viernes, 25 de noviembre de 2011

Cuba, consecuencias de la represión

"Sin el socialismo no tendríamos un país sin prostíbulos"

Fidel Castro Ruz, militar y político cubano


"Las prostitutas siguen atrapadas entre la persecución y la inexistencia oficial"

Yoani Sánchez, periodista y bloguera




Como sabréis, ya que es una de las ideas que he repetido hasta la saciedad, lo peor de la prostitución no consiste en la propia venta de los servicios sexuales sino en las condiciones en las que a veces se realiza. Cuando las autoridades públicas ponen mayores impedimentos al ejercicio de la prostitución lo que consiguen no es erradicarla, el resultado es que ésta se desarrolla en condiciones más y más precarias.

Uno de los casos más paradigmáticos de lo que conlleva la persecución lo tenemos en Cuba. Aún no he visitado la isla, por lo que no les puedo contar nada de primera mano. De todas formas es bien sabido que de "paraíso de la revolución" pasó a ser "paraíso de la prostitución", un destino de turismo sexual de primer orden que ofrecía de todo: mujeres, hombres, menores... Para el turista todo es fiesta, pero no así para las trabajadoras sexuales que padecen una feroz represión por parte de las autoridades. Así nos lo cuenta la periodista Yoani Sánchez:




YOANI SÁNCHEZ, El País 10/11/2011

Sonríe pícaramente, habla con la prensa, mira hacia los escaparates donde las mujeres ofrecen sus favores en el conocido Barrio Rojo de Ámsterdam. Mariela Castro viaja por Holanda y dedica unas frases a la prostitución en Cuba y a las drogas que se venden por todo el malecón habanero. Su ropa impecable, la boina ladeada y esa mirada amable, hacen a muchos concluir que la hija -sin dudas- suaviza la imagen adusta de un padre octogenario, general y presidente.

Mientras Raúl Castro se ausentaba de la XXI Cumbre Iberoamericana en Paraguay, la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) recorría y admiraba la zona más alegre de la capital holandesa. Invitada a un congreso sobre salud sexual, conversó incluso con algunas mujeres que practican el más antiguo oficio del mundo. Terminó afirmando que había quedado impresionada por la manera en que estas féminas logran "dignificar el trabajo que hacen". Hasta aquí pareciera que el atrevimiento y la transparencia calan en la nomenclatura de la isla, al menos a través de sus hijos. Sin embargo, un escenario bien diferente discurre en casa, isla adentro, lejos de los micrófonos de Radio Nederland.

Yoani escribió este artículo a raíz de las declaraciones de Mariela Castro Espín, hija de Raúl Castro, en las cuales trasladó una imagen "descafeinada" de esa realidad. Mariela nos asegura que les han dicho a la policía que deben "aprender a crear mecanismos que no afecten a las personas (que se prostituyen) y que, en ocasiones, se sienten muy incómodas y discriminadas por el trato que, en ocasiones, es arbitrario". En el lenguaje pastelero y eufemístico que emplea la clase política nos está diciendo que está al tanto de que sus agentes se ganan un sobresueldo gracias a las chicas.



Merlyn acaba de cumplir los 17, lleva dos años vendiendo su cuerpo a clientes con pasaporte extranjero que hacen turismo por estos lares. Pasó cerca de seis meses de internamiento en un campamento de reeducación, después de que una madrugada la atraparan en el Parque Central negociando con un cliente. Le teme más a los uniformes azules que a los fantasmas. Evita a los policías cuando se apostan en las esquinas del centro histórico, porque su carné de identidad sigue diciendo que vive en Mayarí, un pueblito del oriente del país. De vez en cuando, debe pagarle con sus artes a algún guardia de pistola y esposas, para que no la lleven al calabozo.

El "crimen" de esta jovencita de cuerpo frágil y ojos oblicuos es mayor ante nuestra rígida legalidad, pues ejerce la prostitución desde su condición de ilegal en La Habana. Según el Decreto 217 publicado por la Gaceta Oficial en abril de 1997, ella debería regresar de inmediato a su lugar de origen si no cuenta con una residencia en la capital. Para evitar que la introduzcan nuevamente en un tren y la repatríen forzosamente a su terruño, se ha buscado un chulo que la protege. Él localiza a los clientes y discute las tarifas, mientras ella aguarda en un pequeño cuarto del Barrio Chino.

Merlyn no sabe que existe una zona de tolerancia allá en la lejana Holanda y jamás ha oído hablar de que otras como ella formen sindicatos o proyecten su voz en la prensa. "Prohibido acercarte a las ventanas", le ha advertido el mulato de dientes de oro que regenta a una docena de chicas, de manera que el único escaparate con el que ella cuenta es la luna de espejo que tiene frente a su cama.

Así trataron el tema en la tv de Miami, mostrando las claras contradicciones del régimen. Mariela no tardó en rectificar y adherirse al rígido mensaje de la dictadura que trata la prostitución como una "denigrante explotación", asegurando que su modelo de referencia no es el holandés sino el sueco. Ya me parecía a mí, ya...



Las prostitutas cubanas, catalogadas una vez por Fidel Castro como "las más cultas del mundo", siguen atrapadas entre la falta de derechos y la incapacidad del sistema para reconocer que existen. Durante años el discurso oficial se pavoneó de que la isla había sido limpiada totalmente de ese "flagelo del pasado". En realidad, había ocurrido una devaluación tal del dinero que ya este no podía convertirse en bienes ni en servicios. Muchas mujeres perdieron así el estímulo de ganarse la vida con el sudor de su pubis.

No obstante, siempre hubo quienes intercambiaron su cuerpo por ciertos privilegios y prebendas que hasta finales de los años ochenta solo podían obtenerse de militares y altos funcionarios. Al llegar los noventa, con la crisis, las tímidas aperturas a la empresa privada y el aluvión de turistas que cayó sobre la isla, las vimos reaparecer en las calles con su ropa ajustada y su juventud extrema. Eran las mismas que un poco antes habían estado gritando en los matutinos de las escuelas "Pioneros por el comunismo. ¡Seremos como el Che!".

