones, informarlas de cambios normativos o, sencillamente, preguntarles cómo les va) y hacen un análisis muy acertado de las cosas. Seguramente se pregunten por qué no saqué esta entrada hará unos seis meses que es cuando tocaba... pues por falta de tiempo, ahora he visto que podría volver a cuadrar y la he metido. Y es que aún tengo muchos temas de los que hablar, a ver si me pongo al día.




NOTA DE PRENSA COLECTIVO HETAIRA
Madrid, 28 de julio de 2015

A la Delegada de Gobierno, Concepción Dancausa, se le ha olvidado un pequeño detalle al anunciar el 24 de julio “que se utilizará la nueva ley para acabar con este modo de explotación de las mujeres”. Y es que las propias trabajadoras del sexo, esas que dice que sufren explotación, también están siendo multadas por el Cuerpo Nacional de Policía utilizando la Ley Orgánica de “Protección” de la Seguridad Ciudadana.

Dancausa ha dejado muy claros los objetivos de la intervención policial “controlar, erradicar y combatir la prostitución”. Todo ello sin contar con las protagonistas, sin interesarse por sus necesidades, sin ofrecer alternativas. Ha tenido en cuenta la opinión de empresarios y vecinos/as, ignorando el punto de vista de las trabajadoras del sexo y poniendo en marcha una potente maquinaria represiva y punitiva contra ellas.

De esta manera, se hace efectiva la criminalización y penalización del colectivo de personas que ejercen la prostitución en los espacios públicos, situación que venimos previendo y denunciando desde que conocimos las primeras noticias de esta ley infame. Desde el Gobierno se vendió como una Ley que “solo” penalizaría al cliente, sin embargo, las trabajadoras del sexo que captan su clientela en los espacios públicos han comenzado a ser multadas desde la semana pasada. El acta de denuncia a una de las mujeres que ejercen en el Polígono de Villaverde venía motivada por “no obedecer de forma reiterada los mandatos de los funcionarios policiales para que no ofrezca servicios sexuales en la calle xxxxxx, vía pública con peligro para la seguridad vial”.

Desde el Colectivo Hetaira denunciamos la violencia institucional contra quienes ejercen la prostitución en las vías públicas, amparada por la Ley de Seguridad Ciudadana. Se traduce en persecución y acoso, que lejos de solucionar ningún problema social, de convivencia, o de seguridad ciudadana, empeora más, si cabe, las condiciones en las que se ejerce esta actividad. Contribuye al aumento de la vulnerabilidad porque, antes o después, las mujeres buscarán lugares más alejados y, desde ya, deben negociar las condiciones del servicio sexual de manera más rápida y clandestina, lo que supone la pérdida de control en la negociación del preservativo, el precio, las prácticas, etc.

También denunciamos los abusos que comenten algunos mandos policiales hacia las mujeres. Situaciones que, desgraciadamente, son más habituales de lo que debieran y que están aumentando preocupantemente a raíz del anuncio y de la puesta en marcha de la ley. Insultos, amenazas, vejaciones, chantajes… que contribuyen al clima de inseguridad e indefensión y, por tanto, incrementa la vulnerabilidad ante cualquier otro tipo de violencia.

Esta Ley de “Protección” de la Seguridad Ciudadana hace efectiva la prohibición de la prostitución en el espacio público, favoreciendo solamente los intereses de los empresarios de los locales, donde las mujeres carecen de cualquier ley que proteja sus derechos, dado que no existe un reconocimiento de la prostitución como trabajo.

La prostitución es un fenómeno muy complejo en el que se deben tener en cuenta a todas las partes implicadas, especialmente a quienes ejercen la prostitución. Las trabajadoras del sexo no necesitan políticas que las criminalicen y empeoren sus condiciones de vida, las trabajadoras del sexo requieren políticas valientes con perspectiva de derechos humanos, que escuchen sus necesidades y que se les dote de los derechos de ciudadanía que actualmente les son negados.

8 comentarios:

Javier Rodriguez dijo...

