viernes, 29 de abril de 2011

Música: la chica del 17

Me gusta complacer a mis lectores, varias entradas las he abierto precisamente a petición suya. Todavía no he atendido ninguna de las solucitudes de Amazona, quien por cierto me ha enviado varias canciones. Hace unos días me escribía lo siguiente:

Otra cosita. Me he acordado de una canción, para que hables de ella en tu blog. Tiene un estribillo que yo les cantaba a mis compañeras en la casa de campo y que nos hacía mucha gracia. La verdad es que, a veces, mientras limpio en casa, canto el estribillo y me río yo sola. El estribillo dice así:

Dónde se mete la chica del 17
De dónde saca pá tanto como destaca
Pero ella dice, al verlas en ese plan:
La que quiera coger peces que se moje el "tralará"

Creo que la canción se llama "La chica del 17" y la hizo muy famosa Olga Ramos.




No quiero dejar pasar más tiempo y para este fin de semana os voy a dejar con este cuplé tan castizo, al parecer interpretado por primera vez por Mercedes Serós en 1926 aunque con tanto éxito que surgieron múltiples versiones del mismo como la ya comentada de Olga Ramos o la de Raquel Castaños (Venezuela) o Libertad Lamarque (Argentina). He escogido la interpretada por la incombustible Lina Morgan tanto por atenerse a la letra que me proporcionó Amazona como por su extraordinaria puesta en escena.

La verdad es que no tiene desperdicio, perpetúa ese mensaje tan gongorino del "ande yo caliente y ríase la gente". O como dicen mis ninias, "la vergüenza no te da de comer". Jeje, sucede como con Bono (el presidente del Congreso), que todos nos preguntamos "¿de dónde jaca pa tanto como dejtaca?". Disfrútenla y a mojarse "el tralará".




LA CHICA DEL 17 - LINA MORGAN

La chica del diecisiete de la plazuela del tribulete,
nos tiene con sus toilettes revuelta a la vecindad.
La gente ya la critica pues hace tiempo que no se explica
de dónde va la chica tan bien portá.


Por eso a las vecinas les da por murmurar,
y
al verla tan compuesta le dicen al pasar:
dónde se mete la chica del diecisiete,
de dónde saca pa tanto como destaca.
Pero ella dice, al verlas en ese plan:
La que quiera coger peces que se moje el tralará
,
la que quiera coger peces que se moje el tralará.


La chica del diecisiete lleva zapatos de tafillete,
sombrero de gran copete,
y abrigo de pedigrí.
Los guantes de cabritilla,
medias de seda con espiguilla,
y viste la chiquilla como en París.

Por eso a las vecinas las da por murmurar,
y al verla tan compuesta le dicen al pasar:
dónde se mete la chica del diecisiete,
de dónde saca pa tanto como destaca.
Pero ella dice, al verlas en ese plan:
La que quiera coger peces que se moje el tralará,
la que quiera coger peces que se moje el tralará.

Pero ella dice, al verlas en ese plan:
La que quiera coger peces que se moje el tralará,
la que quiera coger peces que se moje el tralará.

sábado, 23 de abril de 2011

La criminalización de los clientes, una de sus armas más potentes

“If men are punished from visiting us we will be jobless. How will we feed our children?”
"Si los hombres son castigados por visitarnos nos dejarán sin trabajo. ¿Quién alimentará entonces a nuestros hijos?"


Anima Datta, trabajadora sexual de Mumbai



Si existe algún personaje odiado en la prostitución, ése es el cliente. Ciertamente hay gente que insulta a las prostitutas, que las desprecia profundamente y desearía su extinción inmediata. Pero al menos siempre hay alguien que sale en su defensa. Que si pobrecitas, míralas, que no han tenido otra opción... que si es que están obligadas y son víctimas de las mafias... que si de niñas han sido abusadas y ahora están medio tarumbas... (curiosa manera de "protegerlas", pero bueno, al menos suena a disculpa)

La figura del cliente de prostitutas ha sido fuertemente denostada, durante los últimos años, por multitud de campañas institucionales como ésta.



Nosotros no. Los puteros aquí somos los malos de la película. Tíos machistas, de los de palillo en la boca y esputo en el suelo. De los que se suben los pantalones hasta el ombligo y escuchan al Fary. Seres auténticamente despreciables, que seguramente no reciclemos ni votemos a ZP. No es raro ver cómo desde diversas páginas web se despotrica contra los clientes, culpabilizándonos de sostener la "explotación sexual", se moraliza sobre nosotros e incluso somos psicoanalizados. Si el Mundo de la prostitución resulta muy desconocido y está lleno de "leyendas urbanas", como dijo en su momento Mónica Coronado, no digamos ya la figura del cliente. Probablemente seamos el colectivo más estigmatizado de todo el país, con el permiso de taurinos, fumadores y controladores aéreos (este gobierno no ha perdido oportunidad para hacer amigos).