Breve reportaje de Antena 3 sobre la prostitución en Cuba. Se hace hincapié en lo fácil y cómodo que resulta acceder a los servicios de una de estas chiquillas a pesar de la legislación existente.



Las redadas policiales a las afueras de los cabarés, las condenas por el delito de "peligrosidad predelictiva" y las detenciones arbitrarias contra estas mujeres han hecho disminuir su presencia en los enclaves turísticos. Aquella discoteca de Guanabo Club, atestada de muchachas a la caza de un italiano o de un canadiense, se ve hoy como un bar aburrido y oscuro.

En lugar de erradicar la prostitución, sin embargo, lanzaron a la clandestinidad a miles de mujeres que ahora están bajo el control de algún proxeneta o chantajeadas por policías que les exigen pagar con sus servicios. Están a años luz de verse siquiera como esas mujeres que Mariela Castro acaba de encontrar y alabar en el Barrio Rojo holandés. Allá la conocida sexóloga las encontró mostrándose en los escaparates de vidrio y luces de colores, aquí su padre las empuja a la sórdida dependencia de un cuarto sin ventanas.
_______________________________________________________________________



De lo que más llama la atención a los periodistas no es sólo que haya más o menos prostitución, lo morboso entre lo morboso es la PROSTITUCIÓN INFANTIL. No resulta cómodo tratar el tema y cada vez que lo he hecho he visto que ha dado pié a una serie de malentendidos, pero esta entrada no estaría completa sin el soberbio documental que Tele 5 emitió en el 2008 sobre esta realidad. El periodista está perplejo al observar la naturalidad y desparpajo que muestran las jóvenes prostitutas cubanas con las que contacta. Además se aprecia el papel que tienen "los chulos", que no es el de forzar a las chicas o vivir gratuitamente de sus ganancias, sino que las ayudan buscándolas clientes o evitándolas problemas "negociando" con los agentes del orden. Ahí se lo dejo, es un poco largo pero merece la pena:








Al comenzar este explosivo reportaje, el periodista asegura que "nadie puede contar esto sin enfrentarse a varios años de cárcel". Y vaya si tenía razón. No contento con denunciar que Cuba es una isla-picadero (ya entiendo que les guste tanto a los progres) va mostrando lo corriente que es en la misma la prostitución infantil, la corrupción del sistema educativo, de las autoridades policiales... vamos, la forma perfecta de hacerse amigos. Pues este buen hombre, llamado Sebastián Martínez Ferrate, fue encarcelado cuando regresó -como empresario- a la isla el año pasado y condenado a 7 años por "corrupción de menores". Menuda movida en la que se metió, y eso que lo que denunció era en otro país y no llegaba a personalidades importantes. Imagínense que hiciese lo mismo aquí y que saliese algún cargo público conocido...

Como es frecuente en este país nadie movió ni un dedo por él, así que su estancia en la isla se prolongará por un tiempo a cuenta del gobierno cubano. Ni sus colegas periodistas, ni los de TeleCirco, ni el Gobierno, ni la Virgen de Fátima. Nadie le ha echado un cable. Los de intereconomía sí sacaron el asunto, pero no porque les interese el destino de este pobre diablo sino para arremeter nuevamente contra los sociatas. Si se lo merecen, claro que sí, pero lo prioritario es sacar de prisión a este compatriota encarcelado injustamente por hacer su trabajo: CONTAR LAS COSAS. Desde aquí no puedo hacer más que solidarizarme, pero si la familia llega a encontrar este blog y me escriben puedo ponerles en contacto con abogados que me han ofrecido su colaboración. Y por mi parte pues me sirve para aprender, que el escarmiento a Martínez no caiga en saco roto: hay cosas que NO SE PUEDEN CONTAR o te ganas un marrón de cuidado. Por muy ciertas que sean. Precisamente por eso.





domingo, 20 de noviembre de 2011

Los liberales y la prostitución VIII: El P-Lib

"La prostitución es una profesión más. La explotación se debe a su alegalidad".

Partido de la Libertad Individual

"La prostitución es un oficio que por su degradación casi debería prohibirse"

Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato a la presidencia del Gobierno por el PSOE

"Al Estado le da igual la situación de las personas que ejercen la prostitución, lo que le interesa es controlar económicamente a los medios de comunicación privados".

Juan Pina, presidente del Partido de la Libertad Individual



Entre todos los partidos que hoy se presentan a las elecciones, únicamente el Partido de la Libertad Individual apuesta por la normalización de la prostitución de una manera abierta y valiente. Es la primera vez que esta formación concurre a una cita electoral, haciéndolo únicamente en las circunscripciones de Zaragoza y Madrid, y a pesar de que no se espera que obtenga representación parlamentaria supone una novedad muy interesante en el panorama político español. Obviamente a mí no sólo me llama la atención por su postura frente a la prostitución, sino que como vengo sosteniendo desde que abrí el blog la actitud que se tenga frente a la prostitución "refleja de manera meridiana valores y principios contrapuestos". En cambio, el PSOE, en la página 102 de su programa electoral (106 en el .pdf) califica este fenómeno de "lacra social" y se compromete "a trabajar para eliminar la prostitución" a través de "una línea clara de tolerancia cero". IU sigue su misma línea, declarándose abolicionista puesto que la prostitución "convierte a la mujer en mercancía, facilita la proliferación de mafias y degrada la imagen de la mujer" (pág 56 del programa).

Ambos partidos de izquierda coinciden en PROHIBIR (palabra que suena como música en los oídos de cualquier dirgista) los anuncios de contactos en la prensa, mientras que el P-Lib es la única formación que denuncia el auténtico propósito de semejante medida: quitar a los medios de comunicación "una de las pocas fuentes importantes de ingresos privados plurales, sin influencia alguna en la línea editorial" para hacerles más dependientes de las subvenciones y de la publicidad estatal. Es decir, que el objetivo real e inconfesable es de índole política, se busca domesticar a los medios aumentando su sometimiento al sector público. Las izquierdas no dan nunca puntada sin hilo.

