miércoles, 19 de febrero de 2014

Desplante de Paula Vip en la mañana de TVE1

"Las personas en ejercicio de prostitución hacen parte de esta sociedad, ¡respetemos sus derechos!"
Campaña institucional de la Alcaldía de Medellín, Colombia

"La degeneración ética de una sociedad que considera que la prostitución es un trabajo es evidente"
Lidia Falcón, abogada



Ahora mismo la comidilla en muchos medios es el "curso de puta" que la Asociación de Profesionales del Sexo (APROSEX) organiza este sábado día 22 en Barna. Incluso un rotativo tan importante como El periódico de Catalunya dedicó a este evento ni más ni menos que cuatro páginas en su edición dominical (día 16). Ya que es la típica noticia morbosa, han hablado de ella en las principales cadenas y el hecho al que me refiero en concreto sucedió ayer, día 18. Vamos a verlo:




Como ven, Paula fue invitada a hablar del curso y exponer sus planteamientos sobre la prostitución en un horario de máxima audiencia en una de las principales cadenas de TV de España. Una oportunidad única para combatir ese estigma y discriminación que dice que afecta a las prostitutas y que suele ser uno de los mayores inconvenientes de su trabajo. Por desgracia abandonó el plató dejando el campo de batalla en manos del enemigo, algo que comprendería de una persona sin tablas pero que resulta sorprendente viniendo de una activista tan bregada como ella.

Miren, la prostitución cuenta con muy mala prensa y si pretendemos darla a conocer tendremos delante nuestro esa enorme muralla de las ideas preconcebidas nacidas del moralismo y la desinformación. No podemos enfadarnos, tenemos que hacer pedagogía con paciencia y resignación, articulando un discurso lo suficientemente sólido y sensato como para desmontar la percepción social existente. No vale con indignarnos y levantarnos de la mesa, porque eso no lo podemos hacer en la vida real. En el día a día tendremos que enfrentarnos a muchas situaciones en las que quienes piensen así sean, como dice Concha, nuestros propios familiares. Y es a ellos a quienes tendremos que convencerles de que no somos unos malos bichos sino esas personas "normales" con las que siempre creían haber convivido.

Soberbia campaña de las autoridades paisas que se enfoca en promover el respecto hacia las trabajadoras sexuales. Efectivamente, eso es lo que demandan: derecho a una vida libre de violencia, al trabajo, a decidir sobre su cuerpo y por supuesto a no ser señaladas por la sociedad. Ése es el mensaje que Paula debería haber trasladado, acusando a Lidia de promover la violencia y discriminación contra las prostitutas al no reconocer sus derechos más elementales.



Donde muchos otros ven problemas, nosotros debemos hallar oportunidades. Pero esas oportunidades no llegan solas, sino que se van creando en base a nuestro esfuerzo y preparación. Y de ahí viene mi mayor desencuentro con Paula, por haberla aconsejado y corregido errores. Supongo que ya sabrán ustedes que desde hace casi un año no me trato con ella, todo iba perfecto hasta que en vez de besar por donde pisa como la legión de palmeros que pueblan su foro GuiaGeisha la señalé claras fallas en sus entrevistas e incluso contradicciones en las que incurrió. Y claro, la sentó fatal. Da igual que mi intención haya sido ayudar, la interpretación que se hace es que la estoy cuestionando así que en su línea habitual se enrabieta y se marcha.

Si esto no va de que nadie quede por encima de nadie, sino de apoyarnos mutuamente y trabajar de manera conjunta para conseguir los objetivos que compartimos. Quizá hoy yo la doy un consejo a ella, pero mañana me lo dé ella a mí. ¿Es que le hace a uno de menos? No entiendo esa soberbia. Pero bueno, a lo que vamos, a la ocasión desperdiciada.

