jueves, 27 de mayo de 2010

La polémica sobre los anuncios de relax

La prensa anuncia hoy que los anuncios de contactos podrían ser suprimidos de acuerdo a la Ley de Igualdad, ya que ésta "considera ilícita la publicidad que utilice la imagen de la mujer con carácter vejatorio o discriminatorio". Para la La secretaria general de Políticas de Igualdad, Isabel Martínez, este tipo de publicidad «cosifica» a la mujer (la convierte en objeto y la desprovee de su personalidad).

De acuerdo a esta Ley, debe ser la propia Administración la encargada de «adoptar las medidas que procedan para asegurar un tratamiento de la mujer conforme con los principios y valores constitucionales». Dicho de manera más prosaica, que volvemos a los tiempos de la CENSURA.

Pronto podríamos dejar de ver anuncios como estos en la prensa española, puesto que nuestros dirigentes políticos consideran que son "vejatorios" para la mujer y que tras ellos se hallan grupos criminales organizados.



La semana pasada ya dí mi opinión sobre el tema, coincidente con la que mantiene el P-Lib, Pedro J. Ramírez o el colectivo Hetaira. Me opongo a la medida no por intereses económicos como Cebrián, ni personales como podría suponerse (yo soy cliente de callejeras, aunque tras la persecución que están padeciendo las de pisos tal vez pase a apoyar económicamente al sector); sino porque concibo estas medidas censoras como atentatorias contra varios derechos fundamentales, como el de a la no discriminación y a la libre expresión e información.

Nuevamente se oponen dos concepciones políticas irreconciliables, la partidaria de la intervención del poder político para obtener una sociedad más justa e igualitaria; y otra que apuesta por la libertad individual de cada persona para desarrollar su proyecto de vida particular (en esta ocasión he empleado un lenguaje más neutro que el que me caracteriza, en consideración a las críticas que me formulan mis lectores). Para ilustrarlas he escogido dos artículos muy representativos, uno a favor y otro en contra de los anuncios. Además ambos firmados por personalidades muy respetadas dentro del feminismo, Ana de Miguel y Cristina Garaizábal. Independientemente de que yo defienda una postura u otra, de lo primero que soy partidario es de la libertad, de la discusión, de la democracia. Pues bien, aquí les traigo dos visiones contrapuestas sobre el mismo tema. La polémica está servida, ¿a quién apoya usted y por qué?




Por Mariana Carbajal, 27 de septiembre de 2009

Ana de Miguel es profesora titular de Filosofía Moral y Política en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y directora del ya clásico curso Historia de la Teoría Feminista, impartido desde 1992 por el Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense de Madrid.



–¿Qué impacto podría tener que todos los diarios dejaran de publicar ese tipo de avisos?

–El impacto sería bueno para todos. Hoy en día la violencia contra las mujeres no desaparece, es física y es simbólica, pero ya no se inscribe en las leyes, sino en el propio cuerpo de las mujeres. Un cuerpo que es objeto de consumo, de alquiler, de venta. Esto deforma todas las relaciones entre hombres y mujeres, tarde o temprano todos pagamos un precio por deformar así las relaciones entre los sexos.

–¿Podría el Poder Ejecutivo prohibir que se publiquen?

–Claro que podría. El ejecutivo prohíbe los anuncios de tabaco y de alcohol y no va a poder prohibir que se ofrezcan “chinas, nuevas, 18 años”. ¿Qué somos si prohibimos la publicidad del tabaco y llenamos tres páginas ofreciendo cuerpos de chicas... de los países más pobres del mundo, de los países donde nacer niña se considera una desgracia... donde están en los hospicios o las venden para la prostitución?

–¿Qué dice el gobierno español al respecto?

–Dice que va a centrarse en lo más grave del problema, que es el tráfico de mujeres, pero las mujeres que prostituyen en los periódicos están traficadas, ¿o alguien quiere sostener en serio que las casi niñas asiáticas que ofrecen los diarios de Madrid han decidido tomar el avión desde Camboya o Vietnam y venir a un burdel madrileño?

–Con la polémica por los anuncios se reflotó el debate en torno de la reglamentación de la prostitución como en Holanda. ¿Qué opina?

–El modelo holandés ha fracasado con el tema del tráfico de mujeres, que ellos reconocen que es cada vez mayor.

–Algunas organizaciones de meretrices pelean para que se considere trabajo. ¿Acuerda con ese abordaje?

Si nos importa algo dejar un mundo mejor a nuestras hijas e hijos, a las generaciones futuras, no podemos mandarles el mensaje de que es un trabajo más. No podemos legarles una sociedad en que los profesores al hablarles de las salidas profesionales les digan a las chicas “Y vosotras también, ya sabéis que siempre podéis ser putas. Las jóvenes como vosotras siempre tenéis muchas oportunidades en esta profesión”.

Los clientes de prostitución suelen no entrar en la escena cuando se analiza el problema de la explotación sexual, aunque son sus principales promotores. ¿Habría que perseguirlos penalmente?

–Yo, cuando veo a las adolescentes de los países del Este y africanas por las calles de mi ciudad siento el impulso moral de castigar pública y penalmente a los puteros. Pero creo que la prioridad es luchar contra la idealización que se hace del mundo de la prostitución desde muchos medios y desgraciadamente casi siempre desde el cine, las series... y casi siempre los hombres, que son juez y parte en este asunto. La prostitución no es la vida alegre, la mayoría de las prostitutas siente asco por los que les pagan, por más que tengan que fingir lo contrario. Creo que hay que hacer como con la violencia, denunciarla continuamente, interpelar a los varones, decirles en voz alta ¿qué demonios estáis haciendo a las mujeres? Y que sepan que llegará el día en que la sociedad, las propias mujeres prostituidas y sus propios hijos, si llega el caso, les preguntará por su responsabilidad en esta vergüenza para la humanidad.

–¿Es posible combatir la explotación sexual? ¿Cómo juega la naturalización de la prostitución que impera en el imaginario social?

–Claro que es posible. Hace un siglo las mujeres no podíamos ni votar. Se consideraba que éramos inferiores y estábamos para servir a los varones, superiores. Y ahora ninguna joven puede ni imaginar que un día el mundo era así. Esto sigue operando hoy en la prostitución: las mujeres tienen el deber de satisfacer físicamente a los varones. Pongamos un precio, vale, pero todo varón tiene derecho a follar o a que le chupen su pene, etc. El otro día en la tele salía una mujer africana y le preguntaban: “¿Por qué te prostituyes?”. No sabía español. Contestó: “Yo mamadas, cinco euros”. No sabía decir más. ¿No vamos a combatir a quienes hacen posible esto y lo llaman “la vida alegre”? Pues claro que sí, se puede combatir, y no te quepa duda, cada voz que se levante contra esta sórdida injusticia es ya parte de la solución.
_______________________________________________________________________




Periódico Diagonal nº 122, Jueves 29 de octubre de 2009

Cristina Garaizabal es psicóloga y portavoz de Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas.



Para Hetaira, prohibir los anuncios de contactos puede forzar a exponerse a trabajadoras sexuales que, ejerciendo libremente, no quieren hacerlo en lugares públicos.

La prohibición de los anuncios de prostitución en los medios de comunicación parece que se ha convertido en los últimos tiempos en el instrumento principal de lucha contra las mafias de trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Teniendo en cuenta que ejercer la prostitución no es un delito ni una actividad ilegal, cabe preguntarse qué tienen de malo estos anuncios para convertirse en centro de la polémica sobre la prostitución.

Desde nuestro punto de vista, los anuncios de prostitución, al igual que los anuncios de otro tipo de servicios, no tienen nada malo. Por el contrario, y según nos consta por nuestra experiencia, son un buen instrumento para la captación de clientela de todas aquellas trabajadoras sexuales que, trabajando libremente y de manera autónoma, no quieren exponerse a hacerlo en lugares públicos. Su prohibición implicaría obligarlas a lanzarse a la calle a buscar clientela o a refugiarse en los clubes, donde tendrían que someterse a las imposiciones de los empresarios, ya que no existe una regulación de estas relaciones laborales, provocando ese vacío legal que las trabajadoras no tengan ningún derecho reconocido ni ningún instrumento legal para defenderse de los abusos y la explotación laboral que hoy se da en muchos de ellos.

Se argumenta que esta prohibición ayudaría en la lucha contra las mafias de la prostitución forzada, pero, seamos serios, ¿cuándo se ha visto que una actividad ilegal se publicite?, ¿realmente pensamos que la mayoría de las que se anuncian son víctimas de trata? Nuestra experiencia nos dice que no es así. La trata es un grave delito que al estar penalizado se mueve en la ilegalidad y la semi clandestinidad. Si estuviera realmente tan publicitado no habría muchos problemas para acabar con ella, pero al no ser así su prohibición no sirve para nada en la lucha contra la trata.