Hola,
nos interesa crear un grupo de apoyo FUERTE para las personas que quieren ejercer la prostitucion de forma libre y sana. Creemos que interner es la llave al fin de la trata de seres humanos, y a la racionalización de los tributos por ejercer un derecho como es usar nuestro propio cuerpo para generar riqueza.
Somos www.algodiscreto.com
Contactadnos en la misma página por favor los interesados!
Gracias ;)

Astur-leonés dijo...

Sobre una consideración que haces:

"Lo peor de todo es cuando ves que las propias autoridades se lo toman a chufla y no se creen ni ellas mismas lo que dicen, no puede ser que un jefe de policía diga que si un agente abusa de una prostituta ella debe denunciar en comisaría ¡es que es absurdo, sabe que no es que no pase nada, es que todo va a empeorar!"

- Esto en principio creo que no debería ser un problema tan insalvable como tú pareces plantearlo. Esa mujer (o ese grupo de mujeres) que está está siendo extorsionada o víctima de cualquier coacción o abuso por algún agente de polícia podría quizás comunicar tales extorsiones o abusos a alguna organización pro-derechos (a Hetaira por ejemplo; a la Asociación pro-derechos humanos de Andalucía, etc.) o sino también a la defensora del pueblo, o incluso a la alcaldesa de Madrid, que es una ex-jueza, doña Manuela Carmena, y entonces que fueran estas otras personas quienes denunciaran los hechos acompañando a la mujer (o grupo de mujeres) en la comisaría; y poniendo asimismo tales hechos en conocimiento de algún medio de comunicación relevante.

Cliente X dijo...

@ Javier Rodriguez
Bueno, yo te ofrezco todo mi apoyo pero discrepo en lo de ponerle fin a la trata. Como he contado infinidad de veces, la trata (que sólo es delito desde el 2010) sencillamente consiste en la asistencia a la migración para ejercer una actividad en la economía sumergida. De ahí que las chicas no se consideren nunca "víctimas", es un concepto muy elaborado, muy enrevesado, muy complejo que únicamente les interesa a los especialistas en derecho (abogados, fiscales, juristas...). La gente corriente no considera que las conductas que el código penal tipifica como delito sean merecedoras de condena penal.

@ Astur-leonés
Hace varios años, Génera le sentó a la cara a la concejala Francina Vila a dos mujeres que denunciaban abusos, maltratos y violencia policial. Esta insigne política dijo que MENTÍAN. En su día, también Hetaira llevó a una prostituta (que entre las chicas habían designado como su portavoz) a la señora concejala (todavía no en su etapa como alcaldesa) Ana Botella. Pues su respuesta fue que no le hacía caso a una PROXENETA. Carmena, como buena pijiprogre que es, se reúne con Charo Izquierdo o Mabel Lozano pero de las putas pasa como de la mierda.

Mira, los medios de comunicación saben lo que pasa. En las comisarías conocen perfectamente lo que pasa. Las asociaciones también lo saben, incluso algunas ya lo reconocen abiertamente. Pienso que los políticos también deben saberlo aunque evidentemente no puedan reconocerlo. Pero coño, Astur, que parece que vengas del espacio exterior. No me creo que tu ingenuidad sea real. Aquí no se hace nada porque NO CONVIENE, no porque no se sepa. Fíjate por ejemplo la decisión que tomó Aguirre al dimitir tras la continua cascada de casos de corrupción que han ido saliendo. Si se acepta que ha habido errores, la consecuencia es asumir responsabilidades y tomar cartas en el asunto. Pero si se sigue negando la realidad, entonces NO HAY QUE HACER NADA. ¿Tú qué vía de acción crees que van a tomar los políticos? ¿Comenzar a limpiar la mierda que han dejado los anteriores y buscarse problemas? ¿O hacerse los tontos y seguir viviendo de la mamandurria?

Anda que tener que explicar estas cosas a estas alturas... que tenemos una edad, hombre.

Astur-leonés dijo...

