miércoles, 27 de enero de 2010

De nuevo Serrano, el juez rebelde

Con la cantidad de asuntos que todavía tengo que tratar no soy muy dado a volver sobre el mismo tema, pero en este caso merece la pena que siga dándoos la matraca. Hace poco hablé sobre este extraordinario juez, al que elogiaba la bondad de la causa que defendía así como el inaudito valor demostrado al enfrentarse al estabilishment retro-feminista que le declaró una guerra sin cuartel en cuanto se hizo notar haciendo pública su disconformidad.

Resulta que una de las más importantes tesis que mantengo sobre la prostitución es que no se puede desligar de otros temas, que no podemos "ir a nuestra bola" desentendiéndonos de otros muchos asuntos que tratan sobre derechos civiles, libertades, igualdad... Que en el fondo nosotros compartimos la misma lucha que otros colectivos, un combate por una sociedad libre, plural e inclusiva. Y que hemos de percatarnos de ello lo antes posible porque nuestros rivales ya lo han hecho. Como muestra señalaba que, no por casualidad, las mismas voces que estaban clamando contra Serrano eran las que pedían la persecución de la prostitución.

La situación de este juez y de todos aquellos que denuncian la perversa política de género seguida por el actual Gobierno de España es un reflejo exacto de la que pasamos quienes intentamos desmitificar las arraigadas creencias existentes sobre la prostitución. No somos una especie de machistas irredentos, al contrario, somos nosotros los aliados de las mujeres, quienes realmente las escuchamos en vez de victimizarlas y tratarlas como menores de edad como hace el abolicionismo. Hemos visto durante años una realidad que, en nuestros círculos, compartimos y de la que se sabe que es cierta; pero a la vez existe un temor a contarla públicamente porque al contradecir al discurso políticamente correcto vamos a ganarnos muchos y poderosos enemigos. Ninguno quiere pasar por un calvario como el que está teniendo que soportar estoicamente el magistrado Serrano, no se nos prohibe hablar pero todos somos plenamente conscientes de las consecuencias que se derivarían de hacerlo en público, a cara descubierta.

Los clientes de prostitución nos vemos sometidos a una fortísima presión social para permanecer callados, en el anonimato. Al igual que quienes cuestionan al feminismo oficial nuestros argumentos son desoídos y nosotros etiquetados según toda una serie de manidos estereotipos.



El colectivo de mujeres que ejercen la prostitución ya cuenta con varios referentes en nuestro país como Nereida Lakuló, Mónica Blanco, Carolina Hernández, Margarita Carreras, Mónica Coronado... sin embargo los puteros todavía necesitamos a un Serrano, sabemos que hay que colgarle el cascabel al gato pero nadie está dispuesto a hacerlo. ¿Quién será el valiente, el héroe, o quizás el loco? Nosotros contamos, como mucho, con uno: Nacho Allende más conocido como "Torbe", con quien recientemente he comenzado a coordinarme. Más que valor lo que pasa es que se la pela lo que piensen de él y además cuenta con la ventaja de tener la vida resuelta (al igual que Sebastián Horsley en el Reino Unido, por poner otro caso de putero confeso). No obstante tampoco está muy interesado en la promoción del trabajo sexual y la lucha por su normalización, sino que más bien ha acudido a los platós de tv para autopromocionarse y por los siempre golosos euritos... Nuestro principal problema es que estamos absolutamente desorganizados lo cual nos convierte en un grupo irrelevante políticamente. Antes de comenzar a dar la lucha tendríamos que contar con algún tipo de estructura, pero somos incapaces tanto de formar la nuestra propia como de integrarnos en alguna ya existente (como el movimiento pro-derechos). Mi esperanza reside en que los clientes multados por las ordenanzas comiencen a sentirse lo suficientemente agraviados como para pensar en la posibilidad de oponerse a ellas creando algún tipo de plataforma.

Este es el planteamiento que he mantenido hasta ahora, "esperar mi oportunidad", pero el señor Serrano ha roto mis esquemas. Harto de que nadie hiciese nada decidió saltar al ruedo y coger al toro por los cuernos. Sin tener a nadie detrás, sin apoyo alguno frente a las femifachas. Sus enemigos le saltaron al cuello, pero se puso a repartir hasta quedarse solo. Un hombre ha puesto en jaque a todo el ejército progre. Realmente le admiro y me gustaría emularle, mas no me creo capaz de hacerlo hoy por hoy. Sus palabras me han calado hondo, tampoco yo quiero convertirme en una "Casandra de Troya" cuyas advertencias caigan en saco roto.

Éste es su último y soberbio artículo:



Francisco Serrano, juez titular del Juzgado de Familia número 7 de Sevilla



Resulta obvio que la libertad, sobre todo la libertad de expresión, consiste en la posibilidad de decir lo que otros no quieren oír. Constituye ese reconocimiento un derecho fundamental que ampara a todos los ciudadanos sin ningún tipo de restricciones salvo las que son necesarias para evitar la conculcación de otros derechos, como es el derecho al honor, la dignidad y estima de otras personas.

La libertad de opinar, la de expresar dentro del respeto las propias ideas y pensamientos, se extiende a toda la ciudadanía, incluidos los jueces, porque ciertamente venimos obligados a acatar y cumplir y hacer cumplir las leyes, pero como ciudadanos que somos, expertos en las áreas sociales que son objeto de nuestro ejercicio jurisdiccional, resulta lícito y legítimo que también se pueda hacer un juicio crítico sobre su contenido, porque cuando se advierte que una norma no produce los bienintencionados efectos pretendidos por el legislador, es cuando se pone en práctica mediante su aplicación. Al igual que, y eso a nadie parece extrañarle, un miembro del poder ejecutivo puede comparecer manifestando que acata una sentencia pero que critica y muestra disconformidad con su pronunciamiento.

Por ello, en una democracia como la nuestra se ha de calificar como inadmisible que se haya querido pisotear, mediante el insulto, la descalificación y la amenaza de ser represaliado, a quien sólo ha expuesto su propia experiencia y los datos recopilados en la sombra de la clandestinidad no oficialista... y además corroborando su versión políticamente incorrecta con sólidos argumentos y razones. Un juez cuya voz ahora se ha hecho peligrosa que sea oída, pese a que llevo años diciendo lo mismo en conferencias, publicaciones y medios de comunicación. Mas ahora después de cinco años, mi voz que sólo tenía eco en ambientes reducidos, allí a donde sólo había alcanzado la injusticia que afirmaba se había de corregir, ha transcendido porque la sociedad ya ha podido tomar consciencia del problema; mi voz ahora es como la de Casandra, que vaticinó la toma de Troya por el engaño de un caballo de madera, pero cuando Ulises y sus colegas corren por dentro de las murallas de la ciudad condenada.