La lucha contra la trata se debe llevar por otros caminos y son necesarios otros medios, como los que ya se contemplan en el Plan Nacional contra la Trata aprobado por el Gobierno. No se puede responsabilizar a los medios de comunicación del control de lo que existe detrás de lo que se anuncia. Si así fuera, hagámoslo extensible a todos los anuncios, y especialmente a aquéllos de marcas de tejanos o zapatillas que han sido denunciados por fabricar sus productos en el sudeste asiático con niños obligados realmente a trabajar en régimen de esclavitud. Esas denuncias están comprobadas. La de que en los anuncios de prostitución la mayoría son forzadas no deja de ser una especulación, ya que no existen cifras que lo demuestren, tal y como dejó patente la Comisión mixta Congreso-Senado para el Estudio de la Prostitución en sus conclusiones de abril del 2007.

Dejémonos de moralinas y diferenciemos la trata con fines de explotación sexual de la prostitución voluntaria. Ante la primera, protección de las víctimas y firmeza en la persecución del delito. Ante la prostitución voluntaria, reconocimiento de que es una actividad legítima y derechos para las trabajadoras, incluido el de publicitar sus servicios.

martes, 25 de mayo de 2010

Repor: Burdeles S.A.

El pasado lunes día 11 se emitió en la primera un nuevo reportaje sobre la prostitución, centrado en los burdeles. En él se entrevista a empleados, chicas, dueños, proveedores, clientes, etc; es decir, a los PROTAGONISTAS DIRECTOS de la prostitución. ¿Y en la uno? ¿En la televisión pública? Este atrevimiento no podía quedar impune, ¡desde luego que no! Por eso hoy Carmen Montón, la portavoz de Igualdad del Grupo Socialista en el Congreso, va a amonestar al presidente de RTVE, Alberto Oliart.

Así el PSOE atiende a la protesta de varios colectivos "feministas y de mujeres progresistas" que se manifestaron en contra este reportaje ya que habría "enaltecido a la industria del sexo", a la vez que estaría "celebrando la obtención de rendimientos económicos derivados de la explotación sexual de las mujeres", convertiéndose por consiguiente en "cómplice y portavoz de los proxenetas". Califican como "inaceptable este tipo de emisiones" en una televisión "comprometida con la igualdad".

A mí todo esto me parece PERFECTO. La GRAN MENTIRA del abolicionismo únicamente puede sostenerse si se mantiene a la población en la ignorancia, para ellos es imprescindible que el fenómeno de la prostitución quede tan aislado, oculto y marginal como sea posible. Los abolicionistas actúan como cualquier totalitario a la hora de implantar sus mentiras, tratan de hipnotizar a la población a fuerza de repetir constantemente unas consignas extremadamente dogmáticas. Saben perfectamente que su ideología sectárea sólo puede triunfar entre mentes con reducida capacidad reflexiva, incapaces de someter la ortodoxia del régimen a la menor crítica por alucinantes que sean sus invenciones. ¿Por qué creen que sus principales apoyos provienen del PSOE?

Como "prostituidor y cómplice de proxenetas" quiero ayudar a la difusión de este reportaje que cuenta cómo funcionan los burdeles en España, con sus aspectos positivos y negativos. Por supuesto que no todo es jauja, pero desde luego dista muchísimo de la aterradora visión que feministas y progresistas nos hacen llegar.


Ya ven, así son por dentro los burdeles en España. Hay diferencias entre unos y otros, claro, grandes diferencias. Los hay de 4 y de 80 mujeres, aquellos donde las chicas sólo van a trabajar o donde también viven, los situados en ambiente urbano o rural (como se puede apreciar el tipo de clientela es muy diferente entre el de la Jonquera y el de Cuenca). Pero por lo general, como puede observarse, son sitios bonitos y cuidados, que cumplen con la legalidad vigente y en los que no se encuentran mujeres prostituyéndose en contra de su voluntad. De hecho éstas manifiestan que no cambiarían nada de su vida y que siguen en esto porque ésta es una opción más fácil que las demás y se han acostumbrado a gastar mucho. Como dice la brasileña que trabaja en el club de Patricio: si no le gustase, no lo haría; o la paraguaya de la "sala de fiestas" de Flores: sí, merece la pena prostiuirse. Más claro, agua. Declaraciones como las suyas son las que hacen trizas al discurso abolicionista, forzado a cerrar los ojos ante esta realidad.

En contraste con las habitaciones limpias y en óptimas condiciones higiénicas que encontramos en este reportaje, los abolicionistas aseguran que los camastros donde las mujeres serían prostuidas tendrían este aspecto. El argumento que defienden es que los documentales como éste, al no proporcionar una imagen catastrofista de la prostitución, la estarían promocionando. Por lo tanto para luchar contra ella habría que ofrecer una visión de la misma tan sórdida como se pudiese, sin importar que las cosas fuesen realmente así o no. La imagen está tomada por un servidor de la exposición "The Journey".



Los beneficios se obtienen en concepto del alojamiento y manutención de las chicas, dependiendo del club se cobra entre 40 y 100 euros diarios. Evidentemente es mucho dinero y la admisión está reservada, pero así los dueños evitan lucrarse directamente del ejercicio de la prostitución que es lo que nuestro código penal tipifica como delito. Aun así que nadie se lleve a engaño, también existen otros clubes donde se va al 50% (al igual que muchísimos pisos) en las ganancias y que por tanto estarían infringiendo la ley. Eso suele suceder en los locales dentro del casco urbano, que son menores y donde las chicas no residen. Vayan a tomarse una copa a los locales del centro de Madrid y lo comprobarán, a poco "normales" que sean ustedes las chicas no tendrán problemas en contarles sus condiciones de trabajo. Obviamente esto es posible porque las autoridades hacen la vista gorda a cambio de sobornos y/o servicios gratis, como me han contado muchas chicas. De hecho si existe alguna mujer explotada sexualmente se encuentra en sitios como éstos, situados prácticamente pared con pared con las comisarías. ¿Ven? Otra cosa que los abolicionistas no cuentan, porque las subvenciones les mantienen con la boca bien cerrada. Para hablar libremente hay que hacerlo desde la independencia económica, algo bueno tiene ser pobre.

Probablemente una de las mayores ventajas de que la prostitución no esté regulada es que así no conlleva ciertas obligaciones para el trabajador, como la obediencia al empresario. Patricio señala con muy buen criterio que si estuviese regulada los dueños tendrían derecho a obligarlas a trabajar. Cierto, como de facto ya sucede en ciertos clubes o pisos (donde se prohibe rechazar clientes o se obliga a prestar ciertos servicios), por lo que los partidarios de la regulación creemos que existe una relación laboral en toda regla. De todas formas las mujeres, a poco espabilados que sean (y creedme, lo son y mucho) van buscándose la vida, hablan con otras chicas, prueban lugares nuevos... Esto obliga a que haya no sólo competencia entre trabajadores, sino asimismo entre empresarios, interesados en atraer a sus locales a las chicas. Es éste un mercado laboral muchísimo más flexible que el oficial, lo que conlleva que la tasa de ocupación sea prácticamente plena y que exista una gran movilidad. Ambos aspectos benefician tanto al empresario como al trabajador.

En Campany su alcalde reconoce cómo cobra más de 30 mil euros anuales en concepto de impuestos gracias al prostíbulo local. Entre los proyectos financiados con ese dinero se encuentra un comedor escolar, ¿es posible mostrar de manera más patente los grandes beneficios sociales derivados de la prostitución? Genera empleos, revitaliza la economía en pueblos deprimidos, permite financiar infraestructuras públicas... Frente a esta realidad, ¿qué oponen los abolicionistas? ¿El fantasma de una explotación que NO SE VE por ningún sitio? Cierto, hay una mujer que nos cuenta cómo entran en España, gracias a una "mafia" que la permite sortear a ella y a sus compatriotas los obstáculos que levanta nuestro país y a la que tarda en pagar la deuda... ¡un mes y medio! Joder, si eso es una mafia me pregunto yo qué coño son los bancos, que nos tienen cogidos de las pelotas de por vida. ¿Y usted, ZAPAPERRO? Que todavía nos quedan dos largos años de sufrimiento... Menuda mafia de cojones es el gobierno, que sí que nos chulea (a base de impuestos), no nos lo podemos quitar de encima ni con agua caliente y para más inri nos trata de idiotas. Si Zapatero dimite soy capaz de estar tres meses sin ir de putas, así os lo digo (menos la noche de la noticia, que la viviría como si fuese el último día de mi vida, claro está).