He dicho hasta la saciedad que la sociedad tiene que escuchar a las prostitutas. Pero la misma aseveración es cierta a la inversa, las prostitutas tienen que escuchar a la sociedad. Una de las mayores carencias que tenemos quienes estamos inmersos en el mundo de la prostitución es que hemos naturalizado una serie de comportamientos e ideas que resultan totalmente chocantes para quienes desconocen nuestra realidad. Si queremos que nos entiendan, tenemos que hacernos entender. Es por ello que no sólo no deploro las intervenciones de Ónega y Falcón sino que las aplaudo. No porque esté de acuerdo con ellas sino porque expresan un sentir existente entre mucha gente, y si no nos gusta lo que piensan lo que no podemos hacer es berrear como Lidia o dar el debate por terminado como Concha. Hay que continuar el debate acercándose a las posiciones defendidas por nuestros rivales y emplear un lenguaje y una lógica que les sea accesible.

Muchas veces los mensajes más sencillos son los más efectivos. El discurso "laboralista" sobre la prostitución busca asimilarlo a cualquier otro trabajo, lo cual tiene un gran poder de convicción social y además se halla avalado por argumentos estrictamente jurídicos.



Así lo expreso en el mensaje que he dejado en su foro y que previsiblemente nunca tendrá respuesta. Ella es puta, Lidia no, en principio cuenta con una legitimidad de la que ella carece. Puede dejarla en ridículo en base a preguntas capciosas, como qué entiende ella por dignidad o que si no siente ella más vergüenza por decir lo que dice y prostituir sus ideas como genialmente expone la viñeta de El Roto. Es que esa mentalidad medieval de considerar una serie de "oficios viles" se halla totalmente superada. ¿No será lo indigno no respetar las decisiones personales y discriminar a una persona por razón de la actividad que desempeña? Por eso he puesto el spot de la Alcaldía de Medellín que incide precisamente en este aspecto. Además hasta puede darla en su propio campo, en el del Derecho, pues está vulnerando claramente la Constitución (en su Art.14) y puede decirla en toda la cara que lo que una sociedad digna no puede admitir es que se discrimine a las prostitutas como ella hace. Y lo mismo con Fernando, qué bien habría quedado al decir que compadece su ignorancia. Y que le invita a conocer a sus compañeras para que la próxima vez que hable lo haga con conocimiento de causa.

Sé que analizar estos programas a toro pasado es fácil y lo complicado es batirse el cobre ahí en vivo y en directo. Por eso no le quito a Paula ni una pizca del mérito que en justicia se merece. Pero joder, que ya tenemos una edad, que ya es hora de que se haya aprendido la lección. Me sabe mal que alguien que comparte mis mismas metas y planteamientos no dé todo su potencial. ¿Que hay gente con la que discutir es una pérdida de tiempo porque son más tercos que una mula? Cierto. ¿Que otros te entienden pero no quieren hacerte caso (como le sucede a ella conmigo, sin ir más lejos)? También. Pero a la TV no vas a hablar únicamente con los contertulios que tienes enfrente, sino con los millones de espectadores que te están viendo desde sus hogares. Cada minuto en los medios es ORO puro, ¡cuántas prostitutas desearían estar en tu lugar y no pueden, Paula! Tu dignidad está muy por encima de lo que diga una exaltada como Lidia, recuerda siempre que no ofende quien quiere sino quien puede. Podrías haberles dado un repaso de arriba a abajo pero al menos espero que la experiencia no haya caído en saco roto y aprendas de ella.
_______________________________________________________________________



Añado el mensaje que dejé en GuiaGeisha, no creo que Lidia actuase mal sino que hizo lo que se esperaba de ella. Estuvo correcta en su papel. Paula tiene que aceptar que la lleven la contraria, vivimos en una sociedad en la que subsisten arraigados prejuicios que no van a desaparecer por si solos. No hay que dar nada por sentado, ¿que crees que la prostitución no es ninguna degeneración? Pues para eso te llevan a la tele, explícalo, tú tienes esa posibilidad.



Nadie me ha pedido mi opinión y sé que a muchos os molestará. Trataré de no herir susceptibilidades y ser tan respetuoso como sea posible.

Quien diga que no se esperaba un arranque así o es muy ingenuo o es un mentiroso. No lo puedo decir de otra manera porque a estas alturas de la película sabemos perfectamente cómo funciona esto. Paula ha tenido una estupenda oportunidad y mi consejo hoy, al igual que hace casi un año en el primer programa de Ayanta, es que debe tener previsto este tipo de situaciones. Con esto NO la estoy desautorizando, ni pretendo decir mucho menos que no esté preparada o que no haga un dignísimo papel.

