miércoles, 10 de febrero de 2016

La trata para la Abogacía Española

Quedaba pendiente hablar del congreso de abogados sobre la trata que anuncié el pasado mes de Diciembre. Algunos lectores me han dicho por privado que deje ya estas charlas, que son un aburrimiento y que no les interesan. Lo que sucede es que como nadie más cuenta estas cosas pues tengo que hacerlo yo, y o lo hago ahora o ya se me pasa y no lo hago nunca. Que ya sucedió con aquellas charlas de Hetaira hace unos años, que comencé a comentar cada una de las mesas por separado y luego me quedé a la mitad. Tranquilos que aquí van todas en una única entrada, además todavía no hay vídeo (ni creo que lo suban nunca, pero por si acaso estad atentos al canal de la asociación que organizó el evento). Además a mí sí que me resultan interesantes y no debo ser el único que piensa así, si hay gente que asiste a estas jornadas. Y sobre todo, que lo que quiero es que en el blog haya de todo y como he manifestado de continuo veo muy necesario que se conozcan los distintos puntos de vista.

En las jornadas sobre trabajo sexual de Barna, Georgina Orellano se pregunta de qué trabajan los que consideran que prostituirse es "vender el cuerpo". Bueno, pues he hecho una recopilación en la que se aprecia que la mayoría provienen del mundo del derecho (abogados, fiscales, jueces...) y el resto son titulados superiores (sociólogos, periodistas, trabajadores sociales) u ostentan altos cargos en asociaciones o en altas instituciones del Estado. Es decir, que tienen un buen empleo pero que lo que es trabajar pues no trabajan en nada. Para los activistas pro derechos el mundo del abolicionismo resulta totalmente desconocido y yo quiero acercárselo un poco, que vean qué dicen y también quiénes son. Y ésto lo tienen fácil porque es "beautiful people" que no desaprovecha la menor oportunidad para fotografiarse ya que están encantados de haberse conocido.

Durante muchos años yo negué la existencia de "la trata". Había conociendo a cientos, cuando no miles, de prostitutas y ni una sola de ellas era "víctima de trata" SEGÚN CREÍA POR AQUEL ENTONCES. Y eso les pasa a muchísimos activistas, que creen que no hay trata. Entonces, ya que yo era incapaz de encontrarlas me dije que habría que aprender de aquellas mentes preclaras y privilegiadas que sí eran capaz de detectarlas... Bueno, pues gracias a jornadas como ésta pueden ustedes comenzar a abrir los ojos y verlas. Porque sí existen y están ahí, sólo hay que saber reconocerlas... aunque ni ellas mismas sepan que lo son.



En cuanto al congreso en sí, lamentablemente no estuve ni sé nada más que la información que proporcionan los propios organizadores. Pueden complementarla, si así lo desean, con los documentos que elaboraron y que han dejado a disposición pública. En primer lugar, una guía para la "detección y defensa de víctimas de trata" (tranquilos, no me olvido de que prometí escribir una entrada sobre los indicadores claros para detectar a una víctima de trata... la tengo casi acabada desde Noviembre, a ver si en un ratillo la finalizo). Asimismo elaboraron un manifiesto de compromisos y llegaron a una serie de conclusiones, que vienen a ser un resumen de toda la jornada.

Para acabar, y antes de dar paso a la crónica de la jornada, sólo comentarles que las chicas dicen que hablo como periodista o abogado... pero que no puedo serlo porque soy "buena persona". Así que ya saben los periodistas y abogados qué concepto tienen las chicas de ellos...

Frente al discurso de las autoridades, la realidad de la calle: "víctima de trata" siendo liberada por varios agentes. Aprecien el trato exquisito y la delicadeza con la que los uniformados acompañan a la víctima. Algunos investigadores, como Helena Maleno, denuncian "fallos en el sistema" como que las deporten, las quiten la custodia de sus hijos o se las multe. Pero no, amigos, no hay  ningún error. Todo sucede como tiene que suceder.





La Fundación Abogacía Española organizó, los días 9 y 10 de diciembre, el II Congreso de Derechos Humanos de la Abogacía, que este año se ha centrado en la detección y defensa de las víctimas de trata con fines de explotación sexual. Una lacra que fue definida a lo largo del congreso como la “esclavitud del siglo XXI”.

