miércoles, 12 de marzo de 2014

La deshumanización de las prostitutas

"Soy una persona normal y corriente, sólo que yo hago un trabajo diferente a los demás, y me condiciona que yo no pueda vivir con las demás personas normales. ¿Es que yo no soy normal? Es porque los demás no me consideran normal, no porque yo no lo sea, que son dos cosas muy diferentes".
Margarita Carreras Roig, trabajadora sexual



Para poner punto final a la serie de entradas sobre la humillación y estereotipación de las prostitutas nacida de la polémica del "curso para ser prostituta" que tanto ha indignado a las feministas, quiero dejar claro a qué conducen los distintos enfoques que existen sobre la prostitución de la manera más sencilla y gráfica posible. La entrada de hoy la voy a explicar "con plastilina" para que llegue hasta al lector menos familiarizado.

En primer lugar, existe una minusvaloración que no se encubre, sino que se explicita de manera completamente abierta y que atribuye a la prostituta unas características tales como promiscuidad, suciedad o falta de inteligencia que llevan a burlarse de ella. La discriminación incluso es aplaudida y celebrada pues se supone que la puta no puede ser merecedora de otra cosa, como pueden ver en este programa de la Mega TV (canal de Miami) presentado por el humorista de origen cubano Alexis Valdés:




A nivel institucional nadie defiende esta postura, queda feo. Pero socialmente es una actitud muy extendida y conlleva un rechazo "natural" hacia la prostituta. Eso se concreta en que la persona que se prostituye recibe un reproche colectivo muchas veces informal (que le hagan el vacío, haya risitas y cuchicheos a sus espaldas, bromas y putadas para reírse a su costa... vamos, un aislamiento social) que puede minar mucho su moral y hacer que se sienta mal consigo misma y pierda su autoestima. La enseñarían que no merece el mismo respeto ni derechos que el resto de "gente de bien", lo que luego puede traducirse en claros abusos y discriminaciones (que no la dejen entrar en locales "decentes", cobrarla más de la cuenta o negarse a concederla préstamos o seguros o a alquilarla un piso...).




Una variante de este estigma también otorga a la prostituta una posición de marginalidad en la sociedad, pero no tanto desde el escarnio como de una falsa compasión y el escándalo bienpensante. Mientras la puta anteriormente es condenada por ser una persona frívola que "se lo habría buscado", ahora nos encontramos con que es como lo último en lo que puede "caer" una persona, algo que también es profundamente rechazable pero se debe más bien a causas externas como la pobreza, las drogas o las malas compañías.




Dense cuenta de lo que nos dice el cartel. ANTES tenía una hija. AHORA tengo una prostituta. La identidad de hija ya no es compatible con la de prostituta, la persona se ve expulsada de su entorno familiar y social. Es más, ya ni es vista como persona. Prostituirse no es una opción para salir adelante en la vida sino la condena al infierno en vida, y no se debe a las características en sí de esta actividad sino al castigo social que se recibe (al igual que les ha sucedido a las madres solteras o a los homosexuales). Por eso se entiende la reacción de una mujer en paro cuando al parecer un concejal le dijo que se "metiese a puta": no le está diciendo que pruebe una salida viable como han hecho muchas otras personas, sino que la importa una mierda. En la sociedad en la que vivimos sugerirle a alguien que podría prostituirse es un insulto.

Continuando por este camino llegamos a la visión predominante entre los cargos políticos, funcionarios policiales y feministas. La consideración de toda prostituta como una "víctima" de terceros, fundamentalmente mafias organizadas de proxenetas y desaprensivos clientes. Ésta resulta particularmente peligrosa ya que emplea una retórica aparentemente bienintencionada, ¿no se desea ayudar a personas con problemas? Se habla de "reinsertarlas", "rescatarlas", "liberarlas". Claro, se hace igualmente desde una posición de SUPERIORIDAD respecto a ellas: nosotros, los "expertos en trata", somos quienes tenemos que ir a sacarlas de ahí incluso aunque no quieran, porque además muchas de ellas "no se consideran víctimas" y son "difícilmente recuperables" (todos los entrecomillados son frases reales que pueden escuchar en el discurso abolicionista). Realmente lo que están haciendo es desautorizarlas, relegar su voz, convertirlas en un objeto pasivo (es "cosificiación" que luego nos achacan a los clientes).