Y si no vean, pasen y vean qué imagen se traslada de nosotros:





No se puede representar una caricatura más burda del putero. Pero siempre es igual, la progresía a la hora de manipular se echa al monte y crea una serie de estereotipos que no existen más que en su imaginación. Sin embargo estas imágenes son muy útiles, pues permiten legitimar medidas represivas en nuestra contra como la que está estudiando el Parlamento francés, consistente en castiguar al cliente de la prostitución con una multa de 3.000 euros y seis meses de prisión. Detrás de tales propuestas se encuentran planteamientos profundamente ideologizados, sólo así se explica que la ministra francesa Roselyn Bachelot haya declarado que "no existe la prostitución libre o consentida". No parece importarla mucho la reacción de las prostitutas, quienes aseguran que esto no es cierto y que la ley sueca (en la que se inspira su propuesta) tan sólo ha "precarizado" la situación de sus colegas escandinavas. Para ampliar información vean los enlaces al final de la entrada.

Se tiene al putero como un abusador, que además acepta la "lógica de mercado" (entendida como un "pensamiento de derechas", recordad que en el video de más arriba el cliente repite la famosa frase que dijo en su día el presidente de la patronal de que había que trabajar más y ganar menos). Con esto consiguen configurar la figura del ENEMIGO, al que es necesario exterminar.



En Francia, tanto los conservadores como los socialistas (dchas o izdas, pero siempre colectivistas) se muestran favorables a tal medida, con lo cual nuestro país vecino pronto podría seguir la senda prohibicionista de Italia o la abolicionista de Suecia. En España de momento sólo los clientes de callejeras somos multados, pero cada vez en más municipios como es el caso de Lérida, Sevilla o Castelldefels.

Y vamos a más, como decía un conocido eslogan electoral del PP. El "think tank" del PSOE, la Fundación Alternativas, propone endurecer la legislación y perseguir a TODA la clientela. Cuidao que estos están mú piraos y después de la Ley antitabaco y los 110 km/h ya nos podemos esperar lo que sea de ellos. Recordemos que en Julio del año pasado, ante la falta de otras "ideicas", ZP tuvo la ocurrencia de prohibir los anuncios de contactos en la prensa. Quién sabe a qué medidas desesperadas podrían llegar los socialistas con tal de movilizar a su electorado. Y tengan en cuenta que al centro ya lo han perdido, sólo pueden crecer por la izquierda con lo que cada vez irán adoptando políticas más radicales y surrealistas.

El axioma progre es que la prostitución es un mal absoluto, y que existe porque hay quien la demanda. Por lo tanto piensan que atacando la demanda pueden acabar con la prostitución. Además queda mucho más progre arrear a hombres que a mujeres, dónde vamos a parar. Pero no pueden disimular que, en última instancia, quieren acabar con la oferta, con las prostitutas.



¿Son correctos sus planteamientos? Pues mucho me temo que sí. Es decir, es totalmente falso todo ese discursito de que si no existe prostitución voluntaria, hay mafias detrás de los anuncios y los puteros somos unas malas bestias. Ellos lo saben, no me cabe la menor duda, por eso enfrascarnos en tratar de demostrarles que están equivocados es una pérdida de tiempo y energías (y aun así lo sigo intentando, a ver si como en Sodoma hay un sólo justo entre sus filas...). Pero también saben que, como excusa, es perfecta. Y eso es todo lo que necesitan, una "tapadera" con la que poder respaldar sus actuaciones. Nos pueden putear lo indecible, eso sí, siempre con una sonrisa de oreja a oreja y asegurando que lo hacen "por nuestro bien".

Las actuaciones de los socialistas resultan inexplicables para mucha gente que, de buena fe, cree en lo que predican. Pero hay que fijarse en lo que PRACTICAN. Su gestión nos ha conducido a una sociedad más pobre y menos libre, el caldo de cultivo perfecto para el socialismo. No se trata de perseguir al putero, o a los fumadores, o a las víctimas del terrorismo... la cuestión de fondo es el MODELO DE SOCIEDAD que pretenden crear. Y maldita sea, lo están consiguiendo. Están cada vez más y más crecidos porque no les plantamos cara y adoptamos eso que Arriola llama un "perfil bajo". Una sociedad sin prostitución, en estos momentos, sólo puede conseguirse de manera coactiva. Y será indudablemente una sociedad mucho peor.

A las prostitutas no las hace hace la menor gracia que se persiga a sus clientes, como tantas veces me habréis leido en este blog atacar al cliente es atacar a la prostituta: buscar derrotarlas "rindiéndolas por hambre", como en los asedios medievales.



Por supuesto la opinión de las primeras interesadas, esas "víctimas" a las que se dice proteger, no es tenida en consideración en ningún momento. Asistimos a una vuelta al despotismo ilustrado, aunque con mucha mayor dosis de despotismo que de ilustración. Las prostitutas insisten reiteradamente en que sus clientes somos buenos tipos que las tratamos de maravilla, como declaró Paula VIP en las Jornadas de Hetaira (tengo pendiente colgar y comentar estas ponencias, un poco de paciencia).

No digo, como se me acusa frecuentemente aquí, que la administración se quede de brazos cruzados papando moscas (aunque visto lo que hace, así estaría mejor). Estoy de acuerdo con que se implementen ciertas medidas que amplíen las oportunidades de la ciudadanía, por ejemplo que si se considera que una parte de las prostitutas desea recolocarse en otras actividades (y ésto es cierto) pueden diseñarse políticas activas de empleo financiando cursos para mejorar su cualificación o concediendo microcréditos para que puedan montar un negocio. De todos modos creo que un país que ya está en los 5 millones de parados debería tener otras prioridades, pero bueno, como toda decisión política es opinable.