Además de reclamar una Ley Integral contra la Trata, los participantes coincidieron en exigir que la lucha contra la explotación de seres humanos se aborde con un enfoque de derechos humanos, que se creen turnos de oficio específicos de trata y que exista mayor coordinación institucional y formación especializada para quienes trabajan en este ámbito.

Para inaugurar tan magno evento se contó con la presencia del presidente de la Abogacía Española, el vocal del CGPJ (Consejo General del Poder Judicial), y la defensora del pueblo. No se me ocurren personas más indicadas para hablar sobre prostitución, sin duda están curtidos en la calle y hartos de pisar asfalto y tratar con las chicas.



INAUGURACIÓN

En la inauguración, el presidente de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, resaltó los esfuerzos de la Abogacía por sensibilizar y formar a los letrados en la detección de víctimas de trata. Carnicer puso como ejemplo el Aula Derechos Humanos, un proyecto de la Fundación Abogacía para dar herramientas a los letrados que les permitan identificar a las  víctimas, especialmente en los turnos de Oficio de extranjería o violencia de género.

Por su parte, el vocal del CGPJ Fernando Grande-Marlaska, quien también participó en la inauguración, subrayó que la trata es una forma más de violencia de género, como estableció el Convenio de Estambul, puesto que el 95% de las víctimas lo son para explotación sexual y la mayoría son mujeres. El juez insistió en que una víctima debe ser protegida desde el momento de su identificación, con independencia  del procedimiento judicial.

Finalmente, la defensora del Pueblo, Soledad Becerril, alertó del incremento de las víctimas de trata entre los millones de refugiados que huyen de la guerra, la persecución o el hambre, y la proliferación de redes ”enormemente sofisticadas”. “Europa no puede cerrar sus puertas a las personas que huyen, porque eso es lo que quiere el Estado Islámico”, aseguró, y pidió más generosidad a España a la hora de conceder asilo a víctimas de trata. Becerril criticó que, mientras la persecución de los delitos relacionados con la trata de personas está suficientemente reglada, no es así en la atención y protección a las víctimas.

Primera mesa, formada por un periodista, una presidenta de una ONG, una coordinadora de un proyecto de las monjas Adoratrices para asistir a víctimas de trata y una investigadora. Veamos quienes hablan de prostitución en España.



PANEL 1: TRATA DE PERSONAS CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL. CONCEPTO Y CONTEXTO

En el primer panel, moderado por el periodista de la Cadena SER Nicolás Castellano, se analizó el concepto de trata de personas con fines de explotación sexual y el contexto en el que se produce. Cuatro millones de personas, también españolas, son víctimas de trata cada año, denunció Castellano. La trata, que “no es solo un delito, es la vulneración de los derechos humanos” –en palabras de Marta González, coordinadora del proyecto Esperanza de las Adoratrices- debe ser abordada con un enfoque de derechos humanos, como coincidieron en reclamar las participantes del panel. Las ponentes denunciaron que no existe una protección real de las víctimas, algo que según Helena Maleno –investigadora experta en migraciones y trata de seres humanos- y Viviana Waisman – presidenta de Women’s Link  Worldwide- es responsabilidad del Estado. Y subrayaron la importancia de la formación de todas las personas que intervienen en casos de trata.

En cuanto al concepto de víctima de trata, Marta González explicó que se debe manejar el del Convenio del Consejo de Europa de 2005, que no condiciona el reconocimiento de la condición de víctima a la interposición de denuncia. Además, reclamó que “los profesionales que están en primera a línea, como los abogados, aprendan a detectar los casos, a tener claves para intervenir sin añadir sufrimiento a las víctimas”, que en un 70-80% son mujeres de perfiles muy diversos y no son víctimas de trata exclusivamente con fines de explotación sexual.

Helena Maleno explicó que “hay que entender la trata en un contexto de oferta y demanda” que se produce en una sociedad de “capitalismo brutal” en la que los seres humanos se convierten en mercancía. Y denunció los fallos del sistema, que no es capaz de proteger a las víctimas y ejerce la violencia incluso quitándoles a sus hijos. Por su parte, Viviana Waisman consideró fundamental ser conscientes de los estereotipos que hay en torno a la trata y eliminarlos para hacer un trabajo efectivo de protección de derechos.

La mesa concluyó con la petición de que los hijos de las víctimas también tengan reconocimiento y protección.

Segundo panel: cinco abogados. Porque en la variedad está el gusto. Yo me pregunto, si para saber de derecho es necesario contar con abogados... ¿por qué para conocer la prostitución casi nunca se cuenta con prostitutas?



