viernes, 4 de enero de 2013

Beatriz Gimeno, feminista "anti-prostitución"

"La prostitución es una institución que afianza la desigualdad entre hombres y mujeres (…) El discurso regulacionista me parece muy pernicioso. No juzga ni valora lo que significa la prostitución en sí, como institución".

"Estoy porque el Estado como Estado sea claramente antiprostitución y que tenga políticas de igualdad-antiprostitución. El Estado es el que da legitimidad o no a una institución de desigualdad (…) No estoy por ninguna regulación porque una regulación legitima la prostitución y no quiero olvidar nunca que la prostitución es una institución que debe desaparecer, que ninguna ley debe legislarla".

Beatriz Gimeno, escritora feminista



"Estoy ya cansada de que personas que no han vivido la realidad de la prostitución desde dentro tengan la irresponsabilidad de divulgar ideas y tesis que traen como consecuencias más daños que beneficios".

Marien, prostituta y escritora, sobre Beatriz Gimeno



Lo prometido es deuda. Tenía pendiente dedicarle una entrada a esta señora y eso es de lo que hoy hablaremos. ¿Quién es Beatriz Gimeno? Pues una feminista, abolicionista de la prostitución, bastante heterodoxa. Comparte con las abolicionistas oficiales los planteamientos de partida (su valoración moral) de la prostitución: que supone una clara desigualdad sexual, que es una actividad que debe desalentarse desde el poder público debido a los valores que promueve (“institución sexista que serviría de refugio a la masculinidad más tradicional”) y que no podemos avanzar hacia una sociedad más igualitaria si aceptamos acríticamente su práctica en nuestra sociedad. En cambio se distancia de ellas en ciertos puntos clave, como en aceptar la libertad de quien quiera a prostituirse (sin que ello conlleve ningún reconocimiento de derechos laborales ni cualquier tipo de legislación que permita garantizar la protección jurídica de estas personas, claro) y en buscar que el discurso abolicionista no solamente sea predominante en las instituciones políticas sino también en la sociedad. Pero, sobre todo, lo que PARECE distinguirla de sus compañeras es su declarada voluntad de abrir el debate DENTRO DEL FEMINISMO. Así estaría dispuesta a escuchar a las regulacionistas (a quienes denomina "pro-prostitución", término que las feministas consideran insultante) e incluso, afirma, a las propias prostitutas (los clientes y los empresarios no parecen tener cabida en el debate) con el fin de crear un amplio frente de feministas y renovar el obsoleto discurso abolicionista.

Y es que para las feministas la prostitución se ha convertido en un tema que genera ampollas. Partidarias de una regulación y contrarias a ella llevan décadas discutiendo sin que haya visos no ya de unificar una posición al respecto, sino simplemente de llegar a acuerdos puntuales y limitados. Es más, parece que el debate entre ambos grupos se halle cada vez más polarizado pues ya optan directamente por evitar toda discusión, invitando a sus charlas únicamente a aquellas personas afines que ofrezcan la visión y versión propia. La exclusión de cualquiera que mantenga una postura divergente es absoluta, y si por lo que sea llegan a tenerse frente a frente hacen todo lo posible para quedar por encima de su interlocutora. Se grita, se interrumpe, se emplean malas maneras y sobre todo se repiten incansablemente los mismos dogmas que impiden toda posibilidad de entendimiento. Veamos qué nos dice:



Frente a semejante panorama, es bienvenido cualquier intento de acercamiento… siempre que sea sincero. Y lamentablemente creo que éste no lo es. ¿Por qué? Sencillamente porque ha tenido oportunidades para practicar lo que predica y no lo ha hecho. Que yo sepa, únicamente sigue acudiendo a charlas abolicionistas donde siempre se la da la razón. También sé con certeza que conoce las páginas y blogs de varias profesionales y no ha hablado con ellas. Y por último, si realmente quisiese conocer mejor el mundo de la prostitución trataría de acercarse a otros actores como clientes, empresarios o empleados de locales de prostitución.

No es creíble que critique el dogmatismo de sus compañeras cuando actúa exactamente igual: en su blog censura los planteamientos discrepantes, al igual que TODAS las abolicionistas, por muy educada y respetuosamente que se planteen. Este silenciamiento es el paso previo y necesario para la siguiente estrategia abolicionista, la deformación de la realidad. Sus engaños y mentiras únicamente pueden ser aceptados entre una audiencia desinformada, ignorante e incapaz (por ausencia de posibilidades o prejuicios ideológicos) de contrastar la información que le llega. En el vídeo adjunto a esta entrada pueden observar varios ejemplos de estas falacias: 

- Asegura que la regulación holandesa ha sido un fracaso debido a que un porcentaje mínimo de las prostitutas se ha dado de alta, permaneciendo el grueso de ellas fuera de la regulación. Bien, esto es cierto a medias. Efectivamente muy pocas trabajadoras sexuales han entrado al circuito legal, pero es que las extranjeras no podían hacerlo. La ley posibilitaba la prostitución legal de las prostitutas comunitarias, condenando al resto bien a abandonar el país, bien a la ilegalidad (lo que permitió que se cometiesen todavía más abusos contra ellas). El problema fue que esta ley se centraba en combatir la “trata” y no en defender los derechos de las personas que ejercían la prostitución, como denunció la criminóloga Dina Siegel. Luego claro, tiene razón en que para muchas no es un trabajo agradable pero sobre todo debido al estigma o rechazo social. Creemos que una regulación podría ayudar a promover la aceptación de este colectivo, al igual que lo ha hecho el reconocimiento de derechos a los homosexuales. Y desde luego que ellas, como cualquiera, no quieren pagar impuestos. Pero ahora me entero yo de que eso es voluntario, ¿de verdad no pagan ningún impuesto? ¿Es posible que con lo que nos exprimen al resto de contribuyentes a las prostitutas no las exijan ninguna obligación fiscal? A mí se me hace raro que nuestras autoridades sean tan condescendientes con ellas, no sé a ustedes.

- Otro de sus embustes más repetidos es que las prostitutas no desean una regulación de su actividad. De nuevo esto tiene una base real pero no es exactamente así. Podríamos decir que lo que no quieren es CUALQUIER regulación, o más en concreto una que sea contraria a sus intereses, que las perjudique. Eso lo dejó muy claro la prostituta italiana Carla Corso, que explicó que no quería regulación alguna porque era la administración quien promulgaba estas regulaciones y nunca había hecho una que las favoreciese. Así que mejor quedarse como estaban (virgencita, virgencita...). Pero la solución no está entre lo malo (la alegalidad) y lo peor (una legislación prohibicionista, por ejemplo), sino en conseguir que de una vez por todas se regule en beneficio de las prostitutas y no de los poderes públicos. Bueno, eso es lo que dicen los regulacionistas, pro-derechos o pro-prostitución. Yo en un primer momento no deseo que la Ley sea normativa estableciendo aquello que resultaría deseable (la abolición de la prostitución para unos, el reconocimiento de derechos para otros) sino meramente descriptiva: que refleje la realidad existente tal cual es para que no exista el actual desfase entre lo que a nuestras autoridades legalmente les está permitido hacer y lo que luego llevan a cabo. Para mí lo que cualquier legislación tendría que buscar antes de nada es que la actuación de la administración se ajustase a derecho, ése es el punto de partida en el que todos podríamos coincidir. ¿Por qué no empezamos por ahí?

- Una característica propia en las manipulaciones de los “anti-prostitución” es el continuo uso de la demagogia y del doble rasero, argumentos como los que emplean constituyen un verdadero insulto a la inteligencia de cualquiera (que no haya pasado por la LOGSE, claro). Voy a tomar como ejemplo el argumento de fuerza, central, de su discurso neoabolicionista. Lo de que cuando se regula la prostitución se normaliza, se ofrece como posibilidad y moralmente se legitima. Muy bien, señora Gimeno, como usted se define como “anticapitalista” y ha declarado ser contraria al trabajo asalariado porque supone el enriquecimiento del patrón a costa del obrero apliquemos la misma lógica que emplea usted. Regular el trabajo asalariado significa afianzar la subordinación del trabajador al capitalista, que perjudicamos a los trabajadores pues éstos no quieren pagar impuestos y, por encima de todo, estamos legitimando las desigualdades estructurales creadas por este sistema económico que usted y otros liberticidas como usted tanto detestan pero que les ha permitido vivir del momio. ¿No es así? Oiga, su pensamiento me parece impecable. Se lo digo en serio. Dado que ninguna regulación favorece a los trabajadores, quitémoslas todas. Desregulación completa. Venga, o follamos todos a tiramos la puta al río. ¿Qué hacemos, prima el “programa de máximos” de carácter ideológico según el cual todo tiene que subordinarse a nuestra visión de la sociedad (que la prostitución no se acepte moralmente, que el sistema económico no sea de libre mercado sino de planificación centralizada) o llegamos a un “acuerdo de mínimos” centrándonos en los problemas reales y más inmediatos de este colectivo? ¿Es positivo que exista un derecho laboral, una seguridad social, unas prestaciones de desempleo, etc para los trabajadores o todo eso lo que hace es sustentar al capitalismo? No es una pregunta retórica, hay comunistas convencidos que creen que las medidas socialdemócratas han resultado contraproducentes. No la pido nada más que tenga coherencia y un poquito de empatía hacia estas mujeres, que piense que ellas salen todos los días a ganarse el pan y a lo que hacen lo llaman trabajo. Y lo van a seguir haciendo le parezca a usted bien, mal o regular. ¿Mesentiende?