Ahora sí nos creen. Y ello gracias a que los medios de comunicación han sido, en gran medida, y hasta ahora, cómplices de ese pacto de silencio sobre un tema social tabú, conocido de sobra por todos, pero sobre el que no resultaba políticamente correcto y adecuado hablar. Ello gracias al silencio de los profesionales que no se han atrevido a contar, también, la verdad que refleja su experiencia. Muchos sólo me contaban a mí las tragedias de que habían sido testigos pero sin enfrentarse a tener que transmitirlo en público. Altísimas instancias del Estado y estamento judicial, anónimas voces políticamente correctas, en reservado, me han comentado: "Sí, de acuerdo tienes razón, la Ley de Violencia tendría que reformarse, pero no podemos decirlo". Unas veces, la inmensa mayoría, por miedo a sufrir el mordisco de la represión, el auto de fe de la nueva inquisición que ha dictado la norma no escrita de censurar lo que no quiere oír el santo oficio. Mas, en otras, por puro y duro interés y oportunismo.

Más curioso aún cuando precisamente mi preocupación por temas de calado social, especialmente con incidencia en los derechos de los niños, no se ha centrado en las críticas a la Ley de Violencia de Género, sino que también he participado activamente en otras propuestas de reformas legislativas, en materia de acogimiento y adopción, sin que a nadie pudiera en tal caso parecerle mal que un juez especialista y experto en la materia pudiera dar su opinión al respecto.
El intentar aportar ideas para mejorar, el intentar abrir debate para encontrar nuevos planteamientos y soluciones a los problemas y las injusticias, el intentar rectificar errores para seguir avanzando en igualdad, sinceramente no creo que merezca como respuesta el cadalso. Siempre he luchado por defender los intereses de los más débiles e indefensos, y mi condición de juez me ha dado la satisfacción de que, muchas veces, he logrado esa defensa efectiva. Siempre en favor de los niños y siempre en favor de las mujeres que sufren real maltrato por encontrarse en situación de discriminación, desigualdad, miedo y relación de poder frente al canalla maltratador, y ese empeño desde antes de que cumpliera la mayoría de edad la actual ministra de Igualdad que censura a quienes se atreven a contradecir su doctrina y religión de pensamiento único y monolítico, que es la que atribuye el carácter de experto a quien sólo la profesa.

No estoy contra las mujeres maltratadas, siempre he tenido las puertas abiertas para brindarles amparo en mi Juzgado. Me opongo, eso sí, a quienes se aprovechan de sus miserias, me rebelo contra las que abusan y las perjudican, sin pretender que se reduzca el número de denuncias de mujeres maltratadas sino de las formuladas por mujeres que no sufren ningún tipo trato discriminatorio en su relación de pareja. Proclamo que se redefina el concepto de maltrato para evitar cientos de miles de injusticias, comenzando por el que se irroga a las víctimas de auténtico maltrato, el que deja cicatrices en el alma. Reclamo que los recursos y fondos para atender los servicios que garanticen el derecho a la asistencia social a las mujeres víctimas de violencia de género no se distribuyan en base a criterios en los que se tenga en cuenta prioritariamente el número de denuncias presentadas, porque ello supone un efecto llamada a la presentación de denuncias infundadas que colapsan los juzgados. Solicito que se reconozca la existencia de mujeres que denuncian por despecho y venganza, debiéndose articular medidas eficaces para sancionar esas conductas desviadas. Requiero que el ámbito de protección de la norma se extienda a todos los que sufren violencia en el ámbito doméstico, con independencia de su raza, edad, creencia y género.

En fin, un disparate que merece la quema del hereje. Que cada uno saque sus conclusiones, dicho lo dicho, de quien extrae beneficio de la actual situación, que, insisto, requiere de debate y reflexión, comenzando por el del propio legislador; pues como ciudadano estoy orgulloso de que las normas se aprueben por unanimidad, pero más orgulloso estaría de que ese legislador fuera capaz de reconocer que se pueden cometer errores y que resulta preciso, a veces, rectificar el rumbo para alcanzar el destino deseado.
_______________________________________________________________________



Adjunto los vídeos de su última entrevista, hecha por Quintero. Jejeje, menudo vicio le tengo a las entrevistas, casi tanto como a las mujeres...








Espero que hayan apreciado que, al igual que nos ocurre a nosotros, el primer conflicto se produce entre las cifras aportadas. La "fotografía de la realidad" es diametralmente opuesta, y como he dicho en otras ocasiones eso sólo puede deberse a la ignorancia o al engaño. La sociedad civil es cada vez más consciente de sus mentiras, sus "datos" ya no convencen más que a los incondicionales del régimen. Esto se consiguió no con una postura conciliadora y suave como mantienen en muchos casos las pro-derechos, sino atacando agresivamente sus patrañas y pulverizándolas una a una. No debemos temer emplear un lenguaje tan áspero como el que ha usado el juez Serrano, sí señor: combatimos contra una dictadura. Contra la peor de ellas, que es la que se disfraza de lo que no es, un lobo con piel de cordero como María Tardón Olmos. Como curiosidad, esta señora fue tercera teniente de Alcalde y Concejala de la Rama de Atención Social, Policía Municipal y Movilidad Urbana del Ayuntamiento de Madrid. Puesto del que se puede incidir y se incide directamente sobre las prostitutas. ¿Sabrá esta señora lo que hacen sus subalternos? ¿Quizá habrá sido ella la responsable de lo que está ocurriendo? Como se ha demostrado con el caso Faisán los policías muy rara vez actúan por iniciativa propia, sino que obedecen órdenes de arriba. Algo huele a podrido en Dinamarca y en el Ayuntamiento de Madrid...

lunes, 25 de enero de 2010

Puteros de renombre II: Hugh Grant

Ya que veo que el tema del cliente tiene buena acogida entre mis lectores habituales seguiré profundizando en él. Bien, pues ahora que está tan de moda la última película de Hugh Grant, "¿Qué fue de los los Morgan?", voy a hablar un poco de este buen hombre que perdió su reputación, su novia y por poco su carrera profesional por el gravísimo delito de... contratar a una prostituta.

La historia sobre el suceso es de dominio público: este auténtico sex-simbol del celuloide, que aúna todas las características de una persona triunfadora Y QUE NUNCA SE PENSARÍA QUE VA DE PUTAS, resulta que fue sorprendido hace ya casi 15 años contratando los servicios de una de estas señoritas para sorpresa de propios y extraños.