Muchas mujeres que ejercen la prostitución se ven obligadas a entrar irregularmente en España ante la falta de cauces legales. Por ello la policía suele efectuar redadas en estos sitios (la imagen pertenece al club Flowers). A menudo suele "confundirse" su estancia ilegal y entrada a través de una red de tráfico de personas con la trata de personas con fines de explotación sexual.



En el "hostal" Los Molinos de Cuenca asistimos a otro tipo de prostitución, muy frecuente en España y de la que yo no soy partidario personalmente. Es la propia de marco clubs masivos, en medio de la carretera, donde "ya se sabe a lo que se va" y en el que la clientela no destaca precisamente por sus modales y educación. Esos ambientes no me van, y eso que cuando he ido no he tenido malas experiencias en absoluto. Como estas chicas suelen estar acostumbradas a gañanes o viejunos (dicho sin ánimo de ofender, pero es que es así) pues cuando pueden estar con un tío con pintas, que las trata bien y se lo sabe hacer lo disfrutan. Y no es infrecuente que me permitan pasarme del tiempo, o hagan ciertos "extras", o incluso que lleguemos a quedar fuera. Pero es que es otro ambiente, es como un Mundo de ficción, donde digamos que tanto la prostituta como el cliente están encorsetados en sus respectivos roles. Muchas de las chicas que he conocido en este ambiente no están del todo satisfechas, y desde luego el ejercicio de la prostitución no sirve para que se autorealicen, que se "liberen" como vengo diciendo en esta página, sino que por lo general lo ven como un mero trámite, una molestia podríamos decir, por el que pasar para hacer realidad su proyecto de vida (casa, coche y negocio, como dice una de ellas). A mí no me vale eso de que apenas estén unos meses, que saquen la pasta y salgan corriendo. No es lo que quiero, ese periodo no es suficiente como para que realmente se impregnen de la prostitución, para que asuman su identidad como prostitutas y vayan cuestionando el modelo de sexualidad existente. Sí, yo es que soy muy enrevesado y me como malamente la cabeza, qué se le va a hacer.

Lo que me llama poderosamente la atención es que siendo madero este tal Flores no tenga NI PUTA IDEA del mínimo de legislación. ¿Prostitución prohibida? No, en un sistema democrático todo aquello que no se prohibe formalmente es que está permitido. ¿Alquiler a un ciudadano/a? Pero si muchas de ellas -como confiesa- no tienen papeles, no son ciudadanas españolas. ¿Tramposo? Pues no, es un vividor, un tío que se lo ha sabido montar de puta madre, y nuestros políticos unos vagos, unos cobardes y unos acomplejados por no regular y dignificar el sector y en cambio sí perseguir y deportar a estas chicas por el gravísimo delito de infringir la Ley de Extranjería. Eso es lo que yo sí veo denigrante, que estén trabajando tranquilamente y de buenas a primeras las detengan, se las lleven a un frío calabozo, luego a un centro de internamiento donde realmente sí estarían SECUESTRADAS y acaben deportándolas y arruinando su vida e ilusiones.

domingo, 23 de mayo de 2010

Contra las mentiras sobre la prostitución

"Habría que trabajar y desmentir una serie de tópicos, prejuicios y errores respecto a la realidad en los que a veces se fundamentan algunas posiciones. Para hacer las cosas bien o mal lo mejor es conocer la realidad tal como es: si lo quieres hacer mal, lo harás de verdad; y si lo quieres hacer bien también lo harás de verdad. Lo que no se puede hacer es alterar la interpretación de la realidad".

Ignasi Pons i Antón, sociólogo experto en prostitución



Cuando se nada contracorriente, cuando se lleva la contraria al discurso oficial, cuando se cuenta lo que todos callan, uno tiene la impresión de ser un bicho raro. Quien tiene el valor (o la temeridad) de decir lo que ve y escucha suele ser desdeñado, vilipendiado o, si llega a molestar demasiado, combatido abiertamente.

La historia está plagada de grandes personajes que cuestionaron teorías científicas, advirtieron del advenimiento de conflictos bélicos y pronosticaron crisis económicas a los que quizá los libros rindan un tardío homenaje, pero que sufrieron mucho por parte de sus coetáneos. No obstante se sentían moralmente obligados a librar esa especie de "guerra contra todos", porque sabían que tenían razón y -sobre todo- que si ellos no lo hacían NO LO HARÍA NADIE. ¿Que en quién estoy pensando? Pues por enumerar ejemplos bien conocidos podría poner a Miguel Servet (circulación de la sangre) o a Winston S. Churchill (fracaso del Appeasement). Si pongo a personajes actuales sé que me ganaré ciertas antipatías automáticas, pero no me queda otra, quienes no escuchan a estas "moscas cojoneras" tampoco creo que me presten la menor atención. Algunos de los "pirados" (que es como se refieren a ellos sus detractores) que más juego han dado en la España contemporánea son Pedro J. (autoría del 11-M), Mayor Oreja (negociación del gobierno con ETA) o Rodrigo Rato (crisis económica). Este tipo de personas no dejan a nadie indiferente, el rechazo o la adhesión a sus planteamientos son inmediatos, que es lo que supongo sucederá a quien lea este blog.

Pues bien, lo que yo vengo manteniendo en base a mi experiencia es que las ideas existentes en torno a la prostitución (vejación de la mujer, subordinación al hombre, traumas físicos y psíquicos, extensión de las ETS, control por parte de mafias, y un larguísimo etcétera) son completamente falsas, de hecho precisamente comencé a escribir este blog porque encontré a prostitutas como Montserrat Neira o investigadoras como Laura M. Agustín que defendían públicamente mi misma tesis. Me repateaba tremendamente encontrarme en los medios de comunicación y en el discurso de los políticos una descripción totalmente terrorífica de la prostitución, cuando lo que yo percibía era una realidad diametralmente opuesta. ¿Pero qué pasa? ¿Es que vivimos en Mundos diferentes? ¿Será que nos están engañando? ¿Y si es así, cual puede ser el motivo? ¿O acaso el problema lo tengo yo, y es que estoy majareta? ¿Entonces cómo puede ser que haya tantas otras personas, en contacto directo con este fenómeno, que compartan experiencias similares a la mía?

Lentamente fui contestándome a estas preguntas. No es nada fácil "desaprender" lo que crees saber para ir adecuando tus ideas a la nueva realidad. Para ello se requiere de tanta humildad como falta de dogmatismo, por eso en el encabezamiento del blog digo que las distintas concepciones de la prostitución reflejan valores y principios contrapuestos: por un lado estamos quienes adaptamos nuestras ideas a la realidad y por otra quienes niegan las evidencias empíricas, anteponiendo su marco ideológico. No puede ser de otra manera, el Mundo que se han construido se derrumbaría si no lo hiciesen.

Pero esta gente, al trasladar una imagen totalmente errónea de la prostitución, no sólo estaría desinformando sino que además provocaría un agravamiento de los problemas reales. Volvamos a los ejemplos: Zapatero al negar la crisis habría estado dando una información falseada de la realidad, con la consecuencia práctica de no tomar las medidas pertinentes para afrontarla lo que conllevaría un empeoramiento de la situación. Estos son los resultados reales que los pro-derechos denunciamos sistemáticamente, por ejemplo decimos que la política de sancionar al cliente al considerarlo cómplice de la la explotación sexual conduce a que la prostitución se vuelva más invisible y clandestina, lo que conlleva un perjuicio para quienes paradójicamente se pretendía defender, las prostitutas. Al menos esta es la postura oficial, personalmente considero que este efecto perverso no es accidental sino que se halla meticulosamente planificado. Es decir, que quienes promueven e implementan esta serie de iniciativas son plenamente conscientes de lo que están haciendo, machacar a las prostitutas, pero que como no pueden confesar abiertamente sus propósitos emplean una retórica (defensa de la dignidad de la mujer, de la infancia, lucha contra la delincuencia organizada...) que resulta mucho más aceptable. Por eso afirmo que discutir con los abolicionistas es una batalla perdida, no vamos a hacerles cambiar de idea ya que con su discurso no pretenden describir la realidad de la prostitución sino respaldar una estrategia política.

Desde que comencé este blog vengo sosteniendo que la prostitución es objeto de gravísimas difamaciones y que éstas no se deben tanto al desconocimiento como a la simple y pura MALA FE. Esto conlleva importantes consecuencias prácticas y explicaría fenómenos tales como la total divergencia entre el feminismo abolicionista y el pro-derechos o el empecinamiento que se tiene en repetir continuamente datos sobre la prostitución que se han demostrado falsos o al menos sin suficiente evidencia empírica.