"Carmena, como buena pijiprogre que es, se reúne con Charo Izquierdo o Mabel Lozano pero de las putas pasa como de la mierda."

Creo que la prejuzgas en exceso (quizás debido al pasado comunista de esta mujer). En mi opinión Carmena es una mujer capaz de escuchar y atender a personas muy diversas; es decir, es alguien con muchas tablas, además de con muy buenos principios, inteligencia, sentido de la justicia y seguramente sensibilidad hacia quienes son más vulnerables.
(Quizás deberías leer su libro...).

"Mira, los medios de comunicación saben lo que pasa. En las comisarías conocen perfectamente lo que pasa. Las asociaciones también lo saben, incluso algunas ya lo reconocen abiertamente. Pienso que los políticos también deben saberlo aunque evidentemente no puedan reconocerlo. Pero coño, Astur, que parece que vengas del espacio exterior. No me creo que tu ingenuidad sea real. Aquí no se hace nada porque NO CONVIENE, no porque no se sepa."

- Bueno, si esto último que apuntas es cierto, entonces me queda la duda siguiente:
Las asociaciones o colectivos pro-derechos y ciertos medios de comunicación afines no están haciendo nada porque esas víctimas de las extorsiones y los abusos policiales son quienes en primer lugar (la mayoría de ellas) no desean denunciar ya que TODAS ELLAS se hallarían en situación irregular en el territorio, y como consecuencia de ello piensan que si denuncian serán detenidas y sometidas y expulsadas del país.

Cliente X dijo...

De acuerdo, tienes razón. Sigue en tu mundo.

Astur-leonés dijo...


¿No radica el problema en las situaciones administrativas irregulares de las mujeres?

Si se trata de otra cosa, ¿has intentado comunicar personalmente a colectivos pro-derechos o a personas particulares -no a través de este blog- lo que tú sabes, es decir dónde se encuentra la raíz del problema ?

Cliente X dijo...

No. La inmensa mayoría de prostitutas a día de hoy no se hallan en situación administrativa irregular. De hecho cuento la anécdota de que en una reciente charla, preguntado un alto cargo policial por una ONG por qué se concedían tan pocos permisos de residencia a víctimas de trata, contestó que sencillamente era porque no los necesitaban. De acuerdo a esta fuente (con la que coincido por completo), la nacionalidad predominante de las víctimas de trata es RUMANA. Y las rumanas, como comunitarias, no necesitan permiso de residencia ni por tanto pueden hallarse en situación administrativa irregular (de hecho algo que las preocupó mucho fue cuando hace unos años se habló de revertir la situación y sacar a Bulgaria y Rumanía de la UE, eso sí que habría perjudicado su situación). La segunda nacionalidad myoritaria de las victimas de trata era... ESPAÑOLA. Si, amigo, sí. Una periodista me dijo que eso era "imposible" pero le contesté que verificara mi información, que llamase a ese inspector y que comprobase si lo que dije era cierto o no. Y no me pudo desdecir. Al ser españolas obviamente tampoco están en situación irregular. Y luego no siguió diciendo pero creo que vendrían las latinas (brasileñas, ecuatorianas o colombianas) que han logrado regularizar su situación bien por arraigo, contratos de trabajo o casándose con españoles. En situación adtva irregular ("sin papeles") se ven pocas a día de hoy, principalmente nigerianas.

No se denuncia porque es absurdo, ven a las autoridades como un "enemigo".

Y desde luego que he hablado en persona con las principales asociaciones de este país pero pasan de mí como del pito del sereno. QUE YO NO LES HAGO FALTA, QUE VAN A X SUBVENCIONES Y CONMIGO NO GANAN NI UN DURO!!!

Astur-leonés dijo...

Gracias por la información.
Vale, supongo que estos datos que das son válidos. Entonces si ello es así, ¿por qué iba a ser absurdo para ellas denunciar cuando NO existan ordenanzas municipales que prohíban la oferta de prostitución en el medio abierto (calles, polígonos industriales, parques...), o en zonas determinadas?

Saludos.