Pero no se queda aquí la cosa, el escándalo fue especialmente sonado porque el susodicho no recurrió a una agencia de modelos de alto standing como el señor Spitzer o fue cazado en un club rodeado de las esbeltas ucranianas de Correa; sino que le pillaron ni más ni menos con una prostituta callejera (y negra, para más inri, que en una sociedad con el pasado racista de EEUU tiene especial relevancia). ¡Olé sus cojones! Este tío es como yo, todo un guerrero.

Imagen de un jovencísimo Hugh Grant, detenido por la policía de Los Ángeles donde solicitar los "favores" de una prostituta está penado por la Ley. Estos yankis, tan avanzados en unas cosas y atrasados en otras...



La broma le costó cara, no tanto por la sanción económica que le cayó (1000 dólares, para él una nimiedad) como por la social: su "hazaña" recorrió los diarios e informativos de todo el Mundo, tuvo que disculparse públicamente y su novia por aquel entonces, la espectacular Elizabeth Hurley, rompió con él (aunque continúan siendo amigos, de hecho Hugh es el padrino de su hijo Damien, muestra de que le sigue considerando una buena persona).

Doce años más tarde del suceso, nuevamente fue sorprendido en el Havana Club, en puerto Banús, tratando de llevarse a la cama a una brasileña. El incorregible Hugh... es el puto amo, esta serie de gestas le encumbraron como la referencia de todo putero que se precie, un auténtico icono de nuestro colectivo. Por una parte porque el tío no escarmienta, y eso nosotros lo valoramos, como se suele decir "lo lleva en la sangre". Es un putero nato, y quienes lo somos nos vanagloriamos de ello. Pero es que además rompe por completo la imagen que se tiene del putero como un viejo verde cincuentón, gordo, sucio y que no folla si no es pagando: él era en aquel entonces un chico joven (34 años), arquetipo del "gentleman" londinense, culto (licenciado de literatura inglesa por la U. de Oxford), rico, exitoso, con las mujeres a sus pies... ¡y se va de putas, el tío! Si señor, que se vea que esto no es un último recurso para desesperados como se suele creer, sino UNA ELECCIÓN de personas que tienen multitud de opciones y, a menudo, consideran ésta como la mejor de todas las posibles.

Nuevamente nuestro incombustible amigo fue retratado en buena compañía, esta vez en la turística Costa del Sol. Los años no pasan en balde, pero las ganas de guerrear se mantienen, ya lo dice el refrán: "Genio y figura..."



Con casos como éste podréis apreciar que el cliente de la prostitución es de lo más variopinto, puede ser desde el gitano de la chatarra al dandy que llena las salas de cine; desde el autobusero que lleva a los niños al colegio a su médico de cabecera. Señores y señoras abolicionistas: ¡ríndanse! ¡Les tenemos rodeados! ¡Ja,ja,ja!

Así contó el Mundo la noticia:



Fue sorprendido en su coche con una prostituta

CARLOS FRESNEDA - El Mundo, 28 de junio de 1995


Hugh Grant, el eterno solterón de Cuatro bodas y un funeral, fue detenido ayer en Hollywood por «montárselo» en su propio coche con una prostituta. El actor pasó la noche en comisaría y tendrá que dar la cara ante la justicia americana el próximo 18 de julio. ¿Los cargos? Delito menor por conducta depravada (el ejercicio de la prostitución está prohibido por ley en la ciudad de Los Angeles).

El arresto se produjo justo en vísperas de su próximo y sonado estreno, Nueve meses, una desenfadada comedia sobre el miedo a la paternidad. El actor británico confiaba en que el éxito de esta película le abriera definitivamente las puertas de Hollywood.

Tras su paso en falso de anteayer, y en plena oleada conservadora en pro de los valores de la familia americana, el futuro de Hugh Grant en la meca del cine queda en entredicho. Mucho tendrá que sudar a partir de ahora el actor británico para lavar su reputación venida a menos.

SIN BAJAR DEL COCHE.- Los hechos ocurrieron a la 1,30 de la madrugada del martes en Sunset Boulevard (¿les recuerda a Pretty Woman?). La Policía llevaba varios minutos siguiendo las evoluciones de una joven prostituta de 23 años, Denise Brown, cuando de pronto llegó Grant en persona, al volante de un coche alquilado.

Los agentes esperaron a que la prostituta montara en el coche y no procedieron a la detención hasta media hora después cuando, al parecer, ambos hacían el amor sin bajar del auto en un descampado próximo a Sunset Boulevard.

Hasta que no lo tuvieron cerca, los agentes no identificaron a Grant, Hugh Grant. De poco le valió su condición de estrella: el actor y su acompañante ocasional fueron trasladados a comisaría y allí, esposados, pasaron media noche.

Grant fue puesto en libertad sin fianza horas después, tras prestar declaración. Sobre la marcha, le dieron fecha y hora para el juicio por delito menor: será el próximo 18 de julio por la mañana, en el mismo edificio donde se está celebrando el proceso contra «Ouyei» Simpson.

CONDUCTA DEPRAVADA.- «Las acusaciones que pesan sobre él son de conducta sexual depravada», informó la agente Lori Taylor, portavoz de la policía de Los Angeles. El ejercicio de la prostitución y la «compra de favores sexuales» están penalizados en la meca del cine (bien reciente todavía está el juicio de Heidi Fleiss, la «madame» de Hollywood, que guarda aún celosamente la lista negra de sus clientes famosos).

Hugh Grant reside habitualmente en Gran Bretaña y más de una vez ha dicho que por nada del mundo viviría en Los Angeles. El actor británico se encontraba allí circunstancialmente, para promocionar la película Nueve meses, que se estrena en Estados Unidos dentro de dos semanas.

Los productores de Hollywood tenían también todas sus esperanzas puestas en esta comedia -un «remake» de la película francesa Neuf mois- para constatar la consagración o no de Hugh Grant como el nuevo rey de la comedia.