- Con respecto a la trata nos dice que la policía no puede entrar en los clubs, que no existen los mecanismos legales necesarios. Aquí ya no hay disculpa alguna, Gimeno miente descaradamente. La guardia civil está autorizada a entrar en cualquier local donde sospeche que se ejerce la prostitución aunque no tenga indicios de que se está cometiendo delito alguno de acuerdo a la famosa e infame (ahora diré por qué) Directiva 3/2000 (del 23 de Marzo del 2000 y actualizada el 17 de junio del 2004) sobre actuación contra la delincuencia relacionada con la trata de mujeres y la prostitución de menores, por la que "se ordenaba la inspección frecuente de los establecimientos donde se ejerce la prostitución, con el objetivo de fondo de prevenir la prostitución de menores y de procurar la desarticulación de posibles redes de trata de mujeres". En estas inspecciones el personal femenino de los Equipos Mujer Menor (EMUMEs) de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial (UOPJs) "se entrevista separadamente con las meretrices y conversa con ellas sobre su situación, informándolas de sus derechos y poniendo en su conocimiento la posibilidad de actuar en contra de sus explotadores". Además han servido para la obtención de datos que han permitido la elaboración por parte de la Unidad Técnica de la Policía Judicial de la GC una serie de informes criminológicos, de uso interno pero disponibles en internet, sobre la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Nuestro actual gobierno socialista (sí, gobierna el PP pero son socialistas) ha decidido seguir en la línea del anterior ejecutivo prorrogando el Plan Integral de lucha contra la trata con fines de explotación sexual, que como saben ustedes fue una de las iniciativas estrellas de Bibiana Aído en el 2008. De acuerdo al gobierno, durante el pasado Plan se llevaron a cabo 2.375 Inspecciones administrativas de lugares de prostitución en las cuales fueron detectadas 14.370 personas en situación de riesgo (putas, vamos). Como comparación, en el primer Plan (gobernando el de la ceja) apenas se realizaron 885 inspecciones y se identificaron 6.157 víctimas potenciales (forma de referirse a las lumis). Ah, y se financiaron 36 proyectos a ONGs. Esa cifra ha crecido hasta los 46. Entre ellos la “Estrategia Integral para la prevención, atención y erradicación de todas las formas de Violencia de Género” para Colombia con un coste de 620.000 €, el “Fight against trafficking in South Asia” (400.000 €), o el “Convenio de Fortalecimiento de Capacidades de las Instancias Gubernamentales y de la Sociedad civil para la protección integral de la niñez y la adolescencia con especial incidencia en trata y tráfico de niñas, niños y adolescentes en Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua” (1.151.806 €). Nombres tan rimbombantes como escasamente clarificadores, que me llevan a dudar de su utilidad real (qué digo dudar, si está claro que se lo siguen llevando crudo). Es curioso que para las mamandurrias de la casta no haya crisis ni recortes.

¿Por qué estoy en desacuerdo con esta directiva? ¿Es que soy acaso un aliado de los proxenetas que desea fomentar la trata y la esclavitud sexual? Claro que no, sino que como reconoce la misma Gimeno (hasta una abolicionista lo dice, imaginad lo que callarán) “la violencia que ejerce el Estado sobre una prostituta es mayor que la que ejerce un cliente”. Y es que cuesta mucho que las abolicionistas admitan la existencia de abusos policiales aún cuando en la misma charla comentan abiertamente lo de que la policía las pega y las viola (última parte). Ese reglamento ha supuesto que las “inspecciones administrativas frecuentes y sistemáticas” realizadas “sin esperar a que haya denuncia ni sospecha de infracciones o delitos” se hayan convertido no en un instrumento de protección a las que llaman victimas, sino de extorsión tanto a ellas como a los empresarios. Es lo mismo que sucede con el artículo 188 del Código Penal, que sirve a los agentes para amenazar a las chicas con llevarse detenidos a sus familiares y compañeros sentimentales. Hoy por hoy, en España, la legislación vigente favorece a las redes organizadas que explotan a las mujeres que se prostituyen. ¿Están ustedes de acuerdo, señoras abolicionistas? Si quieren colaborar conmigo adelante, tienen las puertas abiertas. Pero si desean seguir respaldando a los delincuentes sigan el camino que llevan.

Acabo añadiendo una entrevista a esta escritora, para que conozcan más a fondo sus ideas:




Graciela Atencio - Feminicidio.net - 23/09/2012

Beatriz Gimeno, autora del ensayo La prostitución, advierte en esta entrevista de los riesgos que supone la regulación: “no beneficiaría a las mujeres que la ejercen sino a los empresarios que buscan imponer sus intereses económicos”.



España, Madrid - Su vida gira en torno a la escritura. Beatriz Gimeno, madrileña de 50 años, publica en distintos géneros y registros con frecuencia. No hay un solo día que pase sin escribir, ya sea en su blog sobre política y feminismo, en el personalísimo, en el periódico El Plural, en Pikara Magazine, en su perfil de Facebook y en su libreta, que siempre la acompaña pegada a su mano. Escritora, poeta, articulista, conferencista y bloguera, tiene en su haber 10 libros publicados. Sus dos últimas obras editadas, la recopilación de poesías Al menos flores, al menos cantos (Izana, 2012) y el ensayo La prostitución (Bellaterra, 2012) fueron muy bien recibidas por sus lectoras y lectores. Gimeno combina la escritura con el activismo y no concibe pasar por este mundo sin implicarse políticamente. Militante feminista y de los derechos LGTB desde muy joven, su activismo y compromiso con las causas que abraza le permitieron alcanzar una meta: fue una de las fundadoras de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) en España y desde allí, durante la época que ocupó la presidencia, dirigió y participó de la campaña política y las negociaciones que culminaron en la aprobación de la ley de Matrimonio Igualitario en 2006 y de la Ley de Identidad de Género en el 2007.

Recientemente creó la Red Ecofeminista junto a otras activistas. No se corta ni se autocensura a la hora de criticar y cuestionar las políticas neoliberales en Europa ni a la clase política que gobierna en España. La entrevistamos en un café ubicado en una de las zonas más bellas de la ciudad, el Madrid de los Austrias, en el marco del lanzamiento de la Plataforma E-learning de Feminicidio.net, Beatriz Gimeno coordinará el curso: La prostitución. Aportaciones para un debate abierto. Muestra entusiasmo e interés en que el debate se pueda extender a un amplio sector de la ciudadanía, no solo española, sino global y especialmente latinoamericana. Tiene curiosidad en conocer otros puntos de vista y posicionamientos subjetivos frente al tema.

- Desde tu punto de vista: ¿qué función cumple la prostitución en la era del capitalismo global? 
- Creo que hay dos sistemas, el patriarcado y el capitalismo, ambos obtienen beneficios de la prostitución y ambos están entrelazados. La prostitución es un gran negocio mundial al nivel del tráfico de armas o el de drogas. No somos conscientes de la cantidad de dinero que se mueve en torno a esta actividad. Cuando hablamos de prostitución se toca a muchísimos negocios adyacentes. Por ejemplo, los anuncios en periódicos y en internet, los locales de alterne...incluso no podemos dejar de tener en cuenta el turismo mundial, las cuestiones inmobiliarias en algunos barrios de ciudades ricas que se benefician; como a montones de empresas que a lo mejor no consideramos que se dedican directamente a la prostitución pero que tienen que ver, desde teléfonos eróticos hasta hoteles de paso. Esto solemos dejarlo fuera del debate. Las feministas nos centramos en los derechos de las mujeres, obviamente es lo más importante pero a veces no aplicamos la misma valoración o criterios que aplicaríamos a otros negocios. Es ingenuo pensar que con la prostitución no se está haciendo una enorme campaña, por ejemplo, a favor de la legalización. La industria de la prostitución es un inmenso lobby económico que está utilizando dinero, como hace cualquier lobby, para obtener voluntades políticas.

- ¿Sirve la prostitución como actividad para paliar la crisis? 
- En algunos países es un factor económico importante.