Vayan por delante mis felicitaciones a Paula porque su valor y capacidad de trabajo para llegar donde ha llegado han quedado ampliamente demostradas. Creo que el sólo hecho de dar la cara mostrando que no te avergüenzas de lo que haces y sabiendo que vas a encontrar el terreno sembrado de prejuicios y hostilidad habla muy a favor de ti. No te lo digo por dar coba, sabes que soy brutalmente sincero tanto en mis alabanzas como en mis críticas.

Cartel de la mencionada campaña de Medellín. Es posible que los poderes públicos realicen campañas de "concienciación y sensibilización" muy diferentes a las que nos tienen acostumbrados.



Partamos de la realidad, AUNQUE NO NOS GUSTE creo que todos convendremos en que la prostitución es una actividad muy estigmatizada, minusvalorada socialmente. No podemos cerrar los ojos, las cosas SON ASÍ. Y si vamos a estudios de radio o platós de TV tendremos que afrontar esta situación con calma y serenidad. No puedo creer que alguien que lleva siete años "de puta" se escandalice porque una desconocida diga que la aceptación social de la prostitución evidencia la degeneración ética de la sociedad. A mí "degenerado" me lo han llamado hasta mis propios padres, con quienes por cierto estuve un año sin hablarme. Paula, no te voy a decir qué hacer, eres mayorcita y tú sabrás lo que haces. Lo que sí puedo decirte es qué habría hecho yo.

Puedes dar la vuelta a sus argumentos. Te puso en bandeja la posibilidad de que, respetando los tiempos, la contestases en tu turno que lo indigno es la intolerancia y que precisamente ella y quienes son como ella son los causantes de la mayor parte de los problemas de las prostitutas. Que ese discurso que enarbola no sólo es mentira sino además sumamente dañino para vosotras. Que lo de la trata es un cuento chino más falso que una moneda de tres euros (o bueno, si aquí no quieres mojarte y circunscribirte al discurso políticamente correcto te doy margen, podrías decir que los porcentajes "están sobredimensionados" y que la inmensa mayoría de las chicas ejercen por voluntad propia, y puedes echar mano de los datos e informes de Hetaira) y su objetivo último es evitar el reconocimiento legal de la prostitución con la precarización laboral y falta de derechos y de seguridad jurídica que conlleva. Que no pueden esencializar la prostitución como un todo porque hay muchas prostituciones, y que la embustera es ella si no reconoce lo que tiene delante de sus narices (esta parte del debate te la llevarías de calle, todo el mundo entiende que hay que diferenciar, y ella al no querer hacerlo quedaría en evidencia). Y si además adornases tu intervención con referencias a informes policiales como los que ella comenta (no es complicado aprenderse un par de nombres de informes y de autores, y quedas genial) que lo que muestran es el que el porcentaje de "víctimas de explotación sexual" no llega ni al 1% según los informes de la propia Guardia Civil, y eso aceptando que se dan muchos "golpes en el vacío" (falsos positivos, presentación de casos de explotación sexual que luego no son tales como la Operación Afrodita), pues ya lo bordarías. Si ella recurre a la ONU tu puedes acudir a la OIT, que aconseja que la prostitución sea reconocida como un trabajo, y además siempre puedes enfrentar la realidad de la calle a la de la moqueta: ¿quién va a saber más de prostitución, las propias chicas o las señoras de despacho de las organizaciones internacionales que no han hablado con una puta ni por accidente?

El mensaje que los activistas pro trabajo sexual deseamos trasladar a la sociedad es sencillo, somos parte de ella: una puta también es una persona, una mujer, una trabajadora. La connotación sexual de la prostitución no le quita su carácter de trabajo. ¿Qué problema tiene el que sea remunerado? ¡Pues al igual que cualquier otro trabajo!