A última hora de ayer, Hugh Grant emitió un lacónico comunicado de prensa en el que pide perdón «a mi novia, a mi familia y a mis amigos» por el incidente del pasado lunes. «He cometido un hecho lamentable», se excusaba el actor, «y lo único que puedo decir es que lo siento».

martes, 19 de enero de 2010

La prostituta y sus clientes, un texto de Natalia Cervantes

"Esos hombres, los que nos gustan a las putas, son precísamente los puteros"

Natalia Cervantes, Escort en Guadalajara (México)



En ciertas ocasiones uno encuentra un texto excepcional, tan breve e intenso como un polvo callejero o el videoblog de Pedro J. Un escrito que sale del corazón y como tal dice verdades como puños, incómodas pero necesarias si lo que queremos es entender la realidad. La vida de las prostitutas es dibujada en el imaginario colectivo como una sucesión de desgracias y sinsabores, mientras que sus clientes aparecemos caricaturizados como bestias salvajes insensibles, sucias y violentas. La relación entre nosotros sería, en el mejor de los casos, impersonal; mientras que en otros se enmarcaría dentro del abuso y la brutalidad.

Pues bien, en la siguiente entrada de su blog esta escort mexicana -a la que quiero pedir públicamente disculpas (ya lo hice en su blog, espero que salga publicada mi contestación) por mi imprudente conducta en el pasado, ya que a raíz de otra entrada suya creí que no era lo que decía ser- explica cómo vive ella la prostitución y qué piensa de sus clientes. Se la dedico a los Volnovichs, Farleys y demás jauría abolicionista empeñada en silenciarnos. ¡En este blog no mandáis vosotros, en este blog se escucha a prostitutas y clientes, en este blog muestra la REALIDAD de la prostitución!



Siendo prostituta te lo pasas demasiado bien con los hombres.

Llegas lo más guapa posible, eres el centro de atención, el objeto más preciado de la habitación, la piel más sabrosa, la voz más escuchada. Te dan regalos, te pagan, te hacen el amor de manera deliciosa, te miman, te halagan, te besan apasionadamente. Te llaman, te escriben, desean saber más de ti.

Y no solo uno, muchos, muchos. Y no son pobres, y no son tontos, ni viejos, ni feos como se le quiere hacer creer a las que no cobran para que no quieran cobrar. Y no te ofenden, ni te menosprecian, ni te humillan, y llegan recién bañados y perfumados para darte lo mejor de sí, todo lo contrario a lo que se les dice a las amas de casa para que no sientan celos.

Siempre están de buen humor, siempre tienen ganas de ti y te hablan cariñosos, poderosos, como si todo lo pudieran, como si la vida no fuera difícil, como si un hombre fuera casi un dios, y te hacen las promesas más maravillosas y te hacen fantasear con una vida de ensueño si dejas el oficio y tomas su mano. No hay reproches, regaños, histerias, no hay rutinas, mucho menos indiferencia. Incluso si alguién grabara la escena, si un día la cámara nos siguiera, podría parecer que una puta tiene la vida perfecta, que es la supremacía del ultraje, la conveniencia y el descaro.

Entonces me creo injusta con las mujeres que no cobran dinero. Con las que dan sexo a cambio de cuentos de hadas, de mentiras, de promesas, de puras palabras. Pero sé que cada quién pedimos lo queremos, porque la verdad es dura y nadie la quiere escuchar y hay personas que pagan muy caro porque no se las digan. Y parece que viven felices, y oigo en sus voces las mismas mentiras, repetidas, constantes, aburridas pero lo sé y ellas lo saben que todo eso se acaba y desgasta, que es falacia, que no pasará.

Me preguntó porqué, ¿porqué querer de un hombre lo que no puede dar?, como si ellos fueran invulnerables, proveedores incansables, sin debilidades, ni temores, ni incertidumbres. Después de un rato me doy cuenta que ellas cobran carísimo, a cambio de un rato en la cama exigen que se haga realidad lo que ningún ser humano ha sido capáz de lograr, no sé engañen, si ellas obtuvieran el amor eterno que tanto piden también se aburrirían. Pero son caprichosas y creídas y piensan que lo merecen todo.

Señoritas, ¿Saben qué? Me dan risa. Sigan pidiendo lo que no hay y hagamos cuentas al final del día, veamos quién obtuvo más.

viernes, 15 de enero de 2010

Música: 22, Acacia Avenue

Tras las últimas discusiones vamos a poner un poco de música a ver si amansa a las fieras, jeje. O las exalta, porque he escogido un pedazo de canción: 22 Acacia Avenue, una de las más míticas de Iron Maiden, a la altura de The Trooper, Hallowed Be Thy Name, Aces High o Fear of the dark. Si follar por sí sólo ya es bueno, hacerlo escuchando a los Maiden es el apoteosis.

Charlotte paseando por la Avenida Acacia...



Este tema tiene dos partes. Al principio se trata la prostitución de una manera normalizada, como algo a lo que se puede recurrir con toda tranquilidad y que incluso sirve para subir el ánimo (como he contado conocí la prostitución precisamente en un bajón). Todos van a pasarlo bien al 22 de la Avenida Acacia, anima a que se conozca el sitio cuando se vaya por el East End. Después... caen en una sarta de moralismos y tópicos vergonzosos. Se pide a Charlotte, la prostituta que ofrece sus servicios en esa dirección (existe otra canción que trata específicamente sobre ella, esta es la secuela de aquella), que abandone una existencia de "locura, enfermedades y tristeza". Que se arrepentirá de haber tomado semejante camino cuando al envejecer ya no resulte apetecible a los hombres y que ha echado su vida por la borda. Así que es mejor que pare de putear y comience una nueva vida con su redentor. Por supuesto ella no es consciente del daño que se está haciendo a sí misma y necesita ayuda externa... menudo tufo abolicionista.

Pero lo peor de todo, con diferencia, es la estrofa en la que se anima golpearla y abusar de ella. ¿Y alguien que recomienda tratarla a ostias es quien luego va a "salvarla"? Me recuerda a la campaña del Ayuntamiento de Sevilla, que más que combatir la prostitución parecía alentar los malos tratos a las prostitutas. La letra no está en absoluto a la altura de la música, no obstante este clásico no podía faltar en ninguna buena recopilación de canciones sobre la prostitución. Esta vez tienen el vídeo y la traducción, como les gusta.




22, ACACIA AVENUE - IRON MAIDEN

If you're feeling down depressed and lonely,
I know a place where we can go.
22 Acacia Avenue, meet a lady we all know.
So if you're looking for a good time,
And you're prepared to pay the price.

Fifteen quid is all she asks for,
Everybody's got their vice.
If you're waiting for a long time,
for the rest to do their piece.
You can tell her that you know me,
and you might even get it free.

So any time you're down the East End,
don't you hesitate to go,
You can take my honest word for it,
she'll teach you more than you can learn
.

Charlotte, can't you get out from all of this madness?
can't you see it only brings you sadness?
When you entertain your men
don't you know the risk of getting disease?