Lo que sucede es que viven de ir aplaudiendo al poder y de decir lo que se espera que digan. Es un pesebre, como en Cataluña, donde tenemos por una parte a la Cataluña oficial y por otra la Cataluña real; una imagen que es la que se traslada desde la administración nacionalista y otra la que existe en la calle. Y claro, a quienes comulgan con el régimen se les mima, premia y otorga un amplísimo espacio en los medios de comunicación; pero los que le llevan la contraria son aplastados como hormigas, y tienen que luchar por salir a flote y poder hacerse escuchar. ¿Se dan cuenta de que es esto lo que sucede con la prostitución? Hay una "verdad oficial", repetida incesantemente por las instituciones políticas y buena parte de los medios, que ahoga a las escasas voces disidentes. Quien decide luchar contra ella inmediatamente carga con la pesada losa del estigma y se organiza una campaña perfectamente coordinada para desprestigiarle personalmente, como le ha sucedido a Albert Rivera (por eso mantengo mi anonimato, no por cobardía sino por sensatez). ¿Qué se ha llegado a afirmar de las chicas del Colectivo Hetaira? Que comparten los objetivos de los proxenetas e incluso que estarían siendo financiadas por ellos. Y mientras ocurre esto, las ONGs abolicionistas sí que están haciendo un gran negocio gracias a las subvenciones.

De estas asociaciones tenía ganas de hablar para llamar la atención sobre una serie de aspectos. Ellas son, supuestamente, las buenas de la película. Las que protegen a las mujeres y luchan por su bienestar. Muy bien, eso dicen, pero resulta difícilmente creíble a la luz de los hechos. Yo les pregunto, ¿Han visto, aunque sólo sea UNA VEZ, a un abolicionista denunciando los abusos institucionales como las multas que ponen a las chicas del Raval? ¿Con tantos como son alguno sacó un simple comunicado acerca de la trama de extorsión policial en Coslada? Nooo, señor. Ni uno, nunca lo harán PORQUE MI TEORÍA ES QUE LO SABEN Y ESTÁN COMPINCHADOS. Los verdaderos problemas los encubren, como sucedió en Villaverde. La mafia que operaba se dedicaba a la EXTORSIÓN, no a la TRATA, ¡pero a ellos qué más les da! Es preferible contar la requetesabida historia de las chicas a las que traen obligadas que ponerse a investigar y a destapar las mafias reales, encabezadas invariablemente por españoles, que a lo que se dedican es a cobrar a las chicas para dejarlas trabajar. A otro con ese cuento. Otra cosa que me enerva es que emplean una neolengua con términos como "mujer prostituida" que precisamente es contestada y combatida, ¡por las propias prostitutas! Si se toman la mínima molestia de contrastar la versión de la prostitución que ofrecen estas ONGs y lo que cuentan las mujeres que ejercen la prostitución en los documentales en que salen (y no digamos ya si acceden a testimonios directos) comprobarán que chocan frontalmente, y que las prostitutas dicen sentirse agredidas por lo que se dice de ellas (aunque en la mayor parte de los casos no expresan más que indiferencia, "que digan lo que quieran").

Creo que hacía mucha falta que alguien cogiese al toro por los cuernos y llamase a las cosas por su nombre. Si quienes abogamos por la normalización social de la prostitución queremos salir del ghetto mediático en el que estamos recluidos hemos de modificar la estrategia conciliadora que hemos venido manteniendo hasta ahora, dos no hacen las paces si uno no quiere. Los abolicionistas están empeñados en mantener la tradicional imagen ocurantista de la prostitución, para conseguirlo es fundamental deslegitimar o -todavía mejor- silenciar a sus protagonistas; si no nos invitan a las conferencias es porque nos consideran un peligro. Nosotros sí hablamos de ellos, e incluso les enlazamos. ¿Ellos hacen lo mismo? ¡Jamás! Lo corriente es que en sus páginas censuren nuestros comentarios. Solemos recurrir a las palabras de las principales interesadas, las prostitutas, para reforzar nuestros argumentos. ¿Qué hacen ellos? Desestimar sus voces asegurando que están amenazadas, alienadas, traumatizadas o directamente locas. A la hora de enseñar la realidad de la prostitución a la sociedad tratamos de acercarnos todo lo posible a ella, como iré mostrando en varios documentales que tengo preparados. Por su parte los abolicionistas realizan exposiciones, vídeos y campañas publicitarias que prescinden por completo del contacto directo con las prostitutas o su entorno, secuestrando sus testimonios. Son ellos los intermediarios necesarios para poder conocer el mundo de la prostitución. Supongo que todo esto cuando menos tendrá que olerle a chamusquina a cualquier persona con dos dedos de frente y un mínimo sentido crítico.

Como siempre les digo: lean, comparen y quédense con lo que más les convenza.

viernes, 21 de mayo de 2010

Comunicado del P-Lib sobre los anuncios de contactos

"Es hipócrita decir que detrás de esos anuncios (de contactos) hay mafias de explotación de personas".

Pedro José Ramírez Codina, director del periódico El Mundo



Ya lleva un tiempo de moda eso de arremeter desde todos los frentes contra la prostitución, especialmente ante aquello que pueda recordar en el día a día su existencia. Según la ideología del régimen la prostitución TIENE QUE SER una manifestación de desigualdad, de violencia de género, de explotación sexual, etc, etc. Poco importa que la realidad les lleve tozudamente la contraria, ya sabemos como son los socialistas con las "cuestiones fé": se mantienen en sus trece contra viento y marea. Da igual que el Tribunal Supremo condene a Garzón por prevaricación, que ellos mantendrán que lo que se busca es la impunidad del franquismo (bueno, esto es cierto, porque la izquierda actual a la que siempre se exculpa es la heredera política de Franco); o que las predicciones económicas del gobierno se disuelvan como un azucarillo y Zetaparo se vea obligado a reconocer de facto su nefasta gestión de la crisis, realizada siguiendo cálculos políticos y no de acuerdo a un criterio económico racional y razonable como el que se mantenía en ciertos círculos de la oposición. Da absolutamente lo mismo, y con la prostitución no iba a ser diferente.

La persecución a la prostitución suele legitimarse en razón de la defensa de la "dignidad de la mujer", pero en realidad quienes mantienen esta postura son quienes las agreden y minusvaloran, al no reconocer su capacidad de autodeterminación personal. Y quienes de verdad las apreciamos somos quienes las escuchamos, entendemos y respetamos.



El discurso oficial ha de mantenerse, por más y más evidencias que haya de que las cosas no son así. Realmente no interesa conocer la realidad, sino trasladar el mensaje de lo modernos, lo innovadores y PROGRES que son; hasta el punto de estar dispuestos a sacrificar NUESTRA libertad por un problema que sólo ELLOS, los iluminados visionaros, alcanzan a percibir. ¿No les suena esta estrategia? ¿Y si añado que para llevarla a cabo no vacilan en seguir el principio estalinista de invisibilizar a quien les lleve la contraria para que no haya voces disonantes o en mentir a posta alarmando a la opinión pública, o en convertir un asunto en una cuestión emocional para sustraerla de la crítica racional e incluso en inventarse directamente datos y cifras sacados de la NADA? Pues claro, con toda la GRAN ESTAFA del cambio climático han hecho lo mismo, punto por punto. ¿Es creíble que unas personas tan bien intencionadas sean torpes para estar siempre equivocándose? En algunos casos, ciertas bases suyas, podrá ser que sean tan cortitos que no den para más; en cambio la hipótesis que mantengo es que únicamente están INSTRUMENTALIZANDO temas sensibles para la opinión pública, que lo que buscan es dar la imagen de comprometidos, de justicieros, de estar preocupados por los demás cuando eso no es más que una máscara; necesaria para ocultar sus auténticas intenciones.

La Ministra de Igualdad, escupiendo los archirepetidos mitos sobre la prostitución. Como buena progre sabe que no hace falta tener razón, sino que con controlar los medios de comunicación basta y sobra. Es curioso que además de los periódicos de "izquierda" que enumera, como el 20 minutos o Público, esta iniciativa ha sido respaldada por los más conservadores como la Razón. No falla, cuando se trata de combatir la libertad los CARCAS siempre van a una.