Si le interesa el tema, siga leyendo:

· Las trabajadoras sexuales denuncian que las iniciativas para "acabar con la demanda" (de la prostitución) dañan a las mujeres y socavan los programas sociales de ayuda a este colectivo. EN INGLÉS.
· Vivir bajo el abolicionismo: Pye Jacobsson habla sobre la "ley sueca" y sus repercusiones

domingo, 17 de abril de 2011

Alberto I, Rey de Madrid y de las prohibiciones

Nuestro alcalde es conocido, además de por haber hundido a Madrid en el más profundo pozo de la deuda pública, por su tendencia a intentar sacar de la calle todo aquello que no es de su agrado: hombres-anuncio, sex-shops, prostitutas, músicos callejeros y, ahora, mendigos. Muy bonito, desde su palacio se dedica a "limpiar" Madrid de indeseables y gente de mal vivir.

Gallardón niega que éste sea un problema ni de "estética" ni de "convivencia", sino de DIGNIDAD. Es inquietante la similitud que guarda su discurso con el de quienes quieren sacar a las chicas de calle, tratando de "redimirlas" a la fuerza. Sostengo que el trasfondo de esta medida, como declaró sin ambages el presidente de la asociación de Comerciantes de Gran Vía (ver noticia al final de la entrada), es marginar a todos aquellos grupos sociales que no encajan en su modelo de sociedad como pretendía la "Ley de Vagos y Maleantes"



En democracia, resulta inadmisible que los poderes públicos criminalicen a un colectivo y establezcan leyes "ad hoc" para tratar con prostitutas, vagabundos, gitanos... Una Ley en tal sentido vulneraría los artículos 14 (Igualdad ante la Ley), 17 (Derecho a la libertad) y 19 (Elección de residencia y libertad deambulatoria) de nuestra Constitución, aunque bien sabemos que hoy por hoy ésta es papel mojado y es sorteada sin dificultades cuando conviene.

Pero la realidad es que existen grupos, eufemísticamente denominados "en riesgo de exclusión social", que están padeciendo todo tipo de atropellos. Aunque este blog está orientado especialmente a denunciar los ataques que sufren las personas vinculadas a la prostitución, al pasarme tanto tiempo en la calle he tenido noticia de abusos cometidos contra otros sectores y, entre ellos, el caso de los vagabundos, mendigos o "sin techo" resulta especialmente sangrante. Ha sido demostrado que en los años 80 el gobierno socialista secuestraba mendigos para usarlos como cobayas. Como lo oyen, era la llamada operación Mengele (bautizada en honor al criminal de guerra nazi), hecha por el CESID (ahora CNI) de Manglano, que consistía en raptar mendigos para probar narcóticos en ellos. ¿A que los sociatas no tienen "memoria histórica" para esto? En los tiempos de Jeús Gil, era conocida su política de sacar a "vagabundos, prostitutas y drogadictos" por la expeditiva via de meterlos en vehículos policiales y llevarlos fuera del término municipal (medida que se emplea aún en latinoamérica). En la actualidad, la policía política de Gallardón (llamo así a los municipales pues orgánicamente él es su jefe) resuelve este problema llenando los calabozos con mendigos cuando consideran que resultan un estorbo. Así, sin mayor problema. No pasa nada ni por realizar detenciones ilegales ni por exceder el plazo máximo de detención (de 72 horas, pero si les apetece pueden tenerles más de una semana... y no pasan a disposición judicial, les devuelven a la calle). Ya no es que a algunos policías les gusten las "habitaciones sin Estado de Derecho", es que determinados colectivos no tienen la mínima protección legal y ven sistemáticamente vulnerados sus derechos fundamentales por aquellos funcionarios públicos que, en teoría, deberían protegerles. Hemos de tomar conciencia de que cuando el Estado de Derecho es violado no afecta solamente a quien resulta directamente perjudicado, sino a todos nosotros.

Al igual que Susanita, Gallardón pretende sacar de la calle a los pobres para que no perturben la imagen de riqueza y pomposidad que quiere dar de Madrid.



Como Aguirre, "no soy partidario de las prohibiciones" taxativas y considero que las actuaciones del poder público orientadas a mejorar la situación de estos colectivos obligatoriamente tendrían que tener en cuenta a los propios interesados (es el modelo de gobernanza que tanto predicamento tiene ahora en el diseño de políticas públicas). Excmo. alcalde Ruiz-Gallardón, ¿cuándo se sentará usted a hablar con vagabundos, yonkis y putas? Jajaja, no hace falta que conteste, era un pregunta retórica. La parte seria, y preocupante, es que estos grupos de personas no interesan lo más mínimo a nuestros gobernantes (con palabras de Pedro Calvo, "no es su problema") y por lo tanto la administración más que aportarles soluciones no va más que a darles problemas. ¿Quiere que los mendigos vayan a sus albergues? Pues en vez de invertir en obras faraónicas, un palacete en el centro de Madrid o la promoción de las Olimpiadas cree una adecuada red de servicios sociales que incluya albergues LO SUFICIENTEMENTE DIGNOS como para que los sin techo acudan a ellos. Que oiga, ya es triste que digan que prefieren la calle a las alternativas que les ofrece el Ayuntamiento. ¿Que por el contrario sólo desea recabar el voto de comerciantes clasistas como el tal D. Florencio Delgado? Pues nada, siga dando órdenes a sus agentes para que embutan a los indigentes en los calabozos y que se pudran allí. Lo importante es deslumbrar con el lujo de su flamante palacio de Cibeles, mientras las cloacas se llevan a los excrementos de la sociedad.