Someday, when you're reaching the age of forty,
I bet you'll regret the days when you were laying.
Nobody then will want to know,
you won't have any beautiful wares to show any more.

22, the avenue, that's the place where we all go.
You will find it's warm inside,
the red light's burning bright tonight.


Charlotte isn't it time you stopped all this mad life.
Don't you ever think about the bad times.
Why do you have to live this way.
Do you enjoy the lay or is it the pay?

Sometimes when you're strolling down the avenue,
The way you walk, it makes men think of having you.
When you're walking down the street,
Everybody stops and turns to stare, at you.

22, the avenue, that's the place where we all go.
You will find it's warm inside,
the red light's burning bright tonight.

Beat her, mistreat her, do anything that you please.
Bite her, excite her, make her get down on her knees.
Abuse her, misuse her, she can take all that you've got.
Caress her, molest her, she always does what you want.


You're running away,
don't you know what you're doing?
Can't you see it'll lead you to ruin?
Charlotte you've taken your life
and you've thrown it away.


You believe that because what you're earning,
Your life's good, don't you know that you're hurting,
All the people that love you, don't cast them aside.
All the men that are constantly drooling,
It's no life for you, stop all that screwing.
You're packing your bags and you're
coming with me.

miércoles, 13 de enero de 2010

Entrevista a Lara Padilla (contiene cara a cara con Cristina Garaizábal)

"Las mujeres ya estamos HARTAS de falsos proteccionismos"

Cristina Garaizábal, portavoz del colectivo Hetaira


Mientras los abolicionistas parecen siempre encontrarse incómodos con nuestro discurso -hasta el punto de silenciar sistemáticamente nuestros planteamientos, o deformarlos cuando logramos abrirnos paso y romper el silencio mediático- los regulacionistas o pro derechos celebramos con suma satisfacción verles escupir su pútrido veneno ya que consideramos que al hacerlo se ponen ellos mismos en evidencia: nadie puede hablar mejor de un abolicionista que un abolicionista (como sucede con los socialistas).

Pues bien, dado que alguno de mis lectores habituales desconocía a varios de estos puntales del feminazismo, voy a rescatar del cajón (del bloque de "borradores", vaya) varias entrevistas en las que iré mostrando CON SUS PROPIAS PALABRAS, las posiciones del abolicionismo normativo. Les doy completa cabida en mi blog, porque como ya he expresado reiteradamente en otras ocasiones lo que realmente pretendo no es justificarme o mostrar una visión favorable de la prostitución como me han comentado varias personas, sino dar a conocer este fenómeno en base a mis propias experiencias. Lógicamente un conocimiento real se beneficia muchísimo del debate, de la réplica, de la DISCREPANCIA. Por eso no sólo no voy a omitir sino que daré tanta publicidad como pueda a las posiciones de los abolicionistas; hasta el punto de que he invitado personalmente a muchos de ellos, por correo electrónico, a participar en esta página. Dudo que lo hagan pues no tienen nada que ganar y sí mucho que perder, en cambio les resulta más rentable emplear sus recursos en algo eficaz como es presionar a la administración para que recoja sus demandas.

La reputada abogada Lara Padilla, probablemente uno de los rivales más dignos a los que nos enfrentamos. A diferencia de otras abolicionistas goza de un autocontrol, perspicacia e inteligencia encomiables. No es otra histérica vociferante. ¡La grandeza de nuestro enemigo hará todavía más brillante nuestra victoria!


Cualquier abolicionista es bueno para comenzar ya que su discurso resulta calcado, he seleccionado a Lara Padilla dado que hablábamos de ella en la entrada anterior y además de entrevista tengo un vídeo donde da estopa a la mismísima Cristina Garaizábal (dialécticamente la derrotó, Lara estuvo siempre a la ofensiva mientras que Cristina no hacía sino justificarse). No tiene el menor reparo en afirmar que "la prostitución voluntaria es prácticamente inexistente", principio primigenio del abolicionismo que resulta completamente falso. Pero que como vengo machaconamente repitiendo tiene un enorme valor político al servirles de coartada argumental, por eso lo emplean. También sentencia que "el ejercicio de la prostitución conlleva toda una serie de secuelas psicológicas", argumento que como tantos otros les ha resultado contraproducente al soliviantar a las prostitutas.

Por supuesto habla con mucha libertad de las mafias, pues lo hace desde el desconocimiento. En el Mundo real, no en los de Yupi, no es tan sencillo perseguir a proxenetas y mafias ya que es algo que resulta INASUMIBLE políticamente. No les estoy defendiendo, ni digo que no se haga, sino que como reconoce el código penal en su artículo 188 esta conducta puede ser realizada con mayor facilidad por las autoridades, sus agentes, o funcionarios públicos aprovechándose de su situación de superioridad. Como no se ha regulado ha ido surgiendo todo un entramado pseudo-mafioso inserto en la propia administración pública, y lo que no podemos esperar de nuestra clase política es que abran la caja de Pandora. Como ciudadanos sí deberíamos exigírselo (como muchas otras cosas: reforma universitaria, laboral, electoral...) pero por sí mismos no lo van a hacer, sería ingenuo pensar de otro modo.

Finalmente no vacila en proponer la penalización de proxenetas y clientes en aras de una "una sexualidad mucho más sana, mucho más equilibrada" (yo pienso que la prostitución promueve una sexualidad más sana y equilibrada que las relaciones convencionales de pareja, pero no por eso pretendo imponer mi modelo a los demás) y mucho menos en atacar a Hetaira en su punto débil, la "confluencia de criterios con la asociación de proxenetas organizados". Cualquiera que compare lo que proponen ANELA y Hetaira verá como en lo que coinciden sólo es en lo superficial, en la búsqueda de una regulación, pero el sentido de la misma y todo lo que sigue son muy distintos. Eso no importa lo más mínimo a los abolicionistas, que manejan la propaganda mucho mejor que nosotros y por eso saben que en un debate televisivo lanzar ese dardo hace un daño inmenso. A ver, Cristina, si he hablado contigo y me pareces espabilada. No tienes que corregir a estas jetas porque no es que estén equivocadas, lo que has de hacer es dejarlas en evidencia como las mentirosas que son. A ese debate no ibais tanto a explicar vuestras respectivas posiciones como a desacreditar las del rival. Con tanto tiempo en la calle y lidiando con estas arpías ya deberíais haber cogido un punto de malicia, aunque sea porque todo se pega menos la belleza...