En este contexto hay que entender el renovado impulso que ha tomado Bibiana para seguir presionando contra la prostitución. No vacila en tildar a los anuncios de contactos de "vergonzosos y deleznables", sencillamente porque no se adecuan a la rígida visión del Mundo que mantiene. Todo lo demás, la trata, la explotación, la violencia de género y las mil y una chorradas que añaden no son más que excusas, justificaciones baratas. Ni son ciertas ni hace falta, como he dicho su objetivo no es otro que servir de tapadera. Frente a ella y los tontos-cobardes-serviles que siguen el juego a los sociatas, sólo un valiente periodista como Pedro J. mantuvo en su día una postura acorde con los principios y valores liberales. Desde luego les dejó en evidencia, si realmente esos anuncios encubren situaciones de trata de personas y explotación sexual, ¿por qué no se investigan? Es más, ¿no serán de gran valor para la policía pues pueden ponerla tras el rastro de las "mafias"? Joder, si yo fuese policía ya me gustaría que los delincuentes se anunciasen en la prensa, ¡qué fácil me lo pondrían! ¿No? Pues no, siguiendo el razonamiento de la ministrilla será mejor que si existe delito se oculte y sea cada vez más difícil de perseguir. Pero qué panda de sinvergüenzas están hechos.

Por eso no puedo menos que alegrarme cuando veo que, en contra de la tendencia dominante, al menos existe UN partido sin complejos que no aplaude las gansadas feministas tan en boga hoy en día. Al contrario, el P-Lib se posiciona en contra de las intenciones totalitarias del actual ejecutivo para "implantar su visión moral particular", mientras firmemente defiende "la voluntad y soberanía individual" de cada persona. Éste es el comunicado que sacaron ayer y que tengo el inmenso placer de reproducir.




El Partido de la Libertad Individual (P-Lib) rechaza de plano el intento del Ministerio de Igualdad de forzar a los medios de comunicación, y particularmente a la prensa escrita, a eliminar los anuncios de contactos, que constituyen una fuente importante (en algunos casos crucial) de ingresos de estas empresas. Una vez más, el gobierno socialista intenta hacer ingeniería social e implantar su visión moral particular a costa de las empresas privadas. Mejor haría el gobierno en preparar una reforma legislativa que acabe con las situaciones de ilegalidad y alegalidad en las que se desarrollan tanto la prostitución como las actividades comerciales relacionadas. Así se garantizarán los derechos profesionales de las personas que voluntariamente decidan ejercer esta actividad, quedando nítidamente diferenciada la prostitución consciente y libre de la ejercida por coacción de mafias. Ésta última merece la más contundente persecución para detener y procesar a los coactores y para liberar de su esclavitud a las personas sometidas. La trata y la explotación sexual no se combaten ni con las moralinas de la derecha ni con las de la izquierda, sino con más libertad, transparencia y respeto a la supremacía de la voluntad individual y de la soberanía que cada persona tiene sobre su propio cuerpo y sobre su sexualidad. El P-Lib rechaza las declaraciones de la ministra Aído, que ha afirmado que la publicidad de contactos es humillante y vejatoria para la mujer. Esta señora parece no haberse enterado de que la prostitución la ejercen tanto mujeres como hombres, con cualquier orientación sexual y para clientes que también son hombres o mujeres, homosexuales o heterosexuales. En todo caso, el colectivismo de los socialistas siempre les lleva a hablar de “la mujer” o de cualquier otra categoría de personas como si fuera un todo homogéneo y compacto. No hay ofensa ni menoscabo de la dignidad de “la mujer” ni “del hombre” sino, en todo caso, de personas concretas con nombres y apellidos, y corresponde a la administración de Justicia, a instancia de parte, corregir esas situaciones cuando se produzcan contra la voluntad de la persona interesada.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Música: a esa

A finales de Febrero recibí el correo de una señora preocupada por los continuos escarceos amorosos de su marido. Lo reproduzco íntegramente (únicamente he separado el texto en varios párrafos para facilitar su comprensión, pues venía todo seguido) porque considero que su caso puede ser de ayuda para quienes se encuentren en una situación similar:



HOLA CLIENTE X. SAQUE TU DIRECCION DE NO SE QUE PAGINA. ME INTERESA LO QUE DICES PERO NO PORQUE LO COMPARTA, SINO PORQUE EN ESTA ETAPA QUE HOY ATRAVIESO, ESTOY ABIERTA Y ESCUCHANDO Y ASIMILANDO LA FORMA DE PENSAR DE TODOS LOS HOMBRES.

SOY LUCIANA, 39 AÑOS, FELIZMENTE CASADA ( O ESO CREIA ) 2 HIJOS ( 5 Y 2 AÑOS ). 15 AÑOS DE CASADOS. Y MI MARIDO ( 36 AÑOS ) ESTUVO FRECUENTADO UN APARTAMENTE PRIVADO DURANTE CASI TODO EL AÑO 2009 HASTA QUE LO ATRAPE.

LO SEGUIMOS CON MIS HIJOS EN EL COCHE, EL IBA EN TAXI, Y CUANDO EL SUBIO AL APARTAMENTO ( TARDE UNOS DIAS EN AVERIGUAR LO QUE HABIA EN ESA FINCA ), LO LLAME POR TELEFONO. EL NO SE ESPERABA QUE YO ESTUVIESE AHI, EN TEORIA YO ESTABA EN CASA DANDOLES EL ALMUERZO A LOS NIÑOS Y EL HABIA SALIDO DEL TRABAJO PARA HACER UN TRAMITE. ASI QUE BAJÓ, CREO QUE EN LA VIDA ME VOY A OLVIDAR DE SU CARA, DE SU EXPRESION. YA PASO UN MES DESDE ESTO. YO NO QUISE DEJARLO DESDE EL PRIMER SEGUNDO, ME DI CUENTA DE ESO ENSEGUIDA. EL SALIO DE AHI PIDIENDO PERDON ( DECIA QUE AHI HABIA UNA CHICA NORMAL ) QUE LO ACOSABA Y HABIA IDO A DECIRLE QUE LO DEJE EN PAZ. TODAS MENTIRAS.

CON LOS DIAS, CUANDO AVERIGUO QUE AHI FUNCIONABA UN APARTAMENTO PRIVADO SE LO DIJE. ME IMAGINO SU VERGUENZA POR DENTRO, PERO NADA COMPARADA CON LA MIA, Y MI SENSACION DE SENTIRME LA PEOR Y LA MAS TORPE DE TODAS LAS MUJERES. ASI QUE EN VEZ DE PELEAR EMPEZAMOS A HABLAR. HOY SEGUIMOS HABLANDO, ESTO ES UN TEMA INTERMINABLE. EL ME CONFIESA QUE ESTO ES DE AHORA, QUE NO SABE PORQUE EMPEZO, QUE ME FUE FIEL DURANTE 14 AÑOS Y MEDIO Y QUE CADA VEZ QUE SALIA DE AHI SALIA COMO DECEPCIONADO ( NO SE SI CREER ESA PARTE ) PERO NO SABE PORQUE SENTIA QUE TENIA QUE VOLVER. PALABRAS DE EL : TAL VEZ PORQUE CADA VEZ ERA UNA CHICA DIFERENTE. AHORA ME JURA QUE NO ME VA A FALLAR NUNCA MAS EN LA VIDA, ME DICE QUE EVIDENTEMENTE YO TENIA QUE ATRAPARLO PARA QUE EL REACCIONARA Y SE DIERA CUENTA DE LO QUE ESTABA HACIENDO. QUE AHORA QUE SABE QUE ME PUEDE PERDER NO QUIERE ESTAR SIN MI , QUE YO SOY EL AMOR DE SU VIDA Y BLA BLA BLA. PERO HAY COSITAS QUE DICE QUE NO ME DEJAN MUY TRANQUILA. FRASES COMO ¨YA SALI ¨ , O ¨YA LO TENGO CONTROLADO ¨ , O ¨YA NO CAIGO MAS ¨.