La imagen de la prostitución que nos dibujan, entendida más bien como "esclavitud sexual", resulta grotesca. Se alarma a la sociedad vinculando la prostitución con uno de los más execrables delitos que podamos concebir, ¿y todo para qué? Pues para legitimar la intervención de los poderes públicos. A pesar de ser un crimen tan extendido también resultaría complicadísimo de detectar, por lo que únicamente podrían verlo las autoridades. Es lo de siempre, las autoridades nos dicen que ya lo hacen todo ellas que nosotros somos tontitos... por eso ven lo que no vemos, pero curiosamente no perciben lo que al ciudadano de a pié le resulta tan claro como la luz del Sol, ¿no será que el problema lo tienen ellos que viven en una realidad paralela? O peor aún, que nos toman el pelo, pero aunque uno se lo malicie hace falta demostrarlo.

A nivel práctico el resultado de la paranoia contra la "trata" lo que significa, como denuncian las propias chicas y buen número de académicos, estudiosos y feministas que se han acercado al tema, es la persecución de las prostitutas. Bajo esos elevados ideales y pomposos discursos, en la calle lo que hay son palos para las putas. "Combatir la prostitución" es, en realidad, ir a por las personas que la ejercen. Ya sea mediante redadas que buscan luchar contra la inmigración irregular (asegurando que cualquier migrante sin papeles ha sido "traficada"), inspecciones para defender los "derechos de los trabajadores" (acusando a los dueños de los burdeles de mantener una relación laboral con las chicas... que no pueden reconocer legalmente porque está prohibido), búsqueda de "víctimas de trata" que se saldan con las mujeres llevadas a la fuerza a dependencias policiales donde son coaccionadas para que denuncien y firmen declaraciones previamente redactadas bajo todo tipo de intimidaciones, o simples actuaciones que buscan incoar expedientes administrativos contra los prostíbulos por cualquier razón para mantenerles bajo la espada de Damocles. ¿No les causa extrañeza que lo que nos muestren una vez tras otra sea a chicas atemorizadas por los propios agentes tras tanto hablarnos del tráfico de mujeres y las redes de proxenetas? ¿Quieren ver a la mafia? Ahí la tienen con sus consecuencias, efectivamente estas mujeres son muchas veces "víctimas", sufren abusos y son trasladadas o retenidas contra su voluntad... pero digan por quién:




Por último, ante estos planteamientos tradicionales que tanto se parecen y que en último término conllevan el rechazo de la prostituta y la prostitución, existe una óptica alternativa que lo que propugna es su aceptación y el respeto más absoluto de lo que viene a denominar la trabajadora sexual y el trabajo sexual. El cambio en los términos proviene de un cambio de mentalidad. Es lo que se conoce como la postura pro-derechos (pro-prostitución para algunos autores) y trata de mostrar a estas personas como seres humanos totalmente normales e integrados socialmente, no esos "otros" de los que uno se ríe, se compadece o rescata. No, en este caso nos hallamos en pié de igualdad, la prostituta deja de ser ese ente desconocido y marginado para pasar a ser uno más, un IGUAL. Y es que lo son, puede ser una vecina, una amiga, un familiar... Así lo plasmó la campaña "Las trabajadoras sexuales también son personas" ("Sex workers are people too") de la ONG canadiense Stepping Stone:




Fíjense que cambio. Ya no hablamos de esas FANTASÍAS como la viciosa perdida que no sabe más que chupar pollas, ni la pobre desgraciada que hace lo que nadie quiere hacer o la esclava sexual sin voluntad, manejada por esas poderosas pero invisibles mafias de proxenetas. Ante esas caricaturas que nos muestran, lo que tenemos ahora es una persona TAN REAL COMO NOSOTROS MISMOS que es una hija/hermana/madre con familia, que tiene una VIDA más allá de su actividad profesional, que posee otras habilidades aparte de las sexuales... en definitiva, pasamos a hablar de una PERSONA. ¿Y qué se deriva de esta perspectiva, que además es la única que encuentra soporte empírico? Pues que por consiguiente es merecedora de RESPETO, se deben reconocer y garantizar sus DERECHOS y aceptar su VOZ Y CAPACIDAD DE ELECCIÓN tal y como muestra esta otra campaña denominada "Apaga la luz azul" (Turn off the blue light) concebida en Irlanda:




También podría interesarle las siguientes entradas:
· Música: I'm so whore 
· Música: puta
· Música: un cuerpo sin alma
· La discriminación, por Natalia Cervantes

12 comentarios:

No a las Fotos Falsas dijo...