Ésta es la noticia, del pasado miércoles:





· Quiere que la ley les dé potestad para desalojar a los indigentes 'por la fuerza'
· Lo condiciona a que los ayuntamientos cuenten con los recursos para asistirles
· 'Somos muchos los alcaldes, de muchos colores, que pedimos el cambio'


Jaime G. Treceño - EL MUNDO, Madrid 13/04/2011



El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, propondrá a su partido, el PP, que en el programa para las elecciones generales de 2012 incluya la aprobación de una ley estatal que permita a los ayuntamientos retirar de las calles a los "sin techo".

Para que esa premisa se cumpla los ayuntamientos tienen que contar con recursos públicos de asistencia, ha precisado el alcalde en la comisaría de la plaza de Soledad Torres Acosta.

"Tenemos que aprobar una ley estatal, siempre que haya recursos públicos suficientes, que no sea potestativo de ellos (los mendigos) sino obligatorio que salgan de la vía pública", ha asegurado Gallardón. El objetivo, ha indicado después, no es poder sacar de las calles a los indigentes sino poder atenderles con los recursos adecuados.

El alcalde de Madrid se muestra convencido de la necesidad de promulgar una ley que regule "claramente" los usos del espacio público, para que los ayuntamientos tengan la competencia no sólo de poder quitar "por la fuerza" a los mendigos, sino también para prohibir otros usos de la vía pública, como para el consumo de alcohol o la prostitución.

"Somos muchos los alcaldes de España, de muchos colores políticos, que pedimos el cambio de la ley", ha afirmado el alcalde durante un acto de precampaña en el que daba cuenta del progreso y avance en seguridad en la capital de los ultimos años en la capital.

"Reflexión" de cara a las generales
De todas formas, Ruiz-Gallardón ha indicado que éste no es un debate para estas elecciones municipales y autonómicas sino para las generales y que es necesario "abrir una reflexión muy profunda" sobre este asunto.

Ruiz-Gallardón ha realizado este asunto después de que el presidente de la asociación de Comerciantes de Gran Vía, Florencio Delgado, que hacía las veces de conductor del acto, se refiriese a la "situación desastrosa" que supone la presencia de personas "tiradas" por la calle y de "pedigüeños que campan a sus anchas" por el centro de la ciudad.

Ha sido entonces cuando el alcalde ha dicho que su prioridad es que "no durmiese en la calle nadie porque no tuviera un sitio donde dormir", pero que "legalmente" no puede sacarles de la vía pública a pesar de que Madrid dispone de recursos sociales suficientes para atender a todas esas personas, que el Ayuntamiento de Madrid cifraba hace un año en torno a 1.800 ó 1.900. "Todo aquel sin techo que sigue durmiendo en la calle lo hace por su voluntad, no por necesidad", ha asegurado el alcalde.

El problema es que, "una vez que hemos logrado ese objetivo social" y hay plazas disponibles, "yo no tengo título competencial, es decir, ley que me ampare, para una persona que estando en la calle ocupando la vía pública en usos que no están previstos, poder desplazarla contra su voluntad".

Explicó que la policía le puede "invitar" a marcharse y que el Samur Social le puede ofrecer un recurso, "pero la ley estatal no nos autoriza a que, si pese a todo eso, esa persona nos dice, esto es una vía pública y yo me quedo tumbado en este banco, poder, haciendo uso en este caso de la fuerza, desplazarle de ahí".

En su primera legislatura como regidor, Gallardón quiso retirar de las calles a las prostitutas y creó el 'plan Montera', al que denominó 'Plan contra la esclavitud sexual' para acabar con la prostitución en la capital.

IU rechaza la propuesta
El candidato de IU a la Alcaldía de Madrid, Ángel Pérez, ha rechazado la propuesta de Gallardón. "Los sin techo no nacen, sino que se hacen. Hoy muchos de ellos son víctimas de la crisis, el desempleo y los desahucios y esos desahucios se hacen en los bancos pero no en los que duermen los sin techo, sino en aquellos que, con crisis o sin ella, siguen ganando millones", ha afirmado a ELMUNDO.es.

Pérez considera que, más que sitio para acoger a los 'sin techo', son necesarias "políticas para reinsertar personas", y no "meramente estéticas". "Porque no se vean los problemas sociales no desaparecen; por ello más que pedir una ley para retirarles de la calle habría que exigir medidas para que puedan ser considerados ciudadanos con derechos y no estorbos en el paisaje", ha concluido.

miércoles, 13 de abril de 2011

Paula VIP, rompiendo esquemas

Paula Vip es en estos momentos una de las prostitutas de alto standing o "escorts" más conocidas en España. Ha dado la cara (o más bien, la voz) en numerosos programas de radio ayudando a desmitificar la estereotipada imagen que existe de esta profesión (u oficio, como dice que la llama una amiga suya).