PANEL 2: EL PAPEL DEL ABOGADO/A ANTE PERSONAS VÍCTIMAS DE TRATA. PRESENTACIÓN DE LA GUÍA PRÁCTICA PARA LA ABOGACÍA

En el marco del Congreso, se presentó una Guía Práctica para la Abogacía, coordinada por el abogado Santiago Yerga, que pretende ser una herramienta eficaz para los letrados en la detección y defensa de las víctimas de trata.

El decano de Pamplona, Alfredo Irujo, moderó esta mesa, en la que participaron Javier Lara, decano de Málaga y presidente de la Comisión de Asistencia Jurídica Gratuita de la Abogacía Española; Elena Arce, abogada, jefa del área de migraciones del Defensor del Pueblo, y Amparo Díaz, coordinadora del Turno de Oficio de Trata del Colegio de Abogados de Sevilla.

Lara afirmó que es prioritario que los Colegios de Abogados pongan en marcha turnos de oficio especializados en trata como los que ya existen en  Sevilla y Madrid, o en Málaga, donde hay un turno para mujeres que ejercen la prostitución, la mayoría en situación de trata. Lara aseguró que los abogados de oficio son “absolutamente cruciales” para la detección de las víctimas, “especialmente en el periodo de reflexión” e insistió en que deben trabajar de la mano con organizaciones especializadas.

Elena Arce, que ejerció como abogada de oficio más de 15 años, se mostró convencida de que el abogado puede hacer mucho más por las víctimas y criticó que menores mal identificadas acaban en CIEs por una mala asistencia letrada, cuando deberían estar en centros de protección. “En España solo se identifica una de cada 20 víctimas. La policía las ve como víctimas de un delito, pero un abogado tiene que ver una vulneración de DDHH”, aseguró.

La famosa "trata de blancas" ya se anunciaba hace mucho como un crimen atroz. Y lo es. Estas mujeres sufren una serie de abusos, la vulneración de sus derechos humanos más elementales y se las trata como a verdaderos esclavos: sin poder de decisión, sin libertad, sin voz. Lo que los abanderados contra la trata tendrían que clarificar es POR QUIÉN. DE DÓNDE proceden estos abusos. Porque lo que nos dicen es, en puridad, totalmente cierto. Pero es que toda, lo que es toda la película, no acaban de contarla.



Amparo Díaz, señaló que los abogados deben llevar “la voz completa de las víctimas a los tribunales, con aportaciones de ONG, policía, sanitarios, etc”. Acabar con esta esclavitud, según Díaz, exige un cambio: no basarla en redadas para la protección de fronteras, sino darle un enfoque de DDHH; dar una protección adecuada a las víctimas, que no son solo explotadas sexualmente, sino también laboralmente, o en matrimonios forzados.

Es fundamental, según Díaz, saber leer indicadores de todas las formas de violencia que sufren las mujeres a lo largo del proceso de deshumanización que es la trata. Además de las fases de captación, traslado y explotación, “las víctimas son adiestradas para comportarse con los clientes, para saber qué decir a las ONG, a la policía, etc.”, aseguró.

“El abogado no solo debe promover medidas de protección, sino garantizar que se cumplan y preparar a las víctimas para el impacto del juicio”, concluyó.

Finalmente, Santiago Yerga, autor de la Guía, la definió como un “pequeño sherpa jurídico para despertar los sentidos del abogado cuando esté ante posibles situaciones de trata”.  Yerga insistió en que la víctima de trata no es una víctima de un delito más, sino que necesita protección “a lo largo del tiempo y el espacio, ya que hay infracciones de carácter transnacional”. El autor de la Guía exigió que el abogado esté presente en la entrevista policial y consideró imprescindible una Ley integral. Yerga resumió su intervención en una frase “Sin identificación y sin detección, no hay protección”

Tercera charla del día, en la que participan la coordinadora de una ONG de "reinserción a la mujer prostituida", un comisario que combate la trata, un fiscal y otro abogado más. No sé cómo explicarlo, pero como que algo se paladea en el ambiente, como que hay un patrón que se repite de continuo... ¿lo perciben ustedes?



PANEL 3: ACTORES INTERVINIENTES. COORDINACIÓN INSTITUCIONAL

Moderado por Rocío Mora, coordinadora de APRAMP, el último panel de la mañana del primer día abordó la coordinación institucional, algo fundamental para todos los intervinientes en la mesa, que también apostaron por coordinar esfuerzos con todos los implicados en la lucha contra la trata y por ofrecer una atención integral a las víctimas. Rocío Mora también solicitó dar alternativas reales a las víctimas y ser proactivos en su búsqueda.

Para José Ángel González, comisario jefe de la Brigada Central de Trata de Seres Humanos de la Policía Nacional, “la colaboración con la fiscalía y la abogacía es esencial” para detectar a las víctimas de trata, mientras que la concienciación es fundamental para combatir esta “lacra”, una de las prioridades de la Policía Nacional. El fiscal de Sala Coordinador de Extranjería, Joaquín Sánchez-Covisa, destacó la “magnífica coordinación” entre Fiscalía, cuerpos y fuerzas de seguridad, ONGs y colegios de abogados y lamentó que la persecución penal dependa del consentimiento de la víctima. Además, señaló que la prostitución es la causa de que haya víctimas de trata y abogó por la prohibición del proxenetismo, mientras que Rocío Mora indicó que “mientras exista demanda siempre habrá oferta”.

Mariano Calleja, coordinador del Turno de Oficio de Trata del Colegio de Madrid, explicó que en este turno –que responde a la demanda de los protocolos internacionales- los abogados trabajan en coordinación con el resto de personas y organizaciones implicadas, aunque lamentó la falta de coordinación institucional que hasta el momento han vivido. “Es fundamental que las víctimas cuenten con la asistencia de un abogado de oficio desde el primer momento, desde la entrevista policial”, subrayó.

En la última ponencia de la jornada seguimos sin contar con ninguna prostituta pero, a cambio, se pudo disfrutar de las reflexiones de un periodista "de investigación", de un "experto" en género, de una socióloga e "investigadora", y de una abogada "especialista" en trata. Me encanta cuando todos los participantes en estas charlas concuerdan, ¿qué creen ustedes, que eso se debe a que las cosas están muy claras o, por el contrario, a que únicamente se escoge para participar a aquellas personas con una tendencia determinada? ¿Se pudo disfrutar de una variedad de perspectivas o existió una unanimidad absoluta?



PANEL 4: CLAVES PARA REACCIONAR ANTE UN PROBLEMA. TRATA Y PROSTITUCIÓN

La relación entre trata y prostitución se abordó en un panel moderado por el periodista jefe de investigación de La Sexta, Manuel Marlasca, en el que participaron Miguel Lázaro, experto en género; Beatriz Ranea, socióloga e investigadora y Ana Magarzo, abogada especialista en trata. Según Lázaro, el acceso al sexo es ahora más fácil que nunca y sin embargo el consumo de prostitución no ha disminuido, incluso es muy elevado en hombres menores de 30 años. Esto es así porque los consumidores “compran plusvalía de género, ilusión de dominio”, aseguró.

“La tensión que viven los hombres entre la masculinidad que han aprendido y la exigencia de igualdad de las mujeres se expresa en muchos casos en la violencia de género o en el consumo de prostitución”, concluyó Lázaro para quien solo la igualdad real entre hombres y mujeres acabará con la prostitución.

Beatriz Ranea, quien ha hecho varios estudios con consumidores de prostitución, aseguró que la trata existe porque se necesita proporcionar mujeres a un mercado que cada vez las necesita más jóvenes y más baratas. “La prostitución es una institución social y como  tal se puede cambiar, si hay voluntad de hacerlo”, aseguró. Aunque no hay un perfil socioeconómico claro entre los consumidores, el 99,7% son hombres, “educados en una sociedad machista, sexista y patriarcal que ocultan a su entorno que son consumidores”. Para los jóvenes es más fácil y barato recurrir a esta práctica, aseguró Ranea, que una relación sexual pactada “que requiere cierto esfuerzo”. La socióloga insistió en que es importante dar voz a las víctimas de trata, pero también a los proxenetas y a los demandantes de prostitución.

Si les gusta tanto sacarse fotos, saquemos alguna de estas víctimas de trata. Tranquilos, no se alarmen. Se las esposa para que ellas mismas no se hagan daño, pues debido al trauma sufrido son propensas a autolesionarse (de ahí que a veces salgan bastante malparadas de las comisarías). Por su propio bien, se invalida su consentimiento y se les decomisan sus pertenencias. Para beneficiarlas, las autoridades se hacen cargo de sus hijos. Pensando en su provecho, se las recluye en "pisos de acogida" en las que se las incomunica, se hallan las 24 horas bajo vigilancia y se las "reinserta" a base de trabajos forzados. Normal que luego ellas estén tan contentas.



La abogada Ana Magarzo denunció la tolerancia con el proxenetismo y la poca concreción en el Código Penal de este delito, “lo que pone muy difícil a los abogados perseguirlos”, aseguró. “Si no se desmantela el comercio sexual montado por personas ajenas a las víctimas, será difícil que se acabe la trata”, denunció la abogada quien recordó que hay 1.500 clubes de alterne registrados. A la pregunta planteada por Manuel Marlasca sobre si se debe trasladar la presión policial y social al cliente, Magarzo contestó que sí, “pero sin dejar de mirar a las víctimas, porque eso puede llevar a trasladarlas de lugar, hacerlas aún más invisibles”.

Magarzo señaló que el acortamiento de los plazos para la instrucción establecidos en la reforma de la LECrim va a afectar negativamente en los casos de trata. Marlasca recordó que la investigación que acabó con el desmantelamiento de la red de “Cabeza de cerdo”, la mayor red de trata de Europa, tardó diez años.

En cuanto a la cuestión de regularizar o legalizar la prostitución, que no puede separase de la trata, los participantes en el panel se mostraron contrarios. Beatriz Ranea apostó por el modelo sueco, abolicionista, “porque en otros países que la han regularizado, como Holanda o Alemania, solo se ha favorecido a la industria del sexo y a los proxenetas y se ha perjudicado aún más a las mujeres”.

Mabel Lozano, directora de un documental contra la trata y varios spots televisivos, cerró la sesión del primer día. 



CHICAS NUEVAS 24 HORAS

La sesión del primer día concluyó con la proyección de ‘Chicas nuevas 24 horas’, de Mabel  Lozano, en la que denuncia el negocio de la trata de mujeres con fines de explotación sexual. Tras la proyección, la directora y Sonia Gumpert, patrona de la Fundación Abogacía y decana del Colegio de Abogados de Madrid, mantuvieron un coloquio sobre el documental, que para Gumpert muestra una “realidad descarnada”. Mabel Lozano explicó que las víctimas son cada vez más jóvenes y “aunque hablamos de desnudez de cuerpos, sufren desnudez de derechos y son también “víctimas de la exclusión social, del miedo, del silencio y de la invisibilidad”.

Dos abogados y dos trabajadoras de ONGs nos hablan del delicado tema de las menores víctimas de trata. Yo me pregunto si, entre todos, conocerán a una sola puta.



PANEL 5: MENORES VÍCTIMAS DE TRATA CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL

El primer panel de la segunda jornada abordó la situación de de las niñas y niños víctimas, y también los hijos de víctimas, que, según Unicef, deben ser considerados como tales. Según esta organización, 1,2 millones de niños son víctimas de trata al año.

Milagros Nuñez, de Cruz Roja, Margarita de la Rasilla, de ACNUR, y la abogada Patricia Fernández Vicens, junto con el moderador de la mesa, Carmelo Cascón, decano del Colegio de Abogados de Cáceres y patrono de la Fundación Abogacía, pusieron de manifiesto la extrema vulnerabilidad de estos menores, muchos de los cuales nacen en tránsito migratorio, en el contexto de la propia red de trata, y no se registran.

Nuñez denunció cómo en esos tránsitos se separa a los niños de las madres y cómo las redes utilizan a los menores para coaccionar a las madres o lograr que las mujeres que quieren se queden en el territorio.

Pintada en la que se denuncia la (interesada) confusión entre trabajo sexual y trata a la vez que se exige que cese un determinado abuso. Vaya. ¿Podría existir alguna relación entre esta mala praxis de las autoridades (el abuso policial a las prostitutas) y la intención de crear una imagen delictiva de la prostitución con el discurso trafiquista? No parece que este asunto llamase la atención de los insignes ponentes.



Margarita de la Rasilla trató de los menores víctimas, que además pueden ser refugiados. Hay que evitar que sean devueltos si en su país tienen riesgo de volver a ser captados, o sufran represalias por parte de la mafia que los captó o si el hecho de haber sido víctima los puede estigmatizar en su país. El problema fundamental, según De la Rasilla, es que viajan con documentación falsa que acredita que son mayores de edad. “Los elementos de determinación de la edad llevan a resultados erróneos que impiden que se adopten medidas especiales de  protección. Los menores de 16 o 17 años son tratados como mayores, devueltos y entregados de nuevo a las mafias”, aseguró.

Patricia Fernández Vicens, que calificó la trata de niñas y niños como “la máxima expresión de la barbarie” aseguró que el actual sistema de determinación de la edad está siendo utilizado por las redes para perpetuar la trata de seres humanos. La abogada señaló un grupo de niños que cuesta mucho ver como victimas: los menores rumanos de etnia romaní explotados para la mendicidad, que vemos como victimarios y no como víctimas y que es frecuente encontrar en el turno de oficio tras ser detenidos por pequeños hurtos o estafas. Alertó también sobre el elevado número de menores en los CIE calificados por el fiscal como mayores de edad y, por tanto, sin la especial protección que deberían tener.

Para la última conferencia contamos con un abogado, una trabajadora social, la directora de una ONG y la coordinadora de la "unidad de rescate" de APRAMP. Todavía no han logrado explicarme la extraña paradoja según la cual las mismas familias que venden a sus hijas son a su vez amenazadas. ¿Pero por quién? Si estas familias son tan desalmadas que prostituyen a sus hijas, ¿cómo es posible que luego coaccionen a las chicas amenazando a quienes dicen haberlas vendido?



PANEL 6: LA TRATA DESDE SU ORIGEN

El último panel del Congreso abordó la trata de seres humanos desde su origen, en una mesa moderada por Luis Delgado de Molina, patrono de la Fundación, y en la que participaron Nicoleta Ionescu, trabajadora social; Carmen Miguel, directora legal regional de la oficina de Madrid de Women’s Link, y Ana María Estévez, coordinadora de la unidad de rescate de APRAMP. Una mesa en la que las participantes coincidieron en reclamar la implicación y colaboración de los países de destino en la erradicación de la trata.

El testimonio de Nicoleta Ionescu, que tuvo que dejar su trabajo con víctimas de trata “porque no podía soportarlo, nadie te enseña cómo se gestiona esto”, emocionó al auditorio. Ionescu relató cómo las víctimas de trata son reclutadas en su país natal, Rumanía, “el mayor exportador de carne viva”, un lugar en que las víctimas pueden provenir de familias desestructuradas, pero también de familias que prostituyen o venden a sus hijas. Son mujeres que, en general, tienen muy bajo nivel educativo, poca experiencia de vida, bajísima autoestima y para las que entrar en una red de trata “es lo menos malo que les ha pasado en la vida”. Son seducidas por los “lover boys”, que las hacen sentir especiales y consiguen que acepten prostituirse por amor. Son coaccionadas con violencia física y amenazas a sus familias. Mujeres que no son vistas como personas, sino como máquinas de hacer dinero. Ionescu reclamó la implicación de ciudadanos e instituciones de los países de destino para ayudar a frenar la trata. Es difícil, pero “lo que estas mujeres viven no es normal y hay salida”, concluyó.

Como hemos visto a lo largo de la jornada, la visión que tenemos del fenómeno es la que nos trasladan las instituciones (Gobierno y ONGs subvencionadas con fondos públicos). Curiosamente las chicas no dejan de repetir que la violencia que sufren proviene precisamente de las instituciones... ¿Creen que puede explicarse de alguna manera el que exista este fuerte contraste entre lo que nos dicen las chicas y quienes proclaman actuar en su provecho?



“España no puede devolver a las víctimas de trata sin valorar los riesgos de esta devolución”, subrayó Carmen de Miguel, que explicó la importancia de conocer el contexto de procedencia de las víctimas, algo en lo que trabajan en Women’s Link con las investigaciones que realizan. Por su parte Ana María Estévez consideró imprescindible la existencia de un turno de oficio específico y la creación de una Ley Integral. Y habló de la prostitución, que genera en España cinco millones de euros al día y tiene unas redes muy bien organizadas que van por delante de la policía y la ley. Unas redes en las que las víctimas son cada vez menores –de 14, 15 ó 16 años-, pagan por el lugar que ocupan en las calles y están constantemente vigiladas.

Las intervenciones del público tras este panel fueron especialmente críticas con el papel de los estados en la trata, a los que se consideró responsables por fomentar la desigualdad y no dar protección a las víctimas.

El Congreso concluyó con la lectura de las conclusiones por parte de Carles McCragh, vicepresidente de la Fundación de la Abogacía Española, y la lectura del Manifiesto de Compromisos por parte de la secretaria general del Consejo General de la Abogacía, Victoria Ortega.