Me ha sorprendido, muy favorablemente por cierto, que un partido tan joven y pequeño haya decidido mojarse de tal manera como lo ha hecho el P-Lib frente a un tema tan polémico. Como pueden apreciar, su discurso concuerda palabra por palabra con el de los colectivos pro derechos si bien emplea una retórica marcadamente liberal al calificar de "colectivista" la línea editorial de ciertos periódicos o de "liberticida" la mencionada política de prohibir los anuncios en la prensa. Son numerosos los artículos y comunicados que han escrito respecto a la prostitución, y además firmados por el presidente y el coordinador general de Madrid. Les adjunto los que han publicado hasta la fecha:

Los liberales (de libertarians, no de liberals) se declaran partidarios de una intervención mínima en la vida personal por parte de los poderes públicos o la sociedad. En ciertos países, como los EE.UU. o Suecia, son los principales -y a veces únicos- aliados de las prostitutas. En España son minoría, pero ya han comenzado a organizarse en proyectos tan esperanzadores como el P-lib.




6 de Septiembre de 2009


El P-Lib manifiesta su desacuerdo con la propuesta del alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, de criminalizar en el Código Penal la prostitución callejera. Consideramos que es necesario normalizar esta actividad y considerarla como un negocio y una profesión más. Esto ampara a las personas que ejercen la prostitución y también a las empresas y particulares que legítimamente intermedien en el negocio.

Es imprescindible y urgente acabar con las mafias y liberar a las personas obligadas a prostituirse contra su voluntad. Al mismo tiempo, una vez normalizado el sector será necesario alcanzar acuerdos y consensos con las organizaciones del gremio para evitar el ejercicio de la actividad en lugares públicos de forma molesta y desagradable para los vecinos. Esto se consigue con la autorregulación y la acotación de zonas, como en Amsterdam, no con el código penal en la mano como propone el alcalde socialista de Barcelona.




17 de Septiembre de 2009


El P-Lib lamenta las declaraciones del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha afirmado que sería deseable prohibir la prostitución. Consideramos que es la visión típica de un intervencionista, un ingeniero social que quiere moldear la realidad a su capricho ideológico, sin reparo alguno a la hora de pisotear para ello las libertades. El P-Lib considera imprescindible combatir la explotación brutal a la que están sometidas muchas personas que ejercen de forma forzosa la prostitución. Para ello consideramos necesario legalizar la actividad como cualquier otro negocio. Esto eliminará las mafias del proxenetismo y las sustituirá por negocios legítimos de intermediación, además de acabar con los diversos vacíos legales del sector. La profesión debe ser ejercida solamente por quienes deseen ejercerla, en condiciones de legalidad y bajo las mismas reglas que amparan cualquier otra actividad de prestación de servicios. El P-Lib recomienda al Sr. Rubalcaba que estudie el modelo holandés en vez de proponer, como siempre hacen los socialistas, medidas restrictivas y represivas ante los problemas sociales.

A pesar de que se habla de las prostitutas como "pobres víctimas" a quienes "hay que ayudar", la realidad es que la intervención pública en esta materia (como en tantas otras) resulta sumamente perversa. Las políticas (policies) que lleva a cabo la administración perjudican gravemente a las prostitutas porque nunca las tienen en cuenta y actúan contra sus intereses.




7 de Diciembre de 2009


El Partido de la Libertad Individual (P-Lib) apoya las declaraciones que realizó ayer la dirigente del Colectivo Hetaira, Cristina Garaizábal, durante unas jornadas celebradas en Granada. Garaizábal pidió “diferenciar la prostitución ejercida como un trabajo voluntario de la que se ejerce bajo la presión de las mafias organizadas” y reivindicó la promulgación de leyes que “permitan mejorar las condiciones laborales de las prostitutas y evitar su explotación”.

El P-Lib considera contraria a los derechos de este colectivo la proliferación de ordenanzas municipales que acosan a estas personas y tan sólo pretenden esconder el problema. Estas medidas generalizadoras no diferencian entre las personas que ejercen la actividad de forma libre y voluntaria y aquellas otras que lo hacen obligadas y deben ser liberadas de las mafias que las explotan. El P-Lib pide la plena legalización de la actividad como una profesión más y la adopción, únicamente, de las medidas necesarias para garantizar la salud pública y la libertad de las personas que ejerzan la prostitución. El P-Lib lamenta la hipocresía generalizada sobre esta cuestión, y culpa a esa hipocresía del actual vacío legal, que favorece tanto la explotación como los demás problemas derivados.

Las manifestaciones de prostitutas, como esta en los Países Bajos, siempre son muy llamativas a pesar de su escasa capacidad de convocatoria. Una de sus primerísimas reclamaciones es que su actividad debe ser considerada como un trabajo más. El P-Lib, tanto desde sus principios respetuosos con los derechos y libertades individuales como tanto desde su declarada voluntad de limitar al poder público, defiende la legalización, regularización y normalización del trabajo sexual.