- ¿En España no lo es? 
- En cualquier lugar la prostitución es un negocio del que se obtienen importantes beneficios económicos. ¿En qué sociedad vivimos? En una sociedad neoliberal. ¿Y a quién beneficia la regulación de la prostitución? Fundamentalmente a los empresarios. También es ingenuo pensar que una regulación del sector favorecería a los mujeres que se prostituyen. Todas las regulaciones en el sistema capitalista están hechas para favorecer a los empresarios. Esta no es distinta. ¿Para qué se hacen las regulaciones? ¿A quiénes benefician? En España, la prostitución al estar alegal, de alguna manera, dentro de unos limites, digamos que es posible, todo muy entrecomillado, que sí haya mujeres prostitutas que se beneficien ellas mismas de su actividad. En el momento en que se regule, pasarán a poder ser legalmente explotadas por los empresarios. Eso es lo que ocurriría si se regulara. 

- Tu ensayo sobre la prostitución tiene la originalidad de plantear ir más allá de abolir o regular. Propones que los dos sectores del feminismo enfrentados, tendríamos que ser capaces de formar un frente común para combatir la prostitución. 
- Bueno, más que combatir la prostitución, porque hay feministas que no están de acuerdo con combatir la prostitución voluntaria, yo sí que creo que hay un trecho por recorrer si consiguiéramos debatir sincera y tranquilamente. Que fuera un debate en el que escucháramos los argumentos ajenos y se escucharan los tuyos, en lugar de que sea una cuestión puramente emocional. El tema se ha convertido en un no-debate. 

- También tendríamos que ser capaces de extender este debate a toda la sociedad, ¿no? 
- Considero importante que seamos capaces de encontrar un acuerdo respecto a algunas cuestiones dentro del feminismo. 

- ¿Qué puntos de acuerdo podrían encontrarse? 
- En la trata, en teoría estamos totalmente de acuerdo. Sin embargo, en la focalización de si la prostitución es un trabajo o no, si es voluntaria o no, no hay acuerdo. La trata es el principal problema o quizás sería el más urgente a resolver; las mujeres que están esclavizadas, que no se las deja salir de los burdeles, aquellas a las que se las golpea, se las viola...Todas estamos de acuerdo en que es un delito, que debe estar prohibido y perseguido. Nos podemos preguntar si se está persiguiendo lo suficiente. Es obvio que no. Hay montones de “puticlubs” en las carreteras que todos vemos cuando viajamos por España, donde no entra la policía a averiguar en qué condiciones están las mujeres que se prostituyen. Ahí habría otro punto de acuerdo: no se está haciendo lo suficiente en la lucha contra la trata de mujeres.

- ¿Por qué no nos podemos sentar a dialogar y a debatir abolicionistas y regulacionistas? Me tocó en un par de ocasiones en Madrid ver cómo se insultaban y se gritaban unas a otras. Vaya manera de poner en práctica nuestro discurso feminista entre nosotras. 
- El tema de la prostitución se ha enquistado de una manera terrible, todas las mujeres con las que he hablado sobre este tema, a no ser que sean personas que se dediquen a la prostitución, se lo toman así. Es una cuestión muy emocional, nos toca profundamente. Hemos llegado a un límite en el que es imposible debatir sobre esto. Incluso hay violencia verbal. A mí también me ha pasado y me pasa a veces cuando estoy en un debate o en una mesa junto a otras ponentes...me siento mal.

- ¿Te sientes interpelada? 
- Sí y mis respuestas me hacen subir el tono de voz o me exalto. Le he preguntado a una amiga regulacionista y me dice que le pasa lo mismo, que ella y yo podemos estar conversando pero cuando estamos en un debate la situación cambia. No hay manera de tener un debate tranquilo sobre el asunto. Por eso dedico una parte del libro al debate en sí. Hemos hecho de ello una especie de cuerpo, de anclaje de nuestra entidad feminista.

- También es un acto catártico poder expresar y manifestar emociones públicamente. 
- Sí, pero caemos en las divisiones: una es regulacionista o es abolicionista y ese es su ser feminista digamos. Creo que hay que romper con eso. Al final lo que va a pasar es que quienes impongan sus puntos de vista sean los empresarios, que es lo que sucede en casi todo el mundo debido a que el feminismo no es capaz de tener una postura común sobre el asunto. 

- ¿El Estado español es proxeneta? 
- No hablaría en esos términos. El Estado español, como todos los Estados europeos, es según le venga. La historia demuestra que primero ha sido abolicionista, luego regulacionista, luego otra vez abolicionista. Vemos que todos los Estados europeos hacen ese camino dependiendo de factores como quién gobierne, si hay feministas en el poder o no. E incluso en el fondo los factores que influyan pueden no tener nada que ver con los derechos de las mujeres que se dedican a la prostitución o con el feminismo. 

- ¿Consideras que la Unión Europea está ahora en condiciones de adoptar una política común sobre este tema? 
- No. Leía ahora mismo, antes de la entrevista, que nueve países se niegan a imponer cuotas para la presencia de mujeres en empresas; era una política supuestamente común... pues nueve países se han rebelado. Imagínate lo que pasaría con la prostitución... los empresarios del sexo tienen mucho poder en algunos países. 

- Y tendrán su lobby, supongo. 
- Claro, es que todos hacen lobby incluso aquí, a través de asociaciones. No los conozco ni voy a acusar a nadie pero insisto: sería ingenuo pensar que no se promocionan. Están asociados pero no se muestran mucho como sector. Estoy convencida de que emplean dinero a través de asociaciones pro-regulación y de que tienen estrategias de publicidad para imponer sus intereses. 

- En tu libro dices que lo que importa en la prostitución es la desigualdad del marco, no el consentimiento. Sus causas son la división sexual del trabajo y la construcción de una ideología que naturaliza la diferencia. Dices que es ahí donde debemos incidir. ¿Cómo? ¿Podemos pensar en prácticas liberadoras desde el movimiento feminista?Esto me parece importante para saltar del discurso a la acción. ¿Cómo dejar de tratar a las prostitutas desde el asistencialismo y el victimismo? ¿Cómo respetar la voluntad de quienes se prostituyen libremente cuando sabemos que dinamitan la Igualdad y en el ejercicio de la prostitución es imposible salir de la opresión?
- La tesis de mi libro responde estas preguntas. No tiene importancia si uno se dedica voluntariamente a esto por necesidad. Digo, voluntariamente entre comillas. En teoría, en el capitalismo, para las personas que somos anticapitalistas, todo consentimiento está viciado, nadie consentiría su propia explotación pero convivimos con eso constantemente. La gente es explotada y nosotros no pretendemos acabar con sus trabajos, sino que pretendemos que sus condiciones de vida mejoren, aunque el objetivo final marxista es acabar con la explotación y con el salario. Uno no dice que haya que acabar con el trabajo de los barrenderos o las señoras de la limpieza que son explotados. Pues lo mismo podría decirse de la prostitución. Deberíamos dejar ese debate, que se ha quedado antiguo y que además la gente no lo entiende ni le llega. Insistir en el consentimiento no conduce a ningún lado. Cuando decimos: “no se puede consentir, ninguna mujer quiere ser voluntariamente prostituta”. Y sale una mujer que dice: "Pues yo sí quiero”, te dinamita el discurso ante la opinión pública. Hay que moverse de ahí y ver que el problema de la prostitución no está en el consentimiento, no en si es un trabajo o no -que también daría igual- sino en lo que significa la institución en sí y en las dificultades que plantea para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres. En cómo afecta nuestras relaciones con los hombres o las relaciones de los hombres con nosotras. ¿Qué enseña la prostitución a los hombres? ¿En qué lugar coloca a las mujeres? Deberíamos centrar el debate más en la institución que en las condiciones particulares.

- La prostitución también afecta a la construcción sexual de la realidad, la masculinidad, la feminidad... 
- ¡Claro! ¿Qué aprenden los hombres con la prostitución? Es decir, ¿qué significa la institución para la Igualdad?¿Es posible la Igualdad con la existencia normalizada de prostitución? Yo creo que no y que además esto se puede demostrar.

- Entonces hay que incidir más en el orden del discurso. 
- En el orden simbólico aunque no por eso tienes que dejar de trabajar en la praxis. La única manera de acabar con la prostitución es luchando por la Igualdad de derechos. La prostitución existe hoy quizá más que nunca.

- ¿Por qué crees que sucede esto? 
- El feminismo ha hecho que muchos hombres necesiten de la prostitución. 

- ¿Te refieres a que ha generado un efecto paradójico y reactivo? 
- Sí. Estoy convencida de que el feminismo ha ido socavando el sentido de masculinidad de algunos hombres que ya no pueden gritarle a la mujer como antes ni controlarla, que luego van al trabajo y tienen una jefa...