Todavía apenas he tenido contacto con Paula más allá del correo electrónico, pero cuando escucho sus entrevistas o leo su blog me siento identificado con sus palabras y respaldo sus afirmaciones. Como ella, al principio tenía miedo al mundo de la prostitución. No lo hubiese conocido si no se hubiesen dado una serie de circunstancias "extremas": estar de bajón por haber salido de una relación sentimental, incitación por parte de mis compañeros de curro, sensación de haber malgastado varios de los años más valiosos de mi vida con una sola mujer... En esos momentos, "ir de putas" para mí era lo último, lo más bajo, tocar fondo. ¿Pagar por follar? De fracasado total, vamos. Una mancha que jamás podría eliminar. Y por supuesto -aunque jamás había conocido a una sola prostituta- estaba convencidísimo de que no lo hacían a gusto sino forzadas, que jamás disfrutaban de las relaciones sexuales con los clientes ("puteros asquerosos", decía en esa época), que eran los deshechos de la sociedad... vamos, los prejuicios que me habían metido de pequeño en casa (desde una óptica conservadora) y después en mi adolescencia mis "amigos" de las Juventudes Comunistas (ultrareaccionarios, aunque fuesen de progres).

No tengan ningún temor, acérquense a la prostitución. Escúchennos, conozcan nuestras historias, comiencen a vernos como unas personas más. Con nuestras apariciones en los medios pretendemos ir, progresivamente, logrando una mayor aceptación social.



Quienes abogamos por una NORMALIZACIÓN SOCIAL de la prostitución estamos convencidos de que, al menos a pie de calle (a nivel institucional es otro cantar), el rechazo existente hacia la prostitución se nutre fundamentalmente del DESCONOCIMIENTO. Creemos que en cuanto más se sepa sobre esta realidad más irá siendo aceptada por la sociedad civil, de ahí nuestro interés por acceder a los medios (y de los abolicionistas por sacarnos de ellos). El mero hecho de entrevistar a una prostituta es, a día de hoy y en este país, todavía un notición y causa perplejidad y morbo a partes iguales. No digamos a un cliente, eso resulta casi impensable. Se entiende que a una prostituta se la puede excusar por su situación de necesidad, que no la ha quedado más remedio, que la de cosas que hay que hacer para llevar el pan a casa... ¿pero nosotros? ¿los tíos que "vamos de putillas"? Somos vistos algo así como TORRENTE: machistas, fachillas, calvos, gordos, más bien asquerosillos y del Atleti. Precisamente Paula realizó una charla en las Jornadas de Hetaira hablando en nuestro favor, detalle que nunca olvidaré.

Más adelante colgaré esa ponencia, en esta ocasión os traigo la entrevista que la realizaron en el programa "Maneres de Viure" (Maneras de vivir) de COM Ràdio el pasado 9 de abril. Fíjense en lo que dice acerca de las relaciones personales de amistad, destruyendo el mito de que la sexualidad en la prostitución ha de ser fría e impersonal. Más o menos se entiende, aunque dejo una breve reseña en castellano para quienes no sigáis el programa. Veo que cada vez tengo más visitas desde latinoamérica, y como estos lectores seguramente no estén familiarizados con el catalán pueden tener dificultades. Ya veis, en la rica y próspera Europa como no tenemos suficientes problemas hemos de inventarnos otros nuevos por ejemplo creando barreras y diferencias donde no debería haberlas... pero bueno, esa es otra historia. Ahora demos paso a Paula:




La manera de vivir de una escort, Paula Vip. La percepción de la realidad depende de quién y cómo se explica. También de quien la escucha y de cómo lo interpreta. Sobre la prostitución hay muchas ideas preconcebidas, tantas como relatos salen a la luz. La historia de Paula parece fácil. Responde a un momento determinado de su vida, cuando empujada por las circunstancias, encontró en la prostitución una salida rápida a una suma de malos momentos. Un mal matrimonio, un mal negocio, un montón de deudas. Parece fácil, incluso, aparenta un final feliz. Paula lo reconvierte en una experiencia de vida que valora de forma positiva, convirtiendo clientes en amigos. La prostitución de lujo es la élite de un negocio al que muchas mujeres no llegan por propia voluntad. Un mundo oscuro, incierto, que describe historias a pie de carretera o en sofisticados apartamentos de lujo. Paula ha buscado el lado positivo de la prostitución. Ha encontrado en el ejercicio de esta actividad, un espacio de relaciones humanas donde el dinero compra lo que ella ofrece, sexo morboso e inteligente.

_______________________________________________________________________


Quiero aprovechar para añadir una entrevista que la hizo el periódico "La Razón", donde cuenta su situación junto a otras tres trabajadoras del sexo.




10 Octubre 09 – David Moralejo



Por mucho que se debata sobre la «normalización» de la prostitución, la vida de las trabajadoras del sexo no suele ser «normal». En pleno debate sobre si hay que abolir o regularizar, cuatro de ellas nos muestran cómo es su día a día.

Lo más probable es que Paula no se llame Paula. No nos dice su nombre real, pero tampoco se lo preguntamos. Para qué. Con quien queremos hablar es con ella, Paula Vip, no con la mujer de 36 años que trabaja de ocho a tres como eficiente contable en un despacho de Barcelona. La doble vida de esta prostituta comenzó cuando, tras avalar a su ex marido en una inversión fallida, la amenazaron con embargarle el piso. La urgencia económica fue decisiva para dar el paso. «Escort» de lujo, puta, trabajadora del sexo…
Paula acepta cualquier definición menos la de «mujer pública». Montse va más allá. Ha convertido su blog en una plataforma para luchar por los derechos de las prostitutas, y su voz sirve para mostrar un punto de vista personal, implacable y muy alejado de la palabrería política. Licenciada en Ciencias Políticas, entró en el mundo de la prostitución a los 29 años bajo el seudónimo de Marien para dar de comer a su familia y como única alternativa a robar o mendigar. En la actualidad sigue ofreciendo sus servicios, que compagina con el estudio de un curso de posgrado y numerosas actividades académicas. El caso de Raquel se acerca más al estereotipo «clásico»: colombiana, llegó a España hace tres años con la intención de trabajar como empleada doméstica. De hecho, eso es lo que creen que hace sus tres compañeras de piso. Pero no. Ejerce la prostitución en los aledaños de la calle Montera, en Madrid, donde saca el dinero justo para enviar la mayor parte a su madre y a su hijo y seguir tirando con el resto. Nada de lujos ni lencería fina. Margarita Carreras también hace la calle en el polémico Raval barcelonés. Desde hace años, es la portavoz de otras mujeres que, como ella, defienden el derecho de cada individuo a hacer con su cuerpo lo que quiera. Y que los políticos se preocupen por los delitos de extorsión, pero no por abolir una profesión que ella ha elegido y que le sirve «para alimentar y dar una educación a mis hijas».



«No soy ambiciosa»

Paula sólo responde al teléfono de su clientela a ciertas horas. Las que dedica a su trabajo, «como es lógico. Yo prefiero tener un solo cliente diario, eso me permite organizar mejor el resto de mi vida». Cuando hablamos por primera vez con ella aún no son las nueve de la noche y ya ha cenado. Está tirada en el sofá, viendo la televisión y revisando su blog antes de acostarse. Mañana será otro día duro.
«Me levanto pronto para ir a mi trabajo. Nunca me he planteado dejarlo, también necesito esas horas para relacionarme con los compañeros, para compartir los problemas cotidianos con mi gente. Así compenso la otra parte de mi vida, porque la soledad que genera no poder comentar qué tal te ha ido el día al llegar a casa es enorme. A partir de las dos de la tarde estoy disponible como “escort”, pero a mí manera. Concierto una sola cita diaria, aunque podría tener dos o tres si quisiera. O más. Ya tuve que trabajar a destajo hace tiempo y ahora no me hace falta pasar por aquello. No soy ambiciosa: podría ganar mucho más dinero, pero no es mi objetivo». Paula tiene un discurso que sorprendería a más de un escéptico: culta, pausada, cercana… Por eso, casi ni sorprende que acabe de redactar su primer libro: «Todo comenzó cuando abrí mi blog. El tiempo libre que tengo lo aprovecho para escribir, y también ofrezco mi ayuda a otras mujeres». Porque Paula lo tiene claro: «La prostitución es algo muy duro, por eso desanimo a muchas chicas cuando me piden consejo para comenzar en este mundo. Para empezar, si rondan los 20 años o menos, soy tajante: “No te metas”. Si lo tienen muy claro, al menos les ruego que saquen el dinero que necesiten cuanto antes y que, después, rompan todos los vínculos creados».
Paula comprende que su manera de trabajar no tiene nada que ver con la situación a la que se ven abocadas muchas mujeres extranjeras que llegan a nuestro país: «Mis tarifas son elevadas, elijo a mi clientela y dispongo de un apartamento para mis citas. Además, gran parte de mi trabajo consiste en acompañar a cenas, visitar exposiciones, ir a conciertos… La parte sexual me la tomo como una profesional que ayuda al hombre a descubrir nuevos terrenos. Incluso a muchos clientes les he ayudado a romper tabúes que les impedían disfrutar de una vida plena con su pareja».
En unas semanas, Paula presentará su libro, pero seguirá sin mostrar tu rostro: «Mientras mantenga mi doble vida prefiero no hacerlo. Algunas compañeras mías sí se han dejado ver y eso las ha perjudicado más que ayudarlas, así que asumo que así debe ser». Sobre la polémica de los anuncios de contactos en los periódicos, Paula ironiza: «Creo que, en los tiempos que corren, están obsoletos. Cualquiera puede entrar en internet y buscar webs dedicadas a esto con todo detalle. Lo único claro es que la prostitución no desaparecerá nunca, siempre habrá demanda».