Paula, no nos sobran oportunidades en los medios y tenemos que exprimirlas al máximo. Yo hago todo lo posible por abriros puertas, como las entrevistas que te hicieron a ti o a Hetaira en EsRadio. TVE1 ofrece la posibilidad de hacer llegar nuestro mensaje a un público más amplio y ya debemos ir a los medios con un discurso fuerte y perfilado que no nos coja con la guardia baja, los experimentos y aprendizajes quedaron atrás.

Que el orgullo no te ciegue, yo te sigo ofreciendo mi colaboración plena para lo que sea. Creo que a pesar de todo me consideras una persona válida, preparada y que comparte tus mismos objetivos. Desde el corazón te digo que siento mucho que desaproveches estas valiosísimas ocasiones, que el tiempo pasa y no parece que avancemos porque somos incapaces de coordinarnos y que únicamente apoyándonos mutuamente lograremos sacar algo en claro.

Tengo mucha paciencia, pero el tiempo corre en nuestra contra.



Para seguir leyendo:
· Curso exprés para prostitutas (en castellano y catalá)

7 comentarios:

Baboso dijo...

Lidia Falcón Crest necesita que venga Mandingo y le eche un buen polvo.

astur-leonés dijo...

Mi opinión, esquemáticamente:

Intervención de Paula Vip:

Ella se explicó con mucha claridad -y creo también que con bastante sinceridad-.

Personalmente puedo estar de acuerdo con este curso sólo en el caso que el objetivo principal del mismo tenga que ver con la 'reducción de daños' de las mujeres que decidieran dar el paso de realizar "servicios" de prostitución.

No estoy de acuerdo, en cambio, si dicho curso se enfocase hacia una mayor profesionalización de esta actividad (entre otras cosas porque una actividad remunerada en la que los "trucos sexuales" que se realizan con los clientes (casi siempre hombres) son algo normal durante el desempeño de la misma, creo que difícilmente puede ser considerada un trabajo (tendría que ver más con la picaresca, en mi humilde entender).

-Intervención del periodista -y ex-seminarist- Fernando Ónega: Cuando ha hablado de compasión, etc. a mí me ha sonado paternalista.

-Intervención de Lidia Falcón: Creo que el feminismo que porta por bandera esta señora es deplorable. Me parece que ella vive bastante alejada de la sociedad real, es decir: de la diversidad de individuos que constituyen dicha sociedad y de los problemas reales (de índole socio-económica) que está padeciendo una parte muy significativa de esa sociedad.

Creo que su posicionamiento -algo dogmático y falto de conocimiento empírico de las realidades prostitucionales- acaba siendo dañino para el feminismo y para cualquier intervención o política que se pretenda en materia de prostitución.

Saludos cordiales.

Cliente X dijo...

Falcón y Ónega representan el discurso políticamente correcto, el que reproduce la casta política al completo. Quiero que me digáis cómo hubiéseis reaccionado. ¿Qué contestaréis ante las siguientes afirmaciones?

- Las prostitutas me producen una gran compasión y pena.

- La ONU rechaza considerar la prostitución un trabajo.

- La sociedad ha degenerado hasta tal punto que es capaz de aceptar la prostitución como un trabajo, eso evidencia que se halla enferma.

- La inmensa mayoría de prostitutas no ejercen por voluntad propia sino que son víctimas de trata, están esclavizadas por mafias criminales.

A ver, ponedle un poquito de ganas.

astur-leonés dijo...

Parte I.
- "Las prostitutas me producen una gran compasión y pena."

Fernando Ónega me parece que comete aquí el error teórico-metodológico que apuntó en su día la investigadora Gail Pheterson, a saber: tomar 'las prostitutas' como concepto al que atribuir una serie de características.
En mi opinión dicha generalización no sirve. Difícilmente se puede decir que las mujeres en prostitución le producen a un@ un sentimiento de compasión o pena.
Por ejemplo: de todas las mujeres y chicas en prostitución que yo me crucé, solamente una parte de ellas me hicieron sentir verdaderamente compasión o lástima. Esta compasión o lástima llegó a ser verdaderamente intensa en pocos algunos casos. Pero en otros muchos casos los sentimientos que me produjo el conocer un poco las circunstancias o problemas de aquellas chicas y mujeres fueron otros diferentes: preocupación, malestar, deseo de ayudarlas de alguna manera... Y con otras mujeres y chicas los sentimientos fueron otros: simpatía, antipatía, ternura, incomodidad, rechazo, sentimientos en conflicto, vergüenza, incomprensión.