- A muchos les gustaría domesticar a las mujeres sexualmente ¿no? 
- Todo junto. Les gustaría domesticarlas social y sexualmente siguiendo los cánones de la subjetividad masculina tal como la han aprendido ellos. De ahí que muchos hombres necesiten espacios y relaciones donde puedan ejercer esa masculinidad tradicional. Creo que esa es una de las razones por las que ha crecido tanto la prostitución. Además los clientes dicen esto en las encuestas. Ya nos les gusta la prostitución occidental regulada porque las prostitutas ponen límites o tienen protección, por ejemplo como pasa en Holanda; quieren hacer una cosa y la prostituta dice: "no, esto no" y toca un timbre, aparece un guardaespaldas y los echa. Ellos se quejan: "es que parecen profesionales". Y sí, ellas son profesionales. Entonces muchos hombres occidentales de los países ricos se van a buscar niñas o jovencitas al sudeste asiático o a América Latina.

-Pero entonces la prostitución cumpliría una función fundamental para la masculinidad como violencia sexual.
- No lo sé...no toda prostitución es violencia. Lo llamaría dominio en lugar de violencia. Todo el mundo entiende la violencia física pero con otros tipos de violencia los límites no están tan claros. La prostitución constituye un papel fundamental en la construcción de la subjetividad masculina como una subjetividad que puede someter sexualmente a una mujer cuando lo desee. En la autopercepción de ser hombre, él piensa que se lo merece y que por tanto tiene que haber un contingente de mujeres a su disposición cuando lo desee.

- Esto para las abolicionistas es una forma de violencia de género. 
- Sí, lo sé, lo sé y sí que lo es pero es necesario distinguir. Hay un problema en decir que "siempre es violencia". Entonces: ¿cómo distinguimos la violencia física de otras violencias? Si todo lo que les pasa a las prostitutas está atravesado por la violencia, ese discurso hace muchas veces que las prostitutas que son golpeadas o violadas, que las hay, no puedan ir a la policía o a los juzgados a poner una denuncia. Si tú dices que toda prostitución es violación, no distingues la violencia simbólica de la violencia real, no matizas. Si todo es violencia, entonces nada es violencia. No toda prostitución es violencia física aunque sí simbólica. No todo acto prostitucional concreto tiene por qué ser violento pero la institución en sí ejerce sobre todas las mujeres una violencia simbólica con la que es imposible avanzar hacia la Igualdad, conseguir la Igualdad. La prostitución es una institución que afianza la desigualdad entre hombres y mujeres. 

- Siendo realistas, ¿se puede vivir en una sociedad sin clientes? 
- ¿En una sociedad sin clientes? ¿Siendo realistas? No, en una sociedad como esta no. Tendría que ser una sociedad igualitaria, donde el patriarcado no existiera. Estamos muy lejos de eso.

- Pero en Suecia, la política de abolir la prostitución ha dado buen resultado. 
- Suecia no es ningún paraíso. Es cierto que se trata de una política de Estado allí y algunas feministas en el poder han hecho del abolicionismo de la prostitución algo prioritario. Sin embargo, en Suecia persisten altos índices de violencia de género. Por eso hay que insistir mucho en que las políticas son necesarias, están muy bien, pero mientras no ataques el aspecto simbólico de las construcciones de la subjetividad no vamos a conseguir grandes cambios. Tú puedes imponer políticas y habrá que imponerlas, además las políticas enseñan a la población, son didácticas, todo eso está muy bien, pero hay que conseguir que los hombres no violen a las mujeres porque no lo desean y no porque está prohibido. 

- Si la regulación no ha funcionado: ¿por qué insisten las regulacionistas?¿Por qué no tienen en cuenta los informes, estudios y las críticas que hacen las organizaciones de derechos humanos? 
- Por muchas razones. Una parte del discurso de las personas que opinan de la prostitución es emanado directamente del lobby empresarial. Los empresarios quieren imponer el tipo de regulación que a ellos les conviene. Esa es una parte del discurso que llega a través de los medios de comunicación. Luego hay otra parte sostenido por asociaciones regulacionistas; ellas dicen que no desean la regulación impuesta por los empresarios, recalcan que no ha funcionado y que no es la que ellas quieren. Y luego hay otra parte bastante importante de gente que no sabe lo que supone la regulación. No todo el o la que discute de prostitución es experta, no es nada malo esto pero la regulación sigue teniendo un halo de que favorece los derechos de las mujeres: eso no es cierto en todos los casos. Las regulaciones han perjudicado a la mayoría de las mujeres, especialmente a las más débiles en los países donde se ha regulado. Además pienso que en este contexto quizá no sea posible otra regulación que la que favorezca a los empresarios.

- Entiendo que no ves otro camino que la explotación sexual en el caso de la regulación de la prostitución. 
- No soy la única que piensa así. Algunas mujeres que se dedican a la prostitución sostienen que lo mejor es estar no reguladas. Creo que es lo mejor para ellas, lo podríamos hablar detenidamente, no tiene porque haber un marco regulatorio... Estoy porque el Estado como Estado sea claramente antiprostitución y que tenga políticas de igualdad-antiprostitución. El Estado es el que da legitimidad o no a una institución de desigualdad. Pero dicho esto, que es para mí lo importante, como la prostitución existe, es una realidad y está en las calles y el Estado no puedes dejar a esas mujeres sin nada, sí que creo que ellas deben ser sus propias dueñas, sin empresarios ni proxenetas ni chulos que las sometan.

- ¿Es posible legislar esta posición? 
- Sí que es posible, es una legislación menor. No estoy por ninguna regulación porque una regulación legitima la prostitución y no quiero olvidar nunca que la prostitución es una institución que debe desaparecer, que ninguna ley debe legislarla. No es necesario legislar todo en la vida. Un Estado no tiene que inmiscuirse, en el fondo, más allá de lo que la prostitución políticamente signifique (como feministas sabemos lo que significa); sería un acto sexual consentido entre dos personas adultas y no hay porqué legislar nada. Que luego ella cobre o no cobre no nos tendría que importar. Como feministas sí, en lo que tiene que ver con la institución pero en el ejercicio de su libertad, es la decisión de cada mujer.

- Sí pero las abolicionistas te dirían que tú tienes que garantizar también como Estado que no haya violencia contra esas mujeres y la única manera de hacerlo es aboliendo. 
- Puedes prohibir el proxenetismo, puedes prohibir las empresas, prohibir y cerrar los prostíbulos. Puedes formar a la policía para que sepa que cuando una prostituta va a denunciar una violación o malos tratos es igual que cualquier otra mujer.

- ¿Qué va a pasar en España con la prostitución? ¿Se va a regular? 
- No lo sé, la verdad. Hace poco tiempo hubiera dicho que se iba a regular y que el discurso regulacionista estaba ganando claramente la batalla. Ahora ya no lo veo tan claro y me alegro porque a mí el discurso regulacionista me parece muy pernicioso. No juzga ni valora lo que significa la prostitución en sí, como institución. Las abolicionistas se están modernizando y cambiando su discurso por uno más actual. Antes conectaban con mucha dificultad con gente más joven, creo que esto se ha modificado y que van incorporando cuestiones. Ha habido un reajuste de posiciones, ya no tengo tan claro que el regulacionismo gane la batalla entre otras cosas también, y quizás sea lo más importante, porque las regulaciones han sido un fracaso allí donde se han aplicado. 

- En Australia, Holanda y Alemania por ejemplo. 
-En general la regulación en esos países ha sido desastrosa para las mujeres que se prostituyen. Y desde el feminismo ¿cómo vas a combatir el sexismo regulando la prostitución? Es la institución sexista por excelencia, tú no puedes estar dando cobertura simbólica, social y cultural, dando legitimidad a una institución sexista. No es posible ni pensable en ese marco combatir el sexismo. Es otra de las cuestiones por la que estoy en contra de cualquier regulación. Otra cosa es preguntarnos cómo nos enfrentamos a una institución sexista que va a tardar en desaparecer; cómo mejoramos la vida de las mujeres que están inmersas en la prostitución, que existen y que tienen todo el derecho a buscarse como puedan la vida. Pero, ¿darle legitimidad? Eso es un suicidio para la lucha por la Igualdad. 

- La mayoría de las mujeres que se prostituyen en España son extranjeras, migrantes que vienen de países más pobres ¿Deberíamos cuestionarnos nuestra situación de privilegio desde una ética feminista? ¿Son esas mujeres “las otras”? 
- Sí, sí, claro. En el estigma son las otras.

- Pero en el listado de la ética feminista esta autocrítica no figura. Las feministas blancas, occidentales de países ricos, ¿no deberían impulsar esta causa como una prioridad? 
- ¿Por qué presupones que no hay autocrítica? Para algunas, para muchas feministas europeas esta causa es una prioridad. Pienso mucho en esto, no creas... Me plantea dudas. ¿Hasta dónde llega el racismo y hasta dónde el clasismo? ¿La otra es otra por ser pobre, por ser negra o mestiza o por venir de otra cultura? Todas estas cuestiones están entrelazadas. A veces lo que se llama racismo es puro clasismo. Cuando una es rica da igual que seas negra, no te vas a encontrar ningún problema en ningún sitio. El racismo, el clasismo y la xeonofobia existen en Europa pero los límites son difusos. La otra es otra por todos estos componentes y claro que desde la ética feminista debemos ser solidarias y acompañar a estas mujeres en la lucha por salir de la opresión. Hay un tema ahí que no he tratado en el libro y que me he apuntado porque me interesa mucho.

- ¿Cuál? 
- Las similitudes entre prostitución y servicio doméstico... históricamente y ahora.

- ¿De eso va tu próximo libro? 
- No lo sé. Pudiera serlo. Tengo varios proyectos en mente. Escribir le da sentido a mi activismo. Bueno, en plural, las feministas necesitamos nutrir nuestro discurso para volcarlo en el activismo.



Para seguir leyendo:
El debate sobre la prostitución, en Pikara Magazine (revista feminista).
Reseña de su libro "La prostitución" en Terc3ra Información (web de extrema izquierda).
La eficacia de los abolicionistas.
¿Es posible el debate con los abolicionistas?

36 comentarios:

patpong dijo...

Cliente, le he mencionado tu nombre varias veces a la Gimeno en su blog, y nada, se empeña en ningunearte, como si ella jugara en otra liga. Lamentable. (Yo firmo como Polemós).

http://beatrizgimeno.es/2012/12/29/que-sea-feliz-el-2013/#comments

El aburrimiento tiene un prestigio académico indudadble, y eso es algo que no te perdonarán, tu amenidad, aparte de que dices grandes verdades.

Pero bueno, ella como máximo llega a los quince comentarios por entrada y tú puedes llegar sin problemas a los cien. Yo creo que el público no es tonto.

Un cordial saludo

patpong dijo...

Venga, Asturiano, defiende a tu amazona.

Anónimo dijo...

Muy floja la entrada, me has decepcionado...

Rijoso baboso dijo...

Creo que la Gimeno se equivoca en una cosa: los hombres van al trabajo y se encuentran con una jefa. Y vuelven a casa y se encuentran con otra.

Rijoso baboso dijo...

Patpong, te secundo en el blog de la Gimeno. Yo firmo como "Baboso".

moscú dijo...

Cliente X, me parece muy fuerte que llames "socialista" al actual gobierno PPero y de derechas, el mismo que está iniciando ya la desregulación del mercado laboral con reformas, el que quita la tarjeta sanitaria a los inmigrantes, el que ha aprobado un decreto para que los de Eurovegas apenas paguen los impuestos (que claro, los impuestos los pagarán los de siempre, la clase obrera, que la burguesía hace como la nobleza en el Antiguo Régimen), el mismo que va a privatizar unas cuantas empresas públicas, etc. Eso es neoliberal y no socialista, no seas impaciente, que el proceso de destrucción del Estado del Bienestar lo están haciendo de forma controlada hasta ahora (temen revueltas o una revolución, está claro), pero no los llames socialistas, que van en una posición totalmente opuesta.

En una cosa hay algo de razón, y yo como marxista lo apoyo, que ciertas medidas socialdemócratas y del E. del Bienestar precisamente han servido para estabilizar el sistema capitalista y salvarlo, y de paso desmovilizar, pero bueno, el capitalismo es como es, y ahora está destruyendo eso. A partir de ahora, se abrirá el paso a las revoluciones socialistas que derriben a la burguesía y superemos este modo de producción, eso espero.

moscú dijo...

"Y es que cuesta mucho que las abolicionistas admitan la existencia de abusos policiales"

Por supuesto, las prostitutas también sufren la opresión del Estado capitalista burgués, al igual que toda la clase trabajadora. Esa violencia la ejercen a través de la policía junto a la burguesía que es la que realmente controla ese Estado.


Yo sí soy partidario de la intervención del Estado, pero un Estado socialista y no burgués, si bien ha sido necesario que ese Estado se haya tenido que haber hecho árbitro frente a los abusos de la propia burguesía que lo controla, salvo en contadas ocasiones, pero claro, la burguesía entonces ha apoyado y organizado golpes de Estado para recuperar el control sobre el poder político.

moscú dijo...

Otra cosa, no obstante, yo sí que defiendo que haya una regulación laboral, aunque sea dentro del capitalismo (sería como una solución mínimo dentro del mal mayor), porque de lo contrario yo y mi familia ya estaríamos en la pobreza por poner un ejemplo.

moscú dijo...

"No "la" (le) pido nada más que tenga coherencia y un poquito de empatía hacia estas mujeres, que piense que ellas salen todos los días a ganarse el pan y a lo que hacen lo llaman trabajo. Y lo van a seguir haciendo le parezca a usted bien, mal o regular."

En eso, estoy totalmente de acuerdo contigo, Cliente X; y es muy bueno el ejemplo que has establecido haciendo un paralelismo con el trabajo asalariado. Y es cierto: si las condiciones laborales no se hubieran regulado con unas condiciones, la situación del proletariado ahora sería de una mucho mayor explotación; así que si se legaliza la prostitución, su situación seguramente mejorará más.

Yo como persona de izquierdas me muestro a favor de la regulación de la prostitución, ya que la abolición o prohibición tendría unas consecuencias muy negativas para el colectivo.

moscú dijo...

Cliente X, ¿has hablado alguna vez en alguna entrada de prostitución masculina?

Cliente X dijo...

patpong Me pasaré por su blog para comentar e invitarla a discutir esta entrada, veo que a vosotros os responde así que quizá ahora se haya creído su rollo dialogante y no vuelva a borrarme los mensajes. De todas las abolicionistas es la que me resulta más interesante pues reconoce: 1) El derecho de las prostitutas a ganarse la vida y a participar en el debate sobre la prostitución, 2) La polarización existente en el debate y dice querer buscar puntos de encuentro, al menos dentro del feminismo (aunque sea para atraerles a posturas anti-“prostitución”, pero ya es algo) y 3) La existencia de extralimitaciones, abusos e incluso abiertas agresiones a este colectivo por parte de las autoridades. Y cuando la he cazado en alguna mentira, que como abolicionista y de izquierdas ha de decir, me ha dado la razón y en un tono muy cordial (hable con ella en una charla presentación de su libro). En serio os digo que me parece una señora con la que sí que se podrían llegar a acuerdos SI PRACTICA LO QUE PREDICA. Sé lo que dice mas no lo que piensa.

Baboso Un hombre me dijo la semana pasada lo siguiente: en esta casa quien tiene la última palabra soy yo, es “sí, cariño”. Eso de que los hombres como tales dominamos no es cierto, sino que depende de la persona. Mira, en estos momentos quien manda en mi casa es una niña de 8 años y se hace lo que quiera. Nadie cambia de canal si está viendo a las monster, Bob Esponja o esas series Disney a las que no la encuentro la menor gracia. ¿Y eso de que en la prostitución la mujer es un cero a la izquierda, que no cuenta? Pero vamos. Las buenas putas, las que son bien listas, hacen con el cliente lo que las da la gana. Le hacen venir, le sacan la pasta, regalos, el taxi… Coño, que en ventas ese slogan de “el cliente manda, siempre tiene la razón”, ES FALSO. Un buen vendedor toma el control, y se hace lo que dice. Por lo general la chica mangonea mas al cliente que a la inversa, eso es algo que reconocen las propias profesionales del sexo (y de lo que se sienten bien orgullosas).

Cliente X dijo...

Moscú, aunque no te lo parezca, este gobierno me parece en gran medida continuista del anterior. Un auténtico gobierno de derechas haría todo lo que estuviese en su mano por reducir el gasto público, para disminuir la deuda e impulsar la economía. No es el caso, en vez de meter la tijera a la sobredimensionada administración pública lo que hacen es saquear a la ciudadanía. ¿Cuántas empresas públicas han eliminado? ¿Qué impuestos han disminuido? ¿A cuántos empleados públicos han mandado a la calle mientras en el sector privado se siguen destruyendo dos mil puestos de trabajo diarios? Pero bueno, no te quedes con eso de toda la entrada. Ya sabes que al igual que tú cojeas de un pié, yo lo hago del otro. Es mi “toque personal”. Lo que no me discutirás (bueno, si quieres hazlo, claro), es que en materia de prostitución ha seguido haciendo lo mismo que ZP: nada. De hecho ha prorrogado un costoso “Plan contra la Trata” que considero completamente prescindible, y no hay visos de que vaya a realizar ninguna modificación legislativa. Bueno, sí, a peor: Fernández Díaz es partidario de hacer en el resto de España lo que están haciendo Mas y Puig en Cataluña, prohibir la prostitución de calle. La derecha que tenemos en el poder no es liberal, sino conservadora. Y para mí es la misma mierda COLECTIVISTA que los sociatas. ¿Qué debería haber afinado? Vale, son una casta que busca mantener sus privilegios a toda costa. Unos y otros. A los trabajadores nos tienen machacados.

Yo no quiero ningún Estado, o mejor, un Estado limitado, muy transparente y controlado. Un Estado que esté para servir a los ciudadanos y no servirse de ellos. Y los abusos policiales que padecen las chicas de la calle te aseguro que son muy superiores a los que sufre la inmensa mayoría de ciudadanos debido a su situación de desprotección laboral y de inmigrantes.

Ese paralelismo que he hecho de la regulación de la prostitución con el trabajo asalariado es para que se vea lo incongruente de sus planteamientos. Para un socialista como tú es un mal menor porque entiende que sin ella el empresario tendría vía libre para cometer toda clase de atropellos, ¿no? Pues yo lo veo igual pero al revés: una regulación permitiría contener (hasta cierto punto) las tropelías del sector público. Unos por un motivo y otros por otro estamos de acuerdo con la existencia de una Ley que establezca derechos y deberes para este colectivo. Entonces, ¿Por qué crees que no se hace?

De prostitución masculina casi no he hablado, porque es un fenómeno que desconozco. Escribo sobre lo que sé, de lo que he visto.

moscú dijo...

Cliente X, te respondo:

"reducir el gasto público" Bueno, en el total quizás no lo estén haciendo, pero lo peor es que han metido ya unos tijeretazos muy fuertes precisamente en el gasto social (en lo que no deberían hacerlo): sanidad, educación, dependencia, servicios sociales, vamos destruyendo el Estado del Bienestar.

Bueno, este gobierno es de derecha conservadora, cristiano-demócrata con ciertos elementos neoliberales, quizás por eso mantiene una componente intervencionista que a ti no te gusta, claro está. Fernández Díaz, pues en fin, es un ultraconservador, del Opus Dei, para más datos, irá de moralista y me parece un represor. Y sí, el PP ha subido muchos impuestos para machacar más a la clase trabajadora, que a los de su clase se los bajan.
Sí, yo como socialista que soy, soy partidario de la regulación para evitar o poner frenos a los abusos de la burguesía empresarial. Y repito, que los abusos del Estado capitalista también los perpreta la misma clase social que lo controla, es decir, la burguesía.

Ya, entonces tú eres un anarcocapitalista. Yo la verdad estoy más cercano en todo caso a los anarquistas de izquierdas, como la CNT o CGT.

Me sorprende que consideres al PP colectivista, cuando son defensores del capitalismo y de la propiedad privada, y el PSOE como partido de izquierda es bastante flojo ya, para mí insuficiente. Cliente X,yo pienso que ese capitalismo tan desregulado que tú defiendes crearía unas desigualdades más fuertes que las que ya tenemos, sería la absoluta libertad de enriquecimiento y explotación, bueno, esa es mi opinión.

Yo creo que la prostitución no se regula por temas moralistas (influencia de la Iglesia Católica muy fuerte) que conlleva gran hipocresia, luego por parte del PSOE esas ideas equivocadas que llevan directamente casi a criminalizar a las prostitutas, y el PP exactamente igual. Sí, respecto a esas políticas son parecidos, mantienen unos postulados que eso sí, también están demasiado extendidos entre la sociedad.

Yo creo que la regulación de hacerse alguna vez se hará con un gobierno de izquierdas y quizás bajo un régimen político que seguramente no sea el que actualmente tenemos o soportamos, el de la monarquía parlamentaria capitalista.

moscú dijo...

"¿A cuántos empleados públicos han mandado a la calle mientras en el sector privado se siguen destruyendo dos mil puestos de trabajo diarios?"

Cliente X, no te creas, que en este 2012 se ha destruído muchísimo empleo público y además, en sectores de bienestar social lamentablemente; creo que casi se ha destruido más que en el privado, que no obstante también se han disparado los ERES por la reforma laboral que puso el PP. Así que vamos, han incumplido totalmente esa falsa promesa de "que ellos iban a generar empleo", una mentira muy grande si aplican estas políticas, ya lo diga el PP o el PSOE.

moscú dijo...

Ah, se me olvidaba, respecto a empresas públicas, el PP ya hizo méritos para los neoliberales en su anterior etapa: privatizaron Telefónica, Endesa y Repsol, quedándoselas amigos suyos de la burguesía capitalista, como no.

Anónimo dijo...


Ya, entonces tú eres un anarcocapitalista. Yo la verdad estoy más cercano en todo caso a los anarquistas de izquierdas, como la CNT o CGT.

Ni en tu imaginacion, y de la CNT menos.

Rijoso baboso dijo...

Incluso hay hombres que se encuentran con jefas por partida triple: en el trabajo, en casa y luego cuando se van de putas si les gusta lo de las estrictas gobernantas.
A mi me gusta mucho y voy con regularidad a una que me da fustazos en el culo, me mea encima, me humilla psicológicamente, no me deja que la joda, me da patadas con unas botas militares, me retuerce los cataplines y encima me cobra un pastón, la muy cabrona. Y siempre vuelvo.

patpong dijo...

Gimeno sólo se opone a la abolición de la prostitución por los motivos que apunta Moscú, porque sabe que eso traería más estigma, inseguridad, precariedad, etc., para las prostitutas. Como bien dices, no tenemos nada que hablar con ella, se cierra en banda.

Por otra parte, y cambiando de tema (a mi juicio más interesante) no hemos comentado nada de los atentados en el macroburdel de La Jonquera...

uno cualquiera dijo...

"En eso, estoy totalmente de acuerdo contigo, Cliente X; y es muy bueno el ejemplo que has establecido haciendo un paralelismo con el trabajo asalariado. Y es cierto: si las condiciones laborales no se hubieran regulado con unas condiciones, la situación del proletariado ahora sería de una mucho mayor explotación; así que si se legaliza la prostitución, su situación seguramente mejorará más."

Moscú, ¿Cuál es tu posición con respecto a la prostitución en tanto que práctica social, en tanto que institución?, ¿te has parado a pensar en la posibilidad de que el consumo de prostitución (sexo o sexo-afecto prostitucional) pudiera resultar una práctica que resulta ser deshumanizante para una parte significativa de los hombres que son clientes (sobre todo los recurrentes)?
¿Has sido tú cliente de prostitución en alguna ocasión?, ¿conoces en profundidad a algún hombre que lo haya sido?

Saludos.

Cliente X dijo...

TACHAAAAAN!!!!!!!!!!!!

Me ha vuelto a censurar. NO FALLA. La escribí hace dos días, el 5, y veo que hoy día 7 ha decidido publicar los últimos comentarios de Polemós (patpong). Pero los míos NO.

Le escribí esto, tengo screenshots donde pone la fecha y lo de tu comentarios está pendiente de moderación. ¿Os resulta creíble ahora que afirme que está abierta al diálogo pero SISTEMÁTICAMENTE lo rechace? Preguntadla por qué.

PRIMER COMENTARIO, en la entrada que patpong enlaza:

Sobre el tema que trata la entrada he de apuntar que me parece muy bien que se hagan críticas, pero que deberían ser constructivas. La educación, la sanidad, la televisión y cualquier otro servicio público no dependen de la generosidad de un gobierno más o menos bondadoso sino que hay que pagarlos. Y si en estos momentos estamos todavía lejos de alcanzar el déficit que nos habíamos marcado, que ya es más alto que el que pretendía Bruselas me dirás cómo lo hacemos.

Personalmente creo que un avance hacia la privatización de servicios públicos sería una muy buena noticia para la ciudadanía, que así podría disfrutar de unas prestaciones de mejor calidad y a unos precios más competitivos, sin ineficientes interferencias políticas. Tengo varios conocidos en la sanidad pública y ellos mismos reconocen que se ha gastado el dinero de manera muy ineficiente, y que las protestas de los sindicatos están más orientadas a defender los privilegios de sus afiliados que los intereses de los pacientes. Lo mismo lo estamos viendo con la huelga del metro, donde queda claro que un servicio en manos públicas en vez de garantizar su prestación a la ciudadanía lo que hace es tenernos rehenes de una élite de trabajadores capaces de bloquear un sector tan importante en una gran ciudad como es el transporte. Imagínate que la administración se preocupase tanto de nosotros que considerase deber suyo prestar a la ciudadanía atenciones tan básicas como la alimentación o la vivienda, ¿qué tendríamos? Pues una Cuba o una Corea del Norte, lo mismo sucede con la educación o la sanidad, resulta TERCERMUNDISTA que el Estado (o en nuestro caso administraciones subordinadas) se ocupe de ellas.

Eso por no hablar de las televisiones públicas, auténticos altavoces al servicio del partido en el poder. ¿Realmente las necesitamos los ciudadanos-contribuyentes? ¿U obedecen más al interés de nuestros gobernantes? Además es que es absurdo que una TV regional tenga más empleados que una cadena nacional privada, todavía tiene pase que nos saquen (o saqueen) el dinero en aras de las pensiones, las prestaciones de desempleo o ciertos servicios sociales. ¿Pero para televisiones, cuando en España ya se pasa HAMBRE? ¿Para embajadas de las autonomías? ¿Para traductores en el Senado? ¿Para rescatar a cajas cuyos directivos son políticos y sindicalistas? ¿Para un sinnúmero de empresas públicas sin finalidad real? ¿Para que los diputados tengan pensiones vitalicias con 7 años de “servicio” al país? ¿Para más de tres millones de empleados públicos, muchos metidos a dedo sin sacarse oposición? ¿Para una administración triplicada e hiperdimensionada que en algunos casos, como el de las diputaciones provinciales, gasta más en salarios que en cualquier otra partida? Oiga, no. Claro que queremos acabar con todo. Con todas las mamandurrias y sinecuras de las que han vivido estos sinvergüenzas a costa nuestra. Y ahora paso a comentarte otra cosa.

Cliente X dijo...

SEGUNDO COMENTARIO, y pido BOICOT a su blog hasta que publique mis mensajes (no digo ya que los responda) o, al menos, explique por qué ha decidido no hacerlo.

A ver, entro en tu blog porque varios lectores del mío hablaban sobre el tuyo. De hecho en la última entrada que he publicado comento una serie de videos en los que expresas tus opiniones sobre la prostitución. Soy el autor de Barrio Rojo, pero no me defino como “regulacionista”. Los regulacionistas, que tu llamas pro-prostitución, están fundamentalmente interesados en defender los derechos de las prostitutas y, aunque a largo plazo comparto sus objetivos, no es eso lo que en este momento más me preocupa. Creo que formo un “bando” aparte, pues mi pretensión más inmediata consiste en ajustar las actuaciones de la administración a derecho (dicho vulgarmente, que no se cometan ilegalidades por parte de las propias autoridades). Yo lo llamo “legalizacionismo” (por legalizar lo que, en estos momentos, son delitos), y parto de la base de que hay que cambiar la Ley para que se ajuste a la praxis del sector público ya que éste, por su naturaleza abusiva y opaca, no va a ceñirse a la legalidad. ¿En qué se concreta lo que digo? Pues en una regulación de cuño claramente reglamentarista como la ordenanza municipal de 1859 de Madrid (lees bien, pleno siglo XIX) ya que da cobertura legal a ciertas prácticas administrativas que en estos momentos se están llevando a cabo (controles sanitarios obligatorios, pago de tasas municipales, establecimiento de horarios de ejercicio de la prostitución…). Como habras apreciado no soy precisamente un fan de las regulaciones y el sector público, pero considero preferible (un mal menor, si quieres llamarlo así) que actúe dentro de la legalidad que fuera de ella.

En cuanto a lo de que los clientes seamos misóginos o la prostitución sea intrínsecamente violenta son afirmaciones que únicamente puede sostener alguien que desconozca esta realidad o trate de desinformar conscientemente sobre ella. Como tonta no te creo, sólo queda una posibilidad. Mira, en una charla en la que te escuché (y te corregí la mentira sobre el supuesto fracaso de la legislación holandesa) decías que era fundamental escuchar a las prostitutas. Y para ellas no hay violencia ni abuso. Mira, no soy únicamente cliente sino que también tengo amigas en este mundillo, y siempre me relaciono con ellas como iguales. Varias han sido novias mías, nunca he hecho de menos a ninguna de ellas. Y como yo actúan muchos clientes, especialmente los frecuentes. Eso las abolicionistas lo sabéis, de hecho la conocida profesora Maria José Barahona (autora de uno de los escasísimos estudios sobre los clientes) me comentó en su despacho que tuvo que reclutar clientes para su libro publicando un anuncio en el periódico porque aquellos a los que accedía a través de las prostitutas daban una imagen muy distinta al estereotipo existente. Que eran personas amables, que trataban bien a las chicas y con las que mantenían autenticas relaciones de amistad. Eso me lo dijo una de las representantes más conocidas del abolicionismo en España. Que no sois gilipollas, que sabéis que lo que decís sobre nosotros es un cuento chino. ¿Pero el Instituto de la mujer la habría subvencionado el informe si dijese la verdad? No, padre. Os compadezco porque estáis presas de las subvenciones.




Asturiano, tras daros en la cara desmontando UNA A UNA vuestras mentiras te refugias en una hipótesis difícilmente comprobable. Bien, me atrevo incluso a refutarla en una nueva entrada. Pero ANTES quiero que respondas a todo lo demás que digo en esta entrada. Por favor, explícame por qué la Gimeno MIENTE. Joder, me he currado esta entrada precisamente porque me la has pedido tú y... ¿no dices nada? ¿O es que te da vergüenza reconocer que idolatras a un FRAUDE?

Y Patpong, me gustaría tratar muchísimos temas pero no tengo tiempo. A diferencia de las femilistas yo tengo que currar para ganarme la comida. Hay un montón de temas que no he podido comentar por falta material de tiempo.

Zorg dijo...

Cliente, muy interesante el dialogo que publicaste con la ultra hembrista - Beatriz Gimeno.

Su concepto sobre la "igualdad" es una perversión inhumana basada en la Ideología de Genero de origen neo marxista que niega todas las diferencias biológicas entre el sexo masculino y femenino. Un delirio anti-científico en el cual no creen ni las propias ideologas del Feminismo.

La razón por la cual las hembristas del abolicionismo odian a la prostitución ya que le otorga el ultimo refugio a los varones heterosexuales en nuestras sociedades dominadas por mujeres hembristas(es una dura realidad social confirmada por numerosos sociólogos que confirmas que hasta en Latino América ya predomina el hembrismo) que desean tener una vida sexual plena e independiente de las mujeres y desarrollar todas sus habilidades sexuales que con las mujeres no prostitutas ya algo mucho mas complicado por grado su adoctrinamiento hembrista que hace muchas de ellas ignoran los deseos y necesidades sexuales de su pareja varón, ya que nuestra cultura occidental los necesidades sexual del varón no se toman en cuenta, es mas son demonizados y criminalziados y hasta se consideran como una "violación" sobre la mujer.

Y esta mierda de hembrismo las feministas como Beatriz Gimeno llama "Igualdad". Pues que se la traguen esta "igualdad".

También las hembristas del abolicionismo quieren acabar con la prostitución para inflar aun mas la ya existente Burbuja Sexual, pera que el valor del cuerpo de una mujer promedia no prostituta se infle aun mas en el mercado de "seducción", lo que complicara a los varones aun mas su vida sexual que ya de por si es muy humillante para ellos ya que el valor de la mujer promedia esta muy por encima del valor de un varón promedio, y esto es algo biológico y solo una prostitución a gran escala(con una gran oferta y enorme demanda por parte de los hombres) puede nivelar este desiquilibrio tan injusto hacia los hombres. Y las ideologas del abolicionismo lo saben muy bien, no son tontas.

Y para no decir que la prostitución pone en amenaza su alabada Burbuja Sexual y permite a los varones de liberarse del hembrismo, dicen que la prostitución es "patriarcal"(y eso que patriarcado como tal jamas existió) y atenta contra la "igualdad".


Pero por suerte cada vez mas varones se están despertado y toman conciencia del hembrismo imperante en la sociedad occidental y de los beneficios y la liberación que les otorga la prostitución.

Zorg dijo...

Y sobre la "dominación" en la prostitución, es verdad que muchas prostitutas son bastante listas y siempre buscan aprovechar un momento para sacar un provecho para ellas mismas del cliente y hasta manejar lo en la cama(si es inexperto y se lo deja). Y hay bastantes tipos que no tienen ni carácter suficiente, ni experiencia sexual y que no son exigentes y se les dejan hacer todo esto y al final quedan ... medio estafados.

Pero ya hace años que a mi no me pasa nada de esto ya que conozco muy bien todos sus trucos, ya tengo una carácter fuerte y soy muy exigente en le sexo(en esto desde muy joven fui así, jeje)
Sobre las propinas y pagos extras por algún servicio adicional nunca las dejo, ni me las piden en esto soy implacable. Solo pago el arancel por el servicio completo(siempre pido completo) y ni un centavo mas de lo acordado. Y en el sexo me gusta tener un rol muy activo y tomar la iniciativa en todo y ser el que dirige. Y en el mismo coito(ya sea vaginal o anal) si me gusta sentir una cierta dominación carnal(pero siempre actuó con mucho cariño a la vez, sin ser bruto ni violento) sobre el cuerpo de la chica, y le digo sinceramente que me gusta este rol mas activo y dominante y hasta las chicas con un carácter fuerte y algo dominante siempre me dejan actuar así y es mas me respetan por lo que soy y les agrada mi actitud. Y que el hombre tenga un rol activo, viril y dominare(que no significa ser violento ni nada parecido) en la cama ya sea con prostituta, su novia o amente es de lo mas sano y natural del mundo, ya que esta es la naturaleza genética y biológica del varón. Y al respecto del servicio soy bastante exigente y sinceramente digo que me gusta esto y esto y lo quiero hacer todo y prácticamente todas las chicas me lo dejan hacer sin ningún problema e incluso varias veces logre convencer a unas chicas de que me presten un servicio completo(que incluye coita anal) y que normalmente no eran completas, pero a mi si me dejaban hacer todo. Si les caes bien, sos sincero y un poco exigente te lo dejan hacer prácticamente todo(lo mas complicado son los besos en la boca, lo único donde cuesta con algunas).

Pero las hembristas con sus iedologias castrativas detestan esta sana y natural dominación sexual del varón. la ven como una violación y la criminalizan en su ideología ademas ya prácticamente han convencido a muchas mujeres que no deben dejar al varón tener iniciativa y cierta dominación en la cama, ya que esto las "humilla", ni tampoco deben dejarle tener sexo cuando el varo lo desea para "domesticarlo" y de esta forma castran todas las habilidades sexuales tan naturales para el varón Mientras cuando la mujer pretende utilizar al hombre como su consolador personal a su propio gusto esto esta muy bien visto por las ideologas del Hembrismo y lo llaman - "Igualdad".


Y al respecto del servicio soy bastante exigente(con las mujeres no prostitutas actuó igual) y sinceramente digo que me gusta esto y esto y lo quiero hacer todo y prácticamente todas las chicas me lo dejan hacer sin ningún problema e incluso varias veces logre convencer a unas chicas de que me presten un servicio completo(que incluye coita anal) y que normalmente no eran completas, pero a mi si me dejaban hacer todo. Si les caes bien, sos sincero y un poco exigente te lo dejan hacer prácticamente todo.

Zorg dijo...

Y una cosita mas sobre la hembrista - Betriz Gimeno y sus "estrategias" para lograr la "igualdad" que los va a sorprender bastante.

http://beatrizgimeno.es/2011/02/13/por-el-culo-politicas-anales/

Se trata de una publicación en su blog donde ellas casi exige a todas las mujeres a empezar a sodomizar(por el ano) a sus parejas varones con un consolador para así ..... lograr una verdadera "igualdad" entre el hombre y la mujer en la pareja. Que les parece? Ustedes quieren esta "igualdad"?

Esta es la "igualdad" hembrista que nos deparan para los varones: ser pasivos(prácticamente castrados), totalmente sumisos y sin ninguna voluntad frente a una mujer hembrista que adopta el rol masculino.
Así quieren ver a los hombres y mujeres tanto las propias Hembrista-Feministas como los propios Estados que han adaptado toda su ideología.

PD: no tengo nada en contra de una pequeña minoría de hombres heterosexuales a quienes realmente les agrada ser completamente dominados/esclavizados por mujeres, pero la gran mayoría de los varones por su naturaleza son todo lo contrario a este rol, y negar, demonizar y criminalziar a nuestra verdadera naturaleza masculina es una forma de agresión contra el varón y una total falta de respeto que yo no voy tolerar.

Rijoso Baboso dijo...

Zorg, a mi me gusta que mi estricta gobernanta me sodomice con un arnés.

No has respondido a mi pregunta: ¿estás en contra del aborto en caso de violación? Patpong sí me ha respondido y me ha dicho que está también en contra, en ese caso.

Cliente X, la Gimeno te censura porque eres un putero.

Rijoso Baboso dijo...

Me pregunto si la Gimeno está a favor de la prostitución en estos casos: en el de la estricta gobernanta que sodomiza a sus clientes.
Supongo que sí. En ese caso yo no sería un putero tan malo ante sus ojos.

patpong dijo...

Joder, Cliente, vaya elementa: sólo publica tus comentarios no referidos a la prostitución. Desde luego, hemos ganado la batalla (a enemigo que huye... Ójala huyeran de verdad).

Cliente X dijo...

La habré dejado en evidencia, en mi blog personal que leen 4 gatos. Pero ellas siguen siendo invitadas a charlas, entrevistadas por los periódicos, acudiendo a los platós de televisión y -lo que es peor- recibiendo jugosísimas subvenciones públicas.

Menudo consuelo...

...y espérate tú, que el asturiano todavía no ha caído de la burra y sigue con lo de siempre. Joder.

Zorg dijo...

Rijoso, no tengo nada en contra de tu gustos y practicas individuales a las que llegaste por deseo propio, pero realmente es una cosa de locos que esta hembrista B.Gimeno impone hacer lo mismo a todos los hombres y mujeres en pareja para lograr así una supuesta "igualdad". Y esto es solo una clara muestra de que tipo de "igualdad" ella desea para el varón.


Sobre el aborto en caso de violación también estoy en contra ya que el niño producto de violación no tiene culpa de su existencia y no se puede matarlo.

El único caso donde estoy a favor del aborto es cuando la vida de la madre corre peligro a causa del embrazo, entonces allí si puede abortar, si lo desea.

asturiano dijo...

"Asturiano, tras daros en la cara desmontando UNA A UNA vuestras mentiras te refugias en una hipótesis difícilmente comprobable. Bien, me atrevo incluso a refutarla en una nueva entrada. Pero ANTES quiero que respondas a todo lo demás que digo en esta entrada. Por favor, explícame por qué la Gimeno MIENTE. Joder, me he currado esta entrada precisamente porque me la has pedido tú y... ¿no dices nada? ¿O es que te da vergüenza reconocer que idolatras a un FRAUDE?"

- No sé que decirte salvo que ya no sé quién está más cerca de la verdad. Cada vez más creo que hace falta que se hagan buenos estudios sociológicos sobre la prostitución. Estudios que incorporen hipótesis inteligentes del tipo, por ejemplo, de cómo puede influir o resultar de determinante un determinado tipo de familia en el que se haya criado un varón en el inicio en la demanda y en el consumo de prostitución de este. O, por ejemplo, también buenos estudios que analicen si puede influir de alguna manera la actividad prostitutiva en la autoexclusión social de las personas (mujeres por ejemplo) que la realizan; más allá del 'estigma' en su conceptualización como 'etiquetaje social'.
No tengo nada claro que el ejercicio de la prostitución sea en sí mismo generador de violencia y sufrimiento en las mujeres que lo realizan. Leer a Grisélidis Réal me hace pensar esto.
Un saludo.

asturiano dijo...

Fe de erratas:

Donde aparece escrito:

"No tengo nada claro que el ejercicio de la prostitución sea en sí mismo generador de violencia y sufrimiento en las mujeres que lo realizan. Leer a Grisélidis Réal me hace pensar esto."

debería poner:

"No tengo nada claro que el ejercicio de la prostitución NO sea en sí mismo generador de violencia y sufrimiento en las mujeres que lo realizan. Leer a Grisélidis Réal me hace pensar esto."

Baboso dijo...

Zorg, te digo lo mismo que a Patpong: ¡que poca sensibilidad hacia la mujer violada!

Cliente X, deberías fundar un movimiento de clientes prostibularios y pedir una subvención. Juajuajua.

Cliente X dijo...

Baboso: pues hijo, como no seas tú quien me dé esa subvención lo veo chungo. Oye, si es verdad, eres un empresario con pasta ¿no? ¿No te gustaría echarme una mano para que pudiera dedicarme más al blog? Si me pagas 50 pavos por entrada publico una al día.

Asturiano: te va a encantar la entrada que estoy a punto de publicar. Y muchas otras que tengo preparadas con testimonios de meretrices.

Zorg: para mí un no nacido no tiene derechos, no al menos equiparables a los de los adultos. Puede sonar muy fuerte decirlo pero así lo creo, y además hay una motivación práctica que considero mucho más importante: la madre, si no se queda estéril, va a poder quedarse embarazada y dar a luz en cualquier otro momento.

Por supuesto que considero que antes de abortar hay que agotar todas las alternativas, incluyendo la adopción, ayudas a la madre e incluso que las instituciones públicas se hagan cargo del bebé. Pero como último recurso no lo descarto.

patpong dijo...

Anda, Rijoso, págale eso a Cliente, estaría genial eso de las entradas diarias...

moscú dijo...

@uno cualquiera:

No, nunca he sido cliente de prostitución hasta ahora ni conozco bien a un hombre que lo haya sido.

Yo, no soy nadie para meterme en la vida y la libertad de los demás; y personalmente, prefiero el sexo con una mujer que hayas conocido, que te quiera, que la quieras, a la mercantilización del sexo. Tampoco creo que el cuerpo humano como tal sea una máquina para explotarla, pero por eso no voy a ser abolicionista de la prostitución.

Cliente X dijo...

Creo que no has terminado de entender a asturiano.

Lo que él te quiere decir es que, dado que no conoces bien a ningún cliente/putero, asimismo ignoras los posibles efectos perniciosos que podría tener la prostitución sobre él. Debido a la hipotética existencia de unos perjuicios nunca demostrados y ni siquiera enunciados, la prostitución no debería ser regulada.

Es brillante. Me recuerda a aquel episodio de los Simpsons en el que Lisa le dice a su padre que un objeto cualquiera es un repelente de osos. La prueba irrefutable es que no hay ningún oso cerca.