En la cuatro, batiéndose el cobre con Garaizábal. Al escucharlas casi parecía como si realmente las prostitutas voluntarias fuesen las cinco locas contadas que salieron en los medios, cuando no es así: estas mujeres hablaban de su experiencia a lo largo de años, en los que tuvieron cientos de compañeras en su misma situación. Los abolicionistas juegan con nuestro silencio, al igual que los terroristas con sus víctimas. Si queremos parar el terror abolicionista no nos queda otra opción que enfrentarnos a él.



Y aquí está la entrevista, que no añade nada nuevo a quienes estamos familiarizados con el discurso abolicionista. O bueno, tal vez sí, resulta que se la hacen los integristas de E-Cristians. ¡Qué curioso que sea la la derecha más casposa la que coincide con sus planteamientos con la progresía! En cambio los liberales simpatizamos con la izquierda democrática (o lo poco que queda de ella) en nuestra defensa de la libertad y de los derechos de las prostitutas. Se la dedico a Marta, quien todavía parece no tener claro en qué bando luchar:


La Plataforma de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución, un colectivo de más de 70 asociaciones con el apoyo de más de 3.000 firmas, se opone a reglamentar el mercado del sexo considerando que con ello únicamente se consigue denigrar a las mujeres que realizan esta actividad.

La plataforma ha iniciado una campaña a favor de la abolición de la prostitución, que se ha presentado simultáneamente en Barcelona y otras ciudades españolas y pretende frenar las comisiones especiales creadas para estudiar la regulación del trabajo sexual. Una reglamentación que sólo favorece a los proxenetas y a los clientes, pero no a las mujeres que realizan esta denigrante actividad y que acaban arrastrando importantes secuelas físicas y psíquicas durante el resto de sus vidas. De los datos presentados, se desprende que un 68 por ciento de las mujeres que llevan un cierto tiempo prostituyéndose acaban padeciendo angustia crónica y estrés. A nadie se le escapa que, en fechas próximas a elecciones, los políticos son muy dados a captar votos en la forma que sea y, en ese sentido, la moda de una cierta transgresión y el tener contentas a las asociaciones de vecinos, que verían confinadas en limpios guetos a las prostitutas, es una forma de generar votos favorables.

Para que nos hable de la iniciativa que están llevando a cabo y de los objetivos que pretende el manifiesto, E-Cristians se ha puesto en contacto con Lara Padilla, abogada y representante de la Plataforma de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución. Este es el resultado.

- Las instituciones están incidiendo en la regulación de la prostitución como posible solución a los problemas derivados de esta actividad. Desde la perspectiva de la plataforma que representas, ¿crees que hay algún elemento positivo en este planteamiento institucional?

- No. La reglamentación no beneficia a las mujeres objeto de prostitución ni las ayuda en absoluto. Únicamente actúa y facilita la labor de los proxenetas y legitima al cliente (prostituidor). Desdibuja las consecuencias que tiene para las mujeres el ejercicio de la prostitución minimizando la devastación física y psicológica que padece quien la ejerce.

- En tu opinión, ¿cuáles son los principales problemas que se derivan de la regulación del trabajo sexual?

- La regulación de la prostitución produciría como primer efecto el aumento de las mujeres prostituidas en nuestro país, que desde la despenalización del proxenetismo en 1995 ha convertido a España en principal importador de mujeres destinadas al mercado del sexo. La benignidad con que nuestro Código Penal trata a los proxenetas ha transformado a nuestro país en lugar, ya no de tránsito, sino de recepción de mujeres objeto de trata. Cabe señalar que el 95 por ciento de mujeres prostituidas proceden de países del este, de África y de América Latina, lo cual pone de relieve que el contexto en que se produce este fenómeno es de inmigración y necesidad, nunca de libertad de opción ni de igualdad de derechos.

- ¿Por qué se empeñan las administraciones en seguir esta vía?

- Porque para la Administración supone obtener ingresos, producto de la explotación sexual mediante licencias de apertura de locales y recaudación de impuestos, en vez de gastar en recursos sociales y de prevención de la prostitución articulando las medidas correctas y adecuadas.

- La incapacidad del Gobierno central para resolver el problema de la prostitución contrasta con la solución que han aplicado países con probada tradición democrática, como Francia o Suecia. ¿Qué ventajas tiene el modelo sueco, que es el que se propone desde la plataforma?

- En primer lugar, penalizar todas las formas de proxenetismo y acabar con todos aquellos que organizan el mercado prostitucional y obtienen enormes beneficios a costa de la salud y la integridad de las mujeres. En segundo lugar, establecer medidas de protección e integración para las mujeres traficadas y que quieren dejar la prostitución. En tercer lugar, la penalización del cliente mediante multas tiene un efecto educativo y de deslegitimación, tal y como apunta Naciones Unidas: ''Ellos son responsables con su demanda de cuerpos prostituidos de la explotación y devastación de la vida, salud física y psíquica de millones de mujeres''.

- Una reglamentación de la prostitución, ¿en qué forma puede incidir en el fenómeno de la inmigración?

- Creo que occidente no puede plantear frente al fenómeno de la inmigración la posibilidad de entrada de mujeres a través del ejercicio de prostitución como alternativa a la patera. La repercusión de la reglamentación de la prostitución en las políticas de inmigración puede ser de enorme gravedad, ya que enfatiza la desigualdad y discriminación entre hombres y mujeres y entre ricos y pobres. No puede olvidarse que el perfil de la pobreza es una mujer del tercer mundo sola y con hijos al cargo.

- ¿Qué respuesta habéis obtenido hasta ahora a vuestros planteamientos por parte de la Administración y, como contraste, de los colectivos de mujeres implicados en esta actividad?

- Hasta el momento, la administración no ha llevado a cabo políticas activas de prevención de la prostitución y de reinserción en esta materia, así como tampoco de estudio de las causas que la propician. Hasta el momento las administraciones no han identificado la prostitución con una forma de violencia contra las mujeres, ni se han percatado de los graves daños que supone para las mismas su ejercicio. En contraposición, la mayoría de organizaciones de mujeres que trabajan desde hace más de una década con víctimas de violencia doméstica y sexual se han adherido a la presente campaña por la abolición de la prostitución, al entender que regular la prostitución es legitimar la violencia contra las mujeres.

- ¿Qué responsabilidad tiene el conjunto de la sociedad en el problema de la prostitución?

- La principal responsabilidad recae en el cliente-prostituidor, ya que es quien genera la demanda de cuerpos femeninos, pero también recae esta responsabilidad en todas aquellas personas que justifican la utilización de las mujeres y de las personas como meros objetos sexuales.