YO LE OFRECI HACER TERAPIA ( QUE SE YO SI SERVIRA, PERO LEO QUE HAY HOMBRES QUE LA HACEN ) PARA QUE EL NO VUELVA A TRAICIONAR TODO LO QUE AHORA ME ESTA PROMETIENDO, PERO ME DICE QUE NO. ASI QUE YO APELO A TUS CONOCIMIENTOS Y EXPERIENCIAS Y ME ANIMO A PREGUNTARTE SI EXISTIRA EL HOMBRE QUE REALMENTE LOGRE SALIR DE ESE MUNDO QUE ME IMAGINO NO TIENE NADA QUE VER CON LA CASA Y LOS NIÑOS GRITANDO POR ELLA, O LA RUTINA DE LA ESPOSA SIEMPRE CONOCIDA. YO TENGO, O TENIA , ADORACION POR MI MARIDO, ES UN HOMBRE QUE HOY ME SIGUE GUSTANDO, Y YO SIEMPRE HE TRATADO DE NO DEJAR NUNCA DE GUSTARLE. Y EN LA CAMA SE QUE LO VUELVO LOCO, ME DOY CUENTA, EL ME LO DICE Y TAMBIEN ME ESMERO BASTANTE POR VOLVERLO CADA VEZ MAS LOCO TODAVIA. EL SIEMPRE TERMINA DICIENDOME QUE CONMIGO NO NECESITA NADA MAS, ASI QUE ESTOY BASTANTE DESCONCERTADA. SIEMPRE PENSE QUE LO TENIA MUY ENAMORADO EN LA CAMA PERO PARECE QUE NO ERA ASI. O SI, Y LAS PUTAS NO TIENEN NADA QUE VER CONMIGO, COMO EL ME DICE. EL ME DICE QUE LO QUE YO LE HAGO SENTIR EL NO LO SIENTE CON NADIE, PERO YA NO SE LO QUE ES VERDAD Y QUE MENTIRA. O ACASO SE PUEDE TENER TAN DIFERENCIADA A LA ESPOSA DE LA PUTA ??? Y REALMENTE, EL DEJARA LAS PUTAS EN SERIO PARA NO PERDER LA FAMILIA ???. Y PORQUE BUSCAR UNA PUTA, CUAL ES LA NECESIDAD SI TODO ESTA BIEN EN SU VIDA ??? TE PIDO PERDON CON MIS PROBLEMAS, PERO CUALQUIER DATO O DIRECCION DE ALGUIEN QUE HAYA PASADO POR ESTO, HOY TODO ME VA A SERVIR. GRACIAS. ESPERO TUS NOTICIAS .

¿Por qué buscar una puta? pregunta Luciana. Las motivaciones son múltiples, pero en el caso de los hombres casados suele ser la obtención de placer sexual sin comerse el tarro ni buscarse problemas.



La respondí diciendo que la reacción de su marido, de negar hasta lo más evidente e intentar tranquilizarla diciendo que era la mejor y que con ella sentía lo que con ninguna era típica. Evidentemente eso es un cuento chino, si fuese así no necesitaría ir con otras; además de que su conducta no fue puntual, sino que acudía asiduamente a estos sitios. He conocido a un buen número de clientes con pareja y todos seguían el mismo patrón que su marido de sostener la mentira hasta el final debido a que sabían que no tenían otra opción.

La realidad es que es muy difícil dejar el puterío, conozco muchos puteros que tienen o han tenido pareja pero en pocos casos se da el proceso contrario de que el que ha probado los placeres del lumiferio se vuelva hombre fiel y hogareño. Lo ideal es que ambos pudiesen vivir una relación abierta, que les ofreciese a ellos la satisfacción de romper la rutina de quince años de matrimonio (joder, suena como una condena) y a sus hijos la estabilidad de crecer en un hogar unido. Mi criterio es que lo principal sería salvaguardar la familia en la que crecen esos dos pequeños de 2 y 5 años. La relación entre Luciana y su esposo ya siempre estará marcada, como mínimo, por la desconfianza; eso es lo que tiene la monogamia, que si falla no hay un plan B. La gran ventaja de ser promiscuo es que si estás mal con una persona, te vas con otra. Y aquí paz y en el cielo gloria, oiga.

Ni hay que pedir lo imposible ni culpar a los demás de los errores propios. Educada pero fríamente le dije a esta señora que quizá ella hubiese propiciado la decisión de su marido de buscar el amor fuera de casa. No es por justificarle, pero por lo que cuenta de estar con "chicas diferentes" (que bien podría ser otra mentira, para que su mujer creyese que no tenía nada más que sexo con ellas) es muy probable que se aburriese de la misma (por duro que suene) y se sintiese atraído por ir probando de vez en cuando algo nuevo. Algo normal en un varón de 36 años, en plenitud de la vida.

Si realmente hay entendimiento y comunicación en una pareja no debería llegarse a situaciones como ésta. La solución no es que se le de a elegir entre "o yo o las putas", porque entonces el engaño está asegurado. Lo que habría que intentar es construir una sexualidad no exclusiva, en la que ambos pudieran saborear los placeres de la carne sin necesidad de romper su familia. Pero claro, eso exigiría separar la tradicional unión de amor y sexo, un proceso que no resulta nada sencillo.

Aprovecho para dedicarla la canción "A esa", de Pimpinela. No trata específicamente sobre la prostitución, sino de los celos de una mujer despechada que ve cómo otra la aleja de su amado y las razones que explican la conducta del marido: recuperar aquello que ella ya no le da y devolverle las ganas de vivir. Señoras, ¿quieren saber por qué sus mariditos se van de picos pardos? Pues estas son sus principales motivaciones, la monogamia ES UNA CÁRCEL capaz de destruir el amor más profundo. Si en vez de pensar únicamente en nosotros mismos tuviésemos en consideración los deseos y necesidades de nuestra pareja otro gallo nos cantaría.




A ESA - PIMPINELA

Ven aqui, quiero decirte algo...

A esa, que te aparta de mí,
que me roba tu tiempo, tu alma y tu cuerpo,

ve y dile...

¿Qué quieres?

Que venga, que tenga valor,
que muestre la cara y me hable de frente
si quiere tu amor...

¿Y para qué?

A esa, que cuando está contigo
va vestida de princesa.
A esa, que no te hace preguntas
y siempre está dispuesta.

A esa, vete y dile tú...

¿Qué?

¡Que venga!

¿Para qué?

Yo le doy mi lugar...

¿Qué quieres probar?

Que recoja tu mesa, que lave tu ropa
y todas tus miserias...

¿Y qué quieres demostrar?

Que venga, que se juegue por ti...

¿Qué vas a conseguir?

Quiero ver si es capaz de darte las cosas
que yo te di...
A esa, a esa...
A esa vete y dile tú, que venga...

Esa, que te pone tan mal,
fue capaz de hacerme volver a vivir
ilusiones perdidas.
A esa, que hoy te hace hablar,
yo le debo las cosas que hace mucho tiempo
tú ya no me das...


A esa, ¿qué le puede costar
hacerte feliz una hora por día?
A esa, no le toca vivir ninguna tristeza,
todo es alegría.


A esa vete y dile tú...

¿Qué?

¡Que venga!

¿Y para qué?

Yo le doy mi lugar...

¿Qué quieres probar?

Que recoja tu mesa, que lave tu ropa
y todas tus miserias...

¿Y qué quieres demostrar?

Que venga, que se juegue por ti...

¿Qué vas a conseguir?

Quiero ver si es capaz de darte las cosas
que yo te di...

¡Que venga!

¿Para qué?

Yo le doy mi lugar...

¿Qué quieres probar?

Que recoja tu mesa, que lave tu ropa
y todas tus miserias...

¿Y qué quieres demostrar?

Que venga, que se juegue por ti...

¿Qué vas a conseguir?

Quiero ver si es capaz de darte las cosas
que yo te di...

A esa, a esa...
A esa vete y dile tú, que venga...

sábado, 1 de mayo de 2010

Primero de Mayo, por el reconocimiento del trabajo sexual

"La situación de alegalidad (en la que está la prostitución) hace que la gente piense que la prostitución está relacionada con la droga y la delincuencia, pero nosotras somos las primeras interesadas en que esto no exista. Esta solución se solucionaría reconociendo nuestros derechos y haciendo que nuestra voz sea partícipe en todo esto, lo cual implicaría pagar nuestra seguridad social y todos nuestros impuestos, siempre que se reconocieran los derechos de las trabajadoras del sexo".

Carolina Hernández Arévalo, prostituta



Aunque considero que esta emblemática fecha ha sido desvirtuada, traicionada, "prostituida" (si aceptamos el significado socialmente asumido del término, que personalmente rechazo); me gustaría aprovechar el día de hoy para recordar que existe un amplísimo segmento de trabajadores que son ninguneados e incluso criminalizados en nuestro país, hablo de quienes se dedican a la prestación de servicios sexo-afectivos, más conocidos como trabajadores del sexo o prostitutas/os.

Como saben mis lectores este blog sigue la política de no suplantar la voz de los protagonistas de la prostitución (principio tan razonable como poco practicado), así que he echado mano de las palabras de Carolina Hernández, una de las prostitutas más activas en la defensa de los derechos de su colectivo.

Esta valiente mujer comienza señalando la más básica de todas exigencias, tan elemental que llego a sentir vergüenza por tener que repetirla: QUE NOS ESCUCHEN. Oigan, que parece algo de Perogrullo, pero estoy harto de tanta charla y tanto discurso sobre la prostitución en los que se prescinde por completo de nosotros, los principales implicados. ¿Creen que esto sería posible si hablásemos de cualquier otro grupo? La invisibilidad social que padecemos se traslada al ámbito político-institucional, siempre se decide por nosotros porque no contamos, no importamos, NO VALEMOS NADA a los ojos de nuestros representantes.