Es horrible lo que esta pasando en este país, la extrema derecha junto a sus amigos de la iglesia están dejando de lado los derechos humanos e imponiendo sus derechos eclesiásticos, el que comete pecados ahora paga sus pecados en la tierra, ya no hace falta subir al cielo, pobres prostitutas, se acercan cada vez mas a la marginación por culpa de estos sin verguenzas, todas las manifestaciones, todos los derechos por los que están intentado luchar desde hace años a la basura por un gobierno corrupto, cliente X chapo por tu entrada

Zorg dijo...

Hola Cliente.

Como estas? Recién ahora pude hacer un vistazo a tu blog, ya que por un montón de asuntos ni me daba el tiempo.

Te quería presentar mi nuevo articulo sobre todas las falsas ONGs, ya sea de feministas, abolicionistas, de ecologistas y de otras especies, que cobran muy jugosas subvenciones del Estado y que después solo causan un gran daño a los propios ciudadanos.

Lo que propongo es que cuando toda esta impunidad llegue a su fin, que paguen por sus delitos y que todo su patrimonio que han adquirido a través del Estado que nos saqueaba a todos, sea apropiado(casas, coches, etc) vendido en una subasta al mejor postor y después sus fondos sean redistribuidos entre todos los contribuyentes según lo aportado. O sea se devolverá a la gente lo que se les han robado.

Se que aun estamos a años luz de que estos sea realidad, pero es un buen fin porque que deberíamos luchar. La Justicia esta por encima de todo y estos delincuentes tendrán lo merecido.



"Lo que espera a los farsantes de las ONGs".


http://larebeliondelvaron.blogspot.com.ar/2014/03/lo-que-espera-los-farsantes-de-las-ongs.html

Cristina Marchesan dijo...

Lo qu e les espera es que todos los paises van a adoptar la ley sueca de criminalizar la compra de sexo, y cuando eso suceda esten todos en red ustedes, los mafiosos explotadores de personas que estan haciendo marketing para su negocio, van a tener que inventarse otra.

Baboso dijo...

Señorita Cristina

¿Por qué no empieza usted persiguiendo el matrimonio tradicional? Esa es la mayor prostitución femenina.
Porque no está usted a favor (si es que no lo está, como supongo)del llamado "aborto civil masculino"? Es decir: un varón deja a una fémina preñada y se desentiende del feto. Y la ley no puede obligarle a afrontar ningún deber económico para con la criatura.
Porque supongo que usted está a favor del aborto femenino.

Y, señorita Cristina.
El sexo no se compra, se alquila. Y bajo las condiciones del arrendador.
Debería usted contarle todo esto a las arrendadoras de su sexo, a ver que les parece. Seguro que ellas no van a intentar quitarle a usted su puesto de trabajo.
¿Por qué no les ofrece usted un puesto de trabajo alternativo en el que puedan ganar 500/1000 euros al día? Es decir, lo que viene a ganar una arrendadora de sexo de nivel intermedio.
¿Por qué no persigue usted los clubes de "boys"? ¿Por que no persigue usted los vuelos repletos de señoras españolas que se van al Caribe y a Senegal de "viaje romántico"?

Saludes cordiales

Cliente X dijo...

Voy a hacer acto de presencia, q estoy desaparecido, jeje.

A todos mis amigos y lectores, gracias por pasaros por aquí, me encanta que comentéis, y veo que vuestras palabras están cargadas de razón.

Pero tb las de esta voz crítica, Cristina, pues es indudable que los gobiernos van hacia modelos cada vez más criminalizadores. Y si se ha comprobado que las principales perjudicadas son las propias prostitutas, lo q habría q preguntarse es... por qué lo hacen?

Baboso dijo...

Arriba puteros del mundo
En pie, falócrata legión

El feminismo retrocede
Es el fin de la opresión

Puteros del mundo, uníos!

Cristina Marchesan dijo...

Información muy importante acerca de uno de vuestros mas asiduos visitantes. http://crismarchesan.blogspot.com

Baboso dijo...

¡Joder con Zorg!

¡Que una cosa es ser putero y otra pederasta!

Yo siempre voy con señoritas mayores de edad.

Cliente X dijo...

A ver si además de Baboso también vas a ser estúpido. Qué pruebas aporta esta señora? Tan sólo acusaciones, si tuviera pruebas le habría denunciado. Lo has hecho, Cristina? Y fotos, que ha sacado de las redes sociales (por eso soy tan poco amigo de ellas, si alguien te quiere hacer daño se lo estás poniendo muy fácil).

Por otra parte Aldo no tiene nada que ver conmigo ni con este blog, que está abierto a todo el mundo. Incluso a quien viene a difamar y acusar a otras personas.