- Para acabar, con respecto al manifiesto que habéis elaborado, ¿hay alguna iniciativa concreta que podamos ofrecer a nuestros lectores para incidir de forma directa sobre las decisiones de la Administración en este tema?

- Desde la plataforma proponemos la oposición y rechazo en cuanto a apoyo y voto a aquellas formaciones políticas que incorporen en sus programas electorales propuestas de reglamentación de la prostitución, ya que tales iniciativas sólo conducen a organizar y regular prácticas de violencia contra las mujeres.

domingo, 10 de enero de 2010

Francisco Serrano, ¿héroe o villano?

"La mala leche no tiene sexo".

Francisco Serrano Castro, Juez de Familia de Sevilla



Con el nuevo año desgraciadamente volvemos a tener casos de asesinatos entre parejas convencionales. El más sonado es el de Josefa Ramírez, "Pepi", a manos de Juan Manuel Cordero. Pero también -aunque se hable de ello menos- se encuentra el de Antonio Luna Peña, acuchillado por su mujer. Asimismo también encontramos casos en los que los tribunales sentencian que la parte favorecida por la legislación, la mujer, se sirve de su situación de superioridad para presentar denuncias falsas.

Era precisamente de esta situación de la que quería hablar hoy, dada la relevancia que durante estas últimas semanas han tenido en los medios las declaraciones del titular del Juzgado de Familia número 7 de Sevilla, Don Francisco Serrano Castro. A fines de Diciembre este juez, feroz crítico de la Ley de Violencia de Género, volvió a saltar a la palestra pública al denunciar que la legislación vigente (y aun más con la reforma que se planea) hace todo menos justicia, al dar por sentado que el hombre siempre ejerce violencia contra la mujer y necesariamente es un maltratador. Se estaría consagrando el llamado "derecho penal de autor", es decir, que la condena para el mismo delito diferiría en función del grupo social al que pertenezca el encausado.


El juez Serrano ha equiparado la situación legal actual en España a la existente en el nazismo y estalinismo. El criterio amigo/enemigo que prevalecía en estos sistemas a la hora de aplicar la justicia ha sido rescatado por el gobierno Zapatero.



Estas declaraciones no dejaron a nadie indiferente, encontrando tanto partidarios como detractores. Ha sido respaldado por sus compañeros jueces, y otros muchos que como él vieron los abusos que se estaban cometiendo como la juez decana de Barcelona, María Sanahúja; Angel Luis Campos, juez de familia en Gijón; o Miguel Sánchez Gasca, titular del juzgado de violencia de género en Jaén. El caso es que el tema de la instrumentalización de esta Ley, que hasta hace nada era un completo tabú, comienza a ser cada vez más conocido y discutido. Como en tantas otras ocasiones la propaganda y manipulación progre se cae al confrontarse con la realidad. ¡Pero a qué precio! Las representantes de la "nueva dictadura de género", como él mismo la ha calificado, no tardaron en querellarse contra él y censurarle.

Resulta aterrador que tenga que ser alguien con un VALOR EXCEPCIONAL el que tenga que decir algo que muchos pensamos pero que hemos interiorizado que no podemos expresar públicamente. Ni siquiera su condición de magistrado con una larga y reconocida trayectoria en defensa de las mujeres maltratadas le ha podido salvar de ser arrojado a la pira de los enemigos del integrismo de género que ha implantado el PSOE. Hemos llegado a una situación en la que no sólo está amenazada la independencia de los jueces, sino la misma libertad de expresión de la ciudadanía en su conjunto. Hay una serie de planteamientos que, por bien argumentados y contrastados que estén, sencillamente resultan indefendibles de base. El pensamiento único totalizador encasilla a quien lo haga, le ESTIGMATIZA.


En esta entrevista para Libertad Digital Televisión el magistrado Serrano explica detalladamente todo el asunto. Se hace evidente que no es un maltratador, que precisamente se toma muy en serio la defensa del débil, pero el salir en ciertos medios le ha terminado por condenar definitivamente como se podía leer la semana pasada en el País.



Este hombre merece toda mi admiración y aprecio, ha plantado cara sosteniendo que bajo una retórica muy bonita lo que se está potenciando es la discriminación tanto de hombres como de mujeres (al sentenciar la Ley que necesariamente ha de existir una asimetría en las relaciones de pareja), que se parten de planteamientos falsos y profundamente ideologizados y, sobre todo, que inadvertidamente se está implantando una dictadura silenciosa de manos de los socialistas. Todo esto es lo que también mantengo desde este blog pero, debido a que mi situación personal resulta mucho más vulnerable que la de Serrano y por tanto susceptible de represalias (como se ha comprobado éstas se producen de manera automática, el control de la disidencia es propio de todo sistema totalitario), lo he hecho de manera anónima. ¿Hasta cuando? Bueno, soy consciente de que lo que más le puede incomodar a este régimen es que le planten cara frontalmente y estoy dispuesto a ello, pero siempre que se me garanticen unas mínimas posibilidades de supervivencia social. Tendría que contar con el apoyo de asociaciones o, de no encontrarlo, formar la mía propia. Tanto clientes como prostitutas somos ninguneados por las administraciones públicas pero el problema no es suyo, sino nuestro por no haber conseguido organizarnos.

La situación del movimiento pro-derechos (es decir, de las prostitutas, puteros y un puñado de investigadores, sociólogos y ONGs) es muy similar, calcada, a la de este juez. El patrón de conducta se repite: SISTEMÁTICAMENTE niegan el diálogo: no es que no podamos llegar a un entendimiento, es que ellos no quieren. CONSTANTEMENTE recurren a eslóganes y estereotipos para respaldar su postura, que como afirmaba este excepcional juez no son más que "realidad virtual", pura propaganda que parte de parámetros totalmente falsos. Y por último se produce AUTOMÁTICAMENTE un ataque al disidente, a quien osa llevarles la contraria. Siempre digo que mi objetivo inmediato no puede ser más modesto, sólo quiero que nos escuchen, que se sepa que alguien discrepa de la visión generalizada que existe sobre la prostitución, que pueda existir espacio para el debate y la confrontación de argumentos en igualdad. Hoy por hoy nuestras palabras son inmediatamente desestimadas, con ponernos la etiqueta de "puteros" se zanja el tema.

Hemos de detener este auténtico neo-fascismo (no es una cuestión de género, sino de sometimiento de las libertades civiles) que cada vez cobra más fuerza gracias a nuestro silencio. Cuando Serrano habló muchísimas voces le secundaron. Enfrentarse al régimen cuesta trabajo y causa graves problemas, pero la alternativa es vivir sometidos. Yo, como este valiente juez, ME REBELO.