En definitiva: que aunque por ejemplo el relato de vida de alguien como la Sra. Rius produzca en mí un sentimiento de pena hacia esta mujer -y malestar asociado a esa pena- con muchas otras mujeres en prostitución no he sentido eso. Considero por tanto que no es conveniente generalizar tampoco sobre dicha cuestión.

- "La ONU rechaza considerar la prostitución un trabajo."

Me gustaría conocer en profundidad cuáles son los argumentos expuestos por la ONU para defender este posicionamiento en relación a la prostitución. Me falta información al respecto y no puedo decir nada por tanto.

Sigue...

astur-leonés dijo...

Viene del anterior...

- "La sociedad ha degenerado hasta tal punto que es capaz de aceptar la prostitución como un trabajo, eso evidencia que se halla enferma."

No sé si se puede aceptar afirmación tan categórica como esta. Creo, en cambio, que se debe ser más moderad@ en las aseveraciones.
Sí creo que es posible afirmar que si la sociedad española acepta de manera generalizada la prostitución como un trabajo, es porque esta sociedad ha perdido en cierto modo la capacidad de crítica, o porque nos hemos convertido en una sociedad pasiva, algo atontada o indiferente hacia lo que sucede a nivel de lo colectivo o "social"; o individualista en un sentido equivocado; o con una importante desorientación en el plano de la ética, o ...

Es decir: que una sociedad más o menos sana y equilibrada debería interesarse y preocuparse más de los porqués de ciertos fenómenos. Así por ejemplo: del por qué en los últimos años se ha constatado un importante aumento de la demanda entre hombres jóvenes y sin pareja de relaciones con mujeres en contextos de prostitución. O también: una sociedad que debería plantearse seriamente si las difíciles y cada vez más problemáticas relaciones entre los dos sexos mayoritarios en número(hombres y mujeres) que la constituyen no será factor de peso a tener en cuenta para explicar el porqué del aumento del consumo masculino de sexo prostitucional en los últimos 15 o 20 años (¿o quizá más)?
Si la sociedad española se tomara en serio estas cuestiones quizás entonces empezaría a hipotetizar que no sólo el grupo de varones que no ha sabido/querido cambiar en función del cambio de las mujeres tiene responsabilidad en que haya aumentado la demanda y consumo de prostitución, sino que también la mayoría de las mujeres de las nuevas generaciones tienen su parte de responsabilidad en ese incremento. Puesto que esas mujeres en su mayoría son cada vez:

-Más exigentes con casi todos los hombres en todos los aspectos.

-Menos tolerantes con el más mínimo fallo que cometa el hombre. No dan ya segundas oportunidades.

-Menos claras: con la callada por respuesta y con el silencio, ejercen su poder, cortando con los hombres sin previo aviso.

-Indiferentes hacia la mayoría de los hombres que las rodean. Con sus amigas, hermanas, etc. se sobran y se bastan.

Y posiblemente más cosas que me dejo en el tintero.

- "La inmensa mayoría de prostitutas no ejercen por voluntad propia sino que son víctimas de trata, están esclavizadas por mafias criminales."

Esta aserción es falsa, como ya ha puesto sobradamente de manifiesto en este blog y en otros foros o documentos más o menos serios. Las víctimas de 'trata' -mujeres esclavizadas por las mafias- y las mujeres que se encuentran sufriendo situaciones de prostitución forzada (debida a terceras personas) son las menos. El porcentaje del total de prostitución que representa este grupo es pequeño según parece.

patpong dijo...

Falcón dice "traficadas", no se atreve a decir obligadas... Su discurso siempre ha sido el de la violencia (nos llama directamente violadores), creo que no el de la trata...

lucia tantra dijo...

Falcón fue intolerante, poco cauta, yo diría como si le llegara a lo personal, ¿falcón, su marido tiene amante?