Continúa denunciando el desprecio que sufren por parte de una ciudadanía que, en su desconocimiento, vincula la prostitución con el mundo delictivo cuando es algo que no tiene nada que ver; añadiendo que ella no siente su trabajo como algo degradante, que va "con la cabeza bien alta". ¿Es tan difícil de comprender que puedan existir distintas valoraciones acerca del trabajo sexual, que algunos realmente no lo veamos feo, sucio e impuro? Pues eso, la siguiente petición que elevo desde aquí es QUE NOS RESPETEN.

¿Qué sucede cuando ni se escucha ni se respeta a un conjunto de personas? Pues como sucedía con los esclavos, las mujeres, los negros, los indígenas americanos... que SE ABUSA DE ELLAS. Son constantes sus quejas del "abuso, acoso y arbitrariedad" policial, un aspecto que he subrayado en este blog al encontrarme con que era completamente soslayado por todas aquellas personas que hablan de prostitución en los medios (supongo que por desconocimiento) y por las ONGs de atención a las prostitutas (en este caso creo que debe de ser por interés). Carolina, reconocida activista, ha tenido numerosos, graves y continuos problemas con la policía, como ella cuenta no son infrecuentes las detenciones ilegales. La policía (al menos la municipal de Madrid, en posible connivencia con la nacional) controla estas zonas de prostitución exigiendo dinero a las chicas para dejarlas trabajar, y si no se muestran sumisas las detienen de manera totalmente ilegal. Esta es la consecuencia, EN LA VIDA REAL, de que no se las reconozca como sujeto de derechos, como ciudadanos con el mismo respeto y dignidad que el resto. En casos más sangrantes el encarcelamiento se puede alargar hasta dos semanas, son las llamadas "quincenarias", práctica proveniente del franquismo y que todavía perdura a día de hoy.

Con anterioridad creía que nuestro Alcalde conocía y consentía estos hechos, en cambio ahora soy de la opinión de que aunque sabe lo que se cuece él no fomenta esta situación sino que se ve imposibilitado para controlar los desmanes de un cuerpo policial desbocado por completo, que no tiene reparo en infringir las leyes cuando le conviene. Sacan dinero a las discotecas que tienen contratados porteros que no han pasado el correspondiente examen, a los bares que permiten abrir más allá de su hora de cierre, a las tiendas de chinos... Se han convertido en una casta privilegiada que emplea el poder y recursos públicos en su propio provecho en vez de en beneficio del ciudadano como debería ser. ¿Les suena esto de algo? ¿Qué raro que suceda algo así en España, no? Esto puede explicar el cambio de opinión de Gallardón al pasar de la Comunidad al Ayuntamiento, se encuentra con un problema de corrupción gordísimo con el que no puede acabar porque la única solución posible, denunciarla y perseguirla, tendría un coste político inasumible: destruir la confianza ciudadana en las instituciones públicas y sus fuerzas de seguridad. Desde luego no me gustaría estar ni en su pellejo ni en el de Pedro Calvo, concejal de Seguridad y Servicios a la Comunidad. Menuda patata caliente tienen entre manos...

Pues sin más preámbulos, y pidiéndoos disculpas por lo extenso de mi introducción (sabéis como soy, se me va...) ya doy paso a las palabras de Carolina. Es lo más cerca que podéis estar de conocer la realidad de la prostitución de calle sin haberla vivido, así que espero que sepáis dar el justo valor a su testimonio. Como ella quiero agradecer a CC.OO. que se haya desmarcado de la línea que ha tomado la mayoría de la izquierda y del movimiento sindical en este país molestándose por conocer la situación y necesidades de las prostitutas. ¡Dentro tocho!

¡Viva el Primero de Mayo!¡Vivan las trabajadoras!¡Viva el proletariado del amor!




Carolina Hernández - La Insignia, Enero del 2006

La ofensiva contra los derechos de los trabajadores del sexo, tradicionalmente dirigida en España desde la extrema derecha y las organizaciones afines a la Iglesia católica, tiene nuevos y tal vez inesperados referentes. En el año 2005, el Partido Comunista de España (PCE) se sumaba a las fuerzas prohibicionistas, ocultas ahora -en consonancia con la moda de la mayoría moral estadounidense- bajo el eufemismo de abolición. Esta misma semana, la Unión General de Trabajadores (UGT) hacía lo propio y abría un sorprendente capítulo en la crisis de la izquierda, el dedicado al sindicalismo que criminaliza a los trabajadores y se niega a representarlos. La Insignia ofrece hoy a sus lectores un necesario contrapunto al despropósito anterior, la intervención de Carolina Hernández, prostituta en medio abierto e integrante del Colectivo HETAIRA, en Mayo del 2005 durante las jornadas «Derechos de ciudadanía para las trabajadoras y los trabajadores del sexo», organizadas en Madrid por el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.)

HETAIRA está muy agradecida porque la voz de las mujeres se empiece a escuchar, de las mujeres prostitutas que trabajamos en la calle. La verdad es que es muy importante. El tema de la prostitución, aparte de ser un problema, necesita ser escuchado, estudiado, que se sienten a tomar soluciones, porque bastantes problemas tienen y se enterarán a lo largo de lo que voy a contar. Contaré parte de mi vida al llegar a HETAIRA, parte de la inmigración, parte de la problemática que llevamos día a día, con la policía, convivencias..., ciertos puntos del Ayuntamiento de Madrid y cosas que vivo el día al día. Y algo que quiero que quede claro: es que esto lo hago por voluntad propia, que soy prostituta porque yo quiero, porque me da el sustento diario para poder mantenerme a mí misma, y porque yo he escogido trabajar como trabajadora del sexo.

La verdad es que a partir del tiempo que llegué a HETAIRA hasta la fecha actual, nos ha llenado a mis compañeras y a mí de mucha gratificación el luchar por los derechos conjuntamente de las prostitutas que se encuentran desprotegidas.

Descubrir esa inquietud, el saber qué vida lleva la mujer en la calle y los conflictos a diario que tenemos. Cuando llegué a HETAIRA tenía dudas, ya había sido engañada y burlada por una asociación. Pero me llamó mucho la atención el que las personas que intentaban ayudarme se interesaban por mí también en lo personal.

Después de haber hablado dos o tres veces con ellas, me invitaron a una fiesta. Y entonces fue cuando yo decidí que tenía que ser Carolina HETAIRA. Cuando ya era parte de una de ellas, empecé a llevar a mis compañeras que se encontraban en la misma situación que yo, y que supieran que había personas que luchaban por los derechos de las prostitutas, pero no es fácil, es duro descubrir una a una, aun siendo tú parte de ellas. Es difícil. Al intentar preguntarte por lugares de ayuda, médicos, abogados, es más una ayuda personal, ¿cómo le cuentas, a alguien que no conoces, un tema privado?

Pero poco a poco me fui ganando la confianza de ellas; de esta forma se organizó el primer grupo en Montera y de ahí han salido la primera y la segunda manifestación realizada por nosotras mis compañeras.

El luchar por los derechos de las trabajadoras sexuales es una labor larga y dura. Desde HETAIRA ya no es sólo la idea de una asociación, sino es el hacer transmitir que tantos derechos tiene la señora de casa, la que esté en una oficina, la deportista, como la mujer que está en la calle ejerciendo una labor como cualquier otra. El saber que cada día tus derechos son burlados, el intentar terminar con algo que no es ilegal, porque tampoco está prohibido que estés ocupando parte de la vía pública. En la calle Montera el comercio cada día se ha ido aglutinando y culpando a nuestras compañeras de los problemas que tienen, sus déficit económicos, y sin tener en cuenta que el negocio del restaurante (?) no es el mismo que vender placer.

La política de este país se va convirtiendo en un acto de arbitrariedad hacia la democracia y los derechos de todos nosotros. Si nos damos cuenta, los conflictos referentes a la prostitución no han cambiado en nada; por el contrario, se han ido trasladando de un lugar a otro, sin que hasta el día de hoy se haya conseguido paliar sus problemas.

Las constantes redadas que realizan en la Casa de Campo no dejan trabajar a mis compañeras. Este acto de intentar terminar con la prostitución ha ido degradando e intentando terminar con la poca dignidad que nos queda. A la policía no le importa que tengas un resguardo; por el simple hecho de estar en la calle, de ser extranjera, seas del país que seas, aun siendo española, igual te llevan detenida.

La autora de este artículo, posando en la entrada de la antigua sede del Colectivo Hetaira. En la puerta puede leerse una de sus más antiguas y repetidas consignas: como ven nuestras reivindicaciones son razonables, sencillas y hasta justas, si se me permite la valoración. Pero parece que cada día que transcurre en lugar de acercarnos a nuestros objetivos lo vamos teniendo más difícil...