Otras entrevistas a Paula:
· En Catalunya Radio, el 17 de septiembre de 2008 por Manel Fuentes.
· En Catalunya Radio, el 4 de octubre de 2009 en el programa “El Secret” por Sílvia Cóppulo y Mònica Roca.

miércoles, 6 de abril de 2011

En la calle, una perspectiva antropológica de la prostitución

"La prostitución está desafiando todos los controles, todos los estereotipos y todos los estigmas que pesan sobre la sexualidad y el género diferencial entre hombres y mujeres"

Virgina, profesora antropología UAM



Una escort que ha empezado recientemente en este "business" relató ayer un episodio que muestra el desprecio que, no infrecuentemente, soportamos las personas vinculadas a la prostitución. Afortunadamente la cosa se quedó en un susto, pero he conocido numerosísimas situaciones similares (y mucho peores): insultos de los viandantes, vecinos que las arrojan agua sucia, comerciantes que las niegan el acceso a sus establecimientos, hombres ENFERMOS que buscan estar una prostituta para infectarla vengándose de un desamor, policías que las amenazan para que tengan sexo gratis con ellos o hagan prácticas que no quieren ofrecer... Sí, la prostitución tiene una cara bastante amarga, pero no es consustancial a ella sino que es la consecuencia de la DISCRIMINACIÓN Y MARGINACIÓN que sufren las prostitutas y su entorno.

Las prostitutas son "persona non grata" para una parte importante de la sociedad. Han sido perseguidas, por ejemplo, en Badostáin, Cartagena, Barcelona...



Por eso hoy os traigo un documental, elaborado con la colaboración de la Universidad Autónoma de Madrid, en el que se cuestiona la visión tradicional de la prostitución y se apuesta por su plena aceptación social. Se lo dedico a Alejandra (la chica del blog enlazado más arriba), Nereida (muy buena amiga mía, toda una personalidad en Desengaño), Carolina (prostituta activista de Hetaira) y, en general, a todas aquellas personas que han padecido este tipo de injusticias. Por la aceptación del trabajo sexual, por una vida en la que no nos tengamos que esconder.





Observen la importancia de los términos, la construcción del calificativo de "puta" tiene un objetivo muy definido: lograr el menosprecio de estas mujeres. Se da un respaldo, se legitiman toda una serie de prácticas que serían totalmente inaceptables hacia cualquier otra persona (Nere nos pone varios ejemplos: tirarlas desde huevos a agua fría, quitarlas el café, presión policial...). El ESTIGMA establece que son individuos perjudiciales, o "ni siquiera seres humanos" como se apunta. No les ven como iguales sino como deshechos, basura, auténtica escoria humana. Una vez deshumanizado el rival ya parece aceptable cualquier cosa que se le haga.

¿A qué viene todo este rechazo? Pues no es ni más ni menos que un MECANISMO DE CONTROL SOCIAL que se ejerce en cualquier sistema contra quien quebrante las reglas, y en la prostitución se rompen muchas: en primer lugar la mujer se muestra como un ser sexuado (desafío directo a su concepción tradicional como mera procreadora) y en segundo como una persona activa en la sociedad, independiente e insertada laboralmente (confrontación con el modelo de mujer cuidadora subordinada al varón). Pero además, si captan su clientela en espacios públicos, TRANSGREDEN LOS MANDATOS DE GÉNERO al mostrar su sexualidad públicamente (que es, precisamente, algo que el feminismo reivindica como acertadamente señala la profesora Virginia). De ahí que se denuncie que sólo parece molestar la prostitución visible, sin importar cómo vayan a estar en un espacio cerrado.

Las prostitutas y sus aliados reclamamos el cese de las persecucciones y otras formas de violencia que padecemos.



Uno de los tópicos que se suele escuchar sobre la prostitución es que no se puede disfrutar con ella o que niega su sexualidad a las mujeres... ¡Crítica que invariablemente viene desde fuera! Es como cuando los curas hablan del amor, ¿qué sabrán? Pues lo mismo, el sexo comercial sigue siendo sexo. Yo lo disfruto y, en la medida de lo posible, hago disfrutar a mi pareja por muy enventual que sea... y si os molestáis en mirar los blogs de varias prostitutas que tengo enlazados en el margen izquierdo del blog veréis que os cuentan lo mismo. Carolina Hernández asegura que incluso muchas veces lleva a establecer relaciones de amistad, ¿por qué tanta gente sólo quiere ver los aspectos negativos de esta actividad?

El repudio a la prostitución hemos de verlo en su contexto, dentro de un occidente cristiano que ha relacionado la sexualidad con el pecado (y más si se realizaba de una manera promiscua). Para mostrar la irracionalidad del estigma que soporta quien trabaja con su coño yo voy más allá que Nereida en su comparación con el fotógrafo (que también vende sus servicios): me gusta referirme al desprecio existente en las sociedades católicas medievales al trabajo manual. Ya sabéis, la nobleza consideraba vil dedicarse a actividades artesanales o comerciales (no digamos ya agrícolas), lo que estimuló el trasvase del poder económico hacia la burguesía. ¿Qué sucedía? La PUTA MORALINA determinaba qué actividades eran "dignas" con lo cual se desperdiciaban muchísimos recursos y las sociedades se hallaban en una situación de infrautilización de su riqueza. La situación con la que hoy nos encontramos no es tan diferente. La prostitución es una actividad por la que muchas personas estamos dispuestas a pagar y que mejora tanto nuestro bienestar como el de la persona que nos oferta su servicio. Únicamente en la perturbada mente de los socialistas, dispuestos a igualarnos a todos en la pobreza, cabe su prohibición.

¿Que nos miran por encima del hombro, con desprecio? ¿Que tratan de insultarnos? ¿Que se creen mejores que nosotros? Ésta es nuestra respuesta: QUE OS DEN.