A continuación añado un artículo que publicó hace dos domingos en el Mundo y que resulta más clarificador que nada de lo que pueda escribir yo, junto con su intervención (en tres fragmentos, debido a las restricciones de youtube) en VEO TV. Mañana, a las 22:20, saldrá nuevamente en el programa de Quintero en Canal Sur. Ánimo Serrano, eres todo un ejemplo para quienes todavía vivimos amedrentados, tu voz nos da fuerzas y nos hace ver que es posible plantar batalla.



El verdadero postmachismo

Por Francisco Serrano, (EL MUNDO, 27/12/09):


Desde pequeño, mis padres -padre y madre naturalmente- me inculcaron, entre otros valores, el de procurar alejarme de la hipocresía. Por desgracia hoy vivimos en una sociedad alienada por una gran mentira de Estado, que constituye la más hipócrita contrarreacción a la cordura, la sensatez y el auténtico sentido de justicia e igualdad. Una reacción que ha terminado contaminando todas las instituciones y resortes de poder, y que, por decreto, bajo pena de garrote vil, nos induce a ser complacientes y dóciles con su doctrina.

Yo soy de los que mantiene que la igualdad y la libertad no se imponen, se conquistan. La libertad la ha conquistado la sociedad española, que se ha dotado de una democracia en la que todos gozamos de derechos y libertades; la igualdad entre hombres y mujeres ha sido conquista de estas últimas, por esfuerzo, tesón, sacrificio, mérito y demostración de capacidad, y ello indudablemente tras una historia marcada por la desigualdad.

La mujer moderna del siglo XXI, afortunadamente, no tiene nada que ver con el estereotipo de mujer florero, subsumida al varón de hace 40 años. Indudablemente, pueden persistir situaciones de discriminación, desigualdad y relación de poder, que hay que combatir y erradicar, pero resulta injusto, humillante y margina a esas mujeres que se han hecho a ellas mismas, que por el mero hecho de pertenecer al género femenino, deban de recibir una protección extraordinaria adicional, ser calificadas como víctimas por el mero hecho de ser mujeres y requerir de tutela institucional y normas de discriminación positiva. Con el franquismo existía otro tipo de machismo protector de la mujer, un ser humano inferior digno de protección social al ser susceptible de manipulación y engaño, de ahí que la mujer quedara amparada por la tutela marital.

El "feminismo" de Zetaparo es burdo, casposo y totalmente vacío de contenido. Los socialistas resultan mucho más machistas que Torrente, al crear una ilusión de igualdad cuando se han limitado a poner "mujeres florero" de cara a la galería y a elaborar leyes que provocan recelos y distanciamiento entre los ciudadanos.



La mujer, pues, será libre e igual cuando sepa reconocer que la peor rémora que le impide superar el techo de cristal para conseguir en igualdad el acceso a posiciones de dirección, decisión, responsabilidad y poder, lo constituye el nuevo postmachismo que lidera el movimiento feminista integrista y radical. Un movimiento que se fundamenta en una doctrina de pensamiento único, que no acepta y tolera debate sobre sus dogmas, una nueva ideología de género de corte totalitario y que trata por todos los medios de silenciar al disidente.

Todas las mujeres están en situación de discriminación y desigualdad con respecto al varón en la relación de pareja o expareja, y esa premisa, intocable, justifica la redacción de una norma, bienintencionada y necesaria por principios, pero perversa e injusta en sus resultados. Sería estúpido negar la existencia de mujeres que han sufrido y siguen sufriendo maltrato machista, pero la sociedad ya percibe que una injusticia no puede ser contrarrestada con otra injusticia.

Personalmente, llevo luchando en beneficio de las mujeres maltratadas que padecen miedo, humillación, vergüenza y auténtica desigualad y asimetría con respecto al maltratador, que, muchas veces, no requiere de la agresión física para anularla como persona, desde mucho antes de la entrada en vigor de la Ley de Violencia, desde mucho antes de la aparición de los demagogos nombrados a dedo que hoy sostienen la bondad del instrumento legal por ellos ideado, sin fisuras, sin admisión de réplicas: según su plan estratégico ideológico, no existen denuncias injustas e infundadas, bajo la perspectiva del derecho penal de autor en que se basa la norma, y según el cual la gravedad del acto cometido no lo aporta el contenido del propio acto ilícito sino la pertenencia al género masculino.

No existen niños manipulados alienados y adiestrados en el odio hacia el otro progenitor, pues se consagra que ello es un invento de maltratadores. No existen denuncias radicalmente falsas de mujeres despechadas a quienes se les brinda apoyo institucional y marco legal para conseguir su propósito de venganza. No existen hombres injustamente detenidos, maltratados y a los que, muchas veces, sólo les queda la digna vía del suicidio…

Ya no es cuestión de datos estadísticos, que además sólo tienen capacidad de elaborar quienes con ellos pretenden sólo confirmar sus planteamientos ideológicos, unos datos que admiten distintas interpretaciones, unos datos que sería conveniente contrastar con la realidad de la calle, que ya ha empezado a reconfigurar su consciencia del problema. El debate social está abierto, sin que la nueva inquisición que ya controla el Legislativo, el Ejecutivo, y gran parte del Cuarto Poder mediático, pueda intentar aplastar por la fuerza a aquellos miembros del Poder Judicial cuyo único pecado es ser independientes e imparciales, negándose a estar contaminados por esa perniciosa ideología de género que tanto daño está haciendo a la mujer moderna y a las familias. Y sin que se pueda en estos tiempos cercenar la libertad de pensamiento, expresión y opinión, pues quien se atreve se convierte en maltratador. Siempre el mismo pobre discurso descalificador e infamante.

Resulta triste que un compañero juez me haya tenido que mandar, como muestra de ánimo y apoyo, la letra de una canción de Nacha Guevara que es un reto a las dictaduras y un canto a la libertad: Por el pájaro enjaulado/ por el pez en la pecera/ por mi amigo que está preso/ porque ha dicho lo que piensa…/ Yo te nombro Libertad. Esperemos, esperanza amarga que comparto con don Miguel de Unamuno, que la fuerza de la razón se imponga a la razón de la fuerza, y que políticos inteligentes y honestos perciban que esa necesidad de cambio y reforma que muchos proclamamos, como mayoría silente desde las catacumbas, al margen de ser una demanda a voces de lo socialmente correcto, puede sumar réditos electorales, pues las mayorías despiertas también votan y son las que pueden ayudar a ganar una elecciones.

En Veo TV: