viernes, 11 de noviembre de 2011

El Colectivo Hetaira convoca una manifestación para pedir que cese la persecución de las prostitutas y sus clientes

"Sólo se habla de trata de mujeres, pero yo y todas mis compañeras que hoy salimos a protestar ejercemos la prostitución de una manera libre"

Karolina Hernández, activista del Colectivo Hetaira


"La situación de alegalidad de la prostitución a lo que lleva es a que las mujeres que la ejercen estén sometidas a la arbitrariedad de los diferentes poderes públicos locales"

Cristina Garaizábal, portavoz del Colectivo Hetaira


"Cuando trabajaba en la casa de campo un policía me confesó que compañeros suyos amenazaban a mis compañeras que no tenían papeles, a cambio de sexo gratis y dinero. Ya hasta los propios maderos comentan estos abusos como si fueran simples anécdotas de su trabajo".

Amazona, trabajadora sexual y lectora del blog Barrio Rojo


“(Una regulación expresa) va a ser que ganen fuerza y se independicen respecto a las mafias y los proxenetas que actualmente las explotan”

Gloria Poyatos, Magistrada del juzgado de lo social de Arrecife (Lanzarote)




En Madrid la única asociación que da voz y se apoya en ciertas prostitutas, por el momento, es el Colectivo Hetaira. Para mí ése es su mayor logro y creo de justicia reconocerlo. Sus objetivos son “organizarse para combatir el estigma social que recae sobre las prostitutas; para defender sus derechos: a trabajar tranquilas, a organizarse, a sindicarse, a cotizar; para denunciar las agresiones físicas, los chantajes; los abusos de poder y para favorecer su organización en defensa de sus intereses como trabajadoras”.

Karolina expresa las motivaciones que llevaron a Hetaira a convocar esta manifestación, siendo la principal de ellas el que las escuchen y tengan en cuenta a la hora de elaborar cualquier política pública que las afecte. Además parece que la próxima victoria del PP en las generales llevaría a Ana Botella a la alcaldía de Madrid en sustitución de Gallardón (del cual se especula que podría obtener una cartera ministerial, justicia o interior posiblemente), y dado que es de sobra conocido su visceral rechazo a la prostitución es de esperar que impulse medidas todavía más duras que las que hemos sufrido hasta la fecha.



Hetaira mantiene una serie de reivindicaciones que encuentro muy justas, legítimas y sobre todo ajustadas a la realidad. Para empezar denuncian todo ese discurso victimista y paternalista de que ninguna persona puede elegir prostituirse y que quienes mantienen el negocio de la prostitución son mafias de trata que engañan y coaccionan a las mujeres. Al menos lo que yo he hallado siempre es prostitución voluntaria, es más, hasta el punto de que las chicas están tan dispuestas a prostituirse que son capaces de pagar por ello. Sus pretensiones son tan sencillas como equiparar derechos y obligaciones de las prostitutas con los de cualquier trabajador, consecuentemente están dispuestas a hacer todo lo posible para causar las menores molestias en su entorno, encontrándose con una “incomprensible” cerrazón por parte de las autoridades. Y para finalizar sus quejas se dirigen precisamente hacia los poderes públicos, a los que acusan de empeorar sus condiciones laborales con sus actuaciones (denuncian la “persecución”, el “acoso” y el “hostigamiento” policial).

Estas prostitutas de Sevilla coinciden en sus exigencias con las de Madrid: desean trabajar tranquilas, sin molestar a nadie y donde nadie las moleste, y las preocupa que las medidas dirgidas contra sus clientes acaben perjudicándolas a ellas mismas.



Con su discurso me identifico plenamente, es perfecto. En el plano teórico han sido el principal contrapeso al abolicionismo. Mis reconocidas desavenencias con ellas provienen por su actuación real, al haber constatado cómo dan la espalda a personas que las han necesitado, marginan a quienes sostienen discursos alternativos o debido a su incapacidad para llegar a determinados grupos de prostitutas. No obstante, espero y deseo que llegue el día en que hagan conmigo lo mismo que le exigen a Gallardón: que se bajen del pedestal y se dignen a hablar conmigo. Todavía creo que nuestros intereses son, en su mayor parte, coincidentes.

Pues bien, esta asociación organizó una manifestación el pasado domingo día 6 plasmando sus reivindicaciones en el comunicado de 8 puntos que pueden ver más adelante. En resumidas cuentas protestan contra las actuaciones que lleva a cabo el Ayuntamiento pues aseguran que empeoran sus condiciones de trabajo, requieren espacios (al aire libre) donde puedan trabajar cómodamente y sin perjudicar a nadie, y que su actividad sea reconocida legalmente para que reciban el mismo trato (social y legal) que el resto de las trabajadoras. No me parecen reclamaciones nada exageradas, sino bastante razonables y que podrían beneficiarlas tanto a ellas como al resto de la sociedad. Sin embargo el vicealcalde de Madrid asegura tajantemente que, digan lo que digan, no las habilitará un espacio para ejercer. ¿No es lo que quieren las chicas? ¿No es por lo que claman ciertos vecinos? ¿No sería lo más sensato? ¿Entonces por qué el Ayuntamiento se emperra en complicarnos la vida a todos?


Andrea y Lucía, un par de prostitutas que trabajan en Alcalá de Henares, en una entrevista en Onda Cero aclaran la realidad de su situación. ¿Quieren oírlas? Ahí las tienen.



A quien no conozca el mundo de la prostitución puede resultarle llamativo que sus quejas se dirijan hacia la administración pública, pues protestan por el “acoso policial”, por “las normativas que persiguen a prostitutas y a clientes”, o por la “situación de alegalidad” en la que se halla su actividad que lleva a que “las mujeres estén sometidas a la arbitrariedad de los poderes públicos”. Oigan, de lo que hablan estas mujeres no es de prostitución. De lo que nos están hablando es de la LIMITACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO.

Nos están diciendo que la administración crea una verdad oficial paralela e irreal (que son víctimas de trata), y escudándose en ella pueda despreciar las voces de las víctimas reales.

Nos están diciendo que la administración se niega reiteradamente a elaborar normativa alguna en materia de prostitución, pero sin embargo eso no impide que lleve a cabo actuaciones al margen del derecho.

Nos están diciendo que quieren integrarse, que están dispuestas a asumir las cargas y obligaciones que cabe exigir a cualquier ciudadano pero que es la administración la que no las deja. Y uno no puede menos que preguntarse cómo puede ser así, ¿por qué a los poderes públicos lo que parece interesarles es que se perpetúe esta situación de alegalidad? ¿Cómo es posible que si no existe normativa alguna Hetaira denuncie los abusos y excesos en los que incurren las autoridades si, repito, legalmente no tienen competencias en materia de prostitución? ¿Les parece lógico que el Ayuntamiento renuncie formalmente a los ingresos que conllevaría la regulación de esta actividad, mientras al resto de ciudadanos nos cruje a tasas, impuestos y multas? ¿Tendrá algo que ver, como aseguró la teniente de alcalde y delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, con que a la administración no la interesa legalizar (por regular) a los proxenetas? Hasta aquí puedo contar, amigos míos, sin pillarme más los dedos.

Las prostitutas son víctimas, cierto. Víctimas de las autoridades públicas que suelen poner en ellas el punto de mira de la represión como podemos apreciar en este video filmado en la ciudad búlgara de Botevgrad.



Entiendan que escribo no solamente por las prostitutas que son las que sufren en sus carnes esta serie de abusos que denuncian, sino por todos los ciudadanos que respaldamos un Estado democrático de derecho y que no estamos dispuestos a tolerar la existencia de un poder público descontrolado que actúa en contra del interés general. La prostitución me interesa en tanto que todavía es un “agujero negro” dentro de nuestra legislación, y no es por casualidad. Una sociedad democrática sólida, fuerte, digna de tal nombre no puede permitir que esta situación se prolongue por más tiempo y como he dicho con anterioridad no es ya sólo por los problemas que está causando a las personas directamente afectadas sino por la propia dignidad y legitimidad de los poderes públicos. Es inadmisible que quienes nos gobiernan, y dicen representarnos, actúen de espaldas a la Ley y persiguiendo sus intereses particulares. Si hoy se abusa de las prostitutas, de los vagabundos, de los inmigrantes, ¿mañana a quién puede tocarle? Pues como descubrió de la peor de las maneras posibles el senador Casimiro Curbelo, hasta a uno mismo.

Es decir, que toda esta defensa que hago de la prostitución no es por simple caridad, porque diga pobres putitas mira qué lástima me dan. En absoluto. Y miren que todos, como sociedad, tenemos una inmensa deuda de gratitud con ellas porque representan todo aquello que los progres detestan: la libertad, el acuerdo voluntario, el mercado y el trabajo autónomo. Más o menos las sucede lo mismo que a las víctimas del terrorismo etarra: su simple presencia resulta molesta, pues son el testimonio vivo de que existe una batalla entre los partidarios de una sociedad libre y los totalitarios. Han padecido innumerables injusticias y afrentas, a menudo por parte de los propios poderes públicos, y sin embargo no se rinden y siguen día a día dando la cara a pesar de los insultos y maltratos que reciben.

Por último no quería dejar de señalar la notoria repercusión mediática que ha tenido el acto, a pesar de la limitada concurrencia. Quiero pensar que es por el interés que despierta el tema en la sociedad y debido a que las de Hetaira son unas maestras de la comunicación, en vez de por el tradicional morbo o porque traten de desviar nuestra atención de asuntos más relevantes. Resulta curioso que a las víctimas del terrorismo las presten tan poca atención y a la asociación Hetaira tanto, hmmm... No, no digo nada. Sólo pensaba en voz alta.

Os adjunto el video de la mani, el comunicado de Hetaira, un par de noticias que considero especialmente relevantes y una colección de enlaces a varios de los medios que se hicieron eco de la manifestación:

Las trabajadoras del sexo, como se autodenominan, han reivindicado los mismos derechos que el resto de trabajadores, el pago de impuestos y recibir del Estado las mismas prestaciones. Aseguran que la situación actual conlleva que sufran graves discriminaciones y se sienten indefensas frente a las autoridades, a quienes acusan de cometer "prácticas abusivas".





Las prostitutas o trabajadoras del sexo que trabajamos en la calle de manera voluntaria:

Estamos en contra de las normativas y planes municipales que nos persiguen, acosan y que “espantan” a nuestros clientes, tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas.

Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos…

■Queremos una reunión de nuestras representantes con el Ayuntamiento y los representantes de las asociaciones vecinales para negociar donde pueden montarse estos espacios de manera que se puedan dar las condiciones que necesitamos.

Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar.

Queremos tener los mismos derechos que el resto de trabajadores con lo que eso implica. Pagaremos nuestros impuestos y queremos recibir por parte del estado las mismas prestaciones (servicios) que tiene el resto de trabajadores y trabajadoras.

Estamos hartas de que nos mantengan en la alegalidad. Queremos que nuestra actividad sea legítima y reconocida como una labor más, lo que nos facilitará nuestra convivencia y el reconocimiento social.

■Todo ello ayudará a que la gente nos vea como unas ciudadanas más y no como marginales, casi delincuentes; estigmatizadas como “viciosas”, “perversas” y “malas mujeres” de la calle.

■Con todo ello estamos convencidas que también se reducirá el número de agresiones que sufrimos, porque las normativas y planes municipales que nos persiguen como si estuviéramos cometiendo un delito anima los prejuicios de la gente contra nosotras y parece que da permiso para que se nos trate mal y nos agredan.

■Lo que nosotras hacemos es un trabajo y queremos que se reconozca como tal. Estamos convencidas de que si se reconociera nuestro trabajo, muchos desacuerdos quedarían resueltos.

Madrid, 11 de octubre de 2011
_______________________________________________________________________




El Mundo - 07/11/11



Con más curiosos que manifestantes, alrededor de un centenar de personas -algunas de ellas con el rostro cubierto con mascaras- se han manifestado esta mañana en el corazón de la capital para exigir al Ayuntamiento que no se acose a las prostitutas y para pedir un espacio en el que trabajar.

El recorrido ha arrancado la emblemática calle Montera, habitualmente marcada por la prostitución, y ha terminado en la estatua de la Mariblanca, en la Puerta del Sol.

Cristina Garaizábal rodeada de integrantes del Colectivo Hetaira, en la mesa donde dieron la rueda de prensa.



Según reconocen desde Hetaira, organización que defiende los derechos de las meretrices, la marcha se ha convocado ante la sospecha de que el Consistorio vaya a cerrar el polígono Marconi, en Villaverde, a la prostitución.

Las meretrices también denuncian los efectos negativos que, a su juicio, están ocasionando las políticas municipales sobre su actividad laboral en las calles Montera, Ballesta, Desengaño, Casa de Campo, Villaverde y Capitán Haya, en Madrid, y en otros municipios de Alcalá de Henares.

En un documento aprobado por las prostitutas, se señala que las normativas y planes municipales "persiguen, acosan y espantan" a sus clientes, "tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas". "Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos", han apuntado.

El mensaje de la pancarta que abría la manifestación no dejaba lugar a dudas, las prostitutas están reclamando cada vez más un rol activo en la sociedad y se niegan a ser ninguneadas por la administración.



La marcha ha comenzado al medidiodía al son de 'like a Virgin", de Madonna, y se ha cerrado una hora más tarde con Alaska y su 'A quién le importa'. Entremedias, cánticos y reivindicaciones. "Ni víctimas ni esclavas, nosotras decidimos"; "estamos hasta las tetas de tanto político chuleta" o "follar es un servicio a la comunidad" fueron algunos de los lemas de la marcha, encabezada por una pancarta que decía: "No a la persecución, negociación de espacios".

La marcha ha concitado el interés de los paseantes que se paraban para hacer fotos. La manifestación ha transcurrido sin incidentes y eso que había muy poca presencia policial.
_______________________________________________________________________




Sara España, El País. 07/11/11



La calle de la Montera tenía ayer más prostitutas de lo habitual. Cerca de 200 personas se manifestaron junto a una treintena de meretrices para reclamar “respeto total a las trabajadoras del sexo”. No se consideran ni víctimas ni esclavas, pero denuncian las condiciones en las que tienen que ejercer la prostitución. Poca higiene y poca seguridad, a lo que añaden presión policial y de vecinos. “No a la persecución, negociación de espacios”, rezaba una gran pancarta en la cabecera de la marcha. Las prostitutas dicen estar "hartas de las multas" que reciben ellas y sus clientes, no por ejercer la prostitución (cuya actividad no está sancionada), sino por otras infracciones.

Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar”, resumieron en un manifiesto leído al llegar a la Puerta del Sol pasada la una de la tarde. La marcha estaba convocada por el colectivo Hetaira, defensor de los derechos de las prostitutas.

La marcha transcurrió en un ambiente festivo. Música tecno, gritos y lemas que atraían la atención de los curiosos. “Estamos hasta las tetas de políticos chuletas” o “primero pagáis, luego nos insultáis”. Muchos hombres acompañaban la protesta que empezó a medio día en Montera y terminó en la Puerta del Sol frente a la escultura de La Mariblanca. Colectivos homosexuales, como FELGTB y Cogam, y la asamblea Transmaricabollo del 15-M también se unieron.

Momento en que la manifestación pasa por delante de la comisaría de Montera.



Muchas de las manifestantes llevaban el rostro cubierto con máscaras de carnaval. Alejandra, subida a unas botas altas negras con elevado tacón y embutida en unas mallas de leopardo, esconde su rostro tras una careta muy colorida con plumas para que no la reconozcan la familia ni los amigos. Tampoco quiere desvelar su apellido. Ejerce la prostitución en Villaverde desde hace siete años y gana al mes entre 2.000 y 3.000 euros. Antes cubría “10 servicios de sexo al día y ahora dos”, se lamenta la mujer.

Alejandra cuenta que últimamente tiene que hacer turno doble por el “acoso que se hace a los clientes con las multas”. “La policía debería investigar a los proxenetas”, responde cuando se le pregunta por las mafias que explotan a mujeres. “No estamos de acuerdo con eso, pero nosotras no estamos explotadas”. Alejandra fue a manifestarse junto a dos compatriotas ecuatorianas que conocía de antes de llegar a España. Durante dos años trabajó sin papeles, limpiando portales. Finalmente, acabó en la prostitución. Pero cambiaría de trabajo si encontrara otro que le proporcionase unos ingresos parecidos. Le preocupa que “el negocio ha decaído” lo que, según su amiga, las obligará a “cambiar de sitio”.

Prostitutas del Colectivo Hetaira en una manifestación anterior. Esta asociación cuenta con una larga trayectoria "defendiendo los derechos de las prostitutas".



No es la primera vez que que las prostitutas se manifiestan en Madrid. En 2002, 2003, y 2005, el colectivo Hetaira ya salió a la calle. Dicen haber solicitado hasta 10 entrevistas con el alcalde para denunciar que el Plan Municipal contra la Explotación Sexual vigente en Madrid desde 2009 “invisibiliza” a las prostitutas que ejercen por voluntad propia. “Una de cada siete mujeres es víctima de trata, en Europa”, es decir, que al otro lado, hay “un 80% de las prostitutas que ejercen por voluntad propia”, apunta Cristina Garaizábal citando un informe de la ONU de 2010. La cifra citada por la portavoz de Hetaira dista mucho del 90% de mujeres que el Ministerio de Igualdad incluía en 2010 como víctimas de explotación y de trata.

El Ayuntamiento de Madrid no quiere oir hablar de las peticiones de las prostitutas que se manifestaron ayer. La prostitución no es delito en España pero ningún Gobierno parece dispuesto a regularla ni a considerarla un trabajo. Sigue en el limbo mientras detractores y partidarios se enzarzan cada tanto.



El evento en los medios:

· En El Mundo: Las prostitutas exigen los mismos derechos que cualquier otro trabajador.
· En ABC: Las prostitutas reclaman en Madrid su derecho a ejercer el oficio.
· En La Razón: Las prostitutas piden «oficina».
· En Público: Prostitutas reclaman "espacios dignos" donde ejercer.
· En RTVE: Manifestación en Madrid por la legitimidad de la actividad de las prostitutas.
· En 20 minutos: Un centenar de prostitutas pide a Gallardón negociar "espacios dignos" para sus actividades.

2 comentarios:

Cinemagnific dijo...

¿Ha leído usted este cómic? La experiencia de un putero inteligente y sensible:

http://www.carab.net/comics/comics/paying-for-it-chester-brown.html

Posiblemente le interese. A mi me ha interesado mucho. Saludos.

Amazona dijo...

Ese comic será muy interesante, pero no se puede leer en internet, o por lo menos no he visto como.

A mí me va más "Clara de noche" de el jueves: http://zonaverde.eljueves.es/serie/clara_de_noche

Algo está empezando a cambiar en el tema de la prostitución. El pasado día 11 se habló en el programa disidentes públicos, de intereconomía, sobre prostitución y, ¡POR FIN!, salió una persona asegurando que la mayoría de las que nos dedicams a esto lo hacemos voluntariamente, y que las que lo hacían obligadas son una minoría. Y nadie se le echó encima, ¡en intereconomía!

Lo vi de refilón y no sé quien era quien dijo eso. Pero podeis verlo aquí: http://www.intereconomia.com/programa/disidentes-publicos