Y hay una cosa de la que Cristina habla en su blog que no puedo negar. Antes yo era negacionista de la trata y ahora reconozco que existe, es más, que sus proporciones son escandalosas tal y como afirman los abolos. Sí, es así. El problema lo teníamos nosotros porque no sabíamos que era la trata. Sencillamente consiste en el ejercicio de la prostitución por parte de una persona que haya cambiado de localidad, aunque haya consentimiento y aunque no exista ningún tipo de coacción.

Me descubro, en este punto habéis mostrado una inteligencia extraordinaria al retorcer la definición hasta hacerla del todo inoperante a la vez que conseguís que exista una percepción social sobre el término completamente distorsionada. Sois unos maestros de la propaganda.

Baboso dijo...

¡Jua jua jua!

Cliente X dijo...

Estoy hablando con Zorg/Artyom y me pasa este enlace sobre Cristina:
http://laverdadnopuedeserignorada.blogspot.com.ar/2014/01/cristina-marchesan-una-agente-del.html

Aldo Andonegui dijo...

Hola a todos.

Lo que acaba de publicar Cristina Marchesan son calumnias ridículas y sin prueba alguna contra mi. Pero la puedo comprender ya que esta muy furiosa conmigo.

Y es obvio, lo que hice es revelar su verdadera identidad, en que trabaja y a que tipo de actividades delictivas de dedica. Cristina Marchesan desde hace 25 años es una agente del Mosad(y no acuso a todo el Mosad, ya que conozco a otros agentes de esta agencia que están en total desacuerdo a lo que se dedica Marchesan) es de élite, tiene autonomía propia y recibe un generoso financiamiento.

No siempre trabajo para le Mosad. En los años 80' era una militante comunista y trabajaba para el KGB como su agente externo. Pero con la caída del muro siendo buena oportunista paso a ser reclutada por Mosad(es argentina de origen judío).

Y ahora voy a contar unas cosas muy importantes. En Argentina y muchos otros países si que cada año desaparecen muchas mujeres y sobre todo niños y adolescentes. Y estas desapariciones son reales y son muchas mas de lo que salen en los medios. Son muchísimas.

La escusa con la que justifica el gobierno estos crímenes es la trata con fines de prostitución. Pero todos sabemos que dentro de los prostíbulos no existe una sola mujer forzada a la prostitución.

Lo que si existe, es que existen numerosos grupos criminales integrados por ex policías y militares y coordinados y dirigidos por la gente de servicios secretos que responden al poder político que se dedican a secuestrar a estas mujeres y niños, generalmente de bajos recursos(ya que la gente pobre no tiene la vos para quejarse). Las llevan a lugares clandestinos y ocultos donde gente muy poderosa con mentes perversos y depravados pueden hacerle de todo. Violarlas y hasta torturarlas a su gusto.

Y esta gente poderosa suelen ser políticos(y tengo sus nombres), empresarios, jerarcas de Iglesia y hasta músicos y artistas famosos y con pasta. Estos sujetos le pagan a los grupos delectivos que los proveen del objeto de su deseo. Y algunas de sus victimas terminan asesinadas y enteradas en algún lugar donde nunca las encuentran.

Todo este cuento de la trata esta creado no solo para prohibir la prostitución y someter al hombre, sino también para encubrir a los verdaderos degenerados(y entre ellos incluso hay mujeres depredadoras) que hacen un daño irreparable a sus victimas, que caso todas son mujeres.

Y Cristina Marchesan dentro de esta red delictiva que solo en Argentina tiene alrededor de 1.000 efectivos ocupa un cargo jerárquico. Es el cerebro de la organización y se dedica a la coordinación general de las operaciones.
Y ademas de ser una de las dirigentes, que solo esta una escala abajo del máximo jefe de la organización, también por lo que me ha dicho la gente que la conoce, es que esta mujer si tiene gustos pedofilicos y ha llegado a abusar de menores secuestrados ne numerosas ocasiones.

Yo no tengo pruebas, pero esta información es la que se filtra de parte de otros agentes de inteligencia.

Acá tengo unos artículos dedicados a Cristina Marchesan:

http://laverdadnopuedeserignorada.blogspot.com.ar/2014/01/cristina-marchesan-una-agente-del.html

Y este también es muy bueno. 5.000 personas ya lo han leído:

http://laverdadnopuedeserignorada.blogspot.com/2014/04/la-verdad-del-asalto-anibal-fernandez.html