viernes, 9 de diciembre de 2016

Rueda de prensa de Hetaira: cuando los lobos cuidan a las gallinas

"La Ley de Seguridad Ciudadana es una manera encubierta de prohibir la prostitución en todo el espacio público, una forma de expulsar a las mujeres de la calle sin contar con su opinión, sin ofrecerles una alternativa y sin preocuparse lo más mínimo por las consecuencias negativas que provoca en las trabajadoras del sexo"

"Creemos que las políticas públicas deberían ir dirigidas a garantizar los derechos de las trabajadoras del sexo, no a criminalizarlas con legislaciones punitivas más típicas de regímenes totalitarios que de un Estado de Derecho"
Elisa, Colectivo Hetaira



Sin lugar a dudas, el Colectivo Hetaira es la asociación pro derechos más importante de España, con una capacidad de movilización, de acceso a los medios y a las instituciones que -si bien está todavía muy lejos de las organizaciones abolicionistas- no tiene igual entre todos los grupos o personas que buscamos una normalización del trabajo sexual.

Por ello me alegro mucho de que hayan convocado una rueda de prensa el pasado mes de Noviembre denunciando "la vulneración de derechos fundamentales y abusos de autoridad policiales por parte de miembros de la UCRIF que operan en Villaverde" (noticia que han recogido diarios tan importantes como de ideología tan diferente como El Mundo y Diagonal, incluso han podido explicarla en programas de radio como el de Radio Comunitaria). Hace años que pude constatar la existencia de tales irregularidades, que eran encubiertas sistemáticamente por las ONGs y los medios de comunicación. No creí que llegase el día en el que alguien fuese capaz de contar estas cosas abiertamente, exponiéndose a las "posibles represalias". Y es que como bien señala Mamen Briz, no es nada fácil dar la cara para denunciar a quienes vas a volver a ver en unas horas y tienen en sus manos todas las facilidades para tomarse la revancha.

Hetaira y Afemtras culpabilizan a las leyes sobre prostitución existentes de precarizar la situación de las personas que se prostituyen, causando en buena medida los problemas que padecen. Según dicen, las autoridades no estarían actuando de acuerdo a lo que se espera de ellas... y yo que creo que sí... hrhrhr.



Sin embargo me entristece el que a pesar de que tales abusos estén sucediendo tan cerca de nosotros y tanta gente asegure interesarse por las prostitutas, hechos como estos únicamente lleguen al público no directamente gracias a las personas implicadas sino sólo a través de una asociación que tiene los medios y contactos suficientes como para convocar a su sede a una serie de periodistas. Es la constatación de que existe un profundo abismo entre los asuntos de conocimiento público y la realidad. Por eso decidí abrir el blog, parece que lo que no se cuenta no existe. Y lo que ahora está relatando Hetaira ya lo vengo contando yo desde hace 8 años (cuando lo de Coslada). Y recordemos que otros casos similares (el del "Machota" en Marbella, la "Carioca" en Lugo o el que ha implicado al ayuntamiento de Palma de Mallorca este mismo verano) nunca fueron denunciados sino que acabaron saltando de una a los medios.




Como veis, no es que lo diga yo, Hetaira como asociación ha tomado la valerosa decisión de contar lo que realmente sucede en la calle (al menos, en parte). Denuncian "abusos por parte de algunos agentes de la unidad que se encarga de combatir la trata", que la "Ley se ha convertido en la herramienta perfecta para fomentar estos abusos de poder" y que se están perpetrando una serie de "prácticas fuera de la legalidad: insultos, vejaciones, amenazas y agresiones físicas" que "dañan seriamente la imagen y confianza en los CYFSE" ante las cuales los responsables políticos estarían respondiendo con "inmovilidad y desinterés".

Que lo haya hecho me produce un sabor agridulce. Me agrada porque como ya he comentado, hace tiempo vengo contando la existencia de actuaciones contrarias a derecho llevadas a cabo por quienes, en teoría, deberían velar por estas mujeres y preservar sus derechos. No estamos hablando de una riña o un enfrentamiento puntual, sino de que existe un clarísimo mal ambiente y palpable enemistad entre las prostitutas y los uniformados. Obviamente, quien haga una afirmación semejante ha debido verificarla y por eso Elisa nos cuenta que estos hechos les han sido reportados por "mujeres que no se conocen entre sí y presentan diversas características". Del mismo modo yo fui constatando que no eran situaciones particulares de algunas chicas sino una situación generalizada cuando una tras otra me contaban lo mismo (e incluso más, ya que con las que yo me relacionaba eran las rumanas, no las latinas). El que una asociación con la trayectoria y la relevancia de Hetaira avale mis propias aseveraciones es algo que me alienta. Ya estaba cansado de que en tantas y tantas charlas, jornadas y coloquios sobre prostitución jamás se tocase, ni de pasada, el principal problema que me comunicaban la mayoría de prostitutas que conozco.