Dentro de un Estado liberal, democrático, de derecho y con vocación social habría que respetar las decisiones personales de los ciudadanos tal y como dice el profesor Pablo; y trabajar para ampliar al máximo posible los derechos y la protección de los profesionales del sexo. Estoy convencido de que si esta actividad estuviese amparada por el derecho no se producirían algunos de los abusos que he venido denunciando en este blog, se mejoraría la situación global de estas personas y se avanzaría en la aceptación social del colectivo de trabajadores sexuales ya que irían dejando de ser vitos como "bichos raros" (como sucedió, por ejemplo, con los homosexuales). Para ello, por supuesto, habría que reconocer a las prostitutas como interlocutoras válidas y dejar de concebirlas de manera paternalista como "esas mujeres pobrecitas o como víctimas".

viernes, 1 de abril de 2011

Música: Penélope

Hace unas semanas mostré en este blog el debate en Tele K sobre la prostitución, que cerró Nega de "Los chicos del maíz" con una canción de rap bastante mejorable. Todavía no había puesto ningún tema de este género musical, y hay uno que resulta especialmente apropiado.

Penélope, de Nach, es una de las canciones más emotivas sobre el trabajo sexual. Puede criticarse el hecho de que ofrece una imagen un tanto estereotipada de la prostituta, aunque resulta entendible por la intencionalidad que se busca (respetar a y simpatizar con estas mujeres). La letra tiene una fuerza soberbia, reflejando algunos de los problemas que enfrentan las chicas de la calle (desprecio, indiferencia, tedio y rutina...) o motivos que las llevaron a adentrarse en esta vida (alternativas laborales limitadas, desengaños amorosos, cargas familiares...).

Quiero dedicársela a varias amigas que han pasado por la nada deseable situación de tener que cuidar solas a sus hijos (o dejarlos con la abuela y tener que verlos de Pascuas a Ramos, perdiéndose su infancia) como Nicol, Gina, Cristina, Madonna, Alina, Marieta, Narcisa, Victoria... todas unas auténticas luchadoras "que inspiran ternura y sueños, con un corazón muy grande para un mundo tan pequeño".





PENÉLOPE - NACH SCRATCH & NOE

(Nach)

Siempre fue una muchacha bella,
soñaba como cada niña, cada noche, con coger alguna estrella.
Ella es Penélope, su nombre a pocos importa,
no es lo que cuenta si su cuerpo está en venta y su falda es corta.

Oficio antiguo como la injusticia, y no hay cura.
Cada tarde se despierta, espera la ciudad a oscuras,
mientras se viste un pequeño espejo murmura,
delata arrugas de amargura, gajes de una vida dura.

Hace la calle alerta en el silencio de una acera incierta,
se siente muerta mientras un coche se acerca.

Penélope, ya no te preguntas por qué,
incluso hace tiempo que el Sida dejó de preocuparte.

Tanta espera no te deja recordar quién eras,
pierdes la noción del tiempo en ese club de las afueras,
poco a poco empiezas a comprender
que no eres la mitad de la mujer que fuiste ayer.
Penélope.

(Estribillo - Noe)

Penélope...
con su bolso de piel marrón,
y sus zapatos de tacón,
espera en una esquina,
ella es Penélope.


(Nach)

La veía en el supermercado, compraba verdura y pescado,
nadie se fijaba en ella cuando pasaba a su lado,
su silencio en este tiempo y su mirada en el pasado,
una pasión adolescente con el hombre equivocado fue.

El daño inflingido, el beso resultó ser fingido,
y su corazón quedó malherido y perdido.
Él no supo afrontar su realidad,
y escapó como un soplo en la oscuridad.
Y se quedó sola, con un bebé y sola,
bebé que llora en la cuna, nada hay más importante ahora.


(Duo)

La vida cambia pero yo no cambiaré,
yo lucharé por mi bebé, me las arreglaré,
aún confío en la fortuna y en la alegría también,
mi cabeza está muy alta y sé que todo saldrá bien.

Si usted me da el trabajo seré su representante,
tengo aguante y a un hijo a quien sacar adelante.
No me diga que necesita alguien más elegante,
mire, no soy esa niña quinceañera que se la chupa al gerente.

No sé si me entiende, señor empresario, que necesito un salario,
que casi no tengo ropa ni armario.
No sé si me entiende, señor comisario,
lo difícil que es ser pobre y conseguir el pan diario.

(Nach)

En medio de qué, el tedio al no poder tener,
ni tan sólo un espacio para así poder crecer,
tus amigas que te escuchan pero, ¿qué pueden hacer?,
tienen bastante con su vida y el saberla resolver.

Soledad solitaria en tu estómago, días extraños,
24 horas ya no dan para ningún sueño,
(nadie más me hará daño) nadie más te hara daño,
no tendrás dueño, da igual que pasen los años.

Pero Penélope elige no aceptar el ultraje,
y aún mantiene el coraje que esta vida le exije.
Mujer con empuje que inspira ternura y sueños,
un corazón muy grande para un mundo tan pequeño.
Penélope.


(Estribillo - Noe)

Penélope...
con su bolso de piel marrón,
y sus zapatos de tacón,
espera en una esquina,
ella es Penélope.