1 de Abril de 2011


Ante la reciente publicación de un informe sobre anuncios de contenido sexual y prostitución en prensa por parte del Consejo de Estado, el Partido de la Libertad Individual (P-Lib) reitera la posición ya expresada el 20 de mayo de 2010 sobre los anuncios de contactos. El citado informe reconoce el fracaso de la autorregulación o autocensura recomendada a la prensa escrita y otros medios de comunicación para este tipo de anuncios, y propugna otro recorte de libertades en la línea liberticida a la que nos tiene acostumbrados el actual gobierno, el más intervencionista que hemos sufrido desde la dictadura. Curiosamente, sólo han seguido voluntariamente la autocensura aquellos medios con líneas editoriales más cercanas al colectivismo de derecha (La Gaceta, La Razón) o al colectivismo de izquierdas (20minutos, Público, Avui). Ambas posturas, la moralista conservadora y la moralista socialista, ignoran la voluntad de las personas que se dedican a esta actividad profesional. La prostitución en este país se mantiene forzosamente en la alegalidad por culpa de los prejuicios morales desfasados y del paternalismo de nuestros poderes políticos, que avasallan el derecho a la propiedad del cuerpo de los individuos, así como su derecho a establecer cualesquiera contratos comerciales entre adultos libres y en sus plenas facultades. La prohibición sólo precariza más a los trabajadores de este sector de servicios, que quedan a merced de mafias extorsionadoras que se lucran en el mercado negro con esta actividad que tiene, independientemente de los valores morales de cada uno, una legítima oferta y demanda en la sociedad actual. La legalización de la prostitución permitiría la dignificación de los clientes y de los trabajadores que se dedican a esta actividad, dotándoles de todos los derechos laborales, así como de la seguridad jurídica y personal necesaria.

Siguiendo la lógica prohibicionista, el Consejo de Estado insta a “prohibir, restringir o condicionar la publicidad de la prostitución” y afirma “la necesidad de que una medida de dicha naturaleza se instrumente mediante el ejercicio de la correspondiente iniciativa legislativa”. Las alternativas que estudia dicha iniciativa legislativa abarcan desde medidas sancionadoras para los medios que no cumplan con el mandato hasta incentivos en forma de subvención a cargo de los maltrechos presupuestos públicos para compensar las pérdidas de ingresos por publicidad calculadas en cuarenta millones de euros. El P-Lib manifiesta su oposición a estos nuevos recortes a la libertad individual, a la libertad de prensa, a la libertad de empresa y al erario público, que no está para pagar a los periódicos por no publicar tal o cual tipo de anuncios en función de los caprichos moralistas del político de turno.




Juan Pina, presidente del P-Lib, 27 de Julio de 2011


El Partido de la Libertad Individual (P-Lib) expresa su preocupación por la deriva controladora y liberticida del Estado en lo relacionado con el contenido de los medios de comunicación. Los medios de comunicación deben ser libres de publicar anuncios de cualquier tipo de productos o servicios, sin intromisión alguna del Estado. La reciente prohibición de los anuncios en los que se ofrecen servicios sexuales es un paso más en esa preocupante deriva. La visión moral de los gobernantes o incluso, si fuera el caso, la de la gran mayoría de la población, no puede esgrimirse como justificante para atropellar la libre relación comercial entre quien desea anunciar algo y quien ofrece el medio para hacerlo.

Desde el punto de vista de la lucha contra la explotación y la trata, contra la terrible prostitución forzada de miles de personas en condiciones espantosas, esta medida no sirve más que para ocultar el problema debajo de la alfombra. Lo que hace falta es legalizar por completo el negocio legítimo de la prostitución voluntaria así como los servicios derivados de agencia, de locales, etcétera. El P-Lib señala la hipocresía sin límites de los colectivistas de cualquier signo ideológico, que coinciden en negarse a adoptar esta medida y, al hacerlo, mantienen en la ilegalidad y en la práctica esclavitud a muchas de las personas que ejercen esta actividad profesional. Los políticos, en su ilegítimo afán moralista, resultan ser cómplices involuntarios pero necesarios de las peores redes criminales de trata.

Los medios "colectivistas", como Público, han emprendido una feroz campaña para desprestigiar la prostitución, asegurando que lo que se esconde tras ella son "situaciones de esclavitud y explotación sexual". Los hechos no sólo no les han dado la razón, sino que han demostrado la falsedad de sus afirmaciones. Pueden ampliar la imagen pinchando en ella.



Y desde el punto de vista de la libertad de prensa y de empresa, de información y de opinión, esta medida supone un terrible paso atrás en la ya mermadísima base económica de los medios de comunicación, sobre todo de los pocos periódicos y otros medios que aún sobreviven como independientes frente a los grandes grupos mediáticos. En España tenemos unos medios de comunicación que dependen en un porcentaje altísimo de las subvenciones y de la publicidad estatal. Quitarles ahora, de golpe, una de las pocas fuentes importantes de ingresos privados plurales, sin influencia alguna en la línea editorial, es un golpe más a la independencia y a la libertad de los medios, al pluralismo informativo y a la capacidad de los ciudadanos de formarse opiniones basadas en información veraz y no sesgada por la dependencia económica de los medios respecto a los políticos.

El P-Lib se reitera en su oposición a esta medida que por desgracia ha entrado finalmente en vigor, tal como hizo hace más de un año, cuando fue propuesta, y el pasado mes de abril ante el informe previo del Consejo de Estado. El presidente del P-Lib, Juan Pina, ha manifestado que “al Estado le da igual la situación de las personas que ejercen la prostitución, lo que le interesa es controlar económicamente a los medios de comunicación privados, todavía más de lo que ya venía haciendo”, y ha señalado que “legalizar la prostitución como cualquier otra actividad económica es la única manera de acabar con la esclavitud de cientos de miles de trabajadores y trabajadoras del sexo”.




Iván Sánchez, Coordinador General del P-Lib en la Comunidad de Madrid, 10 de Noviembre de 2011


A raíz de la manifestación de prostitutas de Madrid que tuvo lugar hace pocos días en la capital, el Partido de la Libertad Individual (P-LIB) madrileño desea precisar su posición respecto a este asunto. La protesta se dirigió contra las políticas municipales cuyas normativas “persiguen, acosan y espantan a los clientes” según afirman las convocantes en el documento aprobado, al tomar los datos y sancionar y multar a dichos clientes por los más variadas y peregrinos motivos.

Los liberales consideramos que cada persona es propietaria de su cuerpo, por lo que no es legítimo que el Estado impida coactivamente a los ciudadanos hacer con él lo que deseen, siempre que lo hagan de manera libre, pacífica y sin vulnerar derechos o libertades de otras personas.

El P-Lib respalda las reivindicaciones del Colectivo Hetaira, convocante de la manifestación del pasado día 6, sin embargo no apareció entre las asociaciones que la apoyaban. ¿Hasta qué punto el sectarismo y los prejuicios de este frente de masas de CC.OO. les cegarán para impedirles ver que estamos en la misma lucha? ¿O su estrategia será similar al resto de la izquierda, que dice unas cosas y hace otras? El hecho es que la desunión de los aliados de las prostitutas nos ha llevado a que mientras uno de los dos principales partidos lleva en su programa la lucha contra la prostitución, su normalización es defendida por un minúsculo partido extraparlamentario. Sin unidad no hay victoria, hetairas.



Observamos continuamente cómo la ilegalización de la prostitución coloca a las personas que la ejercen en una situación de desamparo social y, como también ocurre con las llamadas drogas blandas, la prohibición, lejos de arreglar nada, lo único que consigue es empeorar la situación de quienes ejercen la prostitución, que lo hacen en malas condiciones de seguridad, higiene y en una situación similar a la de un mercado negro. Además, la situación actual estigmatiza a las personas que ejercen la prostitución de un modo injusto, innecesario e incluso podría decirse que hipócrita.

Asimismo, es obvio que el Estado destina multitud de recursos económicos y humanos de una manera inútil e ineficiente, puesto que si se dejara de perseguir esta actividad esos recursos podrían destinarse a perseguir a verdaderos delincuentes, como son por ejemplo las organizaciones delictivas o mafiosas que obligan a personas a prostituirse bajo coacción o violencia o que incluso las drogan para poder someterlas con mayor facilidad. Estas organizaciones sí han ser perseguidas implacablemente y debe caer sobre ellas todo el peso de la ley. Por supuesto, cuando hablamos de legalizar la prostitución nos referimos en todo momento a quienes deseen ejercerla de manera voluntaria.

Las objeciones de la izquierda a la legalización de la prostitución se basan en que las personas que la ejercen en realidad no quieren ejercerla y lo hacen movidas a ello por su situación económica. A ello cabe decir, en primer lugar, que los partidos políticos no deberían arrogarse la interpretación de la voluntad de nadie; por otro lado, esa objeción no es en absoluto consistente ya que puede ser aplicada literalmente a todo el mundo que se vea obligado a trabajar para vivir y no tiene sentido prohibir toda actividad laboral o económica por ese motivo. Por otro lado, las objeciones del movimiento feminista a la prostitución se basan principalmente en la afirmación de que ésta denigra a las mujeres. Esta argumentación no es honesta desde el momento en que el mismo movimiento no plantea objeciones a la prostitución masculina. Además incurre en el mismo error que la derecha más conservadora al pretender usar el Estado para imponer una determinada visión ética de la sociedad. Finalmente, desde sectores conservadores se criminaliza la prostitución en base a motivos morales. Desde la lógica liberal, ninguna corriente política, moral o religiosa tiene derecho a exigir que el Estado ilegalice un acuerdo entre dos personas que se realiza de manera libre y consciente, sin violar derechos de terceros.

Varias prostitutas, en una de las anteriores manifestaciones de Hetaira, pidiendo el cese del hostigamiento que sufren por parte de las autoridades (pancarta derecha) y el establecimiento de un lugar donde se las permita ejercer su actividad (izquierda). Las demandas de las prostitutas, que invariablemente se dirigen a la administración exigiendo una menor arbitrariedad en sus actuaciones y el respeto a su actividad laboral permitiendo que puedan desarrollarla con los menores impedimentos posibles, se circunscriben dentro de lo que históricamente ha sido el proyecto político del liberalismo.



El Coordinador General del Partido de la Libertad Individual en la Comunidad de Madrid, Iván Sánchez, ha declarado que “legalizando la actividad de la prostitución, quienes desearan ejercerla podrían hacerlo en mejores condiciones que en la actualidad y quedaría mucho mejor definido quién la ejerce de un modo voluntario y quién lo hace bajo coacción de alguna organización delictiva, con lo que sería mucho más fácil y efectiva la persecución de las mafias criminales que someten, esclavizan y torturan”. “También entendemos que no existen motivos lícitos o ilícitos para mantener relaciones sexuales más allá de la mera libertad y voluntariedad y que la prostitución es únicamente una actividad comercial o empresarial más”, ha añadido.

En definitiva, en el Partido de la Libertad Individual de Madrid consideramos que los/las prostitutos/as deberían tener libertad para poder ofrecer sus servicios, bien como empresarios/as autónomos/as, bien a través de empresas que quieran contratar a estas personas.



Ver también:
· Comunicado del P-Lib sobre los anuncios de contactos

viernes, 11 de noviembre de 2011

El Colectivo Hetaira convoca una manifestación para pedir que cese la persecución de las prostitutas y sus clientes

"Sólo se habla de trata de mujeres, pero yo y todas mis compañeras que hoy salimos a protestar ejercemos la prostitución de una manera libre"

Karolina Hernández, activista del Colectivo Hetaira


"La situación de alegalidad de la prostitución a lo que lleva es a que las mujeres que la ejercen estén sometidas a la arbitrariedad de los diferentes poderes públicos locales"

Cristina Garaizábal, portavoz del Colectivo Hetaira


"Cuando trabajaba en la casa de campo un policía me confesó que compañeros suyos amenazaban a mis compañeras que no tenían papeles, a cambio de sexo gratis y dinero. Ya hasta los propios maderos comentan estos abusos como si fueran simples anécdotas de su trabajo".