Yo he decidido cambiar de lugar y me he trasladado a unos 15 kilómetros de mi zona habitual, a Villaverde, por no molestar, supuestamente, a los ciudadanos. Sin embargo, el conflicto no ha terminado, el acoso ha sido más insistente: manifestaciones de los vecinos, denuncias policiales, redadas, operativos como si se tratara de terroristas, teniendo la prensa enfrente, sin respetar la intimidad de las mujeres. Y no sólo eso, parando los coches, obligándote a desocuparlos.

El resguardo que has obtenido no te sirve de nada, porque cuando estás en la comisaría te hacen un decreto de expulsión, te tienen detenida toda la noche, al día siguiente te dejan en libertad argumentando que estás ilegal e indocumentada. Ésa es la explicación que recibes de parte de la policía. Y nosotras, al estar en la calle y de forma vulnerable, sin una ley que nos proteja, somos el objetivo de las leyes que nuestro Gobierno pone frente a la inmigración. Y si a todo esto le añadimos el intentar terminar con la delincuencia, las mafias, el resultado es que terminamos siendo tratadas como delincuentes en lugar de como trabajadoras sexuales, como si cada una de nosotras, en lugar de usar preservativos, lleváramos pistolas o cualquier otro objeto para delinquir.

La delincuencia, la droga y el vandalismo, ninguna de estas cosas está relacionada con la prostitución, pero para los ciudadanos y la policía es fácil relacionarlo, por el simple hecho de estar en la calle y de forma irregular.

Esto te convierte en el objetivo de la policía. Las mujeres que nos encontramos en la calle de día, principalmente las inmigrantes, somos marginadas y tratadas con un verdadero desprecio frente al acoso policial inmigratorio que existe.

Otro de los puntos y de los problemas que tenemos día a día es el estigma y el desprecio que la sociedad relaciona con mi actividad, mi trabajo; lo relaciona con la delincuencia y la deshonestidad. Ante todo esto está mi moral, está por encima de cualquier trabajo, y esto hace que lleve la cabeza bien en alto, porque no discrimina para nada mi condición.

Hay otro punto: la diversidad entre mis compañeras, entre las que vienen obligadas. Desde HETAIRA somos las primeras en indicar que esto no exista, estamos en contra de ello, pero nosotras pensamos que son las autoridades quienes deben poner mano dura para que esto tenga su fin. El otro está las que ejercemos por voluntad propia, ya que, como he dicho antes, es el sustento diario que nos lleva el bocado a la boca. Malo, por captar la clientela en la calle.

Exigimos la falta de derechos laborales. En esta regularización no consta mi actividad. De esta forma, al yo no estar regulada y al estar ejerciendo, no puedo darme de alta cuando tengo una baja laboral, cuando tengo una enfermedad...; cuando mi jefe me agreda, para mis compañeras que trabajan en clubes, no pueden dar una queja. Esto vulnera mis derechos y favorece la explotación económica y laboral. También exigimos la negociación de espacios, ya que cuando hay manifestaciones de los vecinos, a ellos se les escucha. ¿Y por qué a nosotras no?

Varias meretrices exigiendo el establecimiento de un espacio en el que puedan desarrollar tranquilamente su actividad. Nuestro alcalde, el señor Gallardón, se ha opuesto reiteradamente a ello. Como denuncia Hernández, las reclamaciones de este colectivo son sistemáticamente ignoradas por los responsables políticos.



Siempre desde HETAIRA exigimos un lugar donde nosotras podamos trabajar tranquilas. Exigimos derechos laborales, derechos humanos, derechos para nosotras, las inmigrantes, el derecho a la libertad de movimientos, donde nosotras podamos establecer nuestros propios negocios y donde nosotras escojamos para trabajar. Siempre hemos querido llegar a un acuerdo con nuestro alcalde. Desde HETAIRA y con grupos de mis compañeras hemos hecho manifestaciones, una cacerolada, hemos hecho tantas peticiones al señor Gallardón y ni siquiera nos ha escuchado. Después de un largo y transcurso y muy largo tiempo nos recibió la concejala de Bienestar Social, la señora Ana Botella, con mucho desagravio e insultos hacia nuestra honestidad, y con un total desacuerdo hacia lo que le planteábamos. Al final no llegamos a nada. Nuestra meta era llegar a un acuerdo, ya que lo ha hecho con otras asociaciones. Pero, sin embargo, con nosotras no.

Después de todo esto el señor Gallardón saca un plan que recrimina los derechos de las personas que nos encontramos trabajando en la calle, el famoso llamado "Plan contra la esclavitud sexual". El hecho de que las mujeres nos encontrábamos en la calle era el problema para nosotras y nos hemos ido trasladando los conflictos y llevarlos con nosotros a los vecinos y que ellos los lleven también con nosotros de un lugar a otro, y convirtiéndonos en el objetivo de la problemática que tiene hoy en día la ciudad. La forma de este plan era brindarte una ayuda de 300 euros y que te vayas a tu país, o un lugar donde puedas trabajar y ganaras poco dinero. Démonos cuenta dónde está la explotación y la esclavitud, como ellos lo llamaban. Nosotras vamos a seguir luchando por los derechos. Entre otros tantos problemas a los que me enfrento es el abuso de la policía, hasta nuestros derechos, tanto para las mujeres como para las transexuales, que son agredidas moralmente y discriminando su condición, tirando de la mano hacia atrás, obligándolas a llegar al coche, agachándoles la cabeza e introducirlas en el coche de policía.

No obstante, con todo esto, lo que está pasando, el señor alcalde ahora ha decidido tapar las calles de la colonia Marconi, donde yo trabajo, que es Villaverde, supuestamente para combatir la prostitución y quitar la delincuencia. No sabemos por qué no se nos ha comunicado, pero como siempre sabemos que nuestra voz y nuestra opinión no cuentan.

El señor Gallardón no escucha a este grupo de mujeres que queremos soluciones para que no haya problemas ya. ¿Por qué cuando él era presidente de la Comunidad estaba a favor de todo esto, y por qué ahora que está sentado y siendo alcalde no tiene las mismas opiniones? ¿Por qué la gente habla de prostitución y de las prostitutas sin hablar con nosotras, que vivimos el día a día y que estamos en nuestro trabajo con los problemas a los que nos enfrentamos? Todos dicen hacer algo para supuestamente ayudarnos, pero en realidad nadie hace nada.

En el año 2000 se abrió un foro en el Ayuntamiento de Madrid con el Partido de Izquierda Unida. Asistimos dos o tres veces y, sin embargo, el que en ese entonces era alcalde en cargo, el señor Álvarez del Manzano, ni siquiera se presentó a ninguna de las reuniones que tuvimos en la sala del Ayuntamiento. Todo quedó ahí.

Después de tres años se abrió una mesa en el Senado, a la cual asistí un día. Pero como siempre, todo quedó en un papel y en las mesas del Senado, sin llegar ni siquiera a ninguna solución.

Queremos soluciones. ¿Por qué no dan soluciones? Quienes tienen que dárnoslas no son los vecinos, no somos nosotras, son los políticos quienes tienen que solucionar los problemas, para eso los elegimos, para eso están allí, para que nos solucionen los problemas, no para que nos den problemas a nosotros, los ciudadanos; no a nosotras las ciudadanas, que nos encontramos en la calle porque formamos parte de esta sociedad, aunque no lo queramos ver. Somos humanos y estamos ahí en la calle. Vamos a seguir luchando por los derechos. Ellos son quienes deberían estar sentados con nosotras dándonos soluciones, no dándonos problemas. Nos dan problemas a nosotros, y muchos, lo que pasa es que no damos la cara todas, no porque no queremos, porque nos enfrentamos al desprecio de la sociedad, a la sociedad mediocre e hipócrita en la que vivimos, que no quiere afrontar lo que en realidad tiene en sus ojos.

Lo siento, pero es la verdad. Soy una mujer que llevo ocho años trabajando en la calle, vivo día a día, hablo con propiedad, hablo lo que vivo, hablo lo que en carne propia palpo. Nadie me obliga a estar aquí. Y lo único que digo es que gracias, porque estas mesas que a diario asisto, o de vez en cuando, y una de ellas Comisiones Obreras que nos ha escuchado y nos ha brindado la mano para que nosotras estemos aquí, le agradecemos porque la voz de la mujer que esté la calle se escuche. Es una mujer como cualquiera de las que estamos aquí sentadas. Digo como cualquiera, porque somos humanos, no somos extraterrestres ni somos extraños.