Toman el slogan del movimiento despenalizador de los EE.UU., donde sí que formalmente se persigue a las prostitutas y se las considera delincuentes. ¿No les parece adorable el dibujo? La mano en lucha llevando los billetes, junto al símbolo del feminismo convertido en un corazón. Vaya pasada.


No obstante, se han quedado cortos. Ciertamente, la Ley de Seguridad Ciudadana es el respaldo legal que emplea esta serie de agentes... pero no el único. Hetaira, como grupo de izquierdas, rechaza esta Ley y me parece bien que lo haga. Pero es que he conocido a chicas extorsionadas también por los arts 117bis y 188 del Código Penal, de hecho fue a partir del 2010 (con la tipificación del delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual) que las extorsiones a chicas rumanas en la zona centro se dispararon. ¿O para qué pensáis que quieren sus números de teléfono? Ahora las chicas se han vuelto muchísimo más cuidadosas en sus comunicaciones, dado que saben que es muy probable que se las intervengan y amenacen a sus parejas de "proxenetas" o a las chicas que las trajeron o con quienes conviven de "tratantes". Además, no hay que olvidar que aunque acusen a delegación del gobierno de mentir y manipular (lo cual me creo... son políticos), ellas han hecho exactamente lo mismo. Desde Hetaira, a su vez, han engañado reiteradamente y por ello no me sienta mal del todo que prueben de su propia medicina (otra cosa que sólo sabemos quienes hemos mantenido un contacto continuado con esta asociación).

Lo que me resulta más inquietante de todo no es lo que suceda en la calle, que no es nada nuevo. Nadie en su sano juicio puede culpar a esa Ley de haber vuelto "locos" a los policías, eso se lleva haciendo toda la vida de Dios. Es la respuesta institucional de pachorra absoluta, como si no pasase nada, lo que verdaderamente me atemoriza. Y los policías, como si lo supiesen, responden que vayan a denunciar lo que quieran como sintiéndose invulnerables... Yo me digo... ¿Y si lo saben, y si Hetaira no descubre nada que nuestros políticos desconozcan? No creo que ningún policía, por cabrón que sea, se la juegue así si no sabe que PUEDE hacerlo. Por supuesto que habría que investigar si tales denuncias son ciertas (¿qué tal, señores periodistas, si por UNA vez les ponemos las cámaras ocultas a las putas para grabar a la policía y no al revés?), pero también si existe alguna conexión entre los agentes y las autoridades políticas pues como se comprobó hace unos meses en Palma SON UNA POSIBILIDAD MUY REAL. Además, no podemos olvidar que precisamente los agentes que las abolicionistas (premiadas con condecoraciones policiales) llevan a sus charlas vienen de la UCRIF, el grupo que supuestamente combate la trata. Vamos, que llegará el día en que todo acabe petando y se descubra el pastel porque ES DEMASIADO OBVIO. Yo por mi parte ya he dado la solución: que se establezca una unidad especializada en prostitución (nada de trata ni explotación sexual) compuesta EXCLUSIVAMENTE por agentes femeninas de nueva formación, que cuente en todo momento con supervisión judicial y que se reforme la legislación para tipificar únicamente las variantes coactivas de la trata y el proxenetismo (la prostitución forzada, vamos). Que se haga o deje de hacerse ya no está en mi mano.

Si desean escuchar en persona a las de Hetaira contando la situación que sufren las prostitutas debido a la violencia institucional, pueden hacerlo el próximo Sábado día 17 de Diciembre (Día contra la violencia que sufren las personas que ejercen la prostitución) a las 11:30 de la mañana en el Centro Cultural Dotacional Integrado Arganzuela (Metro Palos de la Frontera). Es un acto público y gratuito (aunque, curiosamente, no publicitado).