Amazona, trabajadora sexual y lectora del blog Barrio Rojo


“(Una regulación expresa) va a ser que ganen fuerza y se independicen respecto a las mafias y los proxenetas que actualmente las explotan”

Gloria Poyatos, Magistrada del juzgado de lo social de Arrecife (Lanzarote)




En Madrid la única asociación que da voz y se apoya en ciertas prostitutas, por el momento, es el Colectivo Hetaira. Para mí ése es su mayor logro y creo de justicia reconocerlo. Sus objetivos son “organizarse para combatir el estigma social que recae sobre las prostitutas; para defender sus derechos: a trabajar tranquilas, a organizarse, a sindicarse, a cotizar; para denunciar las agresiones físicas, los chantajes; los abusos de poder y para favorecer su organización en defensa de sus intereses como trabajadoras”.

Karolina expresa las motivaciones que llevaron a Hetaira a convocar esta manifestación, siendo la principal de ellas el que las escuchen y tengan en cuenta a la hora de elaborar cualquier política pública que las afecte. Además parece que la próxima victoria del PP en las generales llevaría a Ana Botella a la alcaldía de Madrid en sustitución de Gallardón (del cual se especula que podría obtener una cartera ministerial, justicia o interior posiblemente), y dado que es de sobra conocido su visceral rechazo a la prostitución es de esperar que impulse medidas todavía más duras que las que hemos sufrido hasta la fecha.



Hetaira mantiene una serie de reivindicaciones que encuentro muy justas, legítimas y sobre todo ajustadas a la realidad. Para empezar denuncian todo ese discurso victimista y paternalista de que ninguna persona puede elegir prostituirse y que quienes mantienen el negocio de la prostitución son mafias de trata que engañan y coaccionan a las mujeres. Al menos lo que yo he hallado siempre es prostitución voluntaria, es más, hasta el punto de que las chicas están tan dispuestas a prostituirse que son capaces de pagar por ello. Sus pretensiones son tan sencillas como equiparar derechos y obligaciones de las prostitutas con los de cualquier trabajador, consecuentemente están dispuestas a hacer todo lo posible para causar las menores molestias en su entorno, encontrándose con una “incomprensible” cerrazón por parte de las autoridades. Y para finalizar sus quejas se dirigen precisamente hacia los poderes públicos, a los que acusan de empeorar sus condiciones laborales con sus actuaciones (denuncian la “persecución”, el “acoso” y el “hostigamiento” policial).

Estas prostitutas de Sevilla coinciden en sus exigencias con las de Madrid: desean trabajar tranquilas, sin molestar a nadie y donde nadie las moleste, y las preocupa que las medidas dirgidas contra sus clientes acaben perjudicándolas a ellas mismas.



Con su discurso me identifico plenamente, es perfecto. En el plano teórico han sido el principal contrapeso al abolicionismo. Mis reconocidas desavenencias con ellas provienen por su actuación real, al haber constatado cómo dan la espalda a personas que las han necesitado, marginan a quienes sostienen discursos alternativos o debido a su incapacidad para llegar a determinados grupos de prostitutas. No obstante, espero y deseo que llegue el día en que hagan conmigo lo mismo que le exigen a Gallardón: que se bajen del pedestal y se dignen a hablar conmigo. Todavía creo que nuestros intereses son, en su mayor parte, coincidentes.

Pues bien, esta asociación organizó una manifestación el pasado domingo día 6 plasmando sus reivindicaciones en el comunicado de 8 puntos que pueden ver más adelante. En resumidas cuentas protestan contra las actuaciones que lleva a cabo el Ayuntamiento pues aseguran que empeoran sus condiciones de trabajo, requieren espacios (al aire libre) donde puedan trabajar cómodamente y sin perjudicar a nadie, y que su actividad sea reconocida legalmente para que reciban el mismo trato (social y legal) que el resto de las trabajadoras. No me parecen reclamaciones nada exageradas, sino bastante razonables y que podrían beneficiarlas tanto a ellas como al resto de la sociedad. Sin embargo el vicealcalde de Madrid asegura tajantemente que, digan lo que digan, no las habilitará un espacio para ejercer. ¿No es lo que quieren las chicas? ¿No es por lo que claman ciertos vecinos? ¿No sería lo más sensato? ¿Entonces por qué el Ayuntamiento se emperra en complicarnos la vida a todos?


Andrea y Lucía, un par de prostitutas que trabajan en Alcalá de Henares, en una entrevista en Onda Cero aclaran la realidad de su situación. ¿Quieren oírlas? Ahí las tienen.



A quien no conozca el mundo de la prostitución puede resultarle llamativo que sus quejas se dirijan hacia la administración pública, pues protestan por el “acoso policial”, por “las normativas que persiguen a prostitutas y a clientes”, o por la “situación de alegalidad” en la que se halla su actividad que lleva a que “las mujeres estén sometidas a la arbitrariedad de los poderes públicos”. Oigan, de lo que hablan estas mujeres no es de prostitución. De lo que nos están hablando es de la LIMITACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO.

Nos están diciendo que la administración crea una verdad oficial paralela e irreal (que son víctimas de trata), y escudándose en ella pueda despreciar las voces de las víctimas reales.

Nos están diciendo que la administración se niega reiteradamente a elaborar normativa alguna en materia de prostitución, pero sin embargo eso no impide que lleve a cabo actuaciones al margen del derecho.

Nos están diciendo que quieren integrarse, que están dispuestas a asumir las cargas y obligaciones que cabe exigir a cualquier ciudadano pero que es la administración la que no las deja. Y uno no puede menos que preguntarse cómo puede ser así, ¿por qué a los poderes públicos lo que parece interesarles es que se perpetúe esta situación de alegalidad? ¿Cómo es posible que si no existe normativa alguna Hetaira denuncie los abusos y excesos en los que incurren las autoridades si, repito, legalmente no tienen competencias en materia de prostitución? ¿Les parece lógico que el Ayuntamiento renuncie formalmente a los ingresos que conllevaría la regulación de esta actividad, mientras al resto de ciudadanos nos cruje a tasas, impuestos y multas? ¿Tendrá algo que ver, como aseguró la teniente de alcalde y delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, con que a la administración no la interesa legalizar (por regular) a los proxenetas? Hasta aquí puedo contar, amigos míos, sin pillarme más los dedos.

Las prostitutas son víctimas, cierto. Víctimas de las autoridades públicas que suelen poner en ellas el punto de mira de la represión como podemos apreciar en este video filmado en la ciudad búlgara de Botevgrad.



Entiendan que escribo no solamente por las prostitutas que son las que sufren en sus carnes esta serie de abusos que denuncian, sino por todos los ciudadanos que respaldamos un Estado democrático de derecho y que no estamos dispuestos a tolerar la existencia de un poder público descontrolado que actúa en contra del interés general. La prostitución me interesa en tanto que todavía es un “agujero negro” dentro de nuestra legislación, y no es por casualidad. Una sociedad democrática sólida, fuerte, digna de tal nombre no puede permitir que esta situación se prolongue por más tiempo y como he dicho con anterioridad no es ya sólo por los problemas que está causando a las personas directamente afectadas sino por la propia dignidad y legitimidad de los poderes públicos. Es inadmisible que quienes nos gobiernan, y dicen representarnos, actúen de espaldas a la Ley y persiguiendo sus intereses particulares. Si hoy se abusa de las prostitutas, de los vagabundos, de los inmigrantes, ¿mañana a quién puede tocarle? Pues como descubrió de la peor de las maneras posibles el senador Casimiro Curbelo, hasta a uno mismo.

Es decir, que toda esta defensa que hago de la prostitución no es por simple caridad, porque diga pobres putitas mira qué lástima me dan. En absoluto. Y miren que todos, como sociedad, tenemos una inmensa deuda de gratitud con ellas porque representan todo aquello que los progres detestan: la libertad, el acuerdo voluntario, el mercado y el trabajo autónomo. Más o menos las sucede lo mismo que a las víctimas del terrorismo etarra: su simple presencia resulta molesta, pues son el testimonio vivo de que existe una batalla entre los partidarios de una sociedad libre y los totalitarios. Han padecido innumerables injusticias y afrentas, a menudo por parte de los propios poderes públicos, y sin embargo no se rinden y siguen día a día dando la cara a pesar de los insultos y maltratos que reciben.

Por último no quería dejar de señalar la notoria repercusión mediática que ha tenido el acto, a pesar de la limitada concurrencia. Quiero pensar que es por el interés que despierta el tema en la sociedad y debido a que las de Hetaira son unas maestras de la comunicación, en vez de por el tradicional morbo o porque traten de desviar nuestra atención de asuntos más relevantes. Resulta curioso que a las víctimas del terrorismo las presten tan poca atención y a la asociación Hetaira tanto, hmmm... No, no digo nada. Sólo pensaba en voz alta.

Os adjunto el video de la mani, el comunicado de Hetaira, un par de noticias que considero especialmente relevantes y una colección de enlaces a varios de los medios que se hicieron eco de la manifestación:

Las trabajadoras del sexo, como se autodenominan, han reivindicado los mismos derechos que el resto de trabajadores, el pago de impuestos y recibir del Estado las mismas prestaciones. Aseguran que la situación actual conlleva que sufran graves discriminaciones y se sienten indefensas frente a las autoridades, a quienes acusan de cometer "prácticas abusivas".





Las prostitutas o trabajadoras del sexo que trabajamos en la calle de manera voluntaria:

Estamos en contra de las normativas y planes municipales que nos persiguen, acosan y que “espantan” a nuestros clientes, tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas.

Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos…

■Queremos una reunión de nuestras representantes con el Ayuntamiento y los representantes de las asociaciones vecinales para negociar donde pueden montarse estos espacios de manera que se puedan dar las condiciones que necesitamos.

Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar.

Queremos tener los mismos derechos que el resto de trabajadores con lo que eso implica. Pagaremos nuestros impuestos y queremos recibir por parte del estado las mismas prestaciones (servicios) que tiene el resto de trabajadores y trabajadoras.

Estamos hartas de que nos mantengan en la alegalidad. Queremos que nuestra actividad sea legítima y reconocida como una labor más, lo que nos facilitará nuestra convivencia y el reconocimiento social.

■Todo ello ayudará a que la gente nos vea como unas ciudadanas más y no como marginales, casi delincuentes; estigmatizadas como “viciosas”, “perversas” y “malas mujeres” de la calle.

■Con todo ello estamos convencidas que también se reducirá el número de agresiones que sufrimos, porque las normativas y planes municipales que nos persiguen como si estuviéramos cometiendo un delito anima los prejuicios de la gente contra nosotras y parece que da permiso para que se nos trate mal y nos agredan.

■Lo que nosotras hacemos es un trabajo y queremos que se reconozca como tal. Estamos convencidas de que si se reconociera nuestro trabajo, muchos desacuerdos quedarían resueltos.

Madrid, 11 de octubre de 2011
_______________________________________________________________________




El Mundo - 07/11/11



Con más curiosos que manifestantes, alrededor de un centenar de personas -algunas de ellas con el rostro cubierto con mascaras- se han manifestado esta mañana en el corazón de la capital para exigir al Ayuntamiento que no se acose a las prostitutas y para pedir un espacio en el que trabajar.

El recorrido ha arrancado la emblemática calle Montera, habitualmente marcada por la prostitución, y ha terminado en la estatua de la Mariblanca, en la Puerta del Sol.

Cristina Garaizábal rodeada de integrantes del Colectivo Hetaira, en la mesa donde dieron la rueda de prensa.



Según reconocen desde Hetaira, organización que defiende los derechos de las meretrices, la marcha se ha convocado ante la sospecha de que el Consistorio vaya a cerrar el polígono Marconi, en Villaverde, a la prostitución.

Las meretrices también denuncian los efectos negativos que, a su juicio, están ocasionando las políticas municipales sobre su actividad laboral en las calles Montera, Ballesta, Desengaño, Casa de Campo, Villaverde y Capitán Haya, en Madrid, y en otros municipios de Alcalá de Henares.

En un documento aprobado por las prostitutas, se señala que las normativas y planes municipales "persiguen, acosan y espantan" a sus clientes, "tomando sus datos o poniéndoles multas con diferentes excusas". "Queremos espacios donde podamos trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café o refrescarnos, bien alumbrados y con buenos accesos", han apuntado.

El mensaje de la pancarta que abría la manifestación no dejaba lugar a dudas, las prostitutas están reclamando cada vez más un rol activo en la sociedad y se niegan a ser ninguneadas por la administración.



La marcha ha comenzado al medidiodía al son de 'like a Virgin", de Madonna, y se ha cerrado una hora más tarde con Alaska y su 'A quién le importa'. Entremedias, cánticos y reivindicaciones. "Ni víctimas ni esclavas, nosotras decidimos"; "estamos hasta las tetas de tanto político chuleta" o "follar es un servicio a la comunidad" fueron algunos de los lemas de la marcha, encabezada por una pancarta que decía: "No a la persecución, negociación de espacios".

La marcha ha concitado el interés de los paseantes que se paraban para hacer fotos. La manifestación ha transcurrido sin incidentes y eso que había muy poca presencia policial.
_______________________________________________________________________




Sara España, El País. 07/11/11



La calle de la Montera tenía ayer más prostitutas de lo habitual. Cerca de 200 personas se manifestaron junto a una treintena de meretrices para reclamar “respeto total a las trabajadoras del sexo”. No se consideran ni víctimas ni esclavas, pero denuncian las condiciones en las que tienen que ejercer la prostitución. Poca higiene y poca seguridad, a lo que añaden presión policial y de vecinos. “No a la persecución, negociación de espacios”, rezaba una gran pancarta en la cabecera de la marcha. Las prostitutas dicen estar "hartas de las multas" que reciben ellas y sus clientes, no por ejercer la prostitución (cuya actividad no está sancionada), sino por otras infracciones.

Estamos hartas de que se diga que todas somos víctimas de trata y se nos niegue nuestra capacidad de decisión para ejercer esta actividad que, aunque la desarrollamos en condiciones cada vez más penosas, es la actividad que hemos decidido escoger para trabajar”, resumieron en un manifiesto leído al llegar a la Puerta del Sol pasada la una de la tarde. La marcha estaba convocada por el colectivo Hetaira, defensor de los derechos de las prostitutas.

La marcha transcurrió en un ambiente festivo. Música tecno, gritos y lemas que atraían la atención de los curiosos. “Estamos hasta las tetas de políticos chuletas” o “primero pagáis, luego nos insultáis”. Muchos hombres acompañaban la protesta que empezó a medio día en Montera y terminó en la Puerta del Sol frente a la escultura de La Mariblanca. Colectivos homosexuales, como FELGTB y Cogam, y la asamblea Transmaricabollo del 15-M también se unieron.

Momento en que la manifestación pasa por delante de la comisaría de Montera.



Muchas de las manifestantes llevaban el rostro cubierto con máscaras de carnaval. Alejandra, subida a unas botas altas negras con elevado tacón y embutida en unas mallas de leopardo, esconde su rostro tras una careta muy colorida con plumas para que no la reconozcan la familia ni los amigos. Tampoco quiere desvelar su apellido. Ejerce la prostitución en Villaverde desde hace siete años y gana al mes entre 2.000 y 3.000 euros. Antes cubría “10 servicios de sexo al día y ahora dos”, se lamenta la mujer.

Alejandra cuenta que últimamente tiene que hacer turno doble por el “acoso que se hace a los clientes con las multas”. “La policía debería investigar a los proxenetas”, responde cuando se le pregunta por las mafias que explotan a mujeres. “No estamos de acuerdo con eso, pero nosotras no estamos explotadas”. Alejandra fue a manifestarse junto a dos compatriotas ecuatorianas que conocía de antes de llegar a España. Durante dos años trabajó sin papeles, limpiando portales. Finalmente, acabó en la prostitución. Pero cambiaría de trabajo si encontrara otro que le proporcionase unos ingresos parecidos. Le preocupa que “el negocio ha decaído” lo que, según su amiga, las obligará a “cambiar de sitio”.

Prostitutas del Colectivo Hetaira en una manifestación anterior. Esta asociación cuenta con una larga trayectoria "defendiendo los derechos de las prostitutas".



No es la primera vez que que las prostitutas se manifiestan en Madrid. En 2002, 2003, y 2005, el colectivo Hetaira ya salió a la calle. Dicen haber solicitado hasta 10 entrevistas con el alcalde para denunciar que el Plan Municipal contra la Explotación Sexual vigente en Madrid desde 2009 “invisibiliza” a las prostitutas que ejercen por voluntad propia. “Una de cada siete mujeres es víctima de trata, en Europa”, es decir, que al otro lado, hay “un 80% de las prostitutas que ejercen por voluntad propia”, apunta Cristina Garaizábal citando un informe de la ONU de 2010. La cifra citada por la portavoz de Hetaira dista mucho del 90% de mujeres que el Ministerio de Igualdad incluía en 2010 como víctimas de explotación y de trata.

El Ayuntamiento de Madrid no quiere oir hablar de las peticiones de las prostitutas que se manifestaron ayer. La prostitución no es delito en España pero ningún Gobierno parece dispuesto a regularla ni a considerarla un trabajo. Sigue en el limbo mientras detractores y partidarios se enzarzan cada tanto.



El evento en los medios:

· En El Mundo: Las prostitutas exigen los mismos derechos que cualquier otro trabajador.
· En ABC: Las prostitutas reclaman en Madrid su derecho a ejercer el oficio.
· En La Razón: Las prostitutas piden «oficina».
· En Público: Prostitutas reclaman "espacios dignos" donde ejercer.
· En RTVE: Manifestación en Madrid por la legitimidad de la actividad de las prostitutas.
· En 20 minutos: Un centenar de prostitutas pide a Gallardón negociar "espacios dignos